Cuando los medicamentos y la dieta no reducen las muertes por diabetes

Cuando los medicamentos y la dieta no reducen las muertes por diabetes
5 (100%) 1 vote

¿Porqué algunas estrategias basadas en medicamentos acortan la vida de los diabéticos y algunas estrategias basadas en dietas no reducen el numero de muertes en diabéticos?

Comenta
Comparte

“Las personas con diabetes de tipo 2 tienen un mayor riesgo de padecer ciertos problemas de salud graves, como enfermedades cardiovasculares, muerte prematura, ceguera, fallo renal, amputaciones, fracturas, debilidad, depresión y declive cognitivo”. En otras palabras, cuanto más altos sean los niveles de azúcar en sangre de alguien de manera crónica, más ataques al corazón y embolias podrían tener; también tienden a vivir menos, y a sufrir complicaciones como ceguera y fallo renal. 
Se diseñó un estudio científico en el cual 10000 diabéticos fueron asignados aleatoriamente a distintos grupos en una intervención intensiva para bajar los azúcares en la sangre. Repartieron a las personas en 1, 2, 3, 4 o 5 clases diferentes de medicamentos, con o sin insulina, para lograr reducir los niveles de azúcar en la sangre hasta un rango normal. Por supuesto, no trataron la causa subyacente; no estaban tratando la enfermedad en sí, pero al reducir uno de los efectos de esta, se esperaba poder prevenir algunas de las devastadoras complicaciones. 

Bajar los niveles de azúcar en la sangre de manera intensiva con medicamentos aumentó la mortalidad. Después de revisar las tendencias de mortalidad, concluyeron que el daño asociado con el aumento de la tasa de mortalidad superaba cualquier beneficio posible y se detuvo el estudio prematuramente por razones de seguridad. Fueron exitosos en reducir el azúcar en la sangre de las personas, pero al tratar de reducir la hemoglobina A1c (glucosidada) de las personas a menos de seis, terminaron mandando a las personas dos metros bajo tierra, tal vez debido a los efectos colaterales de las drogas utilizadas para tratar la enfermedad.

Incluso la insulina inyectable puede promover cáncer, obesidad, arteroesclerosis, empeorar la retinopatía diabética y acelerar el envejecimiento. La terapia con insulina puede promover la inflamación de las paredes de nuestras arterias, lo que puede ayudar a explicar los resultados de este y otros estudios semejantes que demostraron lo mismo: no se disminuyeron las complicaciones “macrovasculares” (ataques al corazón y apoplejías) con la reducción intensiva del azúcar en sangre. Sin embargo, terapias intensivas fueron asociadas con la reducción de un 21% en el desarrollo de complicaciones microvasculares como la disfunción renal.

Tales beneficios deberían compararse con el incremento del riesgo de muerte, aumento de peso y de sufrir hipoglucemia severa en los pacientes tratados intensivamente. Así que, tratar de normalizar los niveles de azúcar en la sangre de las personas con medicamentos podría no ser tan buena idea. “Cabe señalar que estos estudios están basados casi exclusivamente en el uso de medicamentos y no incluyeron ningún esfuerzo serio en cambios de dieta y estilo de vida…”.

Un estudio del 2013 publicado en el New England Journal of Medicine descubrió que una intervención intensiva en el estilo de vida enfocada en la pérdida de peso no redujo la cantidad de eventos cardiovasculares como ataques cardiacos en adultos con sobrepeso u obesidad con diabetes tipo 2. No incrementó su riesgo de muerte, pero tampoco lo disminuyó. De hecho, el estudio fue suspendido después de diez años por su poca trascendencia. Sí perdieron peso, pero no estaban falleciendo menos. Eso es lo que vemos en todas partes con este tipo de intervenciones sobre el estilo de vida. Estuvo bien que la intervención en dietética no matara a nadie pero ¿porqué no los estaba ayudando a vivir más?

Porque no les dieron una dieta saludable; solo les dieron una dieta regular con restricciones calóricas, lo que significa en escencia la misma pésima dieta pero con porciones pequeñas. Si comemos menos y nos ejercitamos más podemos perder peso, estar en mejor forma, delgados y tener mejor control del azúcar en la sangre, pero si nuestra dieta sigue siendo poco saludable para nuestro corazón, nuestro colesterol LDL “malo” no mejora y no podremos desatascar nuestras arterias. Mientras que personas con una dieta saludable pueden experimentar una reducción en el azúcar en sangre, el peso corporal y el riesgo cardiovascular. Tal vez si comemos menos sin cambiar la calidad de los alimentos podremos perder peso, pero el objetivo de una intervención del estilo de vida no es meter a la gente en ataúdes más delgados.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ver el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido fue contribuida por Wayra Navia y Diana Montejano.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web

Imágenes gracias a Jakub T. Jankiewicz vía Flickr.

