Flashback Friday: ¿Los productos de limpieza naturales y caseros de aceite de árbol del té desinfectan tan bien como la lejía?

Flashback Friday: ¿Los productos de limpieza naturales y caseros de aceite de árbol del té desinfectan tan bien como la lejía?
3.5 (70%) 2 votes

¿Cuál es el mejor producto para la limpieza del hogar?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Alberto Martínez y Macarena Troscé voluntarios en NutritionFacts.org.

Los productos de limpieza del hogar pueden ser peligrosos, y envían a cientos de miles de niños a las salas de emergencia en los Estados Unidos. El producto que más se asocia con lesiones es la lejía, que puede ser tóxica incluso cuando se usa según las indicaciones.

Se sabe que las personas con asma que trabajan con productos de limpieza a diario pueden sufrir reacciones adversas: empeoramiento de los síntomas, disminución de la función pulmonar e inflamación de las vías respiratorias. Quienes trabajan en limpieza y no tienen asma también pueden verse afectados. Incluso por debajo de los niveles de exposición aceptables, los trabajadores con o sin vías respiratorias afectadas pueden sufrir una disminución sustancial en la función pulmonar.

Bien, pero ese es el caso solo para personas que limpian para ganarse la vida, ¿no? Aunque sabíamos que el uso ocupacional de la lejía puede tener efectos adversos para la salud respiratoria, no sabíamos si el uso doméstico de la lejía podía poner en riesgo los pulmones… ¡hasta ahora!

El uso de lejía se asoció significativamente con un riesgo casi 5 veces mayor de sufrir asma no alérgica en la adultez, así como con otros síntomas respiratorios crónicos, como la tos crónica. La lejía funciona como un fuerte prooxidante, y se cree que puede causar fugas en los pulmones, permitiendo que penetren los alérgenos.

Se ha sabido por décadas que los productos de limpieza pueden inducir asma. Más de 3/4 partes de docenas de estudios poblacionales que han investigado este tema han encontrado un mayor riesgo de asma o de inflamación nasal. Idealmente, debería haber productos de limpieza más seguros. Desafortunadamente, toda esta evidencia ha sido ignorada en gran parte por los fabricantes y las empresas de limpieza comercial. Y la mayoría de los trabajadores en riesgo son mujeres. De hecho, este sesgo puede ayudar a explicar algunas de las diferencias de género en el asma. La frecuencia relativamente alta del uso de lejía para la limpieza del hogar por mujeres en todo el mundo, junto con la fuerte asociación entre el uso de la lejía y el asma no alérgica, enfatiza la necesidad de reconsiderar el uso de la lejía para la limpieza.

Hay productos de limpieza naturales y ecológicos que pueden ofrecer una alternativa más segura. Más segura quizás, pero ¿será también tan efectiva? No lo sabíamos ¡hasta ahora! “La efectividad de tres productos de limpieza y desinfección de Staphylococcus aureus (la bacteria que causa infecciones por estafilococos) y E. coli en superficies del hogar” es el primer informe sobre el rendimiento de alternativas supuestamente más seguras.

En el hogar, algunas personas seleccionan productos convencionales, como la lejía, debido a la familiaridad. Tiene un olor que algunos asocian con la limpieza. Otros buscan productos menos peligrosos y más amigables con el ambiente. Desinfectantes verdes, orgánicos o naturales, que se pueden comprar o preparar siguiendo recetas caseras, y que suelen llevar ingredientes como vinagre, bicarbonato de sodio y aceites esenciales de plantas, como aceite de árbol de té, que es muy apreciado por sus cualidades antimicrobianas.

Así que los investigadores compararon directamente la efectividad de la lejía de Clorox con la de un desinfectante natural a base de timol (aceite esencial de tomillo) y la de una receta casera (mitad bicarbonato de sodio, mitad vinagre blanco, con unas gotas de aceite de árbol de té). Probablemente podrías comprar la lejía por unos 3 dólares y los productos naturales por unos 7 dólares. La mezcla casera cuesta menos de un dólar. ¿Pero funciona?

En la botella dice que la lejía puede matar el 99.9% de los gérmenes, que es el estándar de la EPA para la desinfección de superficies que no entran en contacto con alimentos, como el lavabo del baño. La compañía dice que elimina el 99.9% de los gérmenes. Cuando se puso a prueba, la lejía en realidad mató al 99.9999% de los gérmenes, eliminando por completo los gérmenes de E. coli y estafilococos, e incluso superando el estándar de la EPA para superficies que entran en contacto con alimentos, como el mostrador de la cocina. Los productos naturales funcionaron tan bien como la lejía. Pero la mezcla de bicarbonato de sodio, vinagre y aceite de árbol de té falló, ya que permitió la proliferación de un pequeño porcentaje de microorganismos.

Ahora bien, tal vez no se usó suficiente aceite de árbol de té, ya que la mezcla solo contenía una gota por taza. Desde la perspectiva del rendimiento, el producto amigable para el medioambiente es una alternativa efectiva a la lejía convencional, y yo diría que incluso mejor, porque se sabe que la lejía es un irritante respiratorio y también es corrosiva, por lo que puede terminar dañando las superficies. Lo que me parece interesante es probar cuán efectiva sería una solución casera de aceite de tomillo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Shari Weinsheimer vía Public Domain Pictures. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Alberto Martínez y Macarena Troscé voluntarios en NutritionFacts.org.

