Image Credit: Eric Nopanen / Unsplash. Esta imagen ha sido modificada.

Los efectos en la salud de escuchar música heavy metal

Como ya vimos en mi video Música como medicina, los efectos antiestrés de la música parecen extenderse a lo largo del espectro clínico, incluso hasta para los críticamente enfermos, entubados en una unidad de cuidados intensivos. Aquellos que escuchan Mozart con auriculares reducen sus hormonas de estrés (como la adrenalina) a la mitad, en comparación con aquellos con auriculares que no estaban reproduciendo nada, lo cual resultó en una presión arterial media más baja. Pero, ¿todos los tipos de música son así de relajantes? Ese es el tema de mi video Música para la ansiedad: Mozart vs. metal.

Los investigadores compararon los efectos de Mozart, Pearl Jam, y Enya en sujetos normales y saludables. Después de escuchar a Mozart durante 15 minutos, declararon sentir una reducción significativa en la tensión. Con la música new age también sintieron una reducción en la tensión, así como mayor relajación y menos hostilidad, pero también encontraron una reducción significativa en claridad mental y en vigor. Después de escuchar rock grunge, se sintieron más hostiles, cansados, tristes y tensos, con una disminución en interés, relajación, claridad y vigor. Pero estas fueron medidas subjetivas, es decir, al preguntarle a los sujetos cómo se sentían. ¿Qué hay de las medidas objetivas?

Después de 30 minutos de música clásica, la hormona del estrés cortisol se redujo significativamente en los sujetos de la investigación. Pero si en lugar de escuchar la Sexta Sinfonía de Beethoven, Opera 68, escuchaban techno (Cyber Trip, Techno Shock, o Techno Magnetiko) sus niveles de hormonas del estrés incrementaban. Los niveles de endorfinas también subieron, lo cual podría hacerte pensar “ah, eso es bueno”, hasta que te das cuenta de que las endorfinas son los analgésicos naturales de nuestro cuerpo; aumentan debido a varios estímulos negativos, como quemarse o pincharse.

Estos resultados pueden ser solo una función del tempo de la música. La investigación muestra que las personas reciben el mismo incremento en respiración y presión arterial al escuchar música clásica rápida como Presto de Vivaldi, que resultó ser tan estimulante, o aún más, que Red Hot Chili Peppers. 

¿Qué pasa con el heavy metal? Los investigadores les asignaron aleatoriamente a participantes música seleccionada por ellos mismos, música clásica, heavy metal, o simplemente silencio. “Escuchar música escogida por ellos mismos o música clásica produjo sentimientos de incrementada relajación, igual que permanecer en silencio, pero no fue así en el caso del heavy metal”. Comparada con la relajante y placentera música renacentista, la exposición a la estimulante y no tan placentera música heavy metal causa una respuesta elevada de amilasa en los hombres. La amilasa es la enzima en nuestra saliva que digiere los almidones. Cuando entramos en modo “lucha o huida” empezamos inmediatamente a producir esta enzima para obtener azúcares y producir energía rápidamente. Así que se produce un incremento en la amilasa cuando practicas caída libre, si eres arrojado en agua fría, o si haces que un sujeto escuche música heavy metal durante 10 minutos. Con toda esa enzima adicional, si estás comiendo pan mientras agitas tu cabeza, ¡puedes terminar digiriéndolo mejor!

El metal tiene más probabilidades de causarle a la comunidad médica una indigestión. A pesar de que el American Medical Association’s Group on Science and Technology (Grupo de Asociaciones Médicas Norteamericanas en Ciencia y Tecnología) admite que “no hay evidencia de que esta música tenga ningún efecto perjudicial en el comportamiento de adolescentes”, eso no los detiene para sugerir que hay evidencia anecdótica de que aquellos que se identifican con bandas como Slayer o Metallica pueden estar en riesgo de abuso de drogas o incluso “participando en actividades satánicas”. En respuesta, un médico escribió a la revista médica para decirles: “Por cada adolescente que comete suicidio o algún crimen bajo la influencia de música heavy metal hay docenas de criminales de cuello blanco involucrados en actividades como la venta de información privilegiada, el fraude en ahorros y préstamos, [y] la corrupción gubernamental…”.

Tal vez deberíamos estar culpando a Bach o a Barry Manilow.


No te olvides de la intervención dietética para el dolor y las emociones. Échale un vistazo a:

También puedes aprender sobre otra dimensión de la salud mental en mi video Alimentación basada en plantas para mejorar el humor y la productividad.

Un saludo,

Michael Greger

PD: si todavía no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos gratuitamente aquí, y ver mis charlas de repaso anuales: 
 
Comenta

Michael Greger M.D., FACLM

Michael Greger, M.D. FACLM, is a physician, New York Times bestselling author, and internationally recognized professional speaker on a number of important public health issues. Dr. Greger has lectured at the Conference on World Affairs, the National Institutes of Health, and the International Bird Flu Summit, testified before Congress, appeared on The Dr. Oz Show and The Colbert Report, and was invited as an expert witness in defense of Oprah Winfrey at the infamous "meat defamation" trial.


Pin It en Pinterest

Share This