“Las personas con diabetes de tipo 2 tienen un mayor riesgo de padecer ciertos problemas de salud graves, como enfermedades cardiovasculares, muerte prematura, ceguera, fallo renal, amputaciones, fracturas, debilidad, depresión y declive cognitivo”. En otras palabras, cuanto más altos sean los niveles de azúcar en sangre de alguien de manera crónica, más ataques al corazón y embolias podrían tener; también tienden a vivir menos, y a sufrir complicaciones como ceguera y fallo renal. 
Se diseñó un estudio científico en el cual 10000 diabéticos fueron asignados aleatoriamente a distintos grupos en una intervención intensiva para bajar los azúcares en la sangre. Repartieron a las personas en 1, 2, 3, 4 o 5 clases diferentes de medicamentos, con o sin insulina, para lograr reducir los niveles de azúcar en la sangre hasta un rango normal. Por supuesto, no trataron la causa subyacente; no estaban tratando la enfermedad en sí, pero al reducir uno de los efectos de esta, se esperaba poder prevenir algunas de las devastadoras complicaciones. 

Bajar los niveles de azúcar en la sangre de manera intensiva con medicamentos aumentó la mortalidad. Después de revisar las tendencias de mortalidad, concluyeron que el daño asociado con el aumento de la tasa de mortalidad superaba cualquier beneficio posible y se detuvo el estudio prematuramente por razones de seguridad. Fueron exitosos en reducir el azúcar en la sangre de las personas, pero al tratar de reducir la hemoglobina A1c (glucosidada) de las personas a menos de seis, terminaron mandando a las personas dos metros bajo tierra, tal vez debido a los efectos colaterales de las drogas utilizadas para tratar la enfermedad.

Incluso la insulina inyectable puede promover cáncer, obesidad, arteroesclerosis, empeorar la retinopatía diabética y acelerar el envejecimiento. La terapia con insulina puede promover la inflamación de las paredes de nuestras arterias, lo que puede ayudar a explicar los resultados de este y otros estudios semejantes que demostraron lo mismo: no se disminuyeron las complicaciones “macrovasculares” (ataques al corazón y apoplejías) con la reducción intensiva del azúcar en sangre. Sin embargo, terapias intensivas fueron asociadas con la reducción de un 21% en el desarrollo de complicaciones microvasculares como la disfunción renal.

Tales beneficios deberían compararse con el incremento del riesgo de muerte, aumento de peso y de sufrir hipoglucemia severa en los pacientes tratados intensivamente. Así que, tratar de normalizar los niveles de azúcar en la sangre de las personas con medicamentos podría no ser tan buena idea. “Cabe señalar que estos estudios están basados casi exclusivamente en el uso de medicamentos y no incluyeron ningún esfuerzo serio en cambios de dieta y estilo de vida…”.

Un estudio del 2013 publicado en el New England Journal of Medicine descubrió que una intervención intensiva en el estilo de vida enfocada en la pérdida de peso no redujo la cantidad de eventos cardiovasculares como ataques cardiacos en adultos con sobrepeso u obesidad con diabetes tipo 2. No incrementó su riesgo de muerte, pero tampoco lo disminuyó. De hecho, el estudio fue suspendido después de diez años por su poca trascendencia. Sí perdieron peso, pero no estaban falleciendo menos. Eso es lo que vemos en todas partes con este tipo de intervenciones sobre el estilo de vida. Estuvo bien que la intervención en dietética no matara a nadie pero ¿porqué no los estaba ayudando a vivir más?

Porque no les dieron una dieta saludable; solo les dieron una dieta regular con restricciones calóricas, lo que significa en escencia la misma pésima dieta pero con porciones pequeñas. Si comemos menos y nos ejercitamos más podemos perder peso, estar en mejor forma, delgados y tener mejor control del azúcar en la sangre, pero si nuestra dieta sigue siendo poco saludable para nuestro corazón, nuestro colesterol LDL “malo” no mejora y no podremos desatascar nuestras arterias. Mientras que personas con una dieta saludable pueden experimentar una reducción en el azúcar en sangre, el peso corporal y el riesgo cardiovascular. Tal vez si comemos menos sin cambiar la calidad de los alimentos podremos perder peso, pero el objetivo de una intervención del estilo de vida no es meter a la gente en ataúdes más delgados.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ver el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido fue contribuida por Wayra Navia y Diana Montejano.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web

Imágenes gracias a Jakub T. Jankiewicz vía Flickr.

Nota del Doctor

Entonces, ¿qué tipo de dieta ayuda a los diabéticos? Vea por ejemplo Alimentación basada en plantas y diabetes, o Los diabéticos deben de revisar su pulso.

Porque sucede aquello? Vea  ¿Por qué es la carne un factor de riesgo para la diabetes? y ¿Cómo nos pueden proteger las plantas contra la diabetes?

Dietas mas saludables pueden incluso revertir algunas de las complicaciones de la diabetes que alguna vez fueron consideradas irreversibles. Vea  ¿Se puede revertir la retinopatía diabética? y parte de mi revisión anual From Table to Able: Combating Disabling Diseases with Food que discute la notable reversion de la neuropatía diabética. 

Si todavía no lo ha hecho, puede suscribirse a mis videos gratuitamente haciendo click aqui.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This