El mejor tipo de protector solar

5/5 - (3 votes)

La FDA ha concluido que solo hay dos ingredientes de crema solar que pueden considerar como inocuos: el óxido de zinc y el dióxido de titanio.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Camila Vicente voluntaria activa en NutritionFacts.org.

¿Qué tipo de protector solar deberíamos usar? Es preferible usar cremas antes que sprays, ya que permiten visualizar mejor cuándo se ha completado la aplicación. Para lograr una cobertura adecuada, los protectores solares en spray deben ser esparcidos al momento de su aplicación. Los protectores en aerosol son inflamables y pueden hacer combustión en la piel si se la expone a una llama, incluso después de que el protector se haya absorbido. Además, no hay estudios adecuados sobre la seguridad de inhalar los productos químicos de los protectores solares en aerosol, aunque francamente, lo mismo podría decirse de aplicarlos sobre la piel.

Las preocupaciones en torno a la seguridad de los protectores solares son tres: el aumento de la exposición intencionada al sol, la deficiencia de vitamina D y los efectos adversos de la absorción sistémica de las sustancias químicas de los protectores solares.

En el siglo XIX se descubrió que los rayos UV-B causaban quemaduras solares y se crearon protectores solares para bloquearlos. Casi un siglo después, se descubre que los rayos UV-A también contribuyen. Ahora, un siglo entero después, nos damos cuenta de que la luz infrarroja y visible también pueden contribuir con la aparición de cáncer y el envejecimiento prematuro de la piel. La luz solar nos llega en tres bandas principales: luz visible, ultravioleta e infrarroja. La luz visible incluye los colores del arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta, o RNAVAIV. El ultravioleta (UV) está a la derecha del violeta en RNAVAIV, y el infrarrojo a la izquierda del rojo. Los protectores solares pueden protegernos contra los radicales libres de los rayos UV, pero la mitad de la formación de estos radicales en nuestra piel a causa del sol puede proceder de los espectros visible o infrarrojo, que los protectores solares no cubren adecuadamente. Aquí es donde entran en juego las estrategias para evitar el sol, pero pueden imaginarse cómo la búsqueda de sombra podría verse perjudicada al colocar el manto de seguridad de la protección solar.

Sin embargo, la preocupación por la absorción sistémica de las sustancias químicas de los protectores solares se acentuó luego de la sorprendente noticia de la FDA, de que ninguno de los químicos de los protectores solares de uso actual puede considerarse segura. Solo se le dio luz verde a dos ingredientes activos, los dos protectores solares “minerales” no químicos: el dióxido de titanio y el óxido de zinc. La revelación se basaba en un creciente número de pruebas de que la absorción transdérmica, es decir, a través de la piel, de los químicos de los protectores solares era mayor de lo que se pensaba, lo que planteaba problemas de seguridad no evaluados. Sin evaluar, porque antes no se pensaba que tanto llegara a nuestro torrente sanguíneo.

En 2019, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association encontró que en condiciones de uso máximo durante un período de días, todo los químicos de protección solar que midieron superaron el umbral de niveles en sangre de la FDA, que potencialmente podría renunciar a realizar más pruebas de seguridad. Luego, en 2020, descubrieron que en todos los protectores solares químicos que probaron con una sola aplicación ya superaban el umbral. Ahora, el hecho de que sean absorbidos por nuestro sistema no significa necesariamente que sean inseguros. Solo significa que hay que comprobar su seguridad, algo que, según la FDA, la multimillonaria industria de los protectores solares no ha hecho hasta ahora.

La FDA concluyó que dos ingredientes pueden considerarse seguros: el óxido de zinc y dióxido de titanio, y dos inseguros: el P.A.B.A. y salicilato de trolamina. Y los otros 12 ingredientes que hoy se comercializan aún no han sido sometidos a suficientes pruebas de seguridad. Según una revisión de más de 700 marcas de protectores solares, parece que el P.A.B.A. y la trolamina ya no se comercializan en protectores solares en Estados Unidos, pero aún pueden estar disponibles en otros países. Hasta que se disponga de datos sobre el resto de protectores solares químicos, yo recomendaría usar los dos protectores solares minerales. Históricamente, solían ser más espesos y blancos, lo que podía llevar a una subdosificación aún más grave, pero las nuevas formulaciones micronizadas con partículas minerales más pequeñas tienden a ser menos perceptibles.

Este problema afecta sobre todo a las personas de piel más oscura. El FPS promedio incorporado que tiene la piel negra, también conocida en la literatura médica como “piel étnica” o piel de color, es de alrededor de 13, frente a solo unos 3 de la piel blanca. Aunque no se han realizado estudios de intervención sobre la eficacia de los protectores solares para prevenir el cáncer de piel en personas de piel oscura, el FPS 13 no se considera protección solar suficiente; por ello, la American Academy of Dermatology recomienda el uso regular de protectores solares con un FPS de 30 o más para todo tipo de pieles.

Desgraciadamente, solo el 12% de las personas de color no hispanas y el 31% de los hispanos declaran utilizar protección solar con regularidad, frente al 44% de los blancos no hispanos. A pesar de ello, la incidencia del melanoma, el cáncer de piel más mortal, es cinco veces menor entre los hispanos que entre los blancos y más de 25 veces menor entre las personas de color. Sin embargo, la tasa de mortalidad en caso de contraerla es mayor entre los afroamericanos, se presume que es por el retraso en el diagnóstico.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Camila Vicente voluntaria activa en NutritionFacts.org.

