11 videos

Tras llevar a cabo el análisis más completo de factores de riesgo de muerte y enfermedad de la historia, el Global Burden of Disease Study (estudio de la carga mundial de enfermedades), concluyeron que no comer suficientes frutos secos y semillas era el tercer factor de riesgo dietético de muerte y discapacidad en el mundo. Se cree que la ingesta insuficiente de frutos secos y semillas provoca 15 veces más muertes que de todas las drogas ilegales combinadas.

Los estudios de referencia demuestran que la probabilidad de fallecer por cáncer o enfermedades cardíacas y respiratorias disminuye entre quienes comen frutos secos. Además, gozan de una vida más longeva. De hecho, nuestra esperanza de vida podría aumentar hasta dos años si los introducimos en nuestra dieta de forma regular: un puñado (o aproximadamente 21gramos) entre cinco y siete días a la semana.

En mi Docena diaria, recomiendo una porción diaria de 21 g de frutos secos o semillas, o 2 cucharadas de crema de frutos secos o semillas.

PREDIMED, uno de los ensayos dietéticos intervencionistas más grandes jamás realizados, siguió a más de siete mil hombres y mujeres con un riesgo alto de padecer enfermedades cardiovasculares. Los sujetos fueron distribuidos al azar en diferentes grupos con diferentes dietas. Uno de ellos recibió 227 g de frutos secos gratis cada semana durante cuatro años consecutivos. En comparación con el resto, el grupo que consumió frutos secos pareció reducir el riesgo de sufrir una apoplejía a la mitad. Independientemente del grupo al que se asignaron los participantes, aquellos que comían más frutos secos cada día tenían un riesgo considerablemente menor de morir de forma prematura por causas generales.

Los pistachos, en concreto, parecen ayudar con la disfunción eréctil, que es la incapacidad recurrente o persistente de conseguir o mantener una erección para tener relaciones sexuales. La disfunción eréctil y nuestra principal causa de muerte, la enfermedad coronaria, son dos manifestaciones de la misma enfermedad (arterias inflamadas, obstruidas y paralizadas) independientemente de los órganos afectados. Los hombres que comieron de tres a cuatro puñados de pistachos al día durante tres semanas, parecieron experimentar una mejora significativa en el flujo sanguíneo en el pene, acompañada de erecciones significativamente más firmes.

Derechos de imagen: Austin Kirk / Flickr. Esta imagen ha sido modificada.

Todos los videos de: Pistachos

Pin It en Pinterest