¿La dieta macrobiótica ayuda con la diabetes?

La traducción de este texto viene de la mano de nuestra voluntaria Tamara Amor.

¿Qué sucede cuando agregan cantidades masivas de carbohidratos en forma de granos integrales a la dieta diaria de los diabéticos de tipo 2?

¿Por qué las dietas macrobióticas parecerían ser tan efectivas para reducir en pocas semanas los niveles de azúcar en la sangre en los diabéticos? La dieta se centra en los cereales integrales (arroz integral, cebada y mijo), por lo que el alto consumo de fibra podría mejorar el microbioma intestinal, la flora amigable en nuestro colon, lo que luego conduciría a una reducción de la resistencia a la insulina. O quizás sea porque la dieta también es rica en vegetales, lo que corregiría algún tipo de acidosis de grado bajo debido a los altos niveles de proteína animal en sus dietas regulares (no macrobióticas). Más allá de la razón, los investigadores encontraron una diferencia significativa después de solo 21 días. ¿Las dietas macrobióticas también podrían ayudar con el control del azúcar en la sangre a largo plazo? Examino esto en mi video Flashback Friday: Los beneficios de la dieta macrobiótica para la diabetes.

¿Qué tal una intervención dietética de 6 meses en personas con azúcar en sangre fuera de control? Como puedes ver en el minuto 0:51 de mi video, la hemoglobina A1c ofrece una idea del nivel promedio de azúcar en la sangre de los últimos meses. Un nivel de A1c de 5, por ejemplo, significa que los niveles de azúcar en la sangre han estado en dos dígitos la mayor parte del tiempo durante los últimos meses, es decir, un nivel normal, saludable y no diabético. Pero, un A1c de 6 es territorio de la prediabetes y ya 6.5 podría ser un signo de diabetes; un A1c por debajo de 7 se considera diabetes controlada, lo que los diabéticos se esfuerzan por lograr con pastillas e inyecciones de insulina, y un nivel superior a 7 se considera diabetes fuera de control. En el estudio de la dieta macrobiótica, el nivel promedio de A1c comenzó en 12.6. Los participantes tenían un promedio de azúcar en la sangre de alrededor de 300 durante los meses previos al estudio, a pesar de haber recibido inyecciones de insulina.

¿Qué sucedió cuando los participantes realizaron la dieta Ma-Pi 2, una dieta de estilo macrobiótico basada en plantas centrada en granos integrales, verduras y frijoles, con algunas semillas de sésamo y té verde? Después de 6 meses con la dieta, sus niveles de A1c disminuyeron de 12.6 a un promedio de 5.7, valores de un no diabético. Es más, aunque los participantes recibían inyecciones diarias de insulina cuando su A1c era un astronómico 12.6, lograron 5.7 con la dieta incluso después de eliminar las inyecciones. En solo 6 meses, el 100% de los participantes dejaron de inyectarse insulina y aun así lograron mantener un un promedio de azúcar en la sangre de un no diabético. Ese es el poder de las plantas. Además, dentro de esos 6 meses, las tres cuartas partes dejaron de tomar todos sus medicamentos para la diabetes. ¿Algún efecto secundario? El colesterol LDL malo se redujo en un 20% y los triglicéridos se redujeron en casi un 40%. (No olvidemos por supuesto, que cualquier persona que comience una dieta basada en plantas debe asegurarse una fuente regular y confiable de vitamina B12.)

Todo lo que necesitábamos era un ensayo aleatorizado y controlado, y obtuvimos uno: los diabéticos tipo 2 fueron aleatorizados a la dieta macrobiótica versus la dieta recomendada por la Asociación Estadounidense de Diabetes. Puedes ver un ejemplo de un día típico en la dieta macrobiótica a continuación y en el minuto 2:59 en mi video, que incluye un pastel integral para el desayuno; bolas de sésamo y arroz integral para un refrigerio; sopa de mijo y verduras con una ensalada de arroz integral, muchas guarniciones de verduras y frijoles adzuki para el almuerzo; más refrigerios integrales; y, similar al almuerzo, una cena de sopa de cebada vegetal con muchas verduras y garbanzos; y té verde durante todo el día. En la dieta diabética más estándar, los participantes podían tomar leche baja en grasa y pan integral para el desayuno; un almuerzo mediterráneo con verduras y frijoles; fruta para la merienda; y una sopa de frijoles y verduras, pan integral, agretti (una verdura de hoja verde) y pescado al horno para la cena. Debo decir que es una dieta de control bastante saludable. Los investigadores podrían haber comparado la dieta macrobiótica con una no saludable, pero querían compararla con la dieta recomendada para los grupos con diabetes. ¿Entonces qué pasó?

