Revertir la diabetes: ¿son las calorías o la comida?

Revertir la diabetes: ¿son las calorías o la comida?
3.5 (70%) 2 votes

Incluso cuando los sujetos que están bajo estudio son forzados a comer tanto que no pierden nada de peso, una dieta basada en plantas puede revertir la diabetes del tipo 2 en cuestión de semanas.

Comenta
Comparte

No solo el tratamiento de la diabetes del tipo 2 debería ser la meta, sino la reversión de la enfermedad. La diabetes del tipo 2 puede ser revertida con una dieta extremadamente baja en calorías. También puede ser revertida con una dieta extremadamente saludable, pero ¿es así porque también es baja en calorías? Los sujetos del estudio perdieron el mismo peso con una dieta basada en vegetales de hojas verdes que con una dieta de casi inanición  basada solo en alimentos líquidos. Entonces, ¿realmente importa lo que comamos siempre y cuando sean tan pocas calorías como para perder 7 kilos al mes?

Incluso si la reversión de la diabetes fuera solo por restricción calórica, en lugar de subsistir mayormente a base a azúcar, leche en polvo, jarabe de maíz y aceite, con una dieta a base de plantas al menos uno estaría comiendo alimentos reales, de hecho, kilos de comida por día, tanto como nos cupiera en la boca. Incluso si solo funcionó porque se trata de otra dieta con restricción calórica, ciertamente es una versión más saludable. Incluso participantes que no perdieron peso o que lo ganaron comiendo grandes cantidades de alimentos integrales saludables, parece que mejoraron su diabetes. Por lo tanto, los efectos beneficiosos de este tipo de dieta parecen extenderse más allá de la pérdida de peso.

El éxito del tratamiento de la diabetes tipo 2 con una dieta basada en plantas se remonta a la década de 1930, proporcionando evidencia irrefutable de que una dieta centrada en verduras, frutas, granos y legumbres era más eficaz en el control de enfermedad que cualquier otro tratamiento dietético. Prueba aleatoria controlada: las necesidades de insulina se redujeron a la mitad. Un cuarto terminó no usando la insulina por completo, pero de nuevo, esto fue con una dieta baja en calorías. Kempner informó de resultados similares 20 años más tarde con su dieta de arroz y frutas, y por primera vez se demostró, de una forma documentada, la reversión de la retinopatía diabética en una cuarta parte de sus pacientes, algo que nunca se pensó que fuera posible. Un ejemplo fue una mujer diabética de 60 años, ya ciega de un ojo y que sólo podía ver contornos de objetos de gran tamaño con el otro. Cinco años más tarde con esta dieta, en lugar de que empeorar, mejoró. Podía distinguir caras, ver señales y leer las letras grandes en los periódicos. Además de no usar insulina, su azúcar en la sangre era normal y tuvo una caída de 100 puntos en su colesterol.
Otro paciente pasó de solo ser capaz de leer los titulares en el periódico, a ser capaz de leer las letras de las noticias cuatro meses más tarde. ¿Qué hubo detrás de estas notables reversiones? ¿Fue porque la dieta era extremadamente baja en grasas, sin proteínas de origen animal y sin grasa animal?, ¿o fue porque la dieta era tan restrictiva y monótona que los pacientes perdían peso mejorando su diabetes de esa manera?

Para descubrirlo, necesitamos un estudio en el que se ponga a personas en una dieta saludable, pero que los obligue a comer tanto que no puedan perder peso. 
Entonces podremos observar si una dieta basada en plantas tiene beneficios independientemente de la pérdida de peso. Para eso tuvimos que esperar otros 20 años, pero ya está aquí. Las dietas fueron diseñadas para mantener el peso. Los participantes se pesaban todos los días y si empezaban a perder peso, los investigadores hacían que comieran más. De hecho, tanta comida que algunos de los participantes tuvieron problemas para ingerirlo todo, pero finalmente se adaptaron. Así, no hubo ninguna alteración significativa en el peso corporal a pesar de las restricciones de carne, productos lácteos y huevos; pero sí suficientes alimentos integrales como cereales integrales, legumbres, verduras y frutas para proporcionar 65 gramos de fibra al día, cuatro veces lo que proporciona la dieta americana estándar.

