No esperes a que tu médico supere el vicio

No esperes a que tu médico supere el vicio
5 (100%) 1 vote

Así como la mayoría de los doctores fumaban en los años 50, la mayoría de los médicos de hoy continúan consumiendo productos que contribuyen a nuestras epidemias de enfermedades causadas por la dieta.

Comenta
Comparte

Cuando se le preguntó al famoso cirujano Michael DeBakey por qué sus estudios publicados en la década de los treinta que relacionaban fumar y el cáncer de pulmón simplemente fueron ignorados, tuvo que recordar a la gente cómo estaban las cosas por aquel entonces. Éramos una sociedad de fumadores. Fumaban en las películas. Fumaban en todas partes. Las reuniones médicas eran una “densa niebla de humo”. Fumar era, en una palabra, normal. Es como los debates sobre los cigarrillos y el cáncer de pulmón en el Congreso que tienen lugar en habitaciones llenas de humo. (Me hace pensar sobre qué se sirve en los bufet de desayuno en las reuniones del Comité de Directrices Alimentarias en estos días.)

Hablé anteriormente de un famoso estadístico con el nombre de Ronald Fisher, que despotricaba sobre lo que él llamaba “propaganda … para convencer al público de que fumar cigarrillos era peligroso”. “… Fisher aportó invaluables contribuciones al campo de la estadística”, pero “su análisis de … el cáncer de pulmón y fumar fue defectuoso por la falta de voluntad para examinar todo el cuerpo de evidencia disponible”. Su cortina de humo pudo deberse a ser un “consultor pagado por la industria del tabaco”, pero también porque “él mismo era un fumador”. “Parte de su resistencia a ver la asociación pudo haber estado arraigada en su propia afición por fumar”—lo que hace que me pregunte acerca de algunos de los alimentos a los que los investigadores en el campo de la nutrición pueden ser aficionados hasta el día de hoy.

Siempre me parece irónico cuando investigadores vegetarianos se presentan y enumeran su dieta como un posible conflicto de intereses, mientras que ni una sola vez en los 70000 artículos en la literatura médica sobre carne he visto a un investigador revelar sus hábitos no vegetarianos—porque es normal.

Al igual que fumar era normal. ¿Cómo podría algo tan normal ser malo? Y, no es como si fueras a morirte por fumar un cigarrillo, ¿verdad? El cáncer tarda décadas en desarrollarse. Puesto que, en ese momento, la mayoría de los médicos eran fumadores y no podían observar efectos dañinos inmediatos, eran reacios a aceptar incluso la posibilidad de tal relación, a pesar de la montaña de evidencia.

Puede que hayan tenido que transcurrir 25 años para que el informe de las Autoridades Sanitarias saliera a la luz, y aún más para que la medicina convencional lo aceptara pero, ahora, ya no hay anuncios que animen a la gente a que “inhale cuanto quiera”. Ahora hay anuncios del CDC (Centre for Disease Control – Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades), luchando para terminar con los cigarrillos.

Para los anuncios de comida, no tienes que volver al viejo “Carne … para la Defensa de la Salud”, o “Tocino Nutritivo”, o médicos que prescriben carne, o refrescos, para el caso. “¡Gracias a Dios!” “Trix es adictivo”. Sabes que las cosas andan mal cuando el consejo dietético más sensato lo daban los anuncios de cigarrillos.

En la actualidad, puedes ver hot dogs certificados por la Asociación Estadounidense del Corazón. Y, de todos los alimentos, ¿cuál fue el primero en obtener el sello de “Los Niños Comen Bien” de la Academia de Nutrición y Dietética? ¿Una manzana? ¿Brócoli, tal vez? No; un producto de queso procesado de la marca Kraft.

Ahora bien, al igual que en los años treinta, cuarenta y cincuenta había gente en la vanguardia tratando de salvar vidas, hoy hay quienes le dan la vuelta a anuncios sobre lo que puedes preparar con la carne del trasero de un cerdo para mostrar lo que la carne de cerdo puede hacerle a tu trasero. La campaña “La carne es el nuevo tabaco” del Physician’s Committee for Responsible Medicine (Comité de Médicos por una Medicina Responsable). Como el Dr. Barnard trató de explicar en un editorial publicado en la American Medical Association Journal of Ethics (Diario Ético de la Asociación Médica Estadounidence), “las dietas basadas en plantas [se pueden considerar ahora] el equivalente nutricional a dejar de fumar”.

Aunque, ¿cuántas personas tienen que seguir muriendo para que el CDC anime a la gente a no “esperar a una cirugía de corazón abierto” para comer sano, también?

Pero, al igual que no tenemos que esperar hasta que nuestro médico deje de fumar para dejar de fumar nosotros, no tenemos que esperar hasta que nuestro médico vaya a tomar lecciones de nutrición, o hasta que mejore su propia dieta, antes de optar por comer más sano. Los médicos ya no tienen un monopolio profesional sobre la información concerniente a la salud.

Ha habido una democratización del conocimiento. Y así, hasta que el sistema cambie, tenemos que asumir responsabilidad personal por nuestra propia salud; por la salud de nuestra familia. No podemos esperar de nuevo hasta que la sociedad evolucione hasta alcanzar el nivel de la ciencia, porque es una cuestión de vida o muerte.

El Dr. Kim Allan Williams es ahora presidente del American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología). Le preguntaron por qué sigue su propio consejo acerca de comer una dieta a base en plantas. “No me importa morir,” respondió el doctor Williams. “Simplemente no quiero que sea por mi propia culpa.”

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Ana Esquivel y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de imagen: Meditations a través de pixabay. La imagen ha sido modificada.

