Friday Favorites: Riesgos de los suplementos de cartílago de tiburón y Suplementos de cartílago de tiburón puestos a prueba para curar el cáncer

4.7/5 - (4 votes)

¿Por qué se gastan millones de dólares en suplementos de cartílago de tiburón? Y, sobre todo, ¿funcionan?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Gabriela Elizondo y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Una evaluación de sitios de internet enfocadas a la medicina complementaria y alternativa para el cáncer encontró que muchas de ellas respaldan terapias no comprobadas y algunas terapias que son verdaderamente peligrosas. Esto lleva potencialmente a la explotación de pacientes altamente vulnerables y al enriquecimiento de vendedores irresponsables de aceite de serpiente o en este caso, vendedores de cartílago de tiburón; lo que se traduce en ventas de millones de dólares cada año. ¿Por qué entre todas las cosas el cartílago de tiburón?

El interés en el cartílago de tiburón como agente anticáncer surgió porque muchas personas creyeron que los tiburones no contraen cáncer. ¿Por qué pensarían tal cosa? Porque algún vendedor irresponsable de cartílago de tiburón escribió un libro titulado: “Los tiburones no contraen cáncer”. Pero eso es sencillamente falso. Los tiburones sí contraen cáncer. Se han encontrado lesiones benignas y cancerosas en 21 especies de tiburones de más de 9 familias. Por ejemplo, este tumor oral saliendo de la boca de un gran tiburón blanco.

Ahora, algunos distribuidores de cartílago de tiburón insisten en que los tiburones muy raramente contraen cáncer, pero las tasas reales de cáncer en tiburones nunca han sido determinadas. Simplemente no se han hecho estudios sistemáticos de tumores en tiburones para hacer esa aseveración. Pero mira, incluso si los tiburones fueran menos susceptibles al cáncer, ¿cómo se pasa con lógica de eso, a pensar que pacientes con cáncer que se beneficiarían por comer cartílago de tiburón en polvo?

Sabemos, por ejemplo, que hay ciertas proteínas que permiten que algunas bacterias sobrevivan en aguas termales hirvientes. Y… ¿significa que si comemos esas bacterias también vamos a sobrevivir al agua hirviendo? Eso no tiene ningún sentido. La nula lógica detrás del uso de cartílago de tiburón como terapia contra el cáncer tiene implicaciones que van más allá de la reducción en las poblaciones de tiburones y la instrucción errónea a pacientes de terapias ineficaces contra el cáncer. Esta sustancia puede ser dañina y no solo estoy hablando del caso poco común de inflamación del hígado provocado por el consumo de cartílago de tiburón. Los productos derivados de tiburones pueden contener la neurotoxina BMAA de la cual he hablado anteriormente. En los cerebros de pacientes de Alzheimer y ELA se han encontrado altos niveles de esta neurotoxina y puede desempeñar un rol en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Así que el consumo de sopa de aleta de tiburón puede suponer un riesgo de salud significativo, pero ¿qué hay con los suplementos de cartílago de tiburón? Se estudiaron 16 suplementos comerciales de cartílago de tiburón, directamente de los estantes de venta y se encontró BMAA en quince de los dieciséis productos. Pero mira, incluso si los suplementos de cartílago de tiburón contienen propiedades pro-inflamatorias, que podrían constituir un riesgo para los pacientes, estamos hablando de cáncer. Hay agentes de la quimioterapia que son mortalmente peligrosos, pero en ocasiones los beneficios superan los riesgos en relación con el cáncer. Así que la pregunta se convierte a ¿hay algún beneficio en el cartílago de tiburón?

