¿Cuál es la manera más segura de acelerar el metabolismo?

¿Cuál es la manera más segura de acelerar el metabolismo?
5 (100%) 2 votes

Al beber dos tazas de agua puedes obtener un aumento de la hormona suprarrenal noradrenalina en tu torrente sanguíneo, como si acabaras de fumar unos cigarrillos o tomar unas tazas de café.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Julia Pozuelo voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La hormona de la médula adrenal noradrenalina aumenta en un 60 % minutos después de beber dos vasos de agua. Así que, ¿podríamos obtener los beneficios adelgazantes de medicamentos que liberan noradrenalina, como la efedra, sin exponernos a sus riesgos? No lo sabes hasta que lo pones a prueba. Los resultados se publicaron en el Journal of the Endocrine Society y se describieron como “singularmente espectaculares”. Beber dos vasos de agua aumentó la tasa metabólica de hombres y mujeres en un 30 %. El aumento empezó a los 10 minutos y alcanzó el máximo en una hora. En los 90 minutos posteriores a beber un vaso grande de agua, los participantes del estudio quemaron unas 25 calorías extra. Hazlo cuatro veces al día y quemarás 100 calorías extra, ¡más que con la efedra! Perderás más calorías bebiendo agua que tomando tres dosis diarias adelgazantes de la sustancia prohibida, la efedrina (el principio activo de la efedra). ¡Y estamos hablando de agua del grifo, natural, barata, segura y legal!

Si utilizamos la Norma de las 10 Calorías que ya he explicado, a no ser que lo compensemos de alguna forma comiendo más o moviéndonos menos, al beber esa cantidad de agua podríamos perder 4,5 kilos con el tiempo. “Esencialmente”, concluyó un equipo de investigación, “beber agua aporta calorías negativas”.

Se descubrió un efecto similar en niños con sobrepeso y obesidad. Beber dos vasos de agua condujo a un aumento del 25 % en la tasa metabólica en 24 minutos que duró por lo menos 66 minutos hasta el final del experimento. Así que seguir el consumo de agua diario recomendado (unos 7 vasos para niños de entre 4 y 8 años y, entre los 9 y los 13, 8 vasos para las niñas y 10 para los niños) podría aportar más beneficios que la mera hidratación.

Pero no todos los equipos de investigación replicaron estos hallazgos. Otros solo encontraron un aumento del 10 al 20 %, del 5 % o ninguno. Se podría decir que fue un jarro de agua fría para la investigación. Pero lo que nos preocupa es la pérdida de peso. No se puede juzgar antes de probar. Lancémonos a la piscina, ¿no?

Algunos investigadores sugieren que “el aumento de la tasa metabólica con el consumo de agua podría aplicarse sistemáticamente para evitar ganar peso…”. Toda una solución segura, simple y sin efectos secundarios. Y además, gratis. Las empresas farmacéuticas gastan miles de millones en sacar medicamentos al mercado. Seguro que se puede destinar parte de ese dinero a investigar algo que, como mínimo, no hace daño. Pero ese es el problema. El agua es una “intervención sin coste”.

Hay estudios observacionales que sugieren que quienes beben, por ejemplo, cuatro o más vasos de agua al día parecen perder más peso, independientemente de otros factores de desviación como consumir menos refrescos o hacer más ejercicio. Pero no puedes saberlo hasta que lo pones a prueba.

Finalmente, en 2013 se publicó Efecto de la ‘Termogénesis inducida por el agua’ en el peso corporal, el índice de masa corporal y la composición corporal de los sujetos con sobrepeso. Se pidió a 50 chicas con sobrepeso (más bien mujeres, de entre 18 y 23 años) que bebieran dos vasos de agua adicionales a su consumo normal tres veces al día media hora antes de las comidas, sin cambiar su alimentación ni actividad física. En ocho semanas, perdieron una media de más de un kilo. ¿Qué pasó con el grupo de control? No había, lo que es un error garrafal en estudios de pérdida de peso debido al “efecto Hawthorne”: el hecho de saber que te observan y te pesan puede afectar sutilmente a tu comportamiento. Al fin y al cabo, solo hablamos de agua; no tiene desventajas, así que ¿por qué no probarlo? Pero estaría más seguro si hubiera estudios aleatorios y comprobados que realmente lo pusieran a prueba. Por suerte, los hay.

Cómo odio cuando el título arruina el suspenso. Los hombres y mujeres con obesidad y sobrepeso elegidos al azar que tomaron dos vasos de agua antes de cada comida perdieron en 12 semanas cerca de dos kilos más de grasa corporal que el grupo de control. Ambos grupos tenían la misma dieta restringida en calorías, pero el primero adelgazó un 44 % más rápido. En otro estudio aleatorizado similar se descubrió que una de cada cuatro personas del grupo del agua perdió más del 5 % de su peso, en comparación con solo una de cada 20 del otro grupo.

