La Mayo Clinic pone a prueba a los suplementos de cartílago de tiburón para el cáncer

Image Credit: Adobe Stock. Esta imagen ha sido modificada

La traducción de este texto viene de la mano de nuestra voluntaria María José.

Los suplementos de cartílago de tiburón conllevan riesgos, pero también lo hacen muchos tratamientos para el cáncer. La cuestión es saber si funcionan.

A la hora de comercializar tratamientos contra el cáncer no demostrados, “internet se ha convertido en el salvaje Oeste, por así decirlo. Los estafadores son capaces de… aparecer de formas que antes no tenían disponibles y aprovecharse de la gente”. “Los pacientes con cáncer encuentran a charlatanes en la red”, se lamentaba el Instituto Nacional de Cáncer estadounidense, a la vez que indicaba que había más de 200 000 documentos sobre cáncer en la red. Un momento. ¿Qué? ¿Solo 200 000? ¿Cuándo se publicó este artículo? En 1996, solo unos años después de que naciese internet. No hay que preocuparse, según el autor de Dr. Tom Linden’s Guide to Online Medicine (la Guía de medicina online del Dr. Tom Linden). “Hacen falta mucho tiempo y dinero para mantener una página web”. Así que “la cantidad de información en internet disminuirá durante los próximos años, a medida que internet madure”. Vale. “Disminuyó” de 200 000 documentos a tan solo casi 250 millones. 

Como se puede ver en el punto temporal 1:10 de mi video Suplementos de cartílago de tiburón puestos a prueba para curar el cáncer, una de las “curas alternativas para el cáncer recomendadas en los sitios web populares” es cartílago de tiburón. De hecho, “se ha hablado mucho en los últimos años del aura mística que tiene” el cartílago de tiburón. “Está claro que parte del impacto puede atribuirse a un miedo visceral al cáncer, combinado con un sano respeto por una criatura que ha sobrevivido casi sin cambios evolutivos desde la prehistoria. Se ha dicho que los tiburones rara vez padecen cáncer porque una de las características que los definen es tener un cuerpo con una alta proporción de cartílago. La lógica ha llevado a algunos a creer que esta debe de ser la razón de la relativa salud de los tiburones”. Yo no estoy muy seguro de que esto sea lógico, pero sí es cierto que tienen mucho cartílago y, en general, pocos vasos sanguíneos, y los vasos sanguíneos son importantes para el crecimiento del cáncer. Así que todas “estas observaciones… conspiraron para preparar a los pacientes oncológicos [de cáncer] para una explotación vergonzosa por parte de la pseudociencia y la industria de los suplementos con la adición de un solo mito”: que los tiburones no padecen cáncer. Sin embargo, sí que lo padecen. Esta afirmación errónea es simplemente una capa más de “argumentos falaces” que han “logrado convencer a pacientes de cáncer desesperados para que compren productos ineficaces que los distraen de tratamientos probados o potencialmente útiles”. Espera. No sabemos si es ineficaz hasta que se pone a prueba.

Sesenta pacientes con una variedad de cánceres avanzados recibieron la cantidad aproximada de una docena de cucharadas de cartílago de tiburón cada día. ¿Cuál fue el resultado? No se observó ni una sola respuesta, ni siquiera parcial, en ninguno de sus tumores. El cartílago de tiburón fue ineficaz “y no tuvo ningún efecto beneficioso en la calidad de vida”. De hecho, como se puede ver en el punto 2:38 de mi video, los pacientes con cáncer sufrieron una toxicidad gastrointestinal significativa por el cartílago de tiburón, mientras los tumores progresaban en todos ellos. ¿Qué sucedió en el grupo de control? No había grupo de control, así que ¿cómo podemos saber que los cánceres no habrían progresado aún más rápido sin el cartílago de tiburón? Por eso necesitamos ensayos controlados aleatorios. Por desgracia, no había ninguno… hasta que la Mayo Clinic dio un paso adelante y realizó un ensayo clínico aleatorio, controlado con placebo y a doble ciego para pacientes con carcinoma incurable de mama o colorrectal.

