Flashback Friday: Cocinar para vivir más tiempo

Flashback Friday: Cocinar para vivir más tiempo
4.5 (90%) 2 votes

¿Cocinar en casa nos lleva a tener mejor salud? ¿Cómo se comparan nutricionalmente las comidas envasadas con las de chefs de televisión?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tábata Opazo y Macarena Troscé voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Se dice que, hoy en día, los estadounidenses “desayunan en el auto, almuerzan en el escritorio y comen pollo de un balde”. En las últimas décadas, los estadounidenses compran cada vez más comida lista y cocinan cada vez menos. Y la comida preparada en casa tiende a ser más saludable, con menos grasa saturada, colesterol y sodio, y con más fibra.

Por eso, uno de los beneficios de preparar comida sana en casa podría ser la prevención de enfermedades crónicas. Pero, aun durante la recesión, las personas eran resistentes al cambio dietético, y seguían saliendo a comer o llevando comida a casa. Casi la mitad de la comida rápida que comen los niños, se come en casa. Pero el hecho de que estén comiendo en casa no significa que estén comiendo sano.

Que la comida está preparada en casa puede no significar mucho, ya que se descubrió que la mayoría de las comidas incorporan ingredientes comerciales procesados. Una pizza congelada que se cocina en el microondas no es exactamente comida casera. Uno de los problemas es que muchas personas ya no saben cómo cocinar. Por ejemplo, un estudio determinó que el 25% de los hombres no tienen ninguna habilidad para cocinar.

Es alentador ver la nueva ola de interés por la cocina en muchos programas de TV. Pero ¿qué están cocinando en realidad? Un estudio en el Reino Unido estudió el contenido nutricional de las comidas preparadas por chefs de televisión y el de las comidas precocinadas, como las comidas listas envasadas, para comparar ambos con las pautas de nutrición de la Organización Mundial de la Salud. Se estudiaron cien de cada una, y ni una sola cumplió con las pautas de nutrición. ¡Y las recetas de chefs de televisión fueron incluso menos saludables que las comidas listas envasadas!

Muchas personas simplemente no saben cómo lograr que los alimentos saludables tengan buen sabor. Este no es un problema nuevo. En 1913, un editorial en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense ya se lamentaba porque “en Estados Unidos, las verduras se suelen hervir de una manera que les quita su olor característico y su exquisitez. ‘Malvado e idiota’ son los únicos adjetivos que pueden describir nuestros métodos de cocinar vegetales”.

¿Hay alguna investigación que demuestre que cocinar comida en casa en realidad mejora los resultados en la salud? ¿Las personas que cocinan viven más tiempo? No lo sabíamos... hasta ahora. Un grupo de investigadores en Taiwán descubrió que “quienes cocinan sus propios alimentos están más sanos y, de hecho, parecen vivir más tiempo”.

En un estudio realizado durante 10 años, se determinó que quienes cocinaban con más frecuencia solo tenían el 59% del riesgo de mortalidad. Y esto tenía en cuenta el ejercicio que realizaban, las compras en el supermercado, la función física y la capacidad de masticar. Entonces, ¿por qué vivieron más tiempo? Bueno, quienes cocinaban comían alimentos más nutritivos, como se demostró por su mayor consumo de vegetales.

Sin embargo, el efecto sobre la mortalidad fue mucho más evidente en las mujeres que en los hombres. Resulta que los hombres fueron, con una justificación dudosa, más positivos sobre el valor nutritivo de los alimentos precocinados. Entonces, su idea de cocinar era calentar un Pop-Tart® en el microondas, mientras que las mujeres que cocinaban realmente hacían mejores elecciones de alimentos.

