¿Es seguro y efectivo el procedimiento con balón intragástrico para la pérdida de peso?

5/5 - (3 votes)

Ensayos con cirugías falsas nos muestran que algunas de las cirugías más famosas, como las del balón intragástrico, son un engaño.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Los “balones intragástricos” llegaron con mucha fanfarria en los 80, balones que se podrían colocar en el estómago e inflarlos con aire o agua para llenar gran parte del espacio. Se suelen comercializar equipos quirúrgicos antes de que haya pruebas válidas de seguridad y eficacia, y los balones no fueron una excepción.

La “burbuja gástrica” tuvo su auge cuando un estudio en la Clínica Mayo reveló que 8 de cada 10 balones se desinflaron (lo que es un peligro en potencia ya que podrían pasar a los intestinos y causar una obstrucción), pero no antes de causar erosiones gástricas en la mitad de los pacientes y dañar la mucosa estomacal. La sorpresa fue que la inducción de la pérdida de peso no funcionó. Al final, se sacó del mercado, pero ahora, los balones regresaron.

Luego de 33 años, la FDA empezó a aprobar muchísimos balones intragástricos en 2015, que resultaron en la colocación de más de 5000. Entonces, se aprobó la Ley Sunshine, que obligaba a las empresas farmacéuticas y a la industria de equipos médicos y quirúrgicos a revelar los pagos que hacían a los médicos para que salieran a la luz los incentivos de la industria. Ahora, casi todos saben sobre los lazos financieros amigables que hay entre médicos y grandes farmacéuticas, pero pocos se dan cuenta de que los cirujanos pueden recibir pagos de las empresas por los equipos que usan. Los 100 mayores receptores de pagos de la industria recibieron unos increíbles 12 millones de dólares de empresas de equipos en solo un año. Pero, resulta muy llamativo que cuando publicaron artículos, solo una minoría reveló el conflicto de intereses flagrante.

El beneficio de los balones sobre otras cirugías bariátricas es que son reversibles, pero eso no significa que sean benignos. La FDA ha publicado una serie de avisos sobre los riesgos que incluyen la muerte de los pacientes. Espera. ¿Cómo podría alguien sufrir una perforación del estómago con un objeto redondeado y liso? Al hacer que el paciente vomite tanto que se les rompe el estómago y mueren. De esa forma. Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios muy comunes, que afectan a casi todos los que se colocaron balones. Es probable que los vómitos persistentes también expliquen los casos de deficiencias nutricionales mortales después de la colocación del balón.

Ciertas complicaciones, como la obstrucción intestinal, se deben al desinflado del balón, pero otras, curiosamente, se deben a que los balones, de pronto, se inflan demasiado, lo que causa dolor, vómitos y distensión abdominal. Esto se notó por primera vez en los implantes mamarios, como se documenta en informes como “El fenómeno del implante mamario que se infla solo espontáneamente”. De la nada, los implantes comienzan a crecer, y aumentan el volumen de las mamas en un promedio de más del 50 por ciento. Una reseña detalló que “aún se trata de un fenómeno poco conocido y mal entendido”. (Curiosamente, los implantes mamarios se usaron como algunos de los primeros balones extragástricos experimentales fallidos).

Pero, como todo en las decisiones médicas se trata de riesgos frente a beneficios. Los ensayos de la industria muestran descensos de peso, pero es difícil separar el efecto del balón de la dieta supervisada que siguen y de los cambios en el estilo de vida recetados junto con ellos en los estudios. En los ensayos con fármacos, aleatorizas gente para que tomen píldoras de azúcar, pero ¿cómo quitas el efecto placebo de someterse a un procedimiento? Realiza una cirugía simulada.

El New England Journal of Medicine publicó un aventurado estudio en 2002. La cirugía ortopédica más común, la cirugía artroscópica de la rodilla, se puso a prueba. Se gasta muchísimo dinero en pegar endoscopios en las rodillas y quitar el tejido dañado en la osteoartritis y lesiones de rodilla, pero, en realidad ¿funciona? Se aleatorizó gente con dolor de rodilla para someterlas a la cirugía real frente a una cirugía simulada en la que les hicieron un corte en las rodillas y fingieron hacer el procedimiento, y lo terminaron con solución salina, pero nunca hicieron nada dentro de la articulación. 

