Flashback Friday: Amla o medicamentos para el colesterol

Flashback Friday: Amla o medicamentos para el colesterol
5 (100%) 2 votes

Se han comparado extractos de amla (grosellas indias) con fármacos que reducen el colesterol (estatinas) y también con los anticoagulantes aspirina y Plavix.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Se ha hablado mucho de las grosellas indias, también conocidas como amla. Se ha dicho que tienen propiedades anticancerígenas, que pueden usarse como tónico para el pelo, o incluso como refrigerante. (¿Refrigerante? ¿Como el freón?) Incluso se ha dicho que podría usarse como antídoto para el veneno de serpiente, pero ¿basándose en qué tipo de pruebas? Lo explico en mi video Flashback Friday: Amla o medicamentos para el colesterol.

Es cierto. Tanto el consumo de cúrcuma como el de amla “aumentan la esperanza de vida”, pero la de las moscas de la fruta. ¿De verdad nos importa el efecto del amla en la esperanza de vida o en la “conducta sexual” de las moscas de la fruta? ¿Cómo se estudia siquiera la conducta sexual de estos insectos? Pues solo tienes que meter “una hembra virgen y un macho dominante en una cámara de apareamiento Elens-Wattiaux”. ¿No lo sabías? (¿Te imaginas que le ponen tu nombre a una cámara de apareamiento de insectos? Al parecer dos personas hasta se pelearon por los derechos del nombre, así que ¡tuvieron que usar los dos!).

Vale, entonces tenemos a la hembra virgen y al macho dominante en la cámara de apareamiento. Ya solo hay que sacar el cronómetro. Como puedes ver en el minuto 1:06 de mi video, la “duración media de la cópula” es de unos 20 minutos, pero con el amla dura casi media hora. Además, el amla reduce la “latencia de apareamiento”, es decir, el tiempo que transcurre desde el momento en que se encuentran por primera vez en la cámara hasta el momento en que se ponen al lío, de 10 a 7 segundos. ¿Segundos? ¡Estos insectos no se andan con tonterías! Lo que sí hacen es tontear, ¡y bastante rápido!

Con el amla ponen más huevos, y un mayor porcentaje de esos huevos eclosiona en larvas. Pero, de la misma manera que las moscas no son lo primero que se te viene a la mente al oír que “el amla es la mejor medicina para aumentar la esperanza de vida”, seguramente tampoco se te ocurre pensar en “más gusanos” al leer que el amla podría tener “un efecto afrodisiaco potente”.

Como muestro en el minuto 1:56 de mi video, en un estudio se descubrió que el amla mejoraba significativamente los niveles de colesterol total y LDL en humanos, pero esto sucedió al compararlo con un placebo. ¿Y si lo comparamos con la simvastatina? La simvastatina es un fármaco de la familia de las estatinas, conocido como Zocor, que se usa comúnmente para reducir los niveles de colesterol. Con este fármaco “se consiguió reducir significativamente” el colesterol, como era de esperar, pero lo mismo se consiguió al usar el amla. De hecho, apenas había diferencias entre uno y otro. Solo se produjo una reducción de entre el 10 y el 15 por ciento en los niveles de colesterol total y LDL, pero la dosis de amla que se utilizó en el estudio era de tan solo 500 miligramos (alrededor de una décima parte de una cucharadita), y no se utilizó un extracto de la fruta en sí, sino del jugo de esta fruta, lo cual podría tener algo que ver.

¿Y si lo comparamos con Lipitor, otro fármaco que se usa para reducir el colesterol, también conocido como atorvastatina? Como muestro en el minuto 2:50 de mi video, no hubo ningún efecto al tomar el placebo, pero se observaron grandes mejorías al usar el fármaco y también al usar dos dosis diferentes de amla. Pero, de nuevo, los niveles tan solo se vieron reducidos alrededor de un 15 por ciento. ¿Volvieron a utilizar el jugo? No. Lo que es aún peor, utilizaron un extracto patentado de amla que, en lugar de 5, costaba 50 centavos de dólar al día, y ni siquiera parecía tener tan buenos resultados. Al tratarse de un producto patentado, esto quiere decir que al menos alguien estaba dispuesto a financiar el estudio.