Como señaló un autor del siglo pasado, “comenzamos el largo proceso de confiar a la industria alimentaria muchas de las decisiones sobre lo que comemos. Hoy, nuestras impactantes tasas de obesidad y de diabetes son testimonio de la fe que ponemos en las empresas para alimentarnos bien. Pero la industria alimentaria es un negocio, no una madre. No le importa lo que comamos, siempre que estemos dispuestos a pagar por ello. La cocina casera en estos días tiene mucho más que un valor sentimental: es una habilidad de supervivencia”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagenes de dno1967b vía flickr

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tábata Opazo y Macarena Troscé voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Se dice que, hoy en día, los estadounidenses “desayunan en el auto, almuerzan en el escritorio y comen pollo de un balde”. En las últimas décadas, los estadounidenses compran cada vez más comida lista y cocinan cada vez menos. Y la comida preparada en casa tiende a ser más saludable, con menos grasa saturada, colesterol y sodio, y con más fibra.

Por eso, uno de los beneficios de preparar comida sana en casa podría ser la prevención de enfermedades crónicas. Pero, aun durante la recesión, las personas eran resistentes al cambio dietético, y seguían saliendo a comer o llevando comida a casa. Casi la mitad de la comida rápida que comen los niños, se come en casa. Pero el hecho de que estén comiendo en casa no significa que estén comiendo sano.

Que la comida está preparada en casa puede no significar mucho, ya que se descubrió que la mayoría de las comidas incorporan ingredientes comerciales procesados. Una pizza congelada que se cocina en el microondas no es exactamente comida casera. Uno de los problemas es que muchas personas ya no saben cómo cocinar. Por ejemplo, un estudio determinó que el 25% de los hombres no tienen ninguna habilidad para cocinar.

Es alentador ver la nueva ola de interés por la cocina en muchos programas de TV. Pero ¿qué están cocinando en realidad? Un estudio en el Reino Unido estudió el contenido nutricional de las comidas preparadas por chefs de televisión y el de las comidas precocinadas, como las comidas listas envasadas, para comparar ambos con las pautas de nutrición de la Organización Mundial de la Salud. Se estudiaron cien de cada una, y ni una sola cumplió con las pautas de nutrición. ¡Y las recetas de chefs de televisión fueron incluso menos saludables que las comidas listas envasadas!

Muchas personas simplemente no saben cómo lograr que los alimentos saludables tengan buen sabor. Este no es un problema nuevo. En 1913, un editorial en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense ya se lamentaba porque “en Estados Unidos, las verduras se suelen hervir de una manera que les quita su olor característico y su exquisitez. ‘Malvado e idiota’ son los únicos adjetivos que pueden describir nuestros métodos de cocinar vegetales”.

¿Hay alguna investigación que demuestre que cocinar comida en casa en realidad mejora los resultados en la salud? ¿Las personas que cocinan viven más tiempo? No lo sabíamos... hasta ahora. Un grupo de investigadores en Taiwán descubrió que “quienes cocinan sus propios alimentos están más sanos y, de hecho, parecen vivir más tiempo”.

En un estudio realizado durante 10 años, se determinó que quienes cocinaban con más frecuencia solo tenían el 59% del riesgo de mortalidad. Y esto tenía en cuenta el ejercicio que realizaban, las compras en el supermercado, la función física y la capacidad de masticar. Entonces, ¿por qué vivieron más tiempo? Bueno, quienes cocinaban comían alimentos más nutritivos, como se demostró por su mayor consumo de vegetales.

Sin embargo, el efecto sobre la mortalidad fue mucho más evidente en las mujeres que en los hombres. Resulta que los hombres fueron, con una justificación dudosa, más positivos sobre el valor nutritivo de los alimentos precocinados. Entonces, su idea de cocinar era calentar un Pop-Tart® en el microondas, mientras que las mujeres que cocinaban realmente hacían mejores elecciones de alimentos.

Como señaló un autor del siglo pasado, “comenzamos el largo proceso de confiar a la industria alimentaria muchas de las decisiones sobre lo que comemos. Hoy, nuestras impactantes tasas de obesidad y de diabetes son testimonio de la fe que ponemos en las empresas para alimentarnos bien. Pero la industria alimentaria es un negocio, no una madre. No le importa lo que comamos, siempre que estemos dispuestos a pagar por ello. La cocina casera en estos días tiene mucho más que un valor sentimental: es una habilidad de supervivencia”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagenes de dno1967b vía flickr

Pin It en Pinterest

Share This