Flashback Friday: Aplicación tópica de la miel para las aftas

Flashback Friday: Aplicación tópica de la miel para las aftas
5 (100%) 2 votes

¿Qué funciona mejor para las úlceras? La miel aplicada con un algodoncillo tres veces al día después de las comidas se comparó contra una crema para el dolor y una prescripción de crema esteroidea.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Macarena Troscé voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Hemos sufrido el dolor de las úlceras aftosas (o “aftas”) por miles de años. Son la lesión más común en el revestimiento de la boca, tal vez nombradas por el mismo Hipócrates. Pero ¿qué fue lo que prescribió Hipócrates para tratarlas? Bueno, él era un gran fanático de la miel, y la usaba para curar heridas en un muchas partes del cuerpo. Aunque no fue el primero. Los egipcios le llevaban unos cuantos milenios de ventaja. La antigua civilización china también usaba la miel, por lo que podría ser el tratamiento para las heridas más antiguo conocido por la humanidad. ¿Qué tal una actualización de algunos miles de años?

Evidentemente, la miel se ha usado con éxito para tratar distintas heridas, como las úlceras crónicas. La evidencia parece ser más fuerte para las quemaduras. Pero ¿comparada con qué? ¿Comparada con una cáscara de papa hervida? No es broma. Al parecer, la miel funciona dos veces mejor que las cáscaras de papa hervida, tal vez por un efecto antibacterial, mientras que las cáscaras de papa solo parecen ser útiles para cubrir la herida y mantenerla fría. Como si se le pusiera encima la piel de un cadáver. ¡Ay, no! Mejor nos quedamos con las papas. Pero ¿qué otra cosa se puede hacer en un país con recursos limitados?

Como aquí tenemos antibióticos para combatir las infecciones, la calidad de la curación suele medirse de acuerdo al aspecto estético de la cicatriz resultante. En este estudio, se cubrió la mitad de la cicatriz quirúrgica de un grupo de pacientes de cirugía plástica con apósitos convencionales y la otra mitad de la misma cicatriz con un apósitos de miel. Las mitades de las cicatrices cubiertas con miel fueron aproximadamente un tercio más estrechas que las mitades con apósitos convencionales, lo que sugiere un mejor proceso de curación.

Excelente. Pero ¿qué pasa con las aftas? En este otro estudio se reportan 19 casos que comenzaron con dolor intenso, pero evidentemente, un día, después de frotar la miel en la herida, el dolor se redujo drásticamente. De hecho, las aftas desaparecieron en el 92% de los pacientes y, en la mayoría de los casos, las úlceras se desvanecieron completamente al tercer o cuarto día. Sin embargo, el estudio no tenía un grupo de control. Tal vez los participantes hubieran mejorado de igual manera sin la miel o tal vez hubo un efecto placebo.

La medicina moderna ha dejado de usar la miel como agente terapéutico porque las pruebas eran debatibles (eran básicamente una serie de anécdotas publicadas). Pero se podría argumentar que nunca ha habido ningún efecto secundario significativo asociado con la aplicación tópica de la miel; así que, ¿qué se puede perder? Yo simpatizo con esa lógica, pero realmente quisiera verlo puesto a prueba. No había buenos estudios al respecto, hasta que se hizo este. Un estudio clínico aleatorizado controlado por placebo: miel probada directamente en comparación con un gel de esteroides para el tratamiento de las aftas.

Hay todo tipo de cosas que pueden prescribir los médicos para tratar aftas bucales, agentes tópicos como esteroides y antibióticos, medicamentos sistémicos, incluso terapia láser. Pero ¿por qué no buscar primero el agente menos tóxico? Tal vez no sea el más rentable, pero ¿por qué no empezar con el más seguro?

Los investigadores del estudio asignaron a los participantes con aftas al azar en uno de tres grupos, donde se aplicaba directamente sobre el afta (con un hisopo tres veces al día después de comer) una pasta calmante del dolor sin prescripción médica, una crema de esteroides prescrita por un médico o simplemente miel comercial. Esto fue lo que pasó. Aquí están las puntuaciones de dolor. Con la pasta sin prescripción, el dolor se redujo a la mitad para el cuarto día y desapareció por completo al octavo. Con los esteroides recetados, se redujo mitad en solo 2 días y desapareció en 4. ¿Qué pasó con el grupo de la miel? ¿Recuerdan esa serie de casos que reportaron un alivio total del dolor en un solo día? Bueno, se puso a prueba y… alivio total del dolor en un día. ¡Qué locura!. Sentir dolor por toda una semana o por un solo día, y la miel es casi 500 veces más barata.

¿Qué pasa con el tamaño de las úlceras? En su mayoría desaparecieron en 8 días, 7 días o… 3 días. Y, se habían reducido a la mitad en solo un día, en lugar de 3 o 4 días. Aquí hay un antes y un después. Día 1: la úlcera es enorme, pero coloca un poco de miel 3 veces al día, y desaparece al tercer día.

