La eficacia, la inocuidad y los efectos secundarios del bótox y los estiramientos faciales

4/5 - (8 votes)

Las inyecciones de bótox y la cirugía de estiramiento facial se consideran relativamente seguras, las complicaciones ocurren en solo 1 de cada 2 000 y 1 de cada 20 procedimientos, respectivamente.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

La medicina antiedad es una de las especialidades médicas de más rápido crecimiento. A menudo, está dirigida a mujeres a quienes se insta a restaurar su apariencia juvenil por “todos los medios disponibles”. Incluyendo la cirugía. El 92 % de los procedimientos cosméticos se realizan sobre mujeres, los más comunes son bótox, rellenos, resurfacing láser y peeling químico. Millones de estadounidenses se someten a cirugía estética cada año, incluidos cientos de miles de estiramientos faciales.

No hay consenso sobre la mejor técnica de estiramiento facial. Ninguna parece ser definitivamente mejor que otra. Una revisión sistemática encontró que la mayoría de los estudios sobre las técnicas más nuevas eran meros estudios de casos, uno de los niveles más bajos en la jerarquía de la evidencia, compuesto básicamente por una serie de anécdotas glorificadas.

Según uno de los análisis más grandes y actualizados, los estiramientos faciales se consideran relativamente seguros cuando los realiza un cirujano plástico certificado, con quien las complicaciones quirúrgicas solo ocurren en aproximadamente 1 de cada 20 casos, la mayoría de las veces hematomas (sangre acumulada bajo la piel colgante) o infecciones menores. Las infecciones graves, como la fascitis necrotizante facial causada por bacterias carnívoras, son raras, al igual que el pioderma gangrenoso, una enfermedad autoinmune ulcerante que desfigura la piel y puede desencadenarse mediante cirugía de estiramiento facial. Otras consecuencias poco comunes incluyen cicatrices, pérdida de cabello y lesiones demasiado feas para mostrarlas. Las lesiones nerviosas ocurren como máximo en un pequeño porcentaje de casos, solo alrededor de 1 de cada 1000 procedimientos puede lesionar permanente el nervio facial.

Unos dos tercios de los estiramientos faciales se realizan bajo anestesia general, lo que implica un mayor riesgo de complicaciones. La forma más importante de mediar el riesgo es abstenerse de fumar. Fumar puede aumentar el riesgo de necrosis de piel colgante (la muerte del tejido) hasta veinte veces. Los pacientes deben abstenerse de fumar al menos un mes antes y un mes después de la cirugía. También es importante moderar las expectativas. Aproximadamente una de cada tres mujeres experimenta un periodo de depresión postoperatoria, que quizá solo sea una reacción a la distorsión y decoloración temporales de la hinchazón y los moretones tras la cirugía.

El procedimiento cosmético más rentable es el bótox, por miles de millones. También es el más común, se realiza más de cuatro millones de veces al año solo en los EE. UU. Todo comenzó cuando un grupo de cirujanos notó que los pacientes con parálisis de Bell (parálisis facial) no tenían tantas arrugas. ¿Y si inyectamos a propósito cantidades diminutas de la toxina que bloquea los nervios y causa un botulismo que paraliza algunos músculos faciales? Así nació una industria multimillonaria. El efecto es temporal, suele durar de tres a cuatro meses hasta que el cuerpo desarrolla nuevas terminales nerviosas.

En respuesta a los casos de insuficiencia respiratoria y muerte sucedidos horas e incluso semanas tras la inyección, en 2009 la FDA ordenó advertir claramente sobre la posible propagación de la toxina que puede causar muerte por dificultades para tragar y respirar tras horas, días o semanas después de la inyección. Sin embargo, la mayoría de estas complicaciones no estaban relacionadas con los usos cosméticos, sino con el tratamiento de los espasmos musculares (por ejemplo, en la parálisis cerebral). Para las arrugas, solo se pueden usar de 30 a 60 unidades de la toxina, ante un promedio de aproximadamente 180 unidades para espasmos musculares graves, todavía muy lejos de la dosis letal estimada en 3000 unidades. La dosis se administra en “unidades de ratón”, cada unidad es la cantidad capaz de envenenar a la mitad de un grupo de ratones albinos hasta la muerte.

En los estudios, menos de 1 de cada 2000 procedimientos de bótox dio lugar a complicaciones, que pueden incluir párpados caídos, visión doble, sonrisa asimétrica o el “Spock”, una curvatura diabólica de la parte externa de la frente.

Por desgracia, no todos estos procedimientos se realizan bajo tales condiciones controladas. En muchos estados, sorprendentemente hay poca o ninguna regulación sobre quién puede administrar bótox, lo que aumenta de inmediato el número de inyecciones realizadas por personal no médico. En un periodo de unos cinco años, se informó a la FDA de alrededor de 30 000 complicaciones supuestamente relacionadas con el bótox, las más comunes fueron dolor, hinchazón y caída de los párpados o las cejas, pero la mayoría de los efectos adversos son transitorios y autolimitados.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Antonio Galán voluntario activo en NutritionFacts.org.

