Prueba olfativa de mantequilla de cacahute para el Alzheimer

Prueba olfativa de mantequilla de cacahute para el Alzheimer
5 (100%) 8 votes

Esta prueba, rápida, no invasiva y barata para la detección precoz del Alzheimer se hace usando solamente una regla y un poco de mantequilla de cacahuete.

Comenta
Comparte

Parece que la patología de la enfermedad de Alzheimer comienza en la parte del cerebro encargada del olfato, progresa posteriormente a otras regiones del cerebro hasta finalmente, se extiende al resto del cerebro. Esto ha llevado a algunos a especular que la enfermedad de Alzheimer podría comenzar en la nariz. Tal vez hay algún agente ambiental que puede entrar en el cerebro a través de un portal en la nariz.

Esta es la llamada hipótesis del vector olfativo. La anatomía de la nariz es adecuada para la transferencia de cosas directamente al cerebro, ya que los nervios olfativos que sobresalen en la nariz se proyectan directamente al cerebro, evitando la barrera hematoencefálica. Ésta era de hecho una ruta importante en la infección del virus de la polio, hasta el punto de que funcionarios de la salud pública comenzaron a cauterizar las fosas nasales de los estudiantes pulverizando productos químicos cáusticos en su nariz en un esfuerzo por prevenir la enfermedad.

Así que la preocupación es que si tal vez la gente respira un poco de polvo de aluminio o algo así, este podría ser transportado al cerebro a través de estos nervios a una velocidad de 2mm por hora, que es prácticamente de dos pulgadas al día. Han surgido dudas sobre esta teoría por el informe del caso de una mujer que debido a un defecto de nacimiento no tenía nervios olfativos, pero aún así  desarrolló una patología similar al Alzheimer, y por lo tanto hasta la fecha todas las pruebas que apoyan esta teoría son solamente circunstanciales. Está claro, sin embargo, que los cambios en el sentido olfativo se encuentran entre los primeros signos clínicos de la enfermedad de Alzheimer, que ocurren durante la “fase preclínica” antes de que haya un deterioro cognitivo notable. Así que tal vez podríamos usar estos cambios para predecir o diagnosticar la enfermedad.

Durante años, los investigadores han estado tratando de encontrar marcadores de la enfermedad cerebral ocultos en la alteración de la capacidad olfativa de las personas, utilizando todo tipo de lujosos aparatos.

Mediante pruebas funcionales de MRI se pueden detectar diferencias en la activación de partes del cerebro en respuesta a un olor, en este caso lavanda. Esto es lo que se ve en un cerebro normal; y esto es lo que se ve en un cerebro con Alzheimer, demostrando inequívocamente que se pueden detectar cambios en la función olfativa debido al Alzheimer, pero ¿realmente necesitamos una máquina de un millón de dólares?

Un ingenioso grupo de investigadores de la Universidad de Florida descubrió que todo lo que necesitamos es un poco de mantequilla de cacahuete y una regla.

Considerando que el lado izquierdo del cerebro procesa principalmente lo que olemos a través de nuestra fosa nasal izquierda, y el lado derecho de nuestro cerebro cubre la fosa nasal derecha, y que el Alzheimer ataca el lado izquierdo más que el derecho, ¿y si realizamos el siguiente experimento?

Cierra los ojos y la boca y respira normalmente por la nariz. A continuación, cierra una fosa nasal y sujeta una regla de un pie de largo cerca de la fosa nasal abierta. Una vez tuvieron cerrados los ojos, la boca y la fosa nasal, se abrió un bote de mantequilla de cacahuete en la parte mas alejada de la regla y esta se acercó 1 cm en cada exhalación hasta que la persona indicó que podía detectar el olor. Después repitieron de nuevo el procedimiento entero usando esta vez la otra fosa nasal.