Por lo tanto, la miel acelera significativamente la curación y reduce el dolor, todo sin efectos secundarios sistémicos (o efectos secundarios locales para el caso), mientras que los antibióticos tópicos que a veces se utilizan pueden tener distintos efectos secundarios. Y lo bueno de la miel es que no promueve el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

Ahora bien, este era solo un estudio ciego (no doble ciego). Es decir, la persona que evalúa las lesiones no sabía en qué grupo estaba quién, pero el paciente seguramente lo sabía, debido a que la miel tiene un sabor y una textura muy diferentes. Y parece ser que el profeta Muhammad era un gran fanático de la miel, y el estudio se realizó en Arabia Saudita. Por lo tanto, es posible que los resultados hayan tenido algún sesgo. Pero, dado lo extraordinarios que son, no sería mala idea darles una oportunidad.

Ahora bien, los beneficios de la miel pueden deberse en parte a los fitonutrientes que provienen de las flores con las que hacen la miel las abejas. Entonces ¿por qué no probar directamente las flores? Un extracto de manzanilla parece reducir el dolor a la mitad dentro de los 10 minutos de la aplicación, pero no tuvo los mismos resultados que la miel en términos de curación. Sin embargo, el aceite de lavanda al 2% en una solución de glicerina (dos gotas tres veces al día) también tuvo un efecto inmediato en la reducción del dolor y, lo que es más importante, parece acelerar la curación, eliminando las úlceras al cuarto día y disminuyendo el dolor en un día o dos, en comparación con más de una semana en el grupo placebo.

Sea como sea que decidas tratar tus aftas, si te siguen saliendo, deberías visitar a un profesional de la salud para asegurarte de que no se trata de un signo de alguna enfermedad subyacente. Hay una serie de enfermedades que pueden manifestarse con lesiones crónicas de este tipo, como la enfermedad intestinal inflamatoria o la gingivitis ulceronecrotizante aguda.

Creo que yo preferiría sufrir algo como el síndrome de Sweet [n/t: dulce] (dermatosis neutrofílica febril aguda) o, mejor aún, el síndrome MAGIC [n/t: mágico] (úlceras orales, genitales y policondritis). ¿Quién no querría tener síndrome MAGIC? Me imagino que cualquiera que no quisiera tener úlceras genitales. Creo que yo prefiero seguir siendo un muggle.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Íconos creados por Made by Made, Juraj Sedlak, y joeartcon de The Noun Project

Créditos de la imagen: PracticalCures.com. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Macarena Troscé voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Hemos sufrido el dolor de las úlceras aftosas (o “aftas”) por miles de años. Son la lesión más común en el revestimiento de la boca, tal vez nombradas por el mismo Hipócrates. Pero ¿qué fue lo que prescribió Hipócrates para tratarlas? Bueno, él era un gran fanático de la miel, y la usaba para curar heridas en un muchas partes del cuerpo. Aunque no fue el primero. Los egipcios le llevaban unos cuantos milenios de ventaja. La antigua civilización china también usaba la miel, por lo que podría ser el tratamiento para las heridas más antiguo conocido por la humanidad. ¿Qué tal una actualización de algunos miles de años?

Evidentemente, la miel se ha usado con éxito para tratar distintas heridas, como las úlceras crónicas. La evidencia parece ser más fuerte para las quemaduras. Pero ¿comparada con qué? ¿Comparada con una cáscara de papa hervida? No es broma. Al parecer, la miel funciona dos veces mejor que las cáscaras de papa hervida, tal vez por un efecto antibacterial, mientras que las cáscaras de papa solo parecen ser útiles para cubrir la herida y mantenerla fría. Como si se le pusiera encima la piel de un cadáver. ¡Ay, no! Mejor nos quedamos con las papas. Pero ¿qué otra cosa se puede hacer en un país con recursos limitados?

Como aquí tenemos antibióticos para combatir las infecciones, la calidad de la curación suele medirse de acuerdo al aspecto estético de la cicatriz resultante. En este estudio, se cubrió la mitad de la cicatriz quirúrgica de un grupo de pacientes de cirugía plástica con apósitos convencionales y la otra mitad de la misma cicatriz con un apósitos de miel. Las mitades de las cicatrices cubiertas con miel fueron aproximadamente un tercio más estrechas que las mitades con apósitos convencionales, lo que sugiere un mejor proceso de curación.

Excelente. Pero ¿qué pasa con las aftas? En este otro estudio se reportan 19 casos que comenzaron con dolor intenso, pero evidentemente, un día, después de frotar la miel en la herida, el dolor se redujo drásticamente. De hecho, las aftas desaparecieron en el 92% de los pacientes y, en la mayoría de los casos, las úlceras se desvanecieron completamente al tercer o cuarto día. Sin embargo, el estudio no tenía un grupo de control. Tal vez los participantes hubieran mejorado de igual manera sin la miel o tal vez hubo un efecto placebo.