El ensayo causó un alboroto. ¿Cómo puedes aleatorizar a la gente para que se sometan a una cirugía falsa? Las asociaciones médicas profesionales cuestionaron la ética de los cirujanos y también la cordura de los pacientes que aceptaron ser parte del ensayo. Pero ¿adivina…qué…sucedió? Los pacientes quirúrgicos mejoraron, pero también los pacientes con placebo. Las cirugías no tuvieron ningún efecto real. La cirugía de hombro del manguito rotador sufre la misma crisis de confianza. 

Cuando los balones se pusieron a prueba, los ensayos simulados controlados muestran que ni los equipos antiguos ni los nuevos ofrecen beneficios para bajar de peso. Aun cuando funcionan, la pérdida de peso sería temporaria porque los balones solo pueden quedar en el interior por seis meses (momento en el que el riesgo de deflación es demasiado grande). ¿Por qué no se puede seguir poniendo otros nuevos? Eso se probó y no logró mejorar los resultados de peso a largo plazo. Un ensayo simulado controlado reveló que los efectos del balón sobre el apetito y la saciedad desaparecerían con el tiempo, tal vez a medida que el cuerpo se acostumbra a la nueva normalidad.

Los ensayos de cirugía simulada nos demostraron que algunas de las cirugías más populares son en sí mismas simuladas. A los médicos les gusta enorgullecerse de ser hombres y mujeres de la ciencia. Por ejemplo, nos apoyamos con razón en contra del movimiento antivacuna. A muchos médicos nos ha preocupado la tendencia política de la gente a “elegir sus propios hechos”. Pero cuando leí que ciertas cirugías aún populares no solo son inútiles, sino que empeorarían las cosas (por ejemplo, al aumentar el riesgo de un avance hacia un reemplazo total de rodilla), no puedo evitar pensar que apenas somos inmunes a nuestras propias versiones de noticias falsas y hechos alternativos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Los “balones intragástricos” llegaron con mucha fanfarria en los 80, balones que se podrían colocar en el estómago e inflarlos con aire o agua para llenar gran parte del espacio. Se suelen comercializar equipos quirúrgicos antes de que haya pruebas válidas de seguridad y eficacia, y los balones no fueron una excepción.

La “burbuja gástrica” tuvo su auge cuando un estudio en la Clínica Mayo reveló que 8 de cada 10 balones se desinflaron (lo que es un peligro en potencia ya que podrían pasar a los intestinos y causar una obstrucción), pero no antes de causar erosiones gástricas en la mitad de los pacientes y dañar la mucosa estomacal. La sorpresa fue que la inducción de la pérdida de peso no funcionó. Al final, se sacó del mercado, pero ahora, los balones regresaron.

Luego de 33 años, la FDA empezó a aprobar muchísimos balones intragástricos en 2015, que resultaron en la colocación de más de 5000. Entonces, se aprobó la Ley Sunshine, que obligaba a las empresas farmacéuticas y a la industria de equipos médicos y quirúrgicos a revelar los pagos que hacían a los médicos para que salieran a la luz los incentivos de la industria. Ahora, casi todos saben sobre los lazos financieros amigables que hay entre médicos y grandes farmacéuticas, pero pocos se dan cuenta de que los cirujanos pueden recibir pagos de las empresas por los equipos que usan. Los 100 mayores receptores de pagos de la industria recibieron unos increíbles 12 millones de dólares de empresas de equipos en solo un año. Pero, resulta muy llamativo que cuando publicaron artículos, solo una minoría reveló el conflicto de intereses flagrante.

El beneficio de los balones sobre otras cirugías bariátricas es que son reversibles, pero eso no significa que sean benignos. La FDA ha publicado una serie de avisos sobre los riesgos que incluyen la muerte de los pacientes. Espera. ¿Cómo podría alguien sufrir una perforación del estómago con un objeto redondeado y liso? Al hacer que el paciente vomite tanto que se les rompe el estómago y mueren. De esa forma. Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios muy comunes, que afectan a casi todos los que se colocaron balones. Es probable que los vómitos persistentes también expliquen los casos de deficiencias nutricionales mortales después de la colocación del balón.