Los grupos control de ancianos normales, olían la mantequilla de cacahuete tan pronto como se encontraba dentro de un promedio de 18 centímetros, que es aproximadamente unas 7 pulgadas de distancia de la fosa nasal. Y en la fosa nasal derecha de los pacientes de Alzheimer era aproximadamente la misma, 7 pulgadas. Ninguna diferencia; pero en su fosa nasal izquierda, sólo 2 pulgadas. La mantequilla de cacahuete tenía que acercarse casi hasta 2 pulgadas antes de que pudiera ser  detectada por su fosa nasal izquierda. Y esto sucedía cada vez; la disfuncion de la fosa nasal izquierda en la detección de olores estaba presente en todos los pacientes con probable enfermedad de Alzheimer. No hubo diferencia entre la izquierda y la derecha en el grupo de control, pero si una diferencia de 12cm en el grupo con Alzheimer. La disparidad era tan grande que uno puede ser capaz de establecer un valor de corte para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. En comparación con los pacientes con otras causas de demencia, esta asimetría de la nariz en la capacidad de detección de olores fue 100% sensible y específica, lo que significa que no hay falsos positivos ni falsos negativos, y en comparación con personas sanas 100% sensible en la recogida de casos de Alzheimer y 92% -es decir, en este estudio, si una persona tiene Alzheimer, habría una probabilidad del 100% de que tuviera una amplia discrepancia izquierda-derecha, pero si tuviera esa discrepancia, las probabilidades de tener Alzheimer serian del  92%, es decir, algunos falsos positivos.

La razón por la que dicen “probable” Alzheimer es porque la única manera en la que se puede realmente confirmar si alguien lo tiene es en la autopsia. Los criterios actuales para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer requieren una evaluación extensiva, combinada con las exploraciones y PET tests o punciones espinales. Todas estas pruebas son costosas y difíciles de obtener, pueden ser invasivas con complicaciones potenciales y, además de eso, no son ni altamente sensibles ni específicas. Por el contrario, esta prueba rápida, no invasiva y barata de detección de olor de mantequilla de cacahuete de nariz izquierda / derecha puede ser un instrumento ideal para la detección temprana de la enfermedad de Alzheimer.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes y citas a las que el Dr. Greger se refiere, vea el vídeo anterior. Esto es sólo una aproximación del audio aportado por Katie Schloer.

Por favor, considere ser voluntario para ayudar a esta pagina.

Agradecimiento por las imagenes a Chabacano via Wikimedia Commons y a Infant and Child Attention Lab.

Parece que la patología de la enfermedad de Alzheimer comienza en la parte del cerebro encargada del olfato, progresa posteriormente a otras regiones del cerebro hasta finalmente, se extiende al resto del cerebro. Esto ha llevado a algunos a especular que la enfermedad de Alzheimer podría comenzar en la nariz. Tal vez hay algún agente ambiental que puede entrar en el cerebro a través de un portal en la nariz.

Esta es la llamada hipótesis del vector olfativo. La anatomía de la nariz es adecuada para la transferencia de cosas directamente al cerebro, ya que los nervios olfativos que sobresalen en la nariz se proyectan directamente al cerebro, evitando la barrera hematoencefálica. Ésta era de hecho una ruta importante en la infección del virus de la polio, hasta el punto de que funcionarios de la salud pública comenzaron a cauterizar las fosas nasales de los estudiantes pulverizando productos químicos cáusticos en su nariz en un esfuerzo por prevenir la enfermedad.

Así que la preocupación es que si tal vez la gente respira un poco de polvo de aluminio o algo así, este podría ser transportado al cerebro a través de estos nervios a una velocidad de 2mm por hora, que es prácticamente de dos pulgadas al día. Han surgido dudas sobre esta teoría por el informe del caso de una mujer que debido a un defecto de nacimiento no tenía nervios olfativos, pero aún así  desarrolló una patología similar al Alzheimer, y por lo tanto hasta la fecha todas las pruebas que apoyan esta teoría son solamente circunstanciales. Está claro, sin embargo, que los cambios en el sentido olfativo se encuentran entre los primeros signos clínicos de la enfermedad de Alzheimer, que ocurren durante la “fase preclínica” antes de que haya un deterioro cognitivo notable. Así que tal vez podríamos usar estos cambios para predecir o diagnosticar la enfermedad.

Durante años, los investigadores han estado tratando de encontrar marcadores de la enfermedad cerebral ocultos en la alteración de la capacidad olfativa de las personas, utilizando todo tipo de lujosos aparatos.

Mediante pruebas funcionales de MRI se pueden detectar diferencias en la activación de partes del cerebro en respuesta a un olor, en este caso lavanda. Esto es lo que se ve en un cerebro normal; y esto es lo que se ve en un cerebro con Alzheimer, demostrando inequívocamente que se pueden detectar cambios en la función olfativa debido al Alzheimer, pero ¿realmente necesitamos una máquina de un millón de dólares?

Un ingenioso grupo de investigadores de la Universidad de Florida descubrió que todo lo que necesitamos es un poco de mantequilla de cacahuete y una regla.