Quiero decir, no es una idea totalmente absurda. En general, el cartílago es altamente resistente a la invasión de células tumorales; así que tal vez, hay algún factor anti-invasivo derivado del cartílago. Algunas explicaciones alternativas menos interesantes son que para el cáncer simplemente es más difícil penetrar en el cartílago o tal vez sea porque hay un bajo suministro de sangre en él, el cáncer no lo considera un territorio particularmente fértil. Pero, tal vez la falta de vasos sanguíneos en el cartílago puede ser aprovechada. La razón por la cual no hay vasos sanguíneos en el cartílago es porque sus células producen inhibidores de angiogénesis que son inhibidores de la creación de vasos sanguíneos. Así que tal vez se pueda matar de hambre el crecimiento del tumor al infundirlo con estos factores del cartílago. Lo que los científicos hacen es implantar tumores en ojos de conejos, con esto ellos pueden observar cuántos vasos sanguíneos son atraídos por el tumor.  

Y en efecto, el cartílago de tiburón contiene inhibidores de angiogénesis tumoral. Esos hallazgos hicieron que las ventas de cartílago de tiburón subieran vertiginosamente, lo que casi llevó a la extinción a dos especies de tiburón. Pero el cartílago de vaca hace lo mismo. Aquí se usó cartílago bovino. Y, dicho sea de paso, el cartílago humano también hace lo mismo. Así que ¿por qué se vende cartílago de tiburón? Bueno, en realidad suena mucho más exótico y los tiburones tienen alrededor de 10 veces más cartílago por animal. Un tiburón de 6 metros puede tener alrededor de 22 kilos de cartílago.

Sin embargo, no se puede pensar que solo porque el cartílago tiene químicos que inhiben la creación de vasos sanguíneos, los pacientes que lo consuman van a tener esos beneficios. Es como un pensamiento mágico: el cartílago de tiburón impide el crecimiento de vasos sanguíneos; por lo tanto, al consumir cartílago de tiburón de alguna manera los humanos estarían protegidos. Quiero decir, las moléculas de proteína de cartílago del tiburón parecen ser muy grandes para ser absorbidas por el intestino. No es como si te inyectaras cartílago de tiburón en tu torrente sanguíneo través de una vía intravenosa.

Pero se hizo un estudio con ratas en donde se encontró que al darles cartílago de tiburón se podía disminuir el crecimiento de los vasos sanguíneos en sus cuerpos. Ok, pero ¿eso se traduce en que el crecimiento y propagación del cáncer de detuvo? Aparentemente no, ya que ninguna de las dosis de cartílago de tiburón probada en ratones con tumores tuvo un efecto retardante en el crecimiento o propagación de cáncer, pero que no funcione en roedores no necesariamente significa que no funcione en humanos. Para saber eso se tiene que poner a prueba en un estudio donde se use el cartílago de tiburón en pacientes humanos con cáncer. De lo cual hablaremos pronto.

Cuando se trata de comercializar tratamientos para el cáncer que no han sido probados, el internet se ha convertido en el viejo oeste. Los estafadores pueden aprovecharse de la gente como nunca antes. “Los pacientes de cáncer se encuentran con charlatanes en la red”, fue la queja del Instituto Nacional de Cáncer. ¿Sabías que había más de 200 000 documentos sobre cáncer en la red? ¿Qué? ¿Cuándo se publicaron? Oh, 1996. Eso es tan solo unos años después de que naciera el internet. Pero no hay de qué preocuparse, dijo el autor de la Guía de la Medicina en línea del Dr. Linden. Toma mucho tiempo y dinero mantener una página web. Así que, no te preocupes, la cantidad de información en internet disminuirá en los próximos años a medida que el internet madure.

Claaaaro. Sí, va disminuyendo de 200 000 a unos cuantos, ya sabes, casi un cuarto de billón. Y, una de las entre comillas “curas alternativas para el cáncer” más comúnmente recomendadas en populares sitios web es el cartílago de tiburón.