Cuando se le preguntó al famoso cirujano Michael DeBakey por qué sus estudios publicados en la década de los treinta que relacionaban fumar y el cáncer de pulmón simplemente fueron ignorados, tuvo que recordar a la gente cómo estaban las cosas por aquel entonces. Éramos una sociedad de fumadores. Fumaban en las películas. Fumaban en todas partes. Las reuniones médicas eran una “densa niebla de humo”. Fumar era, en una palabra, normal. Es como los debates sobre los cigarrillos y el cáncer de pulmón en el Congreso que tienen lugar en habitaciones llenas de humo. (Me hace pensar sobre qué se sirve en los bufet de desayuno en las reuniones del Comité de Directrices Alimentarias en estos días.)

Hablé anteriormente de un famoso estadístico con el nombre de Ronald Fisher, que despotricaba sobre lo que él llamaba “propaganda … para convencer al público de que fumar cigarrillos era peligroso”. “… Fisher aportó invaluables contribuciones al campo de la estadística”, pero “su análisis de … el cáncer de pulmón y fumar fue defectuoso por la falta de voluntad para examinar todo el cuerpo de evidencia disponible”. Su cortina de humo pudo deberse a ser un “consultor pagado por la industria del tabaco”, pero también porque “él mismo era un fumador”. “Parte de su resistencia a ver la asociación pudo haber estado arraigada en su propia afición por fumar”—lo que hace que me pregunte acerca de algunos de los alimentos a los que los investigadores en el campo de la nutrición pueden ser aficionados hasta el día de hoy.

Siempre me parece irónico cuando investigadores vegetarianos se presentan y enumeran su dieta como un posible conflicto de intereses, mientras que ni una sola vez en los 70000 artículos en la literatura médica sobre carne he visto a un investigador revelar sus hábitos no vegetarianos—porque es normal.

Al igual que fumar era normal. ¿Cómo podría algo tan normal ser malo? Y, no es como si fueras a morirte por fumar un cigarrillo, ¿verdad? El cáncer tarda décadas en desarrollarse. Puesto que, en ese momento, la mayoría de los médicos eran fumadores y no podían observar efectos dañinos inmediatos, eran reacios a aceptar incluso la posibilidad de tal relación, a pesar de la montaña de evidencia.

Puede que hayan tenido que transcurrir 25 años para que el informe de las Autoridades Sanitarias saliera a la luz, y aún más para que la medicina convencional lo aceptara pero, ahora, ya no hay anuncios que animen a la gente a que “inhale cuanto quiera”. Ahora hay anuncios del CDC (Centre for Disease Control – Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades), luchando para terminar con los cigarrillos.

Para los anuncios de comida, no tienes que volver al viejo “Carne … para la Defensa de la Salud”, o “Tocino Nutritivo”, o médicos que prescriben carne, o refrescos, para el caso. “¡Gracias a Dios!” “Trix es adictivo”. Sabes que las cosas andan mal cuando el consejo dietético más sensato lo daban los anuncios de cigarrillos.

En la actualidad, puedes ver hot dogs certificados por la Asociación Estadounidense del Corazón. Y, de todos los alimentos, ¿cuál fue el primero en obtener el sello de “Los Niños Comen Bien” de la Academia de Nutrición y Dietética? ¿Una manzana? ¿Brócoli, tal vez? No; un producto de queso procesado de la marca Kraft.

Ahora bien, al igual que en los años treinta, cuarenta y cincuenta había gente en la vanguardia tratando de salvar vidas, hoy hay quienes le dan la vuelta a anuncios sobre lo que puedes preparar con la carne del trasero de un cerdo para mostrar lo que la carne de cerdo puede hacerle a tu trasero. La campaña “La carne es el nuevo tabaco” del Physician’s Committee for Responsible Medicine (Comité de Médicos por una Medicina Responsable). Como el Dr. Barnard trató de explicar en un editorial publicado en la American Medical Association Journal of Ethics (Diario Ético de la Asociación Médica Estadounidence), “las dietas basadas en plantas [se pueden considerar ahora] el equivalente nutricional a dejar de fumar”.

Aunque, ¿cuántas personas tienen que seguir muriendo para que el CDC anime a la gente a no “esperar a una cirugía de corazón abierto” para comer sano, también?

Pero, al igual que no tenemos que esperar hasta que nuestro médico deje de fumar para dejar de fumar nosotros, no tenemos que esperar hasta que nuestro médico vaya a tomar lecciones de nutrición, o hasta que mejore su propia dieta, antes de optar por comer más sano. Los médicos ya no tienen un monopolio profesional sobre la información concerniente a la salud.

Ha habido una democratización del conocimiento. Y así, hasta que el sistema cambie, tenemos que asumir responsabilidad personal por nuestra propia salud; por la salud de nuestra familia. No podemos esperar de nuevo hasta que la sociedad evolucione hasta alcanzar el nivel de la ciencia, porque es una cuestión de vida o muerte.

El Dr. Kim Allan Williams es ahora presidente del American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología). Le preguntaron por qué sigue su propio consejo acerca de comer una dieta a base en plantas. “No me importa morir,” respondió el doctor Williams. “Simplemente no quiero que sea por mi propia culpa.”

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Ana Esquivel y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de imagen: Meditations a través de pixabay. La imagen ha sido modificada.

Nota del Doctor

Este es un concepto tan poderoso que he tenido que abordarlo desde diferentes ángulos. Para más información al respecto, ver  Ser responsable de tu propia saludCómo fumar en 1956 es como comer en el 2017. Aunque, ¿son los efectos de fumar comparables a la alimentación, en el ámbito de la salud ? Ver La proteína animal comparada con fumar cigarrillos.

La industria alimentaria ciertamente utiliza las mismas tácticas de desinformación para intentar confundir a los consumidores. Por ejemplo:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo clic aquí.

 

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This