17 videos

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Nos exponemos a toxinas de forma constante. Están en el aire, el agua, el suelo y la comida. Además de dejar de fumar y minimizar el consumo de productos que están arriba en la cadena alimentaria, ¿de qué otra forma podemos protegernos contra los contaminantes?
El cuerpo tiene enzimas que funcionan como desintoxicantes naturales, que se encuentran en el hígado y recubren las vías respiratorias. Una de las formas en que podemos impulsar su actividad es aumentando el consumo de vegetales crucíferos (se sabe que son estimulantes potentes de las enzimas desintoxicantes). También se recomienda aumentar el consumo de fibra, que solo se encuentra en alimentos de origen vegetal. La fibra se une a las toxinas, como el plomo y el mercurio, y se las lleva con ella fuera del organismo. Está demostrado que los fitatos, los compuestos naturales de las semillas de las plantas (es decir, de todos los granos naturales, legumbres, frutos secos y semillas), desintoxican el exceso de hierro en el organismo, que podría generar un tipo de radical libre particularmente peligroso.
Disminuir la exposición a las toxinas y aumentar la efectividad de las enzimas desintoxicantes del cuerpo es beneficioso para todas las personas, sin embargo, puede ser especialmente importante para las mujeres, ya que ellas podrían pasar sus contaminantes acumulados a sus hijos a través de la placenta o al amamantar. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la mayoría de las mujeres en Estados Unidos tienen el cuerpo contaminado con metales pesados, bifenilos policlorados (BPC) y pesticidas prohibidos. Se descubrió que las mujeres embarazadas albergaban, en promedio, hasta 50 químicos diferentes, y quienes investigaban encontraron residuos de DDT detectables en el 95 % de las muestras de cordones umbilicales de mujeres que habían dado a luz recientemente… Y esto es décadas después de que se haya prohibido ese químico. ¿Qué productos parecen contener la mayor cantidad de metales pesados y otros contaminantes? En niños en edad preescolar, la principal fuente de arsénico detectada fue la carne de ave. En el caso de los padres, fue el atún. ¿La principal fuente de plomo? Los lácteos. ¿De mercurio? Los mariscos.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Todos los videos de: Desintoxicación

Pin It en Pinterest