La diferencia promedio de pérdida de peso solo fue de poco más de un kilo, pero quienes dijeron haber seguido las pautas de beber tres veces al día bajaron 3,5 kilos más que quienes bebieron agua adicional solo una vez al día o menos. Esto es comparable con programas de adelgazamiento comerciales como Weight Watchers y lo único que tuvieron que hacer fue beber más agua.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Julia Pozuelo voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La hormona de la médula adrenal noradrenalina aumenta en un 60 % minutos después de beber dos vasos de agua. Así que, ¿podríamos obtener los beneficios adelgazantes de medicamentos que liberan noradrenalina, como la efedra, sin exponernos a sus riesgos? No lo sabes hasta que lo pones a prueba. Los resultados se publicaron en el Journal of the Endocrine Society y se describieron como “singularmente espectaculares”. Beber dos vasos de agua aumentó la tasa metabólica de hombres y mujeres en un 30 %. El aumento empezó a los 10 minutos y alcanzó el máximo en una hora. En los 90 minutos posteriores a beber un vaso grande de agua, los participantes del estudio quemaron unas 25 calorías extra. Hazlo cuatro veces al día y quemarás 100 calorías extra, ¡más que con la efedra! Perderás más calorías bebiendo agua que tomando tres dosis diarias adelgazantes de la sustancia prohibida, la efedrina (el principio activo de la efedra). ¡Y estamos hablando de agua del grifo, natural, barata, segura y legal!

Si utilizamos la Norma de las 10 Calorías que ya he explicado, a no ser que lo compensemos de alguna forma comiendo más o moviéndonos menos, al beber esa cantidad de agua podríamos perder 4,5 kilos con el tiempo. “Esencialmente”, concluyó un equipo de investigación, “beber agua aporta calorías negativas”.

Se descubrió un efecto similar en niños con sobrepeso y obesidad. Beber dos vasos de agua condujo a un aumento del 25 % en la tasa metabólica en 24 minutos que duró por lo menos 66 minutos hasta el final del experimento. Así que seguir el consumo de agua diario recomendado (unos 7 vasos para niños de entre 4 y 8 años y, entre los 9 y los 13, 8 vasos para las niñas y 10 para los niños) podría aportar más beneficios que la mera hidratación.

Pero no todos los equipos de investigación replicaron estos hallazgos. Otros solo encontraron un aumento del 10 al 20 %, del 5 % o ninguno. Se podría decir que fue un jarro de agua fría para la investigación. Pero lo que nos preocupa es la pérdida de peso. No se puede juzgar antes de probar. Lancémonos a la piscina, ¿no?

Algunos investigadores sugieren que “el aumento de la tasa metabólica con el consumo de agua podría aplicarse sistemáticamente para evitar ganar peso…”. Toda una solución segura, simple y sin efectos secundarios. Y además, gratis. Las empresas farmacéuticas gastan miles de millones en sacar medicamentos al mercado. Seguro que se puede destinar parte de ese dinero a investigar algo que, como mínimo, no hace daño. Pero ese es el problema. El agua es una “intervención sin coste”.

Hay estudios observacionales que sugieren que quienes beben, por ejemplo, cuatro o más vasos de agua al día parecen perder más peso, independientemente de otros factores de desviación como consumir menos refrescos o hacer más ejercicio. Pero no puedes saberlo hasta que lo pones a prueba.

Finalmente, en 2013 se publicó Efecto de la ‘Termogénesis inducida por el agua’ en el peso corporal, el índice de masa corporal y la composición corporal de los sujetos con sobrepeso. Se pidió a 50 chicas con sobrepeso (más bien mujeres, de entre 18 y 23 años) que bebieran dos vasos de agua adicionales a su consumo normal tres veces al día media hora antes de las comidas, sin cambiar su alimentación ni actividad física. En ocho semanas, perdieron una media de más de un kilo. ¿Qué pasó con el grupo de control? No había, lo que es un error garrafal en estudios de pérdida de peso debido al “efecto Hawthorne”: el hecho de saber que te observan y te pesan puede afectar sutilmente a tu comportamiento. Al fin y al cabo, solo hablamos de agua; no tiene desventajas, así que ¿por qué no probarlo? Pero estaría más seguro si hubiera estudios aleatorios y comprobados que realmente lo pusieran a prueba. Por suerte, los hay.

Cómo odio cuando el título arruina el suspenso. Los hombres y mujeres con obesidad y sobrepeso elegidos al azar que tomaron dos vasos de agua antes de cada comida perdieron en 12 semanas cerca de dos kilos más de grasa corporal que el grupo de control. Ambos grupos tenían la misma dieta restringida en calorías, pero el primero adelgazó un 44 % más rápido. En otro estudio aleatorizado similar se descubrió que una de cada cuatro personas del grupo del agua perdió más del 5 % de su peso, en comparación con solo una de cada 20 del otro grupo.

La diferencia promedio de pérdida de peso solo fue de poco más de un kilo, pero quienes dijeron haber seguido las pautas de beber tres veces al día bajaron 3,5 kilos más que quienes bebieron agua adicional solo una vez al día o menos. Esto es comparable con programas de adelgazamiento comerciales como Weight Watchers y lo único que tuvieron que hacer fue beber más agua.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

El video del que te hablé es El nuevo principio de las calorías por kilo para la pérdida de peso.

Si te perdiste el primer video velo aquí: El efecto de beber agua para las hormonas suprarrenales y la pérdida de peso.

El siguiente será Optimizar el consumo de agua para perder peso.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This