Cómo una dieta vegetal puede ayudar a reducir las disparidades en salud según tu etnia

5/5 - (5 votes)

¿Por qué los estadounidenses afroamericanos suelen tener más enfermedades y morir más jóvenes que los estadounidenses blancos, y qué podemos hacer al respecto?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

Durante la pandemia de COVID-19, la tasa de mortalidad de los afroamericanos fue hasta seis veces mayor que la de los estadounidenses de origen europeo. El mayor número de muertes de negros por la pandemia pusieron el foco en su continua más alta mortalidad y su menor longevidad en general. Desafortunadamente, la menor esperanza de vida de los afroamericanos viene de décadas antes de la pandemia de COVID-19. La brecha de mortalidad entre blancos y negros para las mujeres es de aproximadamente 3 años, y para los hombres, de casi cinco años.

Las disparidades de muerte por COVID-19 pueden tener que ver con el acceso limitado a alimentos saludables en comunidades predominantemente afroamericanas, la densidad de viviendas, la necesidad de trabajar o, si no, la incapacidad de practicar el distanciamiento social, pero también la carga subyacente de mala salud. El aumento de la mortalidad y las complicaciones de COVID-19 ocurren con mayor frecuencia en personas con afecciones preexistentes como la hipertensión, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, comorbilidades que son más frecuentes en los afroamericanos. Más presión arterial alta, más diabetes, más accidentes cerebrovasculares, más probabilidades de morir a edades tempranas por todas las causas juntas. La pregunta es ¿por qué? ¿Por qué los afroamericanos viven más enfermos y mueren más jóvenes que sus compatriotas blancos?

Bueno, un factor importante es el estatus socioeconómico. En los Estados Unidos, la raza está estrechamente ligada a la clase social y los afroamericanos tienen el doble de probabilidades de vivir en la pobreza. En promedio, los niveles de educación también son más bajos; sin embargo, incluso entre los afroamericanos cuyo estatus socioeconómico es comparable al de los blancos, a pesar del mayor nivel de educación y mejores recursos socioeconómicos, los resultados de salud son asímismo peores. Parte de eso tiene que ver con los comportamientos de estilo de vida. Por ejemplo, menos del 5 por ciento de los adultos afroamericanos cumplen con las pautas de actividad física. Las tasas de tabaquismo son en realidad comparables, aunque los afroamericanos tienden a estar más expuestos al humo de segunda mano y tienen tasas de abandono más bajas. Esto puede deberse a que es más probable que usen cigarrillos mentolados, que aumentan el potencial adictivo de la nicotina. ¿Por qué mentolados? Porque las empresas tabacaleras dirigen la comercialización de productos mentolados a los afroamericanos. Vidas negras… pulmones negros.

De manera similar, si observamos los mensajes de alimentos en los programas de televisión para afroamericanos, vemos que no solo en las horas de máxima audiencia hay una mayor cantidad de anuncios comerciales de alimentos, sino que también estos pueden contener casi 3 veces más anuncios de comida basura baja en nutrientes, como dulces y refrescos. Esa puede ser una de las razones por las que los afroamericanos tienden a consumir menos frutas y verduras frescas y es más probable que coman comida basura.

Por supuesto, ¿dónde vas a conseguir esas frutas y verduras frescas? Hay menos supermercados ubicados en los vecindarios negros en comparación con los blancos, como cuatro veces menos. Lo que abunda en los barrios afroamericanos es la comida rápida. Los vecindarios predominantemente negros tienen un 60 por ciento más de restaurantes de comida rápida por milla cuadrada en comparación con los vecindarios predominantemente blancos.

Ahora bien, claro, los comportamientos alimenticios por sí solos no explican completamente las considerables diferencias en los patrones de enfermedades relacionadas con la dieta entre los grupos raciales. Hay diferencias en el empleo y la pobreza y la propiedad de la vivienda y el acceso a la atención médica, todo lo cual puede afectar los resultados. Pero si bien ciertamente hay muchos factores sociales y económicos, como el racismo y la desigualdad de ingresos, que contribuyen a las disparidades en la salud, existe buena evidencia de que el simple hecho de llevar una dieta más basada en plantas podría ayudar a eliminar las disparidades en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

He aquí los datos sobre la diabetes. Incluso después de controlar la educación, los ingresos, la actividad física e incluso el el índice de masa corporal (IMC), las personas que no eran negras y que comían estrictamente una dieta basada en plantas tenían un 57% menos de probabilidades de tener diabetes, y entre los negros veganos, era aún más sorprendente: un70 % menos de probabilidades. Y eso fue después de tener en cuenta el IMC. Así que, incluso con el mismo peso, los veganos negros tienen un 70% menos de probabilidades de diabetes que los omnívoros negros. Y la disparidad racial es solo la mitad de eso, el 36 por ciento. Así que el mayor riesgo de diabetes entre los participantes negros fue del orden de un tercio, mientras que la protección que brindan las dietas veganas en este subgrupo fue de alrededor del 70 por ciento. Incluso una dieta vegetariana que incluya seguir comiendo lácteos y huevos puede más que contrarrestar la disparidad racial en el riesgo de diabetes.