Mucho se ha hecho en los últimos años para atribuirle un aura mística. Claramente, parte de ello es el miedo visceral al cáncer, combinado con un respeto saludable a la criatura que ha sobrevivido básicamente sin cambios desde tiempos prehistóricos. Se ha reportado que a los tiburones raramente les da cáncer y que su esqueleto está hecho de cartílago, así que la lógica le ha hecho creer a algunos que esta debe ser la razón de la relativa salud de los tiburones. No estoy exactamente seguro de que eso sea lógico, pero sí tienen mucho cartílago. El cartílago, en general, tiene pocos vasos sanguíneos y los vasos sanguíneos son importantes para el crecimiento de cáncer. Todo eso contribuyó a que, en su desesperación, los pacientes de cáncer fueran blanco de estafas sin escrúpulos por parte de la pseudociencia y la industria de los suplementos, valiéndose solo de un mito: que a los tiburones no les da cáncer. Pero sí les da cáncer, después de todo. Tan solo una capa más de argumentos falaces, que logran convencer a los pacientes de cáncer desesperados de comprar productos que no son efectivos. Pero espera, no sabemos si en verdad no son efectivos, hasta que se ponen a prueba.

Sesenta pacientes con una variedad de cáncer avanzado recibieron una docena de cucharadas al día de cartílago de tiburón y… ni una sola, ni siquiera parcial respuesta fue notada en ninguno de sus tumores. Ineficaz con ningún efecto saludable en su calidad de vida. Por el contrario, sufrieron toxicidad gastrointestinal significativa a raíz de eso y mientras tanto los tumores progresaron en todos los pacientes. Pero ¿qué le hacía falta a la gráfica de supervivencia? ¿Qué pasó en el grupo control? No había grupo control. Así que, si eso es lo que se esperaría ver en pacientes con cáncer avanzado, ¿cómo sabemos que el cáncer no habría progresado aún más rápido sin el cartílago de tiburón? Es por eso que se necesitan ensayos aleatorizados y controlados, pero no había ninguno, hasta que la Clínica Mayo decidió intervenir. Un estudio clínico aleatorizado, doblemente ciego, controlado por placebo para pacientes con cáncer de seno o colorectal incurable.

La información en un total de 83 pacientes fue analizada y… no hubo diferencia en la supervivencia entre pacientes que recibieron el cartílago de tiburón y aquellos que recibieron un placebo; tampoco hubo signos de mejora en su calidad de vida. Y, evidentemente, hubo un estudio sobre cáncer de próstata también. Tan solo 5 pacientes pudieron siquiera completar el estudio y, en los cinco, el cáncer continuó progresando sin disminución. Así que, desafortunadamente, los alegatos sobre los beneficios del cartílago de tiburón carecen completamente de fundamento basado en información objetiva de estudios clínicos controlados.

No tan rápido, dijeron los fabricantes de suplementos. Quizá los polvos comerciales ordinarios de cartílago de tiburón simplemente no tienen niveles lo suficientemente altos de los componentes activos que pueda haber. Así que, en vez de eso, los pacientes de cáncer deberían estar tomando pastillas de extracto de cartílago de tiburón. Así que, el Instituto Nacional de Cáncer dijo bien, se probará eso también, solo para asegurarse completamente; y así, financiaron un estudio aleatorizado, doblemente ciego, controlado por placebo para ponerlo a prueba.

A diferencia de los otros estudios con suplementos de cartílago de tiburón, se usó extracto purificado y el resultado del estudio no fue ambiguo. Fracasó. El grupo que recibió cartílago de tiburón vivió 14 meses y el grupo que recibió el placebo vivió 15 meses. Así que, no hay diferencia significativa en la supervivencia o el tiempo de progresión o el ritmo de respuesta de los tumores. Así que, esos estudios clínicos sugieren que el cartílago de tiburón no es solo un remedio no comprobado contra el cáncer, sino en realidad uno bien refutado. Aún así, a pesar de la contundente evidencia de lo contrario, los alegatos persistieron. Por ejemplo, el embustero que lo inició todo escribió una secuela: “A los tiburones aún no les da cáncer”. Quizá la única cura para ese mito sea difundir el rumor de que el cartílago de la nariz de charlatanes como él también combate el cáncer.

