Considerando que las enfermedades infecciosas fueron las principales causas de muerte durante la Era de la Pestilencia y la Hambruna, nuestra era actual de enfermedades humanas, la Edad de las Enfermedades Degenerativas y Creadas por El Hombre, cuenta con enfermedades relacionadas con el estilo de vida, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar crónica y cáncer, como los mayores asesinos.
Esta pandemia de enfermedades crónicas se ha atribuido, en parte, al cambio casi universal hacia una alimentación dominada por alimentos de origen animal y procesados, es decir, más carne, lácteos, huevos, aceites, gaseosas, sal, azúcar y granos refinados. China es uno de los ejemplos mejor estudiados. Allí, una transición, lejos de la dieta tradicional a base de plantas del país, estuvo acompañada por un fuerte aumento en enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación, tales como: diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.
El mismo tipo de alimentación que puede ayudar a prevenir los cánceres comunes sólo parece ser el mismo tipo de alimentación que también puede ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca, la diabetes tipo 2 y muchas otras causas principales de muerte. A diferencia de los medicamentos, que tienden a atacar únicamente condiciones específicas, pueden tener efectos secundarios peligrosos y solo pueden tratar los síntomas de la enfermedad, una alimentación saludable puede beneficiar a todos los sistemas de órganos a la vez, tiene buenos efectos secundarios y puede tratar la causa subyacente de la enfermedad.
Esa alimentación unificadora que, se descubrió, es mejor para prevenir y tratar muchas de estas enfermedades crónicas es una alimentación a base de vegetales , definida como un patrón alimentario que estimula el consumo de alimentos vegetales sin refinar y desaconseja las carnes, los lácteos, los huevos y los alimentos procesados. La verdad es que adherirse a solo cuatro factores simples de estilo de vida saludable puede tener un fuerte impacto en la prevención de enfermedades crónicas: no fumar, no ser obeso, hacer una media hora de ejercicio diario y comer más saludable; definido como consumir más frutas, verduras y granos enteros y menos carne. Estos cuatro factores, por sí solos, representaron el 78% del riesgo de enfermedad crónica. Si empiezas desde cero y logras marcar todos los cuatro, es posible que puedas eliminar más del 90% de tu riesgo de desarrollar diabetes, más del 80% de tu riesgo de tener un ataque cardíaco, reducir a la mitad tu riesgo de tener una apoplejía y reducir tu riesgo general de cáncer en más de un tercio. Para algunos cánceres, como nuestro asesino número dos, el cáncer de colon, hasta el 71% de los casos parecen ser prevenibles a través de una dieta sencilla y cambios en el estilo de vida.

Traducción: Ana Victoria Esquivel. Edición: Viviana Garcia

625 videos

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Todos los videos de: Cáncer

Pin It en Pinterest