La medicina moderna ha dejado de usar la miel como agente terapéutico porque las pruebas eran debatibles (eran básicamente una serie de anécdotas publicadas). Pero se podría argumentar que nunca ha habido ningún efecto secundario significativo asociado con la aplicación tópica de la miel; así que, ¿qué se puede perder? Yo simpatizo con esa lógica, pero realmente quisiera verlo puesto a prueba. No había buenos estudios al respecto, hasta que se hizo este. Un estudio clínico aleatorizado controlado por placebo: miel probada directamente en comparación con un gel de esteroides para el tratamiento de las aftas.

Hay todo tipo de cosas que pueden prescribir los médicos para tratar aftas bucales, agentes tópicos como esteroides y antibióticos, medicamentos sistémicos, incluso terapia láser. Pero ¿por qué no buscar primero el agente menos tóxico? Tal vez no sea el más rentable, pero ¿por qué no empezar con el más seguro?

Los investigadores del estudio asignaron a los participantes con aftas al azar en uno de tres grupos, donde se aplicaba directamente sobre el afta (con un hisopo tres veces al día después de comer) una pasta calmante del dolor sin prescripción médica, una crema de esteroides prescrita por un médico o simplemente miel comercial. Esto fue lo que pasó. Aquí están las puntuaciones de dolor. Con la pasta sin prescripción, el dolor se redujo a la mitad para el cuarto día y desapareció por completo al octavo. Con los esteroides recetados, se redujo mitad en solo 2 días y desapareció en 4. ¿Qué pasó con el grupo de la miel? ¿Recuerdan esa serie de casos que reportaron un alivio total del dolor en un solo día? Bueno, se puso a prueba y… alivio total del dolor en un día. ¡Qué locura!. Sentir dolor por toda una semana o por un solo día, y la miel es casi 500 veces más barata.

¿Qué pasa con el tamaño de las úlceras? En su mayoría desaparecieron en 8 días, 7 días o… 3 días. Y, se habían reducido a la mitad en solo un día, en lugar de 3 o 4 días. Aquí hay un antes y un después. Día 1: la úlcera es enorme, pero coloca un poco de miel 3 veces al día, y desaparece al tercer día.

Por lo tanto, la miel acelera significativamente la curación y reduce el dolor, todo sin efectos secundarios sistémicos (o efectos secundarios locales para el caso), mientras que los antibióticos tópicos que a veces se utilizan pueden tener distintos efectos secundarios. Y lo bueno de la miel es que no promueve el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

Ahora bien, este era solo un estudio ciego (no doble ciego). Es decir, la persona que evalúa las lesiones no sabía en qué grupo estaba quién, pero el paciente seguramente lo sabía, debido a que la miel tiene un sabor y una textura muy diferentes. Y parece ser que el profeta Muhammad era un gran fanático de la miel, y el estudio se realizó en Arabia Saudita. Por lo tanto, es posible que los resultados hayan tenido algún sesgo. Pero, dado lo extraordinarios que son, no sería mala idea darles una oportunidad.

Ahora bien, los beneficios de la miel pueden deberse en parte a los fitonutrientes que provienen de las flores con las que hacen la miel las abejas. Entonces ¿por qué no probar directamente las flores? Un extracto de manzanilla parece reducir el dolor a la mitad dentro de los 10 minutos de la aplicación, pero no tuvo los mismos resultados que la miel en términos de curación. Sin embargo, el aceite de lavanda al 2% en una solución de glicerina (dos gotas tres veces al día) también tuvo un efecto inmediato en la reducción del dolor y, lo que es más importante, parece acelerar la curación, eliminando las úlceras al cuarto día y disminuyendo el dolor en un día o dos, en comparación con más de una semana en el grupo placebo.

Sea como sea que decidas tratar tus aftas, si te siguen saliendo, deberías visitar a un profesional de la salud para asegurarte de que no se trata de un signo de alguna enfermedad subyacente. Hay una serie de enfermedades que pueden manifestarse con lesiones crónicas de este tipo, como la enfermedad intestinal inflamatoria o la gingivitis ulceronecrotizante aguda.

Creo que yo preferiría sufrir algo como el síndrome de Sweet [n/t: dulce] (dermatosis neutrofílica febril aguda) o, mejor aún, el síndrome MAGIC [n/t: mágico] (úlceras orales, genitales y policondritis). ¿Quién no querría tener síndrome MAGIC? Me imagino que cualquiera que no quisiera tener úlceras genitales. Creo que yo prefiero seguir siendo un muggle.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Íconos creados por Made by Made, Juraj Sedlak, y joeartcon de The Noun Project

Créditos de la imagen: PracticalCures.com. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

¿Qué hay de prevenir las aftas en primer lugar? En algunas personas, la dieta puede ser la culpable. Mira mis videos El misterio de las úlceras aftosas resuelto y El papel de los lácteos y el gluten en las aftas. También te puede interesar conocer Los mejores suplementos para las aftas.

Para más poder floral, ve mis video sobre el hibisco:

¿Sabías que los floretes de brócoli son solo grupos de retoños de flores? Esto te puede interesar: 

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This