El poder antioxidante del açaí comparado con el de la manzana

La traducción de este texto viene de la mano de nuestra voluntaria Tamara Amor.

Hoy en día existen muchísimos productos de açaí en el mercado, desde pulpa congelada en paquetes para batidos hasta polvo liofilizado y suplementos. Pero ¿cómo se come de forma tradicional? “En la Amazonía brasileña, las tribus indígenas talan los árboles, se comen el palmito y luego orinan sobre el resto del árbol, lo que atrae a una especie de escarabajo de la palma, que pone sus huevos dentro. Varias semanas después, regresan para cosechar de 1 a 2 kilos de larvas de gusanos de escarabajo… ”. Creo que me limitaré a mi paquete para batidos.

“A pesar de haber sido utilizadas durante mucho tiempo como alimento y bebida” en la Amazonía, las bayas de açaí se han comenzado a investigar de forma científica recién a principios de este siglo. Hace algunos años, revisé esa primera investigación en mi video Clinical Studies on Açaí Berries. Comienza con estudios in vitro que muestran que la fruta podría destruir células leucémicas en una placa de Petri con niveles que se podrían encontrar en el torrente sanguíneo después de comer 1 o 2 tazas de pulpa de açaí. El estudio también concluía que el açaí podría reducir a la mitad el crecimiento de células de cáncer de colon.

Por desgracia, como explico en mi video Los efectos antioxidantes del açaí contra las manzanas, ningún estudio posterior ha logrado encontrar tales beneficios para ningún tipo de cáncer de colon ni para el cáncer de mama con receptores de estrógeno negativos. Si bien una investigación mostró que el extracto de açaí logró destruir una línea de células de cáncer de mama con receptores de estrógeno positivos, para llegar a ese nivel de nutrientes en el pecho, se deberían comer alrededor de 400 tazas de pulpa de açaí.

El problema con muchos de estos estudios en placas de Petri es que se utilizan concentraciones que nunca se podría alcanzar de manera realista en el torrente sanguíneo. Por ejemplo, como se puede ver en el minuto 1:48 en mi video, las bayas de açaí podrían ejercer un efecto neuroprotector, al bloquear la acumulación de fibras amiloides implicadas en la enfermedad de Alzheimer, pero solo en una dosis equivalente a beber unas 2000 tazas a la vez. También podrían tener un efecto antialérgico o disminuir la pérdida de masa ósea, con tan solo 1000 tazas al día.

También hay otro estudio clínico en el que los participantes bebieron un batido con menos de 1 taza de açaí al día. Como resultado, obtuvieron mejoras significativas en el nivel de azúcar en sangre, de insulina y de colesterol. Ahora bien, el estudio involucraba pocas personas y además no había un grupo de control.  No se realizó ningún estudio más grande que intentara replicarlo hasta el 2016.

Como se puede ver en el minuto 2:37 en mi video, al hacerlo los investigadores no encontraron mejoras significativas en los niveles de azúcar en sangre, insulina o colesterol. ¿Por qué este estudio no mostró los beneficios observados en el primero si utilizaron las mismas cantidades durante el mismo tiempo? El estudio fue financiado con fondos públicos “sin conflictos de intereses”, mientras que el primero lo financió una empresa de açaí, lo que hace sospechar que quizás fue diseñado para obtener el resultado deseado. Dehecho, los participantes del primer estudio no solo recibieron batidos de açaí, sino que se les dijo de forma explícita que evitaran la carne procesada, “por ejemplo, tocino y salchichas”. No es de extrañar que sus números mejoraran a fin de mes. Ahora bien, el nuevo estudio encontró una disminución en los marcadores de estrés oxidativo en el torrente sanguíneo de los participantes, una demostración de la riqueza en antioxidantes de las bayas de açaí.

A quienes consumen suplementos les encanta hablar de cómo el consumo de açaí puede “triplicar la capacidad antioxidante” de la sangre. Si observamos el estudio que citan, encontraremos que la capacidad antioxidante de la sangre de los participantes sí se triple después de comer açaí, pero se logra el mismo resultado o incluso uno mejor después de consumir puré de manzana, que los investigadores usaron como control y que es a fin de cuentas más económico que el açaí y los suplementos. Esto se puede ver en el gráfico del minuto 3:42 en mi video.

Un nuevo estudio ha demostrado mejoras significativas en la función arterial después de comer bayas de açaí, pero ¿son más efectivas que otras frutas y verduras? Para más información sobre este tema puedes ver mi video Los beneficios del açai vs. los arándanos para la función arterial.


¿Por qué son tan buenos los antioxidantes? Te lo cuento en estos videos:

¿Dónde puedes conseguirlos? No te pierdas Flashback Friday: Antioxidantes en una pizca y El poder antioxidante de los alimentos vegetales versus los alimentos de origen animal.

Un saludo,

Comenta

Michael Greger M.D., FACLM

Michael Greger, M.D. FACLM, is a physician, New York Times bestselling author, and internationally recognized professional speaker on a number of important public health issues. Dr. Greger has lectured at the Conference on World Affairs, the National Institutes of Health, and the International Bird Flu Summit, testified before Congress, appeared on The Dr. Oz Show and The Colbert Report, and was invited as an expert witness in defense of Oprah Winfrey at the infamous "meat defamation" trial.


Pin It en Pinterest

Share This