En fin, si realmente estás interesado en consumir inhibidores de angiogénesis, ¿por qué comer un tazón de polvo de cartílago, si puedes simplemente comer una manzana, beber té verde, cúrcuma, granadas, moras y nueces, frijoles de soya, semillas de linaza o brócoli? Todos estos alimentos han demostrado tener efectos anti-angiogénicos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen de: Sandra Cohen-Rose vía Flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Gabriela Elizondo y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Una evaluación de sitios de internet enfocadas a la medicina complementaria y alternativa para el cáncer encontró que muchas de ellas respaldan terapias no comprobadas y algunas terapias que son verdaderamente peligrosas. Esto lleva potencialmente a la explotación de pacientes altamente vulnerables y al enriquecimiento de vendedores irresponsables de aceite de serpiente o en este caso, vendedores de cartílago de tiburón; lo que se traduce en ventas de millones de dólares cada año. ¿Por qué entre todas las cosas el cartílago de tiburón?

El interés en el cartílago de tiburón como agente anticáncer surgió porque muchas personas creyeron que los tiburones no contraen cáncer. ¿Por qué pensarían tal cosa? Porque algún vendedor irresponsable de cartílago de tiburón escribió un libro titulado: “Los tiburones no contraen cáncer”. Pero eso es sencillamente falso. Los tiburones sí contraen cáncer. Se han encontrado lesiones benignas y cancerosas en 21 especies de tiburones de más de 9 familias. Por ejemplo, este tumor oral saliendo de la boca de un gran tiburón blanco.

Ahora, algunos distribuidores de cartílago de tiburón insisten en que los tiburones muy raramente contraen cáncer, pero las tasas reales de cáncer en tiburones nunca han sido determinadas. Simplemente no se han hecho estudios sistemáticos de tumores en tiburones para hacer esa aseveración. Pero mira, incluso si los tiburones fueran menos susceptibles al cáncer, ¿cómo se pasa con lógica de eso, a pensar que pacientes con cáncer que se beneficiarían por comer cartílago de tiburón en polvo?

Sabemos, por ejemplo, que hay ciertas proteínas que permiten que algunas bacterias sobrevivan en aguas termales hirvientes. Y… ¿significa que si comemos esas bacterias también vamos a sobrevivir al agua hirviendo? Eso no tiene ningún sentido. La nula lógica detrás del uso de cartílago de tiburón como terapia contra el cáncer tiene implicaciones que van más allá de la reducción en las poblaciones de tiburones y la instrucción errónea a pacientes de terapias ineficaces contra el cáncer. Esta sustancia puede ser dañina y no solo estoy hablando del caso poco común de inflamación del hígado provocado por el consumo de cartílago de tiburón. Los productos derivados de tiburones pueden contener la neurotoxina BMAA de la cual he hablado anteriormente. En los cerebros de pacientes de Alzheimer y ELA se han encontrado altos niveles de esta neurotoxina y puede desempeñar un rol en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Así que el consumo de sopa de aleta de tiburón puede suponer un riesgo de salud significativo, pero ¿qué hay con los suplementos de cartílago de tiburón? Se estudiaron 16 suplementos comerciales de cartílago de tiburón, directamente de los estantes de venta y se encontró BMAA en quince de los dieciséis productos. Pero mira, incluso si los suplementos de cartílago de tiburón contienen propiedades pro-inflamatorias, que podrían constituir un riesgo para los pacientes, estamos hablando de cáncer. Hay agentes de la quimioterapia que son mortalmente peligrosos, pero en ocasiones los beneficios superan los riesgos en relación con el cáncer. Así que la pregunta se convierte a ¿hay algún beneficio en el cartílago de tiburón?

Quiero decir, no es una idea totalmente absurda. En general, el cartílago es altamente resistente a la invasión de células tumorales; así que tal vez, hay algún factor anti-invasivo derivado del cartílago. Algunas explicaciones alternativas menos interesantes son que para el cáncer simplemente es más difícil penetrar en el cartílago o tal vez sea porque hay un bajo suministro de sangre en él, el cáncer no lo considera un territorio particularmente fértil. Pero, tal vez la falta de vasos sanguíneos en el cartílago puede ser aprovechada. La razón por la cual no hay vasos sanguíneos en el cartílago es porque sus células producen inhibidores de angiogénesis que son inhibidores de la creación de vasos sanguíneos. Así que tal vez se pueda matar de hambre el crecimiento del tumor al infundirlo con estos factores del cartílago. Lo que los científicos hacen es implantar tumores en ojos de conejos, con esto ellos pueden observar cuántos vasos sanguíneos son atraídos por el tumor.  