Y no son del mismo tamaño. Los afroamericanos tenían tasas de obesidad más altas, lo que reducía su esperanza de vida por seis años. Pero los vegetarianos y veganos afroamericanos tienen menos de la mitad del riesgo de obesidad en comparación con quienes comen carne esto después de ajustar diferencias en la actividad física. Incluso en los mismos niveles de ejercicio, los que comen más basado en plantas.

Presión arterial alta. En los afroamericanos la hipertensión es una de las principales causas que aumenta su carga de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Pero los vegetarianos y veganos negros en conjunto tienen 44% menos probabilidad de hipertensión, un hallazgo importante para los afroamericanos ya que son muy susceptibles a padecerla y el simple hecho de dejar de comer carne pero continuar comiendo pescado no les ayuda. Sucede lo mismo con el colesterol y colesterol LDL: se reducen las posibilidades a la mitad entre los vegetarianos y veganos negros.

Para las personas no afroamericanas la conclusión fue que “estos resultados sugieren que hay ventajas considerables de llevar una dieta vegetariana en individuos afroamericanos”.

¿Qué pasa con los vegetarianos y veganos? El título lo dice todo: “El factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares son menores en afroamericanos veganos”. Esto es algo que supimos al comparar veganos caucásicos con vegetarianos. Sin embargo, no se sabía por qué los afroamericanos veganos mostraron un perfil de colesterol más favorable, hasta ahora. Colesterol LDL significativamente bajo en veganos. Por supuesto, los veganos también eran significativamente más delgados: en peso normal promedio en comparación con los vegetarianos con sobrepeso. quienes comen más a base de plantas tienen el colesterol más bajo.

Así que, las dietas a base de plantas tienen un gran potencial para promover la salud entre la comunidad afroamericana. De hecho, podrían tener un beneficio mayor. Por ejemplo, los afroamericanos tienen un exceso de carga de enfermedad renal crónica, no solo porque tienen más presión arterial alta y diabetes, también tienen factores genéticos: entre el 8 y el 12% de los afroamericanos son portadores del rasgo de células falciformes lo que los pone en un riesgo más alto de enfermedad renal. Así que, a pesar de que los afroamericanos representan una pequeña fracción de la población de estadounidenses, más de una tercera parte de los pacientes con diálisis debido a falla renal crónica. Y ahí es donde las dietas a base de plantas hacen su aparición: protegen tanto del desarrollo como el progreso de la enfermedad renal crónica.

También la mayoría son intolerantes a la lactosa, así que, ahí hay más beneficios de una dieta a base de plantas. Es inaceptable que por décadas el sistema de salud estadounidense les haya fallado a los afroamericanos y a otras comunidades minoritarias al no ayudarles a prevenir algunas de nuestras principales causas de muerte. Pero eso solo hace que sea más importante que tomen las riendas de su propia salud.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

Durante la pandemia de COVID-19, la tasa de mortalidad de los afroamericanos fue hasta seis veces mayor que la de los estadounidenses de origen europeo. El mayor número de muertes de negros por la pandemia pusieron el foco en su continua más alta mortalidad y su menor longevidad en general. Desafortunadamente, la menor esperanza de vida de los afroamericanos viene de décadas antes de la pandemia de COVID-19. La brecha de mortalidad entre blancos y negros para las mujeres es de aproximadamente 3 años, y para los hombres, de casi cinco años.

Las disparidades de muerte por COVID-19 pueden tener que ver con el acceso limitado a alimentos saludables en comunidades predominantemente afroamericanas, la densidad de viviendas, la necesidad de trabajar o, si no, la incapacidad de practicar el distanciamiento social, pero también la carga subyacente de mala salud. El aumento de la mortalidad y las complicaciones de COVID-19 ocurren con mayor frecuencia en personas con afecciones preexistentes como la hipertensión, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, comorbilidades que son más frecuentes en los afroamericanos. Más presión arterial alta, más diabetes, más accidentes cerebrovasculares, más probabilidades de morir a edades tempranas por todas las causas juntas. La pregunta es ¿por qué? ¿Por qué los afroamericanos viven más enfermos y mueren más jóvenes que sus compatriotas blancos?

Bueno, un factor importante es el estatus socioeconómico. En los Estados Unidos, la raza está estrechamente ligada a la clase social y los afroamericanos tienen el doble de probabilidades de vivir en la pobreza. En promedio, los niveles de educación también son más bajos; sin embargo, incluso entre los afroamericanos cuyo estatus socioeconómico es comparable al de los blancos, a pesar del mayor nivel de educación y mejores recursos socioeconómicos, los resultados de salud son asímismo peores. Parte de eso tiene que ver con los comportamientos de estilo de vida. Por ejemplo, menos del 5 por ciento de los adultos afroamericanos cumplen con las pautas de actividad física. Las tasas de tabaquismo son en realidad comparables, aunque los afroamericanos tienden a estar más expuestos al humo de segunda mano y tienen tasas de abandono más bajas. Esto puede deberse a que es más probable que usen cigarrillos mentolados, que aumentan el potencial adictivo de la nicotina. ¿Por qué mentolados? Porque las empresas tabacaleras dirigen la comercialización de productos mentolados a los afroamericanos. Vidas negras… pulmones negros.

