Alimentación basada en evidencia

Alimentación basada en evidencia
4 (80%) 2 votes

Se tuvieron que realizar más de 7000 estudios y tuvieron que morir una infinidad de fumadores antes que de que las autoridades sanitarias lanzaran su primer informe en contra del tabaco. Hoy en día existe otra montaña de evidencia a favor de una alimentación más saludable, pero la mayor parte de la sociedad aún tiene que ponerse al día sobre la ciencia.

Comenta
Comparte

En las décadas de los 40 y los 50, la American Medical Association no solo decía que “fumar con moderación” no era un problema, sino que, en general, hasta podría ser beneficioso. Después de todo, la mayoría de los médicos fumaban, así que tan malo no podía ser. Si uno de los principales grupos médicos del país tenía esa postura, ¿a quién se podía recurrir si uno quería datos concretos?

Según una publicidad de una compañía de tabaco: “¡La ciencia ofrece nueva información que podría cambiar por completo la idea que tienes sobre los cigarrillos!”. ¿Qué nos dice esa nueva información? “Estaba demasiado cansada para salir a divertirse… hasta que fumó un Camel” (puedes ver las publicidades, que son difíciles de creer, a partir del minuto 0:29 de mi video Alimentación basada en evidencia. En otra publicidad, la leyenda del béisbol Babe Ruth nos dice: “¡Ahora! ¡La medicina nos ofrece evidencia positiva!” de que la marca que él promocionaba era la más segura para fumar de entre todas las marcas principales de cigarrillos; al menos eso decía antes, cuando todavía podía hablar, antes de morir de cáncer de garganta.

Ahora bien, parte de la evidencia científica logró filtrarse, lo que provocó un descenso de un promedio de 11 a 10 cigarrillos por día por persona, como puedes ver en el minuto 0:50 de mi video. Sin embargo, los que se asustaron por los posibles daños a la salud siempre podían elegir “¡el cigarrillo que te quita el MIEDO a fumar!”. Y, es más, ¿por qué no elegir el cigarrillo “que más protege tu salud”?

Si hubiera existido un sitio web llamado SmokingFacts.org en la época de esas publicidades, tan escandalosas como las afirmaciones que hacían —un sitio web que ofreciera información científica al público de manera directa, y que esquivara los filtros institucionales corruptibles desde lo comercial—, hubiera presentado un estudio que la Iglesia Adventista del Séptimo Día de California hizo en 1985, que demostraba que los no fumadores pueden tener al menos un 90% menos cáncer de pulmón que los fumadores. Siempre habrá “disidentes” cuando lo que está en juego es todo ese dinero y los hábitos personales. Sin embargo, dada la seriedad de estas enfermedades y toda la evidencia, no deberíamos esperar para implementar medidas de prevención.

Supongamos que eres fumador, en la década de los 50, y estás al tanto de la evidencia científica sobre lo que implica fumar. Te das cuenta de que la mejor evidencia disponible sugiere que tu hábito de fumar quizás no te haga bien. Entonces, ¿qué haces? ¿Cambias tus hábitos, o esperas? Si esperas hasta que tu médico te diga, entre pitadas, que debes dejarlo, a esa altura ya podrías tener cáncer. Si esperas hasta que las autoridades lo reconozcan de manera oficial, como hizo el Surgeon General de Estados Unidos en la década siguiente, para esa época ya podrías estar muerto.

Llevó más de 7 000 estudios y la muerte de incontables fumadores antes de que, en la década de los 60, se emitiera al fin el primer informe del Surgeon General en contra de fumar. ¿No te parece que, después de los primeros 6 000 estudios podrían haber advertido al público? Uno se pregunta cómo puede ser que, hoy en día, tanta gente tenga sin necesidad enfermedades causadas por la dieta.

Avancemos 55 años, hasta un nuevo estudio de los adventistas de California que advertía al público estadounidense sobre los riesgos de otra cosa que se podrían estar llevando a la boca: “Las dietas vegetarianas están asociadas a índices menores de mortalidad, cualquiera sea la causa”. Y no es un solo estudio. De acuerdo con una revisión reciente, el total de la evidencia sugiere que los índices de mortalidad por todas las causas combinadas, incluidas muchas de las enfermedades más temidas, eran mucho más bajos en quienes tenían dietas basadas mayormente en plantas. Además, “comparada con la de los omnívoros, la incidencia de cáncer y diabetes tipo 2 también era mucho más baja en los vegetarianos”.

Entonces, al igual que hacía un fumador en los Estados Unidos de los años 50, imagina que tú o alguien que conoces está siguiendo los hábitos alimenticios de los estadounidenses hoy en día. Si tienes acceso a lo que dice la ciencia, te das cuenta de que la mejor evidencia disponible sugiere que tus hábitos alimenticios quizás no sean buenos para ti. Entonces, ¿qué haces? ¿Cambias tus hábitos alimenticios, o esperas? Si esperas a que tu médico te diga, entre bocados, que cambies tu dieta, podría ser muy tarde.

De la misma manera en que la mayoría de los médicos fumaba en aquella época y no les decía a sus pacientes que cambiaran, a pesar de la cantidad abrumadora de evidencia publicada durante décadas, la mayoría de los médicos hoy en día siguen comiendo alimentos que contribuyen a la epidemia de enfermedades a causa de la dieta.

Esto es una aproximación al contenido de audio del vídeo. Para ver los gráficos, imágenes y citas a las que el Dr. Greger puede estar refiriéndose, ver el vídeo arriba. Traducción y edición de Rosana Battagliotti.

Por favor, considera ofrecerte voluntario para ayudar a la web.