Ciertas complicaciones, como la obstrucción intestinal, se deben al desinflado del balón, pero otras, curiosamente, se deben a que los balones, de pronto, se inflan demasiado, lo que causa dolor, vómitos y distensión abdominal. Esto se notó por primera vez en los implantes mamarios, como se documenta en informes como “El fenómeno del implante mamario que se infla solo espontáneamente”. De la nada, los implantes comienzan a crecer, y aumentan el volumen de las mamas en un promedio de más del 50 por ciento. Una reseña detalló que “aún se trata de un fenómeno poco conocido y mal entendido”. (Curiosamente, los implantes mamarios se usaron como algunos de los primeros balones extragástricos experimentales fallidos).

Pero, como todo en las decisiones médicas se trata de riesgos frente a beneficios. Los ensayos de la industria muestran descensos de peso, pero es difícil separar el efecto del balón de la dieta supervisada que siguen y de los cambios en el estilo de vida recetados junto con ellos en los estudios. En los ensayos con fármacos, aleatorizas gente para que tomen píldoras de azúcar, pero ¿cómo quitas el efecto placebo de someterse a un procedimiento? Realiza una cirugía simulada.

El New England Journal of Medicine publicó un aventurado estudio en 2002. La cirugía ortopédica más común, la cirugía artroscópica de la rodilla, se puso a prueba. Se gasta muchísimo dinero en pegar endoscopios en las rodillas y quitar el tejido dañado en la osteoartritis y lesiones de rodilla, pero, en realidad ¿funciona? Se aleatorizó gente con dolor de rodilla para someterlas a la cirugía real frente a una cirugía simulada en la que les hicieron un corte en las rodillas y fingieron hacer el procedimiento, y lo terminaron con solución salina, pero nunca hicieron nada dentro de la articulación. 

El ensayo causó un alboroto. ¿Cómo puedes aleatorizar a la gente para que se sometan a una cirugía falsa? Las asociaciones médicas profesionales cuestionaron la ética de los cirujanos y también la cordura de los pacientes que aceptaron ser parte del ensayo. Pero ¿adivina…qué…sucedió? Los pacientes quirúrgicos mejoraron, pero también los pacientes con placebo. Las cirugías no tuvieron ningún efecto real. La cirugía de hombro del manguito rotador sufre la misma crisis de confianza. 

Cuando los balones se pusieron a prueba, los ensayos simulados controlados muestran que ni los equipos antiguos ni los nuevos ofrecen beneficios para bajar de peso. Aun cuando funcionan, la pérdida de peso sería temporaria porque los balones solo pueden quedar en el interior por seis meses (momento en el que el riesgo de deflación es demasiado grande). ¿Por qué no se puede seguir poniendo otros nuevos? Eso se probó y no logró mejorar los resultados de peso a largo plazo. Un ensayo simulado controlado reveló que los efectos del balón sobre el apetito y la saciedad desaparecerían con el tiempo, tal vez a medida que el cuerpo se acostumbra a la nueva normalidad.

Los ensayos de cirugía simulada nos demostraron que algunas de las cirugías más populares son en sí mismas simuladas. A los médicos les gusta enorgullecerse de ser hombres y mujeres de la ciencia. Por ejemplo, nos apoyamos con razón en contra del movimiento antivacuna. A muchos médicos nos ha preocupado la tendencia política de la gente a “elegir sus propios hechos”. Pero cuando leí que ciertas cirugías aún populares no solo son inútiles, sino que empeorarían las cosas (por ejemplo, al aumentar el riesgo de un avance hacia un reemplazo total de rodilla), no puedo evitar pensar que apenas somos inmunes a nuestras propias versiones de noticias falsas y hechos alternativos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

El siguiente video de esta serie de dos partes es Dispositivos extremos para la pérdida de peso

¿Viste mi serie sobre cirugía bariátrica? Si no lo hiciste, echa un vistazo a: 

Mi libro Comer para no engordar se enfoca con exclusividad en la pérdida sostenible del peso. Consigue tu copia en tu librería local o en línea. Todas las ganancias de mis libros se donan a la caridad.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This