La medicina antiedad es una de las especialidades médicas de más rápido crecimiento. A menudo, está dirigida a mujeres a quienes se insta a restaurar su apariencia juvenil por “todos los medios disponibles”. Incluyendo la cirugía. El 92 % de los procedimientos cosméticos se realizan sobre mujeres, los más comunes son bótox, rellenos, resurfacing láser y peeling químico. Millones de estadounidenses se someten a cirugía estética cada año, incluidos cientos de miles de estiramientos faciales.

No hay consenso sobre la mejor técnica de estiramiento facial. Ninguna parece ser definitivamente mejor que otra. Una revisión sistemática encontró que la mayoría de los estudios sobre las técnicas más nuevas eran meros estudios de casos, uno de los niveles más bajos en la jerarquía de la evidencia, compuesto básicamente por una serie de anécdotas glorificadas.

Según uno de los análisis más grandes y actualizados, los estiramientos faciales se consideran relativamente seguros cuando los realiza un cirujano plástico certificado, con quien las complicaciones quirúrgicas solo ocurren en aproximadamente 1 de cada 20 casos, la mayoría de las veces hematomas (sangre acumulada bajo la piel colgante) o infecciones menores. Las infecciones graves, como la fascitis necrotizante facial causada por bacterias carnívoras, son raras, al igual que el pioderma gangrenoso, una enfermedad autoinmune ulcerante que desfigura la piel y puede desencadenarse mediante cirugía de estiramiento facial. Otras consecuencias poco comunes incluyen cicatrices, pérdida de cabello y lesiones demasiado feas para mostrarlas. Las lesiones nerviosas ocurren como máximo en un pequeño porcentaje de casos, solo alrededor de 1 de cada 1000 procedimientos puede lesionar permanente el nervio facial.

Unos dos tercios de los estiramientos faciales se realizan bajo anestesia general, lo que implica un mayor riesgo de complicaciones. La forma más importante de mediar el riesgo es abstenerse de fumar. Fumar puede aumentar el riesgo de necrosis de piel colgante (la muerte del tejido) hasta veinte veces. Los pacientes deben abstenerse de fumar al menos un mes antes y un mes después de la cirugía. También es importante moderar las expectativas. Aproximadamente una de cada tres mujeres experimenta un periodo de depresión postoperatoria, que quizá solo sea una reacción a la distorsión y decoloración temporales de la hinchazón y los moretones tras la cirugía.

El procedimiento cosmético más rentable es el bótox, por miles de millones. También es el más común, se realiza más de cuatro millones de veces al año solo en los EE. UU. Todo comenzó cuando un grupo de cirujanos notó que los pacientes con parálisis de Bell (parálisis facial) no tenían tantas arrugas. ¿Y si inyectamos a propósito cantidades diminutas de la toxina que bloquea los nervios y causa un botulismo que paraliza algunos músculos faciales? Así nació una industria multimillonaria. El efecto es temporal, suele durar de tres a cuatro meses hasta que el cuerpo desarrolla nuevas terminales nerviosas.

En respuesta a los casos de insuficiencia respiratoria y muerte sucedidos horas e incluso semanas tras la inyección, en 2009 la FDA ordenó advertir claramente sobre la posible propagación de la toxina que puede causar muerte por dificultades para tragar y respirar tras horas, días o semanas después de la inyección. Sin embargo, la mayoría de estas complicaciones no estaban relacionadas con los usos cosméticos, sino con el tratamiento de los espasmos musculares (por ejemplo, en la parálisis cerebral). Para las arrugas, solo se pueden usar de 30 a 60 unidades de la toxina, ante un promedio de aproximadamente 180 unidades para espasmos musculares graves, todavía muy lejos de la dosis letal estimada en 3000 unidades. La dosis se administra en “unidades de ratón”, cada unidad es la cantidad capaz de envenenar a la mitad de un grupo de ratones albinos hasta la muerte.

En los estudios, menos de 1 de cada 2000 procedimientos de bótox dio lugar a complicaciones, que pueden incluir párpados caídos, visión doble, sonrisa asimétrica o el “Spock”, una curvatura diabólica de la parte externa de la frente.

Por desgracia, no todos estos procedimientos se realizan bajo tales condiciones controladas. En muchos estados, sorprendentemente hay poca o ninguna regulación sobre quién puede administrar bótox, lo que aumenta de inmediato el número de inyecciones realizadas por personal no médico. En un periodo de unos cinco años, se informó a la FDA de alrededor de 30 000 complicaciones supuestamente relacionadas con el bótox, las más comunes fueron dolor, hinchazón y caída de los párpados o las cejas, pero la mayoría de los efectos adversos son transitorios y autolimitados.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Mantente atento al siguiente video que habla de La eficacia y la inocuidad de los rellenos, la exfoliación química y la exfoliación por láser.

¿Afecta la alimentación a la aparición de arrugas? Ve Cómo reducir las arrugas de manera natural con la alimentación.

¿Qué causa las arrugas? Descúbrelo en mi video.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Pin It en Pinterest

Share This