Y en efecto, el cartílago de tiburón contiene inhibidores de angiogénesis tumoral. Esos hallazgos hicieron que las ventas de cartílago de tiburón subieran vertiginosamente, lo que casi llevó a la extinción a dos especies de tiburón. Pero el cartílago de vaca hace lo mismo. Aquí se usó cartílago bovino. Y, dicho sea de paso, el cartílago humano también hace lo mismo. Así que ¿por qué se vende cartílago de tiburón? Bueno, en realidad suena mucho más exótico y los tiburones tienen alrededor de 10 veces más cartílago por animal. Un tiburón de 6 metros puede tener alrededor de 22 kilos de cartílago.

Sin embargo, no se puede pensar que solo porque el cartílago tiene químicos que inhiben la creación de vasos sanguíneos, los pacientes que lo consuman van a tener esos beneficios. Es como un pensamiento mágico: el cartílago de tiburón impide el crecimiento de vasos sanguíneos; por lo tanto, al consumir cartílago de tiburón de alguna manera los humanos estarían protegidos. Quiero decir, las moléculas de proteína de cartílago del tiburón parecen ser muy grandes para ser absorbidas por el intestino. No es como si te inyectaras cartílago de tiburón en tu torrente sanguíneo través de una vía intravenosa.

Pero se hizo un estudio con ratas en donde se encontró que al darles cartílago de tiburón se podía disminuir el crecimiento de los vasos sanguíneos en sus cuerpos. Ok, pero ¿eso se traduce en que el crecimiento y propagación del cáncer de detuvo? Aparentemente no, ya que ninguna de las dosis de cartílago de tiburón probada en ratones con tumores tuvo un efecto retardante en el crecimiento o propagación de cáncer, pero que no funcione en roedores no necesariamente significa que no funcione en humanos. Para saber eso se tiene que poner a prueba en un estudio donde se use el cartílago de tiburón en pacientes humanos con cáncer. De lo cual hablaremos pronto.

Cuando se trata de comercializar tratamientos para el cáncer que no han sido probados, el internet se ha convertido en el viejo oeste. Los estafadores pueden aprovecharse de la gente como nunca antes. “Los pacientes de cáncer se encuentran con charlatanes en la red”, fue la queja del Instituto Nacional de Cáncer. ¿Sabías que había más de 200 000 documentos sobre cáncer en la red? ¿Qué? ¿Cuándo se publicaron? Oh, 1996. Eso es tan solo unos años después de que naciera el internet. Pero no hay de qué preocuparse, dijo el autor de la Guía de la Medicina en línea del Dr. Linden. Toma mucho tiempo y dinero mantener una página web. Así que, no te preocupes, la cantidad de información en internet disminuirá en los próximos años a medida que el internet madure.

Claaaaro. Sí, va disminuyendo de 200 000 a unos cuantos, ya sabes, casi un cuarto de billón. Y, una de las entre comillas “curas alternativas para el cáncer” más comúnmente recomendadas en populares sitios web es el cartílago de tiburón.

Mucho se ha hecho en los últimos años para atribuirle un aura mística. Claramente, parte de ello es el miedo visceral al cáncer, combinado con un respeto saludable a la criatura que ha sobrevivido básicamente sin cambios desde tiempos prehistóricos. Se ha reportado que a los tiburones raramente les da cáncer y que su esqueleto está hecho de cartílago, así que la lógica le ha hecho creer a algunos que esta debe ser la razón de la relativa salud de los tiburones. No estoy exactamente seguro de que eso sea lógico, pero sí tienen mucho cartílago. El cartílago, en general, tiene pocos vasos sanguíneos y los vasos sanguíneos son importantes para el crecimiento de cáncer. Todo eso contribuyó a que, en su desesperación, los pacientes de cáncer fueran blanco de estafas sin escrúpulos por parte de la pseudociencia y la industria de los suplementos, valiéndose solo de un mito: que a los tiburones no les da cáncer. Pero sí les da cáncer, después de todo. Tan solo una capa más de argumentos falaces, que logran convencer a los pacientes de cáncer desesperados de comprar productos que no son efectivos. Pero espera, no sabemos si en verdad no son efectivos, hasta que se ponen a prueba.