Me recuerda a la historia del cáncer. Para que las grosellas indias “tengan relevancia en el ámbito clínico”, los investigadores rezan por que se sinteticen “estos derivados patentables”. “Sin la posibilidad de una patente, está claro que la industria farmacéutica no va a invertir” en estudios. Los accionistas no lo permitirían; las patentes están por encima de los pacientes. Pero, sin esos estudios, ¿cómo podemos demostrar su eficacia o, ya puestos, su ineficacia? Este interés de las industrias farmacológicas y de complementos alimenticios por patentar remedios hechos con productos naturales es un arma de doble filo. De no ser así, nunca se habría hecho un estudio que demostrara no solo los beneficios del amla para el colesterol, sino también para la función arterial, como puedes ver en el minuto 4:04 de mi video. La rigidez arterial se vio reducida en los dos grupos que recibieron el extracto de amla y también en el grupo que recibió los fármacos, pero no en el grupo que recibió el placebo. También se produjo una reducción drástica en los niveles de inflamación: los niveles de la proteína C-reactiva se vieron reducidos a la mitad. Por lo tanto, el amla, o al menos el extracto de amla, “podría ser una buena alternativa terapéutica a las estatinas en pacientes diabéticos con disfunción endotelial (de las arterias), ya que tiene los efectos beneficiosos de las estatinas, pero sin los ya conocidos efectos adversos” de los fármacos, entre ellos daño muscular e insuficiencia hepática.

El extracto de amla también se comparó con los fármacos anticoagulantes aspirina y Plavix, que suelen prescribirse tras los infartos de miocardio. Con esto se consiguió alrededor de unas tres cuartas partes del efecto de inhibición de la agregación plaquetaria que tienen los fármacos, lo que hace que aumente el tiempo de hemorragia y de coagulación, es decir, el tiempo que tarda en detenerse el sangrado tras realizar una punción con una aguja. Esto está bien si tienes una endoprótesis o algo que no quieres que se obstruya. Sin embargo, la sangre no llegó a diluirse fuera del rango que se considera normal, por lo que puede que no aumente en exceso el riesgo de sufrir una hemorragia grave.

El extracto de amla también parece disminuir los efectos del estrés en el corazón. Los investigadores pidieron a los participantes que sumergieran las manos en agua helada y que las mantuvieran sumergidas hasta que el dolor se volviera “insoportable”, lo cual hace que las arterias se compriman y aumente la presión sanguínea, pero esta no aumenta tanto si tomas extracto de amla. Está bien saberlo, ¡para tu próximo desafío del cubo de agua helada!

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Íconos creados por Parkjisun de The Noun Project.

Créditos de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción de este contenido ha sido realizada por Elisabel Gómez voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Se ha hablado mucho de las grosellas indias, también conocidas como amla. Se ha dicho que tienen propiedades anticancerígenas, que pueden usarse como tónico para el pelo, o incluso como refrigerante. (¿Refrigerante? ¿Como el freón?) Incluso se ha dicho que podría usarse como antídoto para el veneno de serpiente, pero ¿basándose en qué tipo de pruebas? Lo explico en mi video Flashback Friday: Amla o medicamentos para el colesterol.

Es cierto. Tanto el consumo de cúrcuma como el de amla “aumentan la esperanza de vida”, pero la de las moscas de la fruta. ¿De verdad nos importa el efecto del amla en la esperanza de vida o en la “conducta sexual” de las moscas de la fruta? ¿Cómo se estudia siquiera la conducta sexual de estos insectos? Pues solo tienes que meter “una hembra virgen y un macho dominante en una cámara de apareamiento Elens-Wattiaux”. ¿No lo sabías? (¿Te imaginas que le ponen tu nombre a una cámara de apareamiento de insectos? Al parecer dos personas hasta se pelearon por los derechos del nombre, así que ¡tuvieron que usar los dos!).

Vale, entonces tenemos a la hembra virgen y al macho dominante en la cámara de apareamiento. Ya solo hay que sacar el cronómetro. Como puedes ver en el minuto 1:06 de mi video, la “duración media de la cópula” es de unos 20 minutos, pero con el amla dura casi media hora. Además, el amla reduce la “latencia de apareamiento”, es decir, el tiempo que transcurre desde el momento en que se encuentran por primera vez en la cámara hasta el momento en que se ponen al lío, de 10 a 7 segundos. ¿Segundos? ¡Estos insectos no se andan con tonterías! Lo que sí hacen es tontear, ¡y bastante rápido!

Con el amla ponen más huevos, y un mayor porcentaje de esos huevos eclosiona en larvas. Pero, de la misma manera que las moscas no son lo primero que se te viene a la mente al oír que “el amla es la mejor medicina para aumentar la esperanza de vida”, seguramente tampoco se te ocurre pensar en “más gusanos” al leer que el amla podría tener “un efecto afrodisiaco potente”.

