¿Cuántas pruebas necesitamos para comer más sano?

Image Credit: Charles Deluvio / Unsplash and Pixabay. Esta imagen ha sido modificada.

Los ensayos aleatorizados con grupo de control y placebo son considerados el patrón de oro de la evidencia científica. En tales estudios, la mitad de los sujetos reciben el tratamiento activo, y la otra mitad recibe un placebo en su lugar. Esto funciona muy bien para evaluar nuevos medicamentos, pero existe la preocupación de que la medicina basada en evidencia ha dado un gran salto de considerar la estos ensayos como de muy alto estándar, a considerarlos como el único estándar. Como muestro en mi video Nutrición basada en evidencia, esto podría no ser prudente en todos los casos. Piensa en una revisión de intervenciones dietéticas para la esclerosis múltiple hechas por la estimada Cochrane Collaboration. En esa revisión,  básicamente concluyeron que la alimentación no puede hacer mucho. ¿Pero qué sucede entonces con el éxito del Dr. Swank en el tratamiento de la esclerósis múltiple con una dieta baja en grasas saturadas? Es el tratamiento más efectivo encontrado hasta la fecha y ha sido publicado en algunas de las revistas médicas más prestigiosas del mundo. Por supuesto, conocían el trabajo del Dr Swank, pero el diseño de su estudio no se ajustaba a los criterios de inclusión considerados para la revisión, porque no era un estudio con grupo de control.

Exigir ensayos aleatorizados tiene sentido en el caso de los medicamentos, ya que estos son caros y suponen un gran riesgo, y sus efectos secundarios matan a más de cien mil estadounidenses cada año. Pero una dieta saludable no tiene desventajas, sólo efectos secundarios beneficiosos. Así que no deberíamos tener que esperar a tener estudios aleatorizados con grupo de control para comenzar a salvar vidas.

Piensa en fumar. “Tomó más de 7000 estudios y la muerte de un montón de fumadores habituales antes de que se alcanzara un consenso en la comunidad médica respecto al vínculo causal entre fumar y el cáncer de pulmón”. Uno pensaría que luego de los primeros 6000 estudios se le podría haber dado a la gente un aviso, o algo. Incluso en ese entonces, no tenían ni un solo ensayo con grupo de control. “Uno se pregunta, ¿cuánta gente está sufriendo innecesariamente mientras esperan [por un estudio aleatorizados con grupo de control] para confirmar los resultados ya encontrados en otro tipo de estudios?

Un famoso estadístico, R.A. Fisher, criticó lo que él llamó la “propaganda” creada para convencer al público de que los cigarrillos eran peligrosos. Decía que no se puede afirmar nada, ya que no había evidencia proveniente de estudios aleatorizados con grupo de control. Si pudiéramos llevar a cabo un experimento que involucre, digamos, a mil niños a los que se les prohibió fumar y otros mil que se vieron obligados a fumar al menos un paquete y medio al día, no habría ninguna dificultad. Pero por supuesto, no podemos hacer esto. Quizás, señalaba Fisher, fumar no causa cáncer de pulmón, ¡sino al revés! En sus primeras etapas, el cáncer de pulmón puede causar inflamación. Cualquiera que sufra de inflamación crónica va a querer fumarse un cigarrillo para sentirse mejor, y es ese “tipo de comodidad que podría ser un consuelo real para cualquiera que ronde el cáncer de pulmón. Y quitarle los cigarrillos a ese pobre hombre sería como quitarle el bastón a un ciego. Haría a una persona que ya es infeliz, más infeliz de lo necesario”. 

Fisher hizo contribuciones inestimables al campo de la estadística, pero su análisis del cáncer de pulmón y el tabaquismo fue “defectuoso por una falta de voluntad para examinar toda la información disponible”. Esa cortina de humo puede tener que ver con que fuera un consultor pagado de la industria tabacalera, pero también porque él mismo era fumador. “Parte de su resistencia a reconocer esta asociación puede haberse enraizado en su propia afición por fumar”, lo que me hace preguntarme sobre de los alimentos adorados por algunos de los nutricionistas de hoy en día. 

Un famoso artículo en el British Medical Journal titulado, “El uso del paracaídas para prevenir la muerte y el trauma relacionados al desafío gravitacional: una revisión sistemática de ensayos aleatorizados con grupo de control”, satirizó esta insistencia en este tipo de ensayos como la única fuente de evidencia legítima. Para sorpresa de nadie, no encontraron ningún ensayo de este tipo relevante sobre el papel de los paracaídas en la prevención de la muerte y el trauma. Claro que los paracaídas parecen reducir el riesgo de lesiones después del “desafío gravitacional”. Podemos observar que las personas que se caen de aviones sin ellos tienden a morir un poco más que aquellos con paracaídas, pero su efectividad no ha sido probada con ensayos aleatorizados con grupo de control. “Los defensores de la medicina basada en la evidencia han criticado el uso de intervenciones evaluadas con solo dato de observación. Pensamos que todos podrían beneficiarse si los protagonistas más radicales de la medicina basada en la evidencia se organizaran y participaran en un ensayo doble ciego, aleatorizado, con grupo de control y con placebo, del paracaídas”. En otras palabras, “aquellas personas que insisten en que todas las intervenciones deben ser validadas por un ensayo aleatorizado con grupo de control necesitan un pequeño empujón para volver a la Tierra”.


Existen decenas de estudios aleatorizados y con grupo de control que muestran el poder extraordinario de las dietas basadas en plantas para prevenir, tratar e incluso revertir enfermedades. El que me impactó hace 28 años fue el estudio Lifestyle Heart Trial del Dr. Ornish, por eso empecé mi charla del 2014 hablando de él. Échale un vistazo a De la mesa a estar capacitado: combatir enfermedades discapacitantes con los alimentos.

Te invito a ver también Alimentación basada en evidencia.

Hay más paralelos que se pueden establecer entre la industria tabacalera y la alimenticia. Mira

También te podrían interesar:

Un saludo,

Michael Greger

PD: si todavía no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos gratuitamente aquí, y ver mis charlas de repaso anuales: 
 
Comenta


Pin It en Pinterest

Share This