Como parámetro utilizaron la dieta diabética convencional, que en realidad tenía casi el doble del contenido de fibra que la dieta americana estándar; por lo que, probablemente, era más saludable que lo que estaban acostumbrados a comer. Entonces, ¿cómo les fue? Sin ninguna pérdida de peso, ¿ayudó igualmente la intervención dietética? Aquí vemos el antes y después de las necesidades de insulina de las 20 personas a las que pusieron en la dieta. Este es el número de unidades de insulina que tenían que inyectarse antes y después de la dieta basada en plantas. En general, las necesidades de insulina se redujeron aproximadamente un 60%; la mitad fueron capaces de dejar la insulina por completo, a pesar de no haber cambios en el peso. Entonces, ¿esto fue después de cinco años o de siete meses, como en los otros estudios que he mostrado? No, fueron 16 días.

Y estamos hablando de diabéticos que han tenido la enfermedad durante 20 años, inyectándose 20 unidades de insulina al día, y luego, en tan sólo 13 días, ya no necesitan de la insulina gracias a seguir una dieta basada en plantas durante menos de dos semanas. Paciente 15: 32 unidades de insulina en la dieta de control y 18 días más tarde, ninguna. Índices de azúcar en la sangre más bajos y 32 unidades de insulina menos. Ese es el poder de las plantas.

Además, su colesterol bajó dramáticamente en 16 días. Igual que cambios moderados en la dieta suele dar lugar a reducciones moderadas en el colesterol, pedir a las personas con diabetes realizar cambios moderados a menudo solo se consiguen resultados igualmente moderados, una de las posibles razones por las que la mayoría terminan con medicamentos, inyecciones o ambas cosas. Todo con moderación puede ser más verdad de lo que la gente cree.  Cambios moderados en la dieta pueden dejarnos con ceguera moderada, insuficiencia renal moderada y amputaciones moderadas. La moderación en todas las cosas no es necesariamente buena.

 Cuanto más exigimos como médicos a nuestros pacientes, más conseguimos y más consiguen ellos. Puede ser más efectivo que limitar a los pacientes a dar  solo pequeños pasos que parecen más manejables, pero no son suficientes para detener la enfermedad.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernandez W y María Fernández.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a  Gerd Altmann a través de Pixabay, y a Daniellehelm, S y a Alan Cleaver a través de Flickr.

No solo el tratamiento de la diabetes del tipo 2 debería ser la meta, sino la reversión de la enfermedad. La diabetes del tipo 2 puede ser revertida con una dieta extremadamente baja en calorías. También puede ser revertida con una dieta extremadamente saludable, pero ¿es así porque también es baja en calorías? Los sujetos del estudio perdieron el mismo peso con una dieta basada en vegetales de hojas verdes que con una dieta de casi inanición  basada solo en alimentos líquidos. Entonces, ¿realmente importa lo que comamos siempre y cuando sean tan pocas calorías como para perder 7 kilos al mes?

Incluso si la reversión de la diabetes fuera solo por restricción calórica, en lugar de subsistir mayormente a base a azúcar, leche en polvo, jarabe de maíz y aceite, con una dieta a base de plantas al menos uno estaría comiendo alimentos reales, de hecho, kilos de comida por día, tanto como nos cupiera en la boca. Incluso si solo funcionó porque se trata de otra dieta con restricción calórica, ciertamente es una versión más saludable. Incluso participantes que no perdieron peso o que lo ganaron comiendo grandes cantidades de alimentos integrales saludables, parece que mejoraron su diabetes. Por lo tanto, los efectos beneficiosos de este tipo de dieta parecen extenderse más allá de la pérdida de peso.

El éxito del tratamiento de la diabetes tipo 2 con una dieta basada en plantas se remonta a la década de 1930, proporcionando evidencia irrefutable de que una dieta centrada en verduras, frutas, granos y legumbres era más eficaz en el control de enfermedad que cualquier otro tratamiento dietético. Prueba aleatoria controlada: las necesidades de insulina se redujeron a la mitad. Un cuarto terminó no usando la insulina por completo, pero de nuevo, esto fue con una dieta baja en calorías. Kempner informó de resultados similares 20 años más tarde con su dieta de arroz y frutas, y por primera vez se demostró, de una forma documentada, la reversión de la retinopatía diabética en una cuarta parte de sus pacientes, algo que nunca se pensó que fuera posible. Un ejemplo fue una mujer diabética de 60 años, ya ciega de un ojo y que sólo podía ver contornos de objetos de gran tamaño con el otro. Cinco años más tarde con esta dieta, en lugar de que empeorar, mejoró. Podía distinguir caras, ver señales y leer las letras grandes en los periódicos. Además de no usar insulina, su azúcar en la sangre era normal y tuvo una caída de 100 puntos en su colesterol.
Otro paciente pasó de solo ser capaz de leer los titulares en el periódico, a ser capaz de leer las letras de las noticias cuatro meses más tarde. ¿Qué hubo detrás de estas notables reversiones? ¿Fue porque la dieta era extremadamente baja en grasas, sin proteínas de origen animal y sin grasa animal?, ¿o fue porque la dieta era tan restrictiva y monótona que los pacientes perdían peso mejorando su diabetes de esa manera?