Como muestro en el minuto 1:56 de mi video, en un estudio se descubrió que el amla mejoraba significativamente los niveles de colesterol total y LDL en humanos, pero esto sucedió al compararlo con un placebo. ¿Y si lo comparamos con la simvastatina? La simvastatina es un fármaco de la familia de las estatinas, conocido como Zocor, que se usa comúnmente para reducir los niveles de colesterol. Con este fármaco “se consiguió reducir significativamente” el colesterol, como era de esperar, pero lo mismo se consiguió al usar el amla. De hecho, apenas había diferencias entre uno y otro. Solo se produjo una reducción de entre el 10 y el 15 por ciento en los niveles de colesterol total y LDL, pero la dosis de amla que se utilizó en el estudio era de tan solo 500 miligramos (alrededor de una décima parte de una cucharadita), y no se utilizó un extracto de la fruta en sí, sino del jugo de esta fruta, lo cual podría tener algo que ver.

¿Y si lo comparamos con Lipitor, otro fármaco que se usa para reducir el colesterol, también conocido como atorvastatina? Como muestro en el minuto 2:50 de mi video, no hubo ningún efecto al tomar el placebo, pero se observaron grandes mejorías al usar el fármaco y también al usar dos dosis diferentes de amla. Pero, de nuevo, los niveles tan solo se vieron reducidos alrededor de un 15 por ciento. ¿Volvieron a utilizar el jugo? No. Lo que es aún peor, utilizaron un extracto patentado de amla que, en lugar de 5, costaba 50 centavos de dólar al día, y ni siquiera parecía tener tan buenos resultados. Al tratarse de un producto patentado, esto quiere decir que al menos alguien estaba dispuesto a financiar el estudio.

Me recuerda a la historia del cáncer. Para que las grosellas indias “tengan relevancia en el ámbito clínico”, los investigadores rezan por que se sinteticen “estos derivados patentables”. “Sin la posibilidad de una patente, está claro que la industria farmacéutica no va a invertir” en estudios. Los accionistas no lo permitirían; las patentes están por encima de los pacientes. Pero, sin esos estudios, ¿cómo podemos demostrar su eficacia o, ya puestos, su ineficacia? Este interés de las industrias farmacológicas y de complementos alimenticios por patentar remedios hechos con productos naturales es un arma de doble filo. De no ser así, nunca se habría hecho un estudio que demostrara no solo los beneficios del amla para el colesterol, sino también para la función arterial, como puedes ver en el minuto 4:04 de mi video. La rigidez arterial se vio reducida en los dos grupos que recibieron el extracto de amla y también en el grupo que recibió los fármacos, pero no en el grupo que recibió el placebo. También se produjo una reducción drástica en los niveles de inflamación: los niveles de la proteína C-reactiva se vieron reducidos a la mitad. Por lo tanto, el amla, o al menos el extracto de amla, “podría ser una buena alternativa terapéutica a las estatinas en pacientes diabéticos con disfunción endotelial (de las arterias), ya que tiene los efectos beneficiosos de las estatinas, pero sin los ya conocidos efectos adversos” de los fármacos, entre ellos daño muscular e insuficiencia hepática.

El extracto de amla también se comparó con los fármacos anticoagulantes aspirina y Plavix, que suelen prescribirse tras los infartos de miocardio. Con esto se consiguió alrededor de unas tres cuartas partes del efecto de inhibición de la agregación plaquetaria que tienen los fármacos, lo que hace que aumente el tiempo de hemorragia y de coagulación, es decir, el tiempo que tarda en detenerse el sangrado tras realizar una punción con una aguja. Esto está bien si tienes una endoprótesis o algo que no quieres que se obstruya. Sin embargo, la sangre no llegó a diluirse fuera del rango que se considera normal, por lo que puede que no aumente en exceso el riesgo de sufrir una hemorragia grave.

El extracto de amla también parece disminuir los efectos del estrés en el corazón. Los investigadores pidieron a los participantes que sumergieran las manos en agua helada y que las mantuvieran sumergidas hasta que el dolor se volviera “insoportable”, lo cual hace que las arterias se compriman y aumente la presión sanguínea, pero esta no aumenta tanto si tomas extracto de amla. Está bien saberlo, ¡para tu próximo desafío del cubo de agua helada!

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Íconos creados por Parkjisun de The Noun Project.

Créditos de la imagen: Kristina DeMuth. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Pin It en Pinterest

Share This