Flashback Friday: ¿Es menos carcinógena la carne ecológica?

Rate Video

Unos investigadores comprobaron 76 muestras de diferentes tipos de carne, ecológica y convencional, en la búsqueda de 33 carcinógenos.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernández y Macarena Troscé voluntarias en NutritionFacts.org.

Este estudio sobre los riesgos cancerígenos asociados con el consumo de distintas carnes estimó que el riesgo era tan grande que podríamos no querer alimentar a nuestros niños con carne de res, puerco o pollo por más de 5 veces al mes. Esto sucedió en Europa, donde la contaminación de carne de cordero ya es un problema en particular. En Estados Unidos, si hubiera algo que destacar, serían el pollo y los PBDE (los químicos retardantes de llama). No solo comparado con otras carnes, sino comparado con otros países. Los pollos de Estados Unidos que han sido puestos a prueba están entre 10 a 20 veces más contaminados que las muestras tomadas de otros países, aunque la dieta no es la única fuente de exposición. En su torrente sanguíneo, los vegetarianos solo tuvieron niveles un 25% menor que aquellos que comían carne, aunque una gran proporción de esos niveles en omnívoros podrían provenir del pollo.

En relación con otros químicos, la dieta puede desempeñar un papel aún mayor. En estudios de hace más de 30 años sobre los contaminantes en la leche materna de vegetarianas se ha encontrado que los niveles de algunos contaminantes del vegetariano promedio fueron solo del 1% al 2% del promedio nacional. De hecho, 6 de cada 7 contaminantes que fueron evaluados ni siquiera se superpusieron en el rango de puntajes. El valor vegetariano más alto fue menor que el valor más bajo obtenido por la población general. Se presume que es porque estos contaminantes se concentran a lo largo de la cadena alimenticia, entonces, al consumir muchos alimentos de la parte más baja de la cadena alimenticia, como las plantas, aquellos con una alimentación vegetariana podrían tener una ventaja.

Por ejemplo, las dioxinas. Se cree que la carne, el pescado y los lácteos contribuyen a casi la totalidad de la exposición corporal a las dioxinas. En efecto, si observas a quienes siguen una dieta basada en plantas estricta, podrían tener solo un tercio de los niveles de dioxinas y PCB, o incluso menos de una quinta parte circulando en sus organismos.

Este estudio realmente me impactó. Cada año, India ha venido afrontando un gran problema en el tratamiento de sus millones de kilos de desechos electrónicos. Y los pobres trabajadores de esas plantas de reciclaje de desechos electrónicos pueden estar expuestos a altos niveles de químicos tóxicos, y terminar con este tipo de concentración de PCB en su torrente sanguíneo, que es casi el doble de la de aquellos que viven a unos 76 metros a lo largo de la costa. Pero estos trabajadores de la planta de desechos no eran vegetarianos. Los niveles de PCB de los vegetarianos que trabajaban en la misma planta fueron mucho menores.

El problema con estos estudios transversales es que no podemos individualizar su dieta. Quizá los vegetarianos tienen otros comportamientos de estilo de vida que los protegen. No se puede saber, hasta que se pone a prueba. Hay que cambiar la dieta de las personas y ver qué pasa.

Eso es difícil de hacer con contaminantes persistentes como el PCB, el cual podría tardar literalmente décadas en desintoxicarse de nuestro organismo, sin embargo, nos podemos deshacer de metales pesados como el mercurio en cuestión de meses. Y en efecto, 3 meses después de eliminar la carne, el pollo, el pescado y los huevos de sus dietas, hubo una disminución significativa en los niveles de metales pesados tóxicos en sus cuerpos, incluidos mercurio, cadmio y plomo. Una disminución de hasta un 30 % en 3 meses.

¿Qué pasaría si solo se consumiera carne orgánica? Por ley, la carne orgánica certificada es de ganado que se alimenta con comida producida orgánicamente, libre de pesticidas y subproductos animales. Entonces, podríamos asumir que debería haber una acumulación menor de residuos químicos. Sin embargo, a nivel práctico, no había estudios sobre el contenido de residuos químicos en la carne orgánica… hasta ahora.

Los investigadores obtuvieron 76 muestras de diferentes tipos de carne, tanto orgánica como convencional, y midieron sus niveles de contaminación en base a 33 carcinógenos distintos (contaminantes orgánicos persistentes).

Después de todo, la ingesta de alimentos contribuye en más del 90 % de la exposición a estos compuestos, especialmente los alimentos de origen animal. Por otro lado, cada vez más consumidores están eligiendo productos orgánicos. De hecho, la producción de alimentos orgánicos aumentó en un 50 % durante la última década. Entonces ¿los consumidores de carne orgánica están protegidos o no?

Pues, “ninguna muestra estuvo completamente libre de contaminantes cancerígenos”, lo cual es de esperarse, dado lo contaminado que está nuestro planeta actualmente, pero lo sorprendente fue que “las diferencias entre la carne producida de forma orgánica y convencional fueron mínimas”. Más aún, el patrón actual de consumo de carne excedió los límites máximos.

Sorprendentemente, el consumo de carne producida orgánicamente no solo parece no disminuir el riesgo de cáncer, sino que, a veces, el riesgo fue incluso mayor. Lamentablemente la conclusión es que el consumo de carne orgánica no disminuye el potencial cancerígeno asociado con la ingesta de estos contaminantes.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Ralph Aichinger vía flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Tatiana Fernández y Macarena Troscé voluntarias en NutritionFacts.org.