Para descubrirlo, necesitamos un estudio en el que se ponga a personas en una dieta saludable, pero que los obligue a comer tanto que no puedan perder peso. 
Entonces podremos observar si una dieta basada en plantas tiene beneficios independientemente de la pérdida de peso. Para eso tuvimos que esperar otros 20 años, pero ya está aquí. Las dietas fueron diseñadas para mantener el peso. Los participantes se pesaban todos los días y si empezaban a perder peso, los investigadores hacían que comieran más. De hecho, tanta comida que algunos de los participantes tuvieron problemas para ingerirlo todo, pero finalmente se adaptaron. Así, no hubo ninguna alteración significativa en el peso corporal a pesar de las restricciones de carne, productos lácteos y huevos; pero sí suficientes alimentos integrales como cereales integrales, legumbres, verduras y frutas para proporcionar 65 gramos de fibra al día, cuatro veces lo que proporciona la dieta americana estándar.

Como parámetro utilizaron la dieta diabética convencional, que en realidad tenía casi el doble del contenido de fibra que la dieta americana estándar; por lo que, probablemente, era más saludable que lo que estaban acostumbrados a comer. Entonces, ¿cómo les fue? Sin ninguna pérdida de peso, ¿ayudó igualmente la intervención dietética? Aquí vemos el antes y después de las necesidades de insulina de las 20 personas a las que pusieron en la dieta. Este es el número de unidades de insulina que tenían que inyectarse antes y después de la dieta basada en plantas. En general, las necesidades de insulina se redujeron aproximadamente un 60%; la mitad fueron capaces de dejar la insulina por completo, a pesar de no haber cambios en el peso. Entonces, ¿esto fue después de cinco años o de siete meses, como en los otros estudios que he mostrado? No, fueron 16 días.

Y estamos hablando de diabéticos que han tenido la enfermedad durante 20 años, inyectándose 20 unidades de insulina al día, y luego, en tan sólo 13 días, ya no necesitan de la insulina gracias a seguir una dieta basada en plantas durante menos de dos semanas. Paciente 15: 32 unidades de insulina en la dieta de control y 18 días más tarde, ninguna. Índices de azúcar en la sangre más bajos y 32 unidades de insulina menos. Ese es el poder de las plantas.

Además, su colesterol bajó dramáticamente en 16 días. Igual que cambios moderados en la dieta suele dar lugar a reducciones moderadas en el colesterol, pedir a las personas con diabetes realizar cambios moderados a menudo solo se consiguen resultados igualmente moderados, una de las posibles razones por las que la mayoría terminan con medicamentos, inyecciones o ambas cosas. Todo con moderación puede ser más verdad de lo que la gente cree.  Cambios moderados en la dieta pueden dejarnos con ceguera moderada, insuficiencia renal moderada y amputaciones moderadas. La moderación en todas las cosas no es necesariamente buena.

 Cuanto más exigimos como médicos a nuestros pacientes, más conseguimos y más consiguen ellos. Puede ser más efectivo que limitar a los pacientes a dar  solo pequeños pasos que parecen más manejables, pero no son suficientes para detener la enfermedad.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Katie Schloer. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernandez W y María Fernández.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a  Gerd Altmann a través de Pixabay, y a Daniellehelm, S y a Alan Cleaver a través de Flickr.

Nota del Doctor

Aunque tengo decenas de vídeos acerca de la diabetes, creo que este es el más potente que he hecho. Comparte este vídeo con todas aquellas personas que sufran de diabetes del tipo 2 o que estén en riesgo de tener esta temida enfermedad. Es un salvavidas que cambia la vida. En lo que a mí respecta, esto debería ser visto por todos los profesionales de la salud. A mí me habría encantado verlo cuando era estudiante de medicina.

Si a ti y tus seres queridos os han venido bien este tipo de vídeos, considera apoyarnos con un  aporte mensual.

Esta es la última entrega de una serie de tres vídeos. Si te has perdido las dos primeras, echa un vistazo a  Revertir la diabetes con cirugía y  Revertir la diabetes con comida.

Más información sobre el notable trabajo del Dr. Kempner aquí:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This