Sesenta pacientes con una variedad de cáncer avanzado recibieron una docena de cucharadas al día de cartílago de tiburón y… ni una sola, ni siquiera parcial respuesta fue notada en ninguno de sus tumores. Ineficaz con ningún efecto saludable en su calidad de vida. Por el contrario, sufrieron toxicidad gastrointestinal significativa a raíz de eso y mientras tanto los tumores progresaron en todos los pacientes. Pero ¿qué le hacía falta a la gráfica de supervivencia? ¿Qué pasó en el grupo control? No había grupo control. Así que, si eso es lo que se esperaría ver en pacientes con cáncer avanzado, ¿cómo sabemos que el cáncer no habría progresado aún más rápido sin el cartílago de tiburón? Es por eso que se necesitan ensayos aleatorizados y controlados, pero no había ninguno, hasta que la Clínica Mayo decidió intervenir. Un estudio clínico aleatorizado, doblemente ciego, controlado por placebo para pacientes con cáncer de seno o colorectal incurable.

La información en un total de 83 pacientes fue analizada y… no hubo diferencia en la supervivencia entre pacientes que recibieron el cartílago de tiburón y aquellos que recibieron un placebo; tampoco hubo signos de mejora en su calidad de vida. Y, evidentemente, hubo un estudio sobre cáncer de próstata también. Tan solo 5 pacientes pudieron siquiera completar el estudio y, en los cinco, el cáncer continuó progresando sin disminución. Así que, desafortunadamente, los alegatos sobre los beneficios del cartílago de tiburón carecen completamente de fundamento basado en información objetiva de estudios clínicos controlados.

No tan rápido, dijeron los fabricantes de suplementos. Quizá los polvos comerciales ordinarios de cartílago de tiburón simplemente no tienen niveles lo suficientemente altos de los componentes activos que pueda haber. Así que, en vez de eso, los pacientes de cáncer deberían estar tomando pastillas de extracto de cartílago de tiburón. Así que, el Instituto Nacional de Cáncer dijo bien, se probará eso también, solo para asegurarse completamente; y así, financiaron un estudio aleatorizado, doblemente ciego, controlado por placebo para ponerlo a prueba.

A diferencia de los otros estudios con suplementos de cartílago de tiburón, se usó extracto purificado y el resultado del estudio no fue ambiguo. Fracasó. El grupo que recibió cartílago de tiburón vivió 14 meses y el grupo que recibió el placebo vivió 15 meses. Así que, no hay diferencia significativa en la supervivencia o el tiempo de progresión o el ritmo de respuesta de los tumores. Así que, esos estudios clínicos sugieren que el cartílago de tiburón no es solo un remedio no comprobado contra el cáncer, sino en realidad uno bien refutado. Aún así, a pesar de la contundente evidencia de lo contrario, los alegatos persistieron. Por ejemplo, el embustero que lo inició todo escribió una secuela: “A los tiburones aún no les da cáncer”. Quizá la única cura para ese mito sea difundir el rumor de que el cartílago de la nariz de charlatanes como él también combate el cáncer.

En fin, si realmente estás interesado en consumir inhibidores de angiogénesis, ¿por qué comer un tazón de polvo de cartílago, si puedes simplemente comer una manzana, beber té verde, cúrcuma, granadas, moras y nueces, frijoles de soya, semillas de linaza o brócoli? Todos estos alimentos han demostrado tener efectos anti-angiogénicos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen de: Sandra Cohen-Rose vía Flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Pin It en Pinterest

Share This