Por qué cambié de idea sobre la fluoración del agua

5/5 - (2 votes)

Los efectos del flúor en el cerebro. Según investigaciones nuevas, el U.S. Department of Health and Human Services’ National Toxicology Program concluyó que el flúor debería considerarse como un “peligro para el desarrollo neurológico cognitivo en humanos”.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Paula Pérez voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La fluoración del agua comunitaria, proceso difundido como un gran avance en la salud pública, cumplió su 75° aniversario. Sin embargo, hay investigaciones recientes que indican que es probable que tenga efectos adversos en la salud. No hay duda de que añadir fluoruro fortalece los dientes y reduce las caries. ¿Pero a qué costo? La mayoría de los estudios más viejos eran estudios sobre algo puntual, es decir, analizaban la información solo a nivel grupal o se basaban en una exposición más alta de lo normal. Eso ha cambiado desde que se publicaron estudios prospectivos que siguen los niveles de exposición individual en el tiempo de madres e hijos. 

Los primeros fueron de México y relacionaban los niveles más altos de fluoruro en la orina de mujeres embarazadas con un futuro retraso en el desarrollo de sus infantes. Encontraron un desempeño cognitivo peor a la edad de 4 años y un menor CI desde los 6 a los 12, pero el fluoruro provenía de sal o agua que tenía fluoruro de forma natural. Luego, se publicó este estudio de Canadá, el primer estudio prospectivo que utilizó información sobre la exposición individual relacionada de manera directa con la fluoración del agua comunitaria que recibía agua “óptimamente fluorada”. Ninguno de los niveles de agua fluorada municipal excedía las 1,5 partes por millón, y la gran mayoría, cerca del 90 %, estaba por debajo del objetivo de EUA que es 0,7. 

A pesar de beber agua “óptimamente fluorada”, el estudio de más de 500 pares de madres e hijos encontró que tener una mayor exposición al fluoruro durante el embarazo podía resultar en que la inteligencia del niño disminuya, calculada entre los 3 y 4 años. El American College of Obstetricians and Gynecologists le recomienda a las embarazadas que beban al menos 8 vasos de agua al día. Si tenemos en cuenta el estudio canadiense, seguir este consejo con los niveles de fluoración de agua de EUA podría resultar en perder al menos 5 puntos de CI. 

El estudio canadiense se publicó en la revista de pediatría de la American Medical Association, la revista más grande de pediatría del país. El director editorial defendió su decisión de publicar el estudio “como testamento del hecho de que JAMA Pediatrics se compromete a divulgar los mejores conocimientos sobre la ciencia a pesar de qué tan polémicos sean los resultados”. 

La Agencia Canadiense de Medicamentos y Tecnologías en Salud emitió un informe como respuesta rápida y concluyó que no hay pruebas suficientes para concluir que la exposición al fluoruro a niveles óptimos afecta el desarrollo neurológico, pero eso no es lo que decía el estudio canadiense. Los investigadores solo sugirieron que “podríamos necesitar” reducir la ingesta de fluoruro durante el embarazo. Como concluyó la editorial mencionada, a partir de información reciente, “necesitamos tener una debate imparcial y moderado sobre la neurotoxicidad potencial que tiene el fluoruro”. 

¿Cuál fue la respuesta de los reguladores estadounidenses? Un mes después de la publicación del estudio canadiense, el Programa Nacional de Toxicología (NTP), el cual es parte del Ministerio de Salud y Servicios Sociales de EUA que evalúa sustancias que puedan tener efectos dañinos para la salud humana, publicó una evaluación borrador de la exposición al fluoruro y los efectos en la salud cognitiva y en el neurodesarrollo y concluyó lo siguiente: “Conforme a una revisión sistemática de las pruebas, el PNT concluye que el fluoruro puede ser un riesgo para la salud cognitiva y el neurodesarrollo de las personas”. 

Por ende, pasamos de desestimar a la gente que cuestionaba la seguridad de la fluoración del agua por extremistas o fanáticos anti-ciencia a que el Programa de Toxicología Nacional de EUA diga que debemos darla por riesgosa. Ahora bien, esto solo fue un informe borrador. Para asegurar la veracidad del reporte, el PNT le pidió a las Academias Nacionales, probablemente nuestra institución científica más prestigiosa, que lo revise. La evaluación generó muchas dudas, lo cual se reflejó en la bibliografía odontológica como que “desacreditaba” la investigación del CI. Pero eso no es lo que dijeron las Academias Nacionales. Dijeron de forma explícita que sus dudas no significan que las conclusiones del PNT respecto a que el fluoruro deba tenerse como neurotóxico sea incorrecta; sino que querían analizarlo en profundidad. Entonces, en 2020, reescribieron su borrador y de nuevo llegaron a la misma conclusión: el hecho de que pueda ser un riesgo para la cognición y el neurodesarrollo se justifica con el alcance, la regularidad y la solidez que arrojó la información del CI. Las Academias Nacionales reevaluaron su borrador reescrito y concluyeron que estaba mucho mejor, pero instaron al PNT a seguir mejorando la claridad del documento, por lo que aguardamos el informe final.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Paula Pérez voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La fluoración del agua comunitaria, proceso difundido como un gran avance en la salud pública, cumplió su 75° aniversario. Sin embargo, hay investigaciones recientes que indican que es probable que tenga efectos adversos en la salud. No hay duda de que añadir fluoruro fortalece los dientes y reduce las caries. ¿Pero a qué costo? La mayoría de los estudios más viejos eran estudios sobre algo puntual, es decir, analizaban la información solo a nivel grupal o se basaban en una exposición más alta de lo normal. Eso ha cambiado desde que se publicaron estudios prospectivos que siguen los niveles de exposición individual en el tiempo de madres e hijos. 