Considerando que el lado izquierdo del cerebro procesa principalmente lo que olemos a través de nuestra fosa nasal izquierda, y el lado derecho de nuestro cerebro cubre la fosa nasal derecha, y que el Alzheimer ataca el lado izquierdo más que el derecho, ¿y si realizamos el siguiente experimento?

Cierra los ojos y la boca y respira normalmente por la nariz. A continuación, cierra una fosa nasal y sujeta una regla de un pie de largo cerca de la fosa nasal abierta. Una vez tuvieron cerrados los ojos, la boca y la fosa nasal, se abrió un bote de mantequilla de cacahuete en la parte mas alejada de la regla y esta se acercó 1 cm en cada exhalación hasta que la persona indicó que podía detectar el olor. Después repitieron de nuevo el procedimiento entero usando esta vez la otra fosa nasal.

Los grupos control de ancianos normales, olían la mantequilla de cacahuete tan pronto como se encontraba dentro de un promedio de 18 centímetros, que es aproximadamente unas 7 pulgadas de distancia de la fosa nasal. Y en la fosa nasal derecha de los pacientes de Alzheimer era aproximadamente la misma, 7 pulgadas. Ninguna diferencia; pero en su fosa nasal izquierda, sólo 2 pulgadas. La mantequilla de cacahuete tenía que acercarse casi hasta 2 pulgadas antes de que pudiera ser  detectada por su fosa nasal izquierda. Y esto sucedía cada vez; la disfuncion de la fosa nasal izquierda en la detección de olores estaba presente en todos los pacientes con probable enfermedad de Alzheimer. No hubo diferencia entre la izquierda y la derecha en el grupo de control, pero si una diferencia de 12cm en el grupo con Alzheimer. La disparidad era tan grande que uno puede ser capaz de establecer un valor de corte para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. En comparación con los pacientes con otras causas de demencia, esta asimetría de la nariz en la capacidad de detección de olores fue 100% sensible y específica, lo que significa que no hay falsos positivos ni falsos negativos, y en comparación con personas sanas 100% sensible en la recogida de casos de Alzheimer y 92% -es decir, en este estudio, si una persona tiene Alzheimer, habría una probabilidad del 100% de que tuviera una amplia discrepancia izquierda-derecha, pero si tuviera esa discrepancia, las probabilidades de tener Alzheimer serian del  92%, es decir, algunos falsos positivos.

La razón por la que dicen “probable” Alzheimer es porque la única manera en la que se puede realmente confirmar si alguien lo tiene es en la autopsia. Los criterios actuales para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer requieren una evaluación extensiva, combinada con las exploraciones y PET tests o punciones espinales. Todas estas pruebas son costosas y difíciles de obtener, pueden ser invasivas con complicaciones potenciales y, además de eso, no son ni altamente sensibles ni específicas. Por el contrario, esta prueba rápida, no invasiva y barata de detección de olor de mantequilla de cacahuete de nariz izquierda / derecha puede ser un instrumento ideal para la detección temprana de la enfermedad de Alzheimer.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes y citas a las que el Dr. Greger se refiere, vea el vídeo anterior. Esto es sólo una aproximación del audio aportado por Katie Schloer.

Por favor, considere ser voluntario para ayudar a esta pagina.

Agradecimiento por las imagenes a Chabacano via Wikimedia Commons y a Infant and Child Attention Lab.

Nota del Doctor

ACTUALIZACIÓN: Suena casi demasiado bien para ser verdad? Puede ser. Un equipo de investigación de UPenn no pudo replicar los resultados. Lea su artículo aquí. Mil gracias a Kasper por indicarnoslo. Así que en hasta el momento los datos son mixtos. Haré otro vídeo cuando más estudios se publiquen y sea posible saber si es útil o no.

De cualquier forma, mejor prevenirlo en primer lugar:

     Prevención del Alzheimer con cambios en el estilo de vida
     Prevención de la enfermedad de Alzheimer con dieta
     Prevención de la enfermedad de Alzheimer con plantas
     Reducción de la ingesta de glicotoxina para prevenir la enfermedad de Alzheimer

¿Y si lo comes en su lugar? Véase, por ejemplo, frutos secos o cacahuetes para la prevención del cáncer de seno?

Si aún no lo has hecho, puedes suscribirse a mis vídeos de forma gratuita pinchando aquí.

Pin It en Pinterest

Share This