Imagen gracias a Comfreak a través de pixabay. La imagen ha sido modificada.

En las décadas de los 40 y los 50, la American Medical Association no solo decía que “fumar con moderación” no era un problema, sino que, en general, hasta podría ser beneficioso. Después de todo, la mayoría de los médicos fumaban, así que tan malo no podía ser. Si uno de los principales grupos médicos del país tenía esa postura, ¿a quién se podía recurrir si uno quería datos concretos?

Según una publicidad de una compañía de tabaco: “¡La ciencia ofrece nueva información que podría cambiar por completo la idea que tienes sobre los cigarrillos!”. ¿Qué nos dice esa nueva información? “Estaba demasiado cansada para salir a divertirse… hasta que fumó un Camel” (puedes ver las publicidades, que son difíciles de creer, a partir del minuto 0:29 de mi video Alimentación basada en evidencia. En otra publicidad, la leyenda del béisbol Babe Ruth nos dice: “¡Ahora! ¡La medicina nos ofrece evidencia positiva!” de que la marca que él promocionaba era la más segura para fumar de entre todas las marcas principales de cigarrillos; al menos eso decía antes, cuando todavía podía hablar, antes de morir de cáncer de garganta.

Ahora bien, parte de la evidencia científica logró filtrarse, lo que provocó un descenso de un promedio de 11 a 10 cigarrillos por día por persona, como puedes ver en el minuto 0:50 de mi video. Sin embargo, los que se asustaron por los posibles daños a la salud siempre podían elegir “¡el cigarrillo que te quita el MIEDO a fumar!”. Y, es más, ¿por qué no elegir el cigarrillo “que más protege tu salud”?

Si hubiera existido un sitio web llamado SmokingFacts.org en la época de esas publicidades, tan escandalosas como las afirmaciones que hacían —un sitio web que ofreciera información científica al público de manera directa, y que esquivara los filtros institucionales corruptibles desde lo comercial—, hubiera presentado un estudio que la Iglesia Adventista del Séptimo Día de California hizo en 1985, que demostraba que los no fumadores pueden tener al menos un 90% menos cáncer de pulmón que los fumadores. Siempre habrá “disidentes” cuando lo que está en juego es todo ese dinero y los hábitos personales. Sin embargo, dada la seriedad de estas enfermedades y toda la evidencia, no deberíamos esperar para implementar medidas de prevención.

Supongamos que eres fumador, en la década de los 50, y estás al tanto de la evidencia científica sobre lo que implica fumar. Te das cuenta de que la mejor evidencia disponible sugiere que tu hábito de fumar quizás no te haga bien. Entonces, ¿qué haces? ¿Cambias tus hábitos, o esperas? Si esperas hasta que tu médico te diga, entre pitadas, que debes dejarlo, a esa altura ya podrías tener cáncer. Si esperas hasta que las autoridades lo reconozcan de manera oficial, como hizo el Surgeon General de Estados Unidos en la década siguiente, para esa época ya podrías estar muerto.

Llevó más de 7 000 estudios y la muerte de incontables fumadores antes de que, en la década de los 60, se emitiera al fin el primer informe del Surgeon General en contra de fumar. ¿No te parece que, después de los primeros 6 000 estudios podrían haber advertido al público? Uno se pregunta cómo puede ser que, hoy en día, tanta gente tenga sin necesidad enfermedades causadas por la dieta.

Avancemos 55 años, hasta un nuevo estudio de los adventistas de California que advertía al público estadounidense sobre los riesgos de otra cosa que se podrían estar llevando a la boca: “Las dietas vegetarianas están asociadas a índices menores de mortalidad, cualquiera sea la causa”. Y no es un solo estudio. De acuerdo con una revisión reciente, el total de la evidencia sugiere que los índices de mortalidad por todas las causas combinadas, incluidas muchas de las enfermedades más temidas, eran mucho más bajos en quienes tenían dietas basadas mayormente en plantas. Además, “comparada con la de los omnívoros, la incidencia de cáncer y diabetes tipo 2 también era mucho más baja en los vegetarianos”.

Entonces, al igual que hacía un fumador en los Estados Unidos de los años 50, imagina que tú o alguien que conoces está siguiendo los hábitos alimenticios de los estadounidenses hoy en día. Si tienes acceso a lo que dice la ciencia, te das cuenta de que la mejor evidencia disponible sugiere que tus hábitos alimenticios quizás no sean buenos para ti. Entonces, ¿qué haces? ¿Cambias tus hábitos alimenticios, o esperas? Si esperas a que tu médico te diga, entre bocados, que cambies tu dieta, podría ser muy tarde.

De la misma manera en que la mayoría de los médicos fumaba en aquella época y no les decía a sus pacientes que cambiaran, a pesar de la cantidad abrumadora de evidencia publicada durante décadas, la mayoría de los médicos hoy en día siguen comiendo alimentos que contribuyen a la epidemia de enfermedades a causa de la dieta.

Esto es una aproximación al contenido de audio del vídeo. Para ver los gráficos, imágenes y citas a las que el Dr. Greger puede estar refiriéndose, ver el vídeo arriba. Traducción y edición de Rosana Battagliotti.

Por favor, considera ofrecerte voluntario para ayudar a la web.

Imagen gracias a Comfreak a través de pixabay. La imagen ha sido modificada.

Nota del Doctor

Si quieres saber más sobre este tema, tengo una serie de videos que comparan la industria alimentaria con la tabacalera:
 

Si todavía no lo has hecho, puedes suscribirte gratuitamente a mis vídeos haciendo clic aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This