Los primeros fueron de México y relacionaban los niveles más altos de fluoruro en la orina de mujeres embarazadas con un futuro retraso en el desarrollo de sus infantes. Encontraron un desempeño cognitivo peor a la edad de 4 años y un menor CI desde los 6 a los 12, pero el fluoruro provenía de sal o agua que tenía fluoruro de forma natural. Luego, se publicó este estudio de Canadá, el primer estudio prospectivo que utilizó información sobre la exposición individual relacionada de manera directa con la fluoración del agua comunitaria que recibía agua “óptimamente fluorada”. Ninguno de los niveles de agua fluorada municipal excedía las 1,5 partes por millón, y la gran mayoría, cerca del 90 %, estaba por debajo del objetivo de EUA que es 0,7. 

A pesar de beber agua “óptimamente fluorada”, el estudio de más de 500 pares de madres e hijos encontró que tener una mayor exposición al fluoruro durante el embarazo podía resultar en que la inteligencia del niño disminuya, calculada entre los 3 y 4 años. El American College of Obstetricians and Gynecologists le recomienda a las embarazadas que beban al menos 8 vasos de agua al día. Si tenemos en cuenta el estudio canadiense, seguir este consejo con los niveles de fluoración de agua de EUA podría resultar en perder al menos 5 puntos de CI. 

El estudio canadiense se publicó en la revista de pediatría de la American Medical Association, la revista más grande de pediatría del país. El director editorial defendió su decisión de publicar el estudio “como testamento del hecho de que JAMA Pediatrics se compromete a divulgar los mejores conocimientos sobre la ciencia a pesar de qué tan polémicos sean los resultados”. 

La Agencia Canadiense de Medicamentos y Tecnologías en Salud emitió un informe como respuesta rápida y concluyó que no hay pruebas suficientes para concluir que la exposición al fluoruro a niveles óptimos afecta el desarrollo neurológico, pero eso no es lo que decía el estudio canadiense. Los investigadores solo sugirieron que “podríamos necesitar” reducir la ingesta de fluoruro durante el embarazo. Como concluyó la editorial mencionada, a partir de información reciente, “necesitamos tener una debate imparcial y moderado sobre la neurotoxicidad potencial que tiene el fluoruro”. 

¿Cuál fue la respuesta de los reguladores estadounidenses? Un mes después de la publicación del estudio canadiense, el Programa Nacional de Toxicología (NTP), el cual es parte del Ministerio de Salud y Servicios Sociales de EUA que evalúa sustancias que puedan tener efectos dañinos para la salud humana, publicó una evaluación borrador de la exposición al fluoruro y los efectos en la salud cognitiva y en el neurodesarrollo y concluyó lo siguiente: “Conforme a una revisión sistemática de las pruebas, el PNT concluye que el fluoruro puede ser un riesgo para la salud cognitiva y el neurodesarrollo de las personas”. 

Por ende, pasamos de desestimar a la gente que cuestionaba la seguridad de la fluoración del agua por extremistas o fanáticos anti-ciencia a que el Programa de Toxicología Nacional de EUA diga que debemos darla por riesgosa. Ahora bien, esto solo fue un informe borrador. Para asegurar la veracidad del reporte, el PNT le pidió a las Academias Nacionales, probablemente nuestra institución científica más prestigiosa, que lo revise. La evaluación generó muchas dudas, lo cual se reflejó en la bibliografía odontológica como que “desacreditaba” la investigación del CI. Pero eso no es lo que dijeron las Academias Nacionales. Dijeron de forma explícita que sus dudas no significan que las conclusiones del PNT respecto a que el fluoruro deba tenerse como neurotóxico sea incorrecta; sino que querían analizarlo en profundidad. Entonces, en 2020, reescribieron su borrador y de nuevo llegaron a la misma conclusión: el hecho de que pueda ser un riesgo para la cognición y el neurodesarrollo se justifica con el alcance, la regularidad y la solidez que arrojó la información del CI. Las Academias Nacionales reevaluaron su borrador reescrito y concluyeron que estaba mucho mejor, pero instaron al PNT a seguir mejorando la claridad del documento, por lo que aguardamos el informe final.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el cuarto video en una serie de cinco partes sobre la fluoración del agua. Si te perdiste los anteriores ve:

Terminaremos con La respuesta de la medicina a los cambios en la evidencia sobre la fluoración

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Pin It en Pinterest

Share This