La dieta macrobiótica ganó en todas las medidas de control del azúcar en la sangre. Puedes ver los números en el gráfico a continuación y en el minuto 4:00 en mi video. Al comienzo del estudio, los participantes tenían azúcar en la sangre en ayunas en 120. Los niveles normales de azúcar en la sangre en ayunas, deben ser al menos de dos dígitos y por debajo de 100. Cuando los participantes siguieron por 3 semanas la dieta estándar para diabéticos, sus niveles de azúcar en la sangre mejoraron, pasaron de 120 a 110. (Eso es lo mejor que puede hacer la dieta de la Asociación Estadounidense de Diabetes). Con la macrobiótica isocalórica (con la misma cantidad de calorías que la estándar), los participantes mejoraron en cuestión de días y alcanzaron niveles normales de azúcar en sangre en ayunas en 1 semana. El 100% de los que siguieron la dieta macrobiótica obtuvieron niveles de azúcar en sangre en ayunas por debajo de 110, mientras que para los que siguieron la dieta estándar menos de la mitad lo logró. Esos resultados fueron sin la ayuda de medicamentos. En el grupo de control, un participante pudo reducir sus medicamentos hipoglucemiantes orales, mientras que 5 de los 7 que tomaban dichos medicamentos en el grupo macrobiótico tuvieron que dejar de tomarlos. De lo contrario, sus niveles de azúcar en la sangre habrían bajado demasiado. Entonces, la dieta macrobiótica dio mejores resultados con menos medicamentos. Ese es el poder de una dieta saludable verdadera.

¡Qué noticia para los amantes de las dietas bajas en carbohidratos! Los investigadores les hicieron realizar a los diabéticos una dieta de 73% de carbohidratos, para ello agregaron 100 gramos más en forma de granos a su dieta diaria. ¿Y qué pasó? ¿Sus niveles de azúcar en la sangre se dispararon fuera de control? No, mejoraron de forma significativa en cuestión de días, con niveles promedio de azúcar en sangre en ayunas que comenzaron en 129 y descendieron a 95. Y, en solo 3 semanas, su colesterol malo LDL disminuyó a 62, una reducción de casi el 48%.

¿Es perfecta la dieta macrobiótica? No, pero ofrezco algunas sugerencias para mejorarla en mi video Flashback Friday: ventajas y desventajas de la dieta macrobiótica.

Key Takeaways

  • Se ha demostrado que las dietas macrobióticas reducen de forma eficaz los niveles de azúcar en la sangre de los diabéticos en tan solo 3 semanas, quizás debido a su alto contenido en fibra o por ser ricas en vegetales.
  • Una intervención dietética de 6 meses mostró que los participantes sometidos a la llamada dieta Ma-Pi 2, un régimen de alimentación de estilo macrobiótico basado en plantas con té verde, experimentaron mejoras significativas en sus niveles de A1c, pasaron de un estado fuera de control con 12.6 a un promedio de 5.7, que corresponde a niveles de un no diabético, incluso luego de haber eliminado la insulina.
  • Además, su colesterol LDL malo se redujo en un 20% y sus triglicéridos se redujeron en casi un 40%.
  • Cuando los diabéticos tipo 2 fueron aleatorizados a la dieta macrobiótica frente a la dieta recomendada por la Asociación Estadounidense de Diabetes, la dieta macrobiótica ganó en todas las medidas de control del azúcar en la sangre. Y, aunque solo un participante en el grupo de control pudo reducir sus medicamentos hipoglucemiantes orales, 5 de los 7 que tomaban dichos medicamentos en el grupo macrobiótico tuvieron que dejar de hacerlo para que sus niveles de azúcar en la sangre no disminuyeran demasiado.
  • El estudio fue muy revelador para los seguidores de dietas bajas en carbohidratos, ya que los diabéticos siguieron una dieta con un 73% de carbohidratos, agregaron 100 g de carbohidratos a su dieta diaria, y no solo mejoraron sus niveles de azúcar en la sangre, sino también su colesterol LDL malo.

Pin It en Pinterest

Share This