¿Qué tipo de protector solar deberíamos usar? Es preferible usar cremas antes que sprays, ya que permiten visualizar mejor cuándo se ha completado la aplicación. Para lograr una cobertura adecuada, los protectores solares en spray deben ser esparcidos al momento de su aplicación. Los protectores en aerosol son inflamables y pueden hacer combustión en la piel si se la expone a una llama, incluso después de que el protector se haya absorbido. Además, no hay estudios adecuados sobre la seguridad de inhalar los productos químicos de los protectores solares en aerosol, aunque francamente, lo mismo podría decirse de aplicarlos sobre la piel.

Las preocupaciones en torno a la seguridad de los protectores solares son tres: el aumento de la exposición intencionada al sol, la deficiencia de vitamina D y los efectos adversos de la absorción sistémica de las sustancias químicas de los protectores solares.

En el siglo XIX se descubrió que los rayos UV-B causaban quemaduras solares y se crearon protectores solares para bloquearlos. Casi un siglo después, se descubre que los rayos UV-A también contribuyen. Ahora, un siglo entero después, nos damos cuenta de que la luz infrarroja y visible también pueden contribuir con la aparición de cáncer y el envejecimiento prematuro de la piel. La luz solar nos llega en tres bandas principales: luz visible, ultravioleta e infrarroja. La luz visible incluye los colores del arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta, o RNAVAIV. El ultravioleta (UV) está a la derecha del violeta en RNAVAIV, y el infrarrojo a la izquierda del rojo. Los protectores solares pueden protegernos contra los radicales libres de los rayos UV, pero la mitad de la formación de estos radicales en nuestra piel a causa del sol puede proceder de los espectros visible o infrarrojo, que los protectores solares no cubren adecuadamente. Aquí es donde entran en juego las estrategias para evitar el sol, pero pueden imaginarse cómo la búsqueda de sombra podría verse perjudicada al colocar el manto de seguridad de la protección solar.

Sin embargo, la preocupación por la absorción sistémica de las sustancias químicas de los protectores solares se acentuó luego de la sorprendente noticia de la FDA, de que ninguno de los químicos de los protectores solares de uso actual puede considerarse segura. Solo se le dio luz verde a dos ingredientes activos, los dos protectores solares “minerales” no químicos: el dióxido de titanio y el óxido de zinc. La revelación se basaba en un creciente número de pruebas de que la absorción transdérmica, es decir, a través de la piel, de los químicos de los protectores solares era mayor de lo que se pensaba, lo que planteaba problemas de seguridad no evaluados. Sin evaluar, porque antes no se pensaba que tanto llegara a nuestro torrente sanguíneo.

En 2019, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association encontró que en condiciones de uso máximo durante un período de días, todo los químicos de protección solar que midieron superaron el umbral de niveles en sangre de la FDA, que potencialmente podría renunciar a realizar más pruebas de seguridad. Luego, en 2020, descubrieron que en todos los protectores solares químicos que probaron con una sola aplicación ya superaban el umbral. Ahora, el hecho de que sean absorbidos por nuestro sistema no significa necesariamente que sean inseguros. Solo significa que hay que comprobar su seguridad, algo que, según la FDA, la multimillonaria industria de los protectores solares no ha hecho hasta ahora.

La FDA concluyó que dos ingredientes pueden considerarse seguros: el óxido de zinc y dióxido de titanio, y dos inseguros: el P.A.B.A. y salicilato de trolamina. Y los otros 12 ingredientes que hoy se comercializan aún no han sido sometidos a suficientes pruebas de seguridad. Según una revisión de más de 700 marcas de protectores solares, parece que el P.A.B.A. y la trolamina ya no se comercializan en protectores solares en Estados Unidos, pero aún pueden estar disponibles en otros países. Hasta que se disponga de datos sobre el resto de protectores solares químicos, yo recomendaría usar los dos protectores solares minerales. Históricamente, solían ser más espesos y blancos, lo que podía llevar a una subdosificación aún más grave, pero las nuevas formulaciones micronizadas con partículas minerales más pequeñas tienden a ser menos perceptibles.

Este problema afecta sobre todo a las personas de piel más oscura. El FPS promedio incorporado que tiene la piel negra, también conocida en la literatura médica como “piel étnica” o piel de color, es de alrededor de 13, frente a solo unos 3 de la piel blanca. Aunque no se han realizado estudios de intervención sobre la eficacia de los protectores solares para prevenir el cáncer de piel en personas de piel oscura, el FPS 13 no se considera protección solar suficiente; por ello, la American Academy of Dermatology recomienda el uso regular de protectores solares con un FPS de 30 o más para todo tipo de pieles.

Desgraciadamente, solo el 12% de las personas de color no hispanas y el 31% de los hispanos declaran utilizar protección solar con regularidad, frente al 44% de los blancos no hispanos. A pesar de ello, la incidencia del melanoma, el cáncer de piel más mortal, es cinco veces menor entre los hispanos que entre los blancos y más de 25 veces menor entre las personas de color. Sin embargo, la tasa de mortalidad en caso de contraerla es mayor entre los afroamericanos, se presume que es por el retraso en el diagnóstico.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el final de mi serie de tres videos sobre el protector solar. Si te perdiste los anteriores ve Lo más importante para el cuidado antiedad de la piel¿El protector solar causa o previene el cáncer de piel?

Si te preocupa obtener suficiente vitamina D, asegúrate de ver mis recomendaciones.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Pin It en Pinterest

Share This