Este estudio sobre los riesgos cancerígenos asociados con el consumo de distintas carnes estimó que el riesgo era tan grande que podríamos no querer alimentar a nuestros niños con carne de res, puerco o pollo por más de 5 veces al mes. Esto sucedió en Europa, donde la contaminación de carne de cordero ya es un problema en particular. En Estados Unidos, si hubiera algo que destacar, serían el pollo y los PBDE (los químicos retardantes de llama). No solo comparado con otras carnes, sino comparado con otros países. Los pollos de Estados Unidos que han sido puestos a prueba están entre 10 a 20 veces más contaminados que las muestras tomadas de otros países, aunque la dieta no es la única fuente de exposición. En su torrente sanguíneo, los vegetarianos solo tuvieron niveles un 25% menor que aquellos que comían carne, aunque una gran proporción de esos niveles en omnívoros podrían provenir del pollo.

En relación con otros químicos, la dieta puede desempeñar un papel aún mayor. En estudios de hace más de 30 años sobre los contaminantes en la leche materna de vegetarianas se ha encontrado que los niveles de algunos contaminantes del vegetariano promedio fueron solo del 1% al 2% del promedio nacional. De hecho, 6 de cada 7 contaminantes que fueron evaluados ni siquiera se superpusieron en el rango de puntajes. El valor vegetariano más alto fue menor que el valor más bajo obtenido por la población general. Se presume que es porque estos contaminantes se concentran a lo largo de la cadena alimenticia, entonces, al consumir muchos alimentos de la parte más baja de la cadena alimenticia, como las plantas, aquellos con una alimentación vegetariana podrían tener una ventaja.

Por ejemplo, las dioxinas. Se cree que la carne, el pescado y los lácteos contribuyen a casi la totalidad de la exposición corporal a las dioxinas. En efecto, si observas a quienes siguen una dieta basada en plantas estricta, podrían tener solo un tercio de los niveles de dioxinas y PCB, o incluso menos de una quinta parte circulando en sus organismos.

Este estudio realmente me impactó. Cada año, India ha venido afrontando un gran problema en el tratamiento de sus millones de kilos de desechos electrónicos. Y los pobres trabajadores de esas plantas de reciclaje de desechos electrónicos pueden estar expuestos a altos niveles de químicos tóxicos, y terminar con este tipo de concentración de PCB en su torrente sanguíneo, que es casi el doble de la de aquellos que viven a unos 76 metros a lo largo de la costa. Pero estos trabajadores de la planta de desechos no eran vegetarianos. Los niveles de PCB de los vegetarianos que trabajaban en la misma planta fueron mucho menores.

El problema con estos estudios transversales es que no podemos individualizar su dieta. Quizá los vegetarianos tienen otros comportamientos de estilo de vida que los protegen. No se puede saber, hasta que se pone a prueba. Hay que cambiar la dieta de las personas y ver qué pasa.

Eso es difícil de hacer con contaminantes persistentes como el PCB, el cual podría tardar literalmente décadas en desintoxicarse de nuestro organismo, sin embargo, nos podemos deshacer de metales pesados como el mercurio en cuestión de meses. Y en efecto, 3 meses después de eliminar la carne, el pollo, el pescado y los huevos de sus dietas, hubo una disminución significativa en los niveles de metales pesados tóxicos en sus cuerpos, incluidos mercurio, cadmio y plomo. Una disminución de hasta un 30 % en 3 meses.

¿Qué pasaría si solo se consumiera carne orgánica? Por ley, la carne orgánica certificada es de ganado que se alimenta con comida producida orgánicamente, libre de pesticidas y subproductos animales. Entonces, podríamos asumir que debería haber una acumulación menor de residuos químicos. Sin embargo, a nivel práctico, no había estudios sobre el contenido de residuos químicos en la carne orgánica… hasta ahora.

Los investigadores obtuvieron 76 muestras de diferentes tipos de carne, tanto orgánica como convencional, y midieron sus niveles de contaminación en base a 33 carcinógenos distintos (contaminantes orgánicos persistentes).

Después de todo, la ingesta de alimentos contribuye en más del 90 % de la exposición a estos compuestos, especialmente los alimentos de origen animal. Por otro lado, cada vez más consumidores están eligiendo productos orgánicos. De hecho, la producción de alimentos orgánicos aumentó en un 50 % durante la última década. Entonces ¿los consumidores de carne orgánica están protegidos o no?

Pues, “ninguna muestra estuvo completamente libre de contaminantes cancerígenos”, lo cual es de esperarse, dado lo contaminado que está nuestro planeta actualmente, pero lo sorprendente fue que “las diferencias entre la carne producida de forma orgánica y convencional fueron mínimas”. Más aún, el patrón actual de consumo de carne excedió los límites máximos.

Sorprendentemente, el consumo de carne producida orgánicamente no solo parece no disminuir el riesgo de cáncer, sino que, a veces, el riesgo fue incluso mayor. Lamentablemente la conclusión es que el consumo de carne orgánica no disminuye el potencial cancerígeno asociado con la ingesta de estos contaminantes.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Ralph Aichinger vía flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Nota del Doctor

También existen Cancerígenos en la carne que son creados al cocinarla. También hice un video sobre el problema con los metales pesados: Cómo reducir los niveles de metales pesados con la alimentación.

¿Qué pasa con los productos orgánicos comparado con los convencionales? Mira:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This