“Se analizaron datos de un total de 83 pacientes evaluables. No se observó diferencia en las tasas globales de supervivencia entre los pacientes que recibieron los cuidados estándar más un producto de cartílago de tiburón frente a los cuidados estándar más un placebo. Asimismo, no hubo indicios de mejora en la calidad de vida de los pacientes que recibieron el cartílago de tiburón, en comparación con los que recibieron el placebo”. También hubo un estudio sobre el cáncer de próstata. Únicamente cinco pacientes completaron el estudio y, en los cinco, sus cánceres siguieron progresando sin parar. “Desgraciadamente, las afirmaciones sobre los beneficios del cartílago de tiburón no están respaldados en absoluto por datos objetivos procedentes de ensayos clínicos controlados”. 

No tan rápido, dijeron los fabricantes de suplementos. Tal vez estos polvos comerciales de cartílago de tiburón en bruto no tengan niveles suficientemente altos de los componentes activos. En ese caso, quizá los pacientes con cáncer deberían tomar píldoras con extracto de cartílago de tiburón, en lugar de los polvos. El Instituto Nacional de Cáncer también lo puso a prueba, para estar completamente seguros. ¿Qué encontraron, cuando financiaron un ensayo aleatorio, doble ciego y controlado con placebo?

A diferencia de otros estudios sobre suplementos dietéticos de cartílago de tiburón, los investigadores utilizaron el extracto purificado “y el resultado del estudio [fue] inequívoco”. Fracaso. El grupo del cartílago de tiburón vivió 14 meses, y el grupo del placebo vivió 15 meses. No hubo diferencias significativas en la supervivencia, el tiempo hasta la progresión o la tasa de respuesta del tumor. Por lo tanto, “estos estudios clínicos han llevado a la mayoría a concluir que el cartílago de tiburón no solo no está probado como remedio contra el cáncer, sino que en realidad está bien refutado”. Sin embargo, “a pesar de las pruebas abrumadoras en su contra, estas afirmaciones siguen existiendo”. Por ejemplo, el mercachifle que empezó todo esto escribió una secuela, Sharks Still Don’t Get Cancer. Es posible que “la única cura para este mito sea difundir el rumor de que el cartílago de la nariz de los charlatanes es anticancerígeno” y previene el cáncer. 

Si realmente quieres consumir inhibidores de la angiogénesis, ¿por qué sentarte a la mesa con un bol de polvo de cartílago cuando podrías comerte una manzana, beber té verde, o consumir algo de cúrcuma, una granada, frutos rojos y frutos secos, soja, linaza o brócoli, alimentos que han demostrado tener efectos antiangiogénicos?

¿Cuáles son los otros riesgos? Los trato en mi video Riesgos de los suplementos de cartílago de tiburón.

¿Qué hemos aprendido?

  • Hay casi 250 millones de documentos sobre el cáncer en internet, incluyendo páginas que promueven tratamientos contra el cáncer que no han sido probados.
  • Una de las “curas alternativas para el cáncer” más comunes es el cartílago de tiburón, que se aprovecha en parte de “un sano respeto por una criatura que ha sobrevivido casi sin cambios evolutivos desde la prehistoria. Se ha dicho que los tiburones rara vez padecen cáncer porque una de las características que los definen es tener un cuerpo con una alta proporción de cartílago”.
  • Los estudios no han demostrado que el cartílago de tiburón sea beneficioso. Por ejemplo, un ensayo llevado a cabo por la Mayo Clinic no encontró diferencia alguna en las tasas globales de supervivencia o la calidad de vida entre pacientes a los que se les administró cartílago de tiburón frente a aquellos a los que se les administró un placebo.
  • Los fabricantes de suplementos argumentaron que quizá había que probar las píldoras de extracto de cartílago de tiburón en lugar de los polvos de cartílago de tiburón, pero las pruebas del Instituto Nacional del Cáncer estadounidense con extracto purificado también resultaron “inequívocas”: no se apreció una diferencia significativa en las tasas de supervivencia, el tiempo hasta la progresión o la respuesta del tumor.
  • De hecho, “el cartílago de tiburón no solo no está probado como remedio contra el cáncer, sino que en realizada está bien refutado” y, sin embargo, las afirmaciones que pregonan su capacidad de lucha contra el cáncer siguen existiendo.
  • En lugar de cartílago de tiburón, existen alimentos vegetales con efectos antiangiogénicos, como las manzanas, el té verde, la cúrcuma, la granada, frutos rojos y frutos secos, soja, linaza y brócoli.

Si quieres saber más sobre los suplementos en general, tengo varios videos:

Un saludo,


Pin It en Pinterest

Share This