Image Credit: Leonardo Aguiar / Flickr. Esta imagen ha sido modificada.

Somos superorganismos humano-microbianos

La revolución del microbioma en la medicina comienza a revelar el menospreciado papel de las bacterias buenas intestinales en la nutrición y la salud.

Hace poco se puso de manifiesto que el ADN “no nos dice toda la verdad sobre nuestra individualidad, y otros factores, factores del medio ambiente, juegan un papel importante en la salud y enfermedad humanas”, concluyeron unos investigadores. Podemos agradecerles esta revelación a dos revoluciones en la biología. Primero fue la epigenética, la cual ayudó a mostrar cómo cambios en la dieta y el estilo de vida podían encender y apagar genes. Después aprendimos sobre el microbioma, es decir, cómo los cambios en nuestra flora intestinal “parecen afectar enormemente la biología humana”.

“Hasta hace relativamente poco, el colon era visto como un depósito de residuos”, y la absorción de agua se consideraba su mayor función biológica. El problema es que era difícil llegar a él, y no éramos capaces de cultivar la mayoría de las bacterias en el laboratorio. Hasta un 99% de los microbios no crecen en las condiciones estándar de laboratorio. ¿Cómo estudias algo que no puedes estudiar? Bueno, ahora tenemos sofisticadas técnicas genéticas.

Hicieron falta 13 años para secuenciar el ADN de la primera bacteria. Hoy en día, la misma hazaña nos lleva tan solo unas 2 horas. Hemos aprendido que podemos considerar a cada uno de nosotros un superorganismo, una especie de “híbrido humano-microbio”, como le llamó una investigador. Tenemos 3 billones de bacterias viviendo dentro de nosotros. Un analista incluso llegó a decir que “somos todo bacterias”, una manera provocadora de reconocer que hay más células y genes bacterianos en nuestro cuerpo que células y genes humanos, y la mayoría de esas bacterias viven en nuestro intestino.

Todas las plantas y los animales parecen establecer relaciones simbióticas con microorganismos y, dentro de nosotros, nuestra flora intestinal podría considerarse el “órgano olvidado”. Los estudios indican que los efectos promotores de la salud de las bacterias buenas incluyen una mejora del sistema inmunitario, de la digestión y la absorción, la creación de vitaminas, y se dificulta el crecimiento de potenciales patógenos, impidiendo que nos sintamos hinchados. Pero, si las bacterias malas se instalan, pueden liberar carcinógenos, proteínas podridas en nuestros intestinos, producir toxinas, empeorar nuestra función digestiva y causar infecciones.

Los investigadores todavía están intentando descubrir qué tipos de bacterias son buenas, y cuáles son malas. Hay más de mil tipos diferentes de bacterias en el colon del ser humano; en mi video, Microbioma: la historia interna, incluyo un diagrama de un estudio típico sobre la flora intestinal para mostrar un poco la complejidad que hay. El diagrama viene del mayor estudio hecho con ancianos y muestra que los más débiles son quienes tienden a albergar bacterias similares. El estudio sugiere que podría ser la mala dieta en las residencias de ancianos la culpable de tal cambio, posiblemente jugando un papel importante en la mala salud de las personas mayores.

Gracias a los estudios con mellizos y gemelos, con personas que siguen diferentes patrones alimenticios, y con defecaciones de todo el mundo, “se ha vuelto evidente que la dieta es un factor determinante en las [bacterias en nuestro colon] y que los cambios gracias a esta ocurren en días o semanas”, concluyó el estudio. Cambia tu dieta, para cambiar tu flora intestinal. 

“La esperanza de que la alimentación pueda influir en la salud es, probablemente, uno de los conceptos más antiguos de la medicina; sin embargo, ha sido en los últimos años cuando hemos sabido lo suficiente sobre fisiología humana como para empezar a entender cómo aspectos individuales de la dieta pueden afectar a enfermedades concretas”, explican los investigadores, gracias a nuestras bacterias intestinales. La grasa de la leche en un trozo de pizza, por ejemplo, podría alimentar a las bacterias que producen el gas de huevos podridos (sulfuro de hidrógeno), y ha sido asociada experimentalmente con la colitis (enfermedad intestinal inflamatoria). La fibra, por otra parte, alimenta a las bacterias buenas y disminuye la inflamación en el colon. Tanto la colina, encontrada en los huevos, el marisco, el pescado o el pollo, como la carnitina, encontrada en la carne roja, pueden convertirse en óxido de trimetilamina y contribuir a las cardiopatías y quizá a la enfermedad del hígado graso. Un exceso de hierro también podría causarles problemas a nuestras bacterias buenas y contribuir a la inflamación.


La buena noticia que descubrieron los investigadores es que “las intervenciones alimentarias específicas ofrecen un potencial enorme para encontrar maneras no tóxicas y fisiológicas de alterar [la microbiología del intestino] y el metabolismo para mejorar el historial natural de muchas enfermedades intestinales y sistémicas”. 

Si te interesa aprender más sobre nuestra querida flora intestinal, puedes ver estos videos:

Un saludo,

Michael Greger

PD: si todavía no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos gratuitamente aquí, y ver mis charlas de repaso anuales: 
Comenta

Michael Greger M.D., FACLM

Michael Greger, M.D. FACLM, is a physician, New York Times bestselling author, and internationally recognized professional speaker on a number of important public health issues. Dr. Greger has lectured at the Conference on World Affairs, the National Institutes of Health, and the International Bird Flu Summit, testified before Congress, appeared on The Dr. Oz Show and The Colbert Report, and was invited as an expert witness in defense of Oprah Winfrey at the infamous "meat defamation" trial.


Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This