Flashback Friday: La curcumina de la cúrcuma reprograma la muerte de las células cancerígenas

5/5 - (3 votes)

La cúrcuma podría ser capaz de encender el mecanismo de autodestrucción de las células cancerígenas.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Karely Díaz voluntarios activos en NutritionFacts.org.

El efecto anticancerígeno de la curcumina, el pigmento de la cúrcuma, se extiende más allá de su habilidad de bloquear los carcinógenos: dicho efecto es principalmente el resultado de una de las muchas formas en que regula la “programación de la muerte celular”.

Se estima que el cuerpo humano contiene aproximadamente diez billones de células. Eso son diez millones de millones. “Casi todas estas células mueren en aproximadamente 100 días”. Somos básicamente una nueva persona cada tres meses, nos reinventamos a nivel físico y, como básicamente estamos hechos de tres cosas, aire, agua y comida, siendo esta última el único factor externo, literalmente somos físicamente lo que comemos.

De cierta manera, nuestro cuerpo tiene que reconstruirse cada tres meses con las herramientas que nosotros le proporcionamos por medio de nuestro estómago. Nuestra boca es como el camino de acceso al lugar de construcción continua de nuestro cuerpo donde los tractores entran tres veces al día.

¿Qué herramientas le queremos dar al cuerpo para reconstruirse? ¿Cualquier cosa barata que encontremos por ahí? ¿Lo primero que encontremos en oferta que simplemente no traerá ningún beneficio? ¿No sería mejor que construyéramos una base sólida? Estamos hablando del interior de la estructura arquitectónica más maravillosa que se conoce en el universo, no la arruinemos consumiendo chatarra.

De todos modos, solo contamos con los bienes biológicos con los que nacemos. Así que, si necesitamos reconstruirnos cada tres meses, eso quiere decir que necesitamos un equipo apabullante, ¿cierto? Si reemplazamos diez billones de células cada cien días, eso significa que, en general, tenemos que matar cerca de diez mil millones de células a diario. Fuera las células viejas y bienvenidas las nuevas.

Eso lo logramos por medio de un proceso llamado apoptosis que es la preprogramación de la muerte celular; este término proviene del griego ptosis, que significa “caer”, y apo, que significa “desde” o “a partir de”. Así que estamos hablando de nuestras células cayendo de nuestro cuerpo. Por ejemplo, todos nosotros solíamos tener los dedos de las manos y los pies unidos, literalmente, mientras estábamos en el útero y hasta los 4 meses de gestación aproximadamente. Luego, la apoptosis hace su aparición y las células que unen nuestros dedos se suicidan para que los dedos puedan separarse.

Algunas células de nuestro cuerpo se quedan más tiempo de lo debido: las células del cáncer. No mueren cuando se supone que debían hacerlo, de alguna forma “apagan” sus genes suicidas. ¿Qué podemos hacer al respecto? Bien, una de las formas en que el curry mata las células del cáncer es reprogramando el mecanismo de autodestrucción en las células cancerígenas. Voy a indagar un poco en esto solo para que puedan ver la complejidad.

El receptor de la muerte llamado FAS es el que activa el dominio de muerte celular junto con los receptores de muerte cinco y cuatro. Entonces el FADD (por sus siglas en inglés) activa el caspasa-8 que, a su vez, enciende la máquina de la muerte y mata las células. ¿Y dónde encaja el curry en todo esto?

En las células del cáncer, la curcumina, el pigmento en la cúrcuma que le da ese característico color amarillo, regula y activa los receptores de muerte, tal y como se ha demostrado en las células humanas de cáncer de riñón, así como de cáncer de piel y cáncer de nariz y garganta.

También puede activar la máquina de la muerte directamente, como se ha demostrado en el cáncer de pulmón y el cáncer de colon. Las enzimas caspasas son conocidas como las enzimas ejecutoras que, cuando se activan, destruyen las células del cáncer desde adentro fragmentando las proteínas, algo así como una muerte lenta.

Y esa es solo una de las formas en que ayuda, existen muchas otras maneras en que la cúrcuma afecta la apoptosis, por un lado, y, por el otro, tenemos todos los diferentes tipos de células del cáncer que puede matar la curcumina. Pero, por motivos que aún no se han podido comprender del todo, tiende a dejar intactas las células normales. Este estudio muestra que “la curcumina puede matar una amplia variedad de tipos de células tumorales por medio de diferentes mecanismos”.

Gracias a que la curcumina puede afectar numerosos mecanismos de muerte celular al mismo tiempo, es “posible que las células del cáncer no desarrollen resistencia a la muerte celular inducida por la curcumina”, como lo hacen con casi todas las quimioterapias. “Además, su habilidad para matar las células tumorales y no las normales hace a la curcumina un candidato atractivo”… ¿para la cena? No se puede hacer dinero de una especia que puedes comprar en donde sea: “un atractivo candidato para el desarrollo de medicamentos”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes de Lucidialohman y Donovan & Meggin Eastman vía flickr, y Susan Arnold vía Wikimedia. Animación original de Amélie Bernier-Jean, M.D. y su esposo, Shane Barrett.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Karely Díaz voluntarios activos en NutritionFacts.org.

El efecto anticancerígeno de la curcumina, el pigmento de la cúrcuma, se extiende más allá de su habilidad de bloquear los carcinógenos: dicho efecto es principalmente el resultado de una de las muchas formas en que regula la “programación de la muerte celular”.