Los productos de limpieza del hogar pueden ser peligrosos, y envían a cientos de miles de niños a las salas de emergencia en los Estados Unidos. El producto que más se asocia con lesiones es la lejía, que puede ser tóxica incluso cuando se usa según las indicaciones.

Se sabe que las personas con asma que trabajan con productos de limpieza a diario pueden sufrir reacciones adversas: empeoramiento de los síntomas, disminución de la función pulmonar e inflamación de las vías respiratorias. Quienes trabajan en limpieza y no tienen asma también pueden verse afectados. Incluso por debajo de los niveles de exposición aceptables, los trabajadores con o sin vías respiratorias afectadas pueden sufrir una disminución sustancial en la función pulmonar.

Bien, pero ese es el caso solo para personas que limpian para ganarse la vida, ¿no? Aunque sabíamos que el uso ocupacional de la lejía puede tener efectos adversos para la salud respiratoria, no sabíamos si el uso doméstico de la lejía podía poner en riesgo los pulmones… ¡hasta ahora!

El uso de lejía se asoció significativamente con un riesgo casi 5 veces mayor de sufrir asma no alérgica en la adultez, así como con otros síntomas respiratorios crónicos, como la tos crónica. La lejía funciona como un fuerte prooxidante, y se cree que puede causar fugas en los pulmones, permitiendo que penetren los alérgenos.

Se ha sabido por décadas que los productos de limpieza pueden inducir asma. Más de 3/4 partes de docenas de estudios poblacionales que han investigado este tema han encontrado un mayor riesgo de asma o de inflamación nasal. Idealmente, debería haber productos de limpieza más seguros. Desafortunadamente, toda esta evidencia ha sido ignorada en gran parte por los fabricantes y las empresas de limpieza comercial. Y la mayoría de los trabajadores en riesgo son mujeres. De hecho, este sesgo puede ayudar a explicar algunas de las diferencias de género en el asma. La frecuencia relativamente alta del uso de lejía para la limpieza del hogar por mujeres en todo el mundo, junto con la fuerte asociación entre el uso de la lejía y el asma no alérgica, enfatiza la necesidad de reconsiderar el uso de la lejía para la limpieza.

Hay productos de limpieza naturales y ecológicos que pueden ofrecer una alternativa más segura. Más segura quizás, pero ¿será también tan efectiva? No lo sabíamos ¡hasta ahora! “La efectividad de tres productos de limpieza y desinfección de Staphylococcus aureus (la bacteria que causa infecciones por estafilococos) y E. coli en superficies del hogar” es el primer informe sobre el rendimiento de alternativas supuestamente más seguras.

En el hogar, algunas personas seleccionan productos convencionales, como la lejía, debido a la familiaridad. Tiene un olor que algunos asocian con la limpieza. Otros buscan productos menos peligrosos y más amigables con el ambiente. Desinfectantes verdes, orgánicos o naturales, que se pueden comprar o preparar siguiendo recetas caseras, y que suelen llevar ingredientes como vinagre, bicarbonato de sodio y aceites esenciales de plantas, como aceite de árbol de té, que es muy apreciado por sus cualidades antimicrobianas.

Así que los investigadores compararon directamente la efectividad de la lejía de Clorox con la de un desinfectante natural a base de timol (aceite esencial de tomillo) y la de una receta casera (mitad bicarbonato de sodio, mitad vinagre blanco, con unas gotas de aceite de árbol de té). Probablemente podrías comprar la lejía por unos 3 dólares y los productos naturales por unos 7 dólares. La mezcla casera cuesta menos de un dólar. ¿Pero funciona?

En la botella dice que la lejía puede matar el 99.9% de los gérmenes, que es el estándar de la EPA para la desinfección de superficies que no entran en contacto con alimentos, como el lavabo del baño. La compañía dice que elimina el 99.9% de los gérmenes. Cuando se puso a prueba, la lejía en realidad mató al 99.9999% de los gérmenes, eliminando por completo los gérmenes de E. coli y estafilococos, e incluso superando el estándar de la EPA para superficies que entran en contacto con alimentos, como el mostrador de la cocina. Los productos naturales funcionaron tan bien como la lejía. Pero la mezcla de bicarbonato de sodio, vinagre y aceite de árbol de té falló, ya que permitió la proliferación de un pequeño porcentaje de microorganismos.

Ahora bien, tal vez no se usó suficiente aceite de árbol de té, ya que la mezcla solo contenía una gota por taza. Desde la perspectiva del rendimiento, el producto amigable para el medioambiente es una alternativa efectiva a la lejía convencional, y yo diría que incluso mejor, porque se sabe que la lejía es un irritante respiratorio y también es corrosiva, por lo que puede terminar dañando las superficies. Lo que me parece interesante es probar cuán efectiva sería una solución casera de aceite de tomillo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Shari Weinsheimer vía Public Domain Pictures. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Pin It en Pinterest

Share This