Se estima que el cuerpo humano contiene aproximadamente diez billones de células. Eso son diez millones de millones. “Casi todas estas células mueren en aproximadamente 100 días”. Somos básicamente una nueva persona cada tres meses, nos reinventamos a nivel físico y, como básicamente estamos hechos de tres cosas, aire, agua y comida, siendo esta última el único factor externo, literalmente somos físicamente lo que comemos.

De cierta manera, nuestro cuerpo tiene que reconstruirse cada tres meses con las herramientas que nosotros le proporcionamos por medio de nuestro estómago. Nuestra boca es como el camino de acceso al lugar de construcción continua de nuestro cuerpo donde los tractores entran tres veces al día.

¿Qué herramientas le queremos dar al cuerpo para reconstruirse? ¿Cualquier cosa barata que encontremos por ahí? ¿Lo primero que encontremos en oferta que simplemente no traerá ningún beneficio? ¿No sería mejor que construyéramos una base sólida? Estamos hablando del interior de la estructura arquitectónica más maravillosa que se conoce en el universo, no la arruinemos consumiendo chatarra.

De todos modos, solo contamos con los bienes biológicos con los que nacemos. Así que, si necesitamos reconstruirnos cada tres meses, eso quiere decir que necesitamos un equipo apabullante, ¿cierto? Si reemplazamos diez billones de células cada cien días, eso significa que, en general, tenemos que matar cerca de diez mil millones de células a diario. Fuera las células viejas y bienvenidas las nuevas.

Eso lo logramos por medio de un proceso llamado apoptosis que es la preprogramación de la muerte celular; este término proviene del griego ptosis, que significa “caer”, y apo, que significa “desde” o “a partir de”. Así que estamos hablando de nuestras células cayendo de nuestro cuerpo. Por ejemplo, todos nosotros solíamos tener los dedos de las manos y los pies unidos, literalmente, mientras estábamos en el útero y hasta los 4 meses de gestación aproximadamente. Luego, la apoptosis hace su aparición y las células que unen nuestros dedos se suicidan para que los dedos puedan separarse.

Algunas células de nuestro cuerpo se quedan más tiempo de lo debido: las células del cáncer. No mueren cuando se supone que debían hacerlo, de alguna forma “apagan” sus genes suicidas. ¿Qué podemos hacer al respecto? Bien, una de las formas en que el curry mata las células del cáncer es reprogramando el mecanismo de autodestrucción en las células cancerígenas. Voy a indagar un poco en esto solo para que puedan ver la complejidad.

El receptor de la muerte llamado FAS es el que activa el dominio de muerte celular junto con los receptores de muerte cinco y cuatro. Entonces el FADD (por sus siglas en inglés) activa el caspasa-8 que, a su vez, enciende la máquina de la muerte y mata las células. ¿Y dónde encaja el curry en todo esto?

En las células del cáncer, la curcumina, el pigmento en la cúrcuma que le da ese característico color amarillo, regula y activa los receptores de muerte, tal y como se ha demostrado en las células humanas de cáncer de riñón, así como de cáncer de piel y cáncer de nariz y garganta.

También puede activar la máquina de la muerte directamente, como se ha demostrado en el cáncer de pulmón y el cáncer de colon. Las enzimas caspasas son conocidas como las enzimas ejecutoras que, cuando se activan, destruyen las células del cáncer desde adentro fragmentando las proteínas, algo así como una muerte lenta.

Y esa es solo una de las formas en que ayuda, existen muchas otras maneras en que la cúrcuma afecta la apoptosis, por un lado, y, por el otro, tenemos todos los diferentes tipos de células del cáncer que puede matar la curcumina. Pero, por motivos que aún no se han podido comprender del todo, tiende a dejar intactas las células normales. Este estudio muestra que “la curcumina puede matar una amplia variedad de tipos de células tumorales por medio de diferentes mecanismos”.

Gracias a que la curcumina puede afectar numerosos mecanismos de muerte celular al mismo tiempo, es “posible que las células del cáncer no desarrollen resistencia a la muerte celular inducida por la curcumina”, como lo hacen con casi todas las quimioterapias. “Además, su habilidad para matar las células tumorales y no las normales hace a la curcumina un candidato atractivo”… ¿para la cena? No se puede hacer dinero de una especia que puedes comprar en donde sea: “un atractivo candidato para el desarrollo de medicamentos”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes de Lucidialohman y Donovan & Meggin Eastman vía flickr, y Susan Arnold vía Wikimedia. Animación original de Amélie Bernier-Jean, M.D. y su esposo, Shane Barrett.

Nota del Doctor

Este es el tercer video de una serie sobre la cúrcuma y el cáncer. Si te perdiste los primeros dos los puedes ver aquí: De vuelta a nuestras raíces: curry y el cáncer y Los efectos de bloqueo del cáncer de la cúrcuma.

Algunas otras hierbas y especias como el ajo y el amla pueden tener efectos selectivos similares contra las células del cáncer.

¿Qué más puede hacer la cúrcuma? Puedes verlo en mis otros videos sobre esta especia:

Todos mis videos nuevos sobre la cúrcuma los puedes encontrar aquí.

¡Oye! Te tenemos una sorpresa en mi próximo video: estamos experimentando un cambio en nuestro estilo. ¡Espero que lo disfrutes! :)

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This