De manera similar, si observamos los mensajes de alimentos en los programas de televisión para afroamericanos, vemos que no solo en las horas de máxima audiencia hay una mayor cantidad de anuncios comerciales de alimentos, sino que también estos pueden contener casi 3 veces más anuncios de comida basura baja en nutrientes, como dulces y refrescos. Esa puede ser una de las razones por las que los afroamericanos tienden a consumir menos frutas y verduras frescas y es más probable que coman comida basura.

Por supuesto, ¿dónde vas a conseguir esas frutas y verduras frescas? Hay menos supermercados ubicados en los vecindarios negros en comparación con los blancos, como cuatro veces menos. Lo que abunda en los barrios afroamericanos es la comida rápida. Los vecindarios predominantemente negros tienen un 60 por ciento más de restaurantes de comida rápida por milla cuadrada en comparación con los vecindarios predominantemente blancos.

Ahora bien, claro, los comportamientos alimenticios por sí solos no explican completamente las considerables diferencias en los patrones de enfermedades relacionadas con la dieta entre los grupos raciales. Hay diferencias en el empleo y la pobreza y la propiedad de la vivienda y el acceso a la atención médica, todo lo cual puede afectar los resultados. Pero si bien ciertamente hay muchos factores sociales y económicos, como el racismo y la desigualdad de ingresos, que contribuyen a las disparidades en la salud, existe buena evidencia de que el simple hecho de llevar una dieta más basada en plantas podría ayudar a eliminar las disparidades en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

He aquí los datos sobre la diabetes. Incluso después de controlar la educación, los ingresos, la actividad física e incluso el el índice de masa corporal (IMC), las personas que no eran negras y que comían estrictamente una dieta basada en plantas tenían un 57% menos de probabilidades de tener diabetes, y entre los negros veganos, era aún más sorprendente: un70 % menos de probabilidades. Y eso fue después de tener en cuenta el IMC. Así que, incluso con el mismo peso, los veganos negros tienen un 70% menos de probabilidades de diabetes que los omnívoros negros. Y la disparidad racial es solo la mitad de eso, el 36 por ciento. Así que el mayor riesgo de diabetes entre los participantes negros fue del orden de un tercio, mientras que la protección que brindan las dietas veganas en este subgrupo fue de alrededor del 70 por ciento. Incluso una dieta vegetariana que incluya seguir comiendo lácteos y huevos puede más que contrarrestar la disparidad racial en el riesgo de diabetes.

Y no son del mismo tamaño. Los afroamericanos tenían tasas de obesidad más altas, lo que reducía su esperanza de vida por seis años. Pero los vegetarianos y veganos afroamericanos tienen menos de la mitad del riesgo de obesidad en comparación con quienes comen carne esto después de ajustar diferencias en la actividad física. Incluso en los mismos niveles de ejercicio, los que comen más basado en plantas.

Presión arterial alta. En los afroamericanos la hipertensión es una de las principales causas que aumenta su carga de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Pero los vegetarianos y veganos negros en conjunto tienen 44% menos probabilidad de hipertensión, un hallazgo importante para los afroamericanos ya que son muy susceptibles a padecerla y el simple hecho de dejar de comer carne pero continuar comiendo pescado no les ayuda. Sucede lo mismo con el colesterol y colesterol LDL: se reducen las posibilidades a la mitad entre los vegetarianos y veganos negros.

Para las personas no afroamericanas la conclusión fue que “estos resultados sugieren que hay ventajas considerables de llevar una dieta vegetariana en individuos afroamericanos”.

¿Qué pasa con los vegetarianos y veganos? El título lo dice todo: “El factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares son menores en afroamericanos veganos”. Esto es algo que supimos al comparar veganos caucásicos con vegetarianos. Sin embargo, no se sabía por qué los afroamericanos veganos mostraron un perfil de colesterol más favorable, hasta ahora. Colesterol LDL significativamente bajo en veganos. Por supuesto, los veganos también eran significativamente más delgados: en peso normal promedio en comparación con los vegetarianos con sobrepeso. quienes comen más a base de plantas tienen el colesterol más bajo.

Así que, las dietas a base de plantas tienen un gran potencial para promover la salud entre la comunidad afroamericana. De hecho, podrían tener un beneficio mayor. Por ejemplo, los afroamericanos tienen un exceso de carga de enfermedad renal crónica, no solo porque tienen más presión arterial alta y diabetes, también tienen factores genéticos: entre el 8 y el 12% de los afroamericanos son portadores del rasgo de células falciformes lo que los pone en un riesgo más alto de enfermedad renal. Así que, a pesar de que los afroamericanos representan una pequeña fracción de la población de estadounidenses, más de una tercera parte de los pacientes con diálisis debido a falla renal crónica. Y ahí es donde las dietas a base de plantas hacen su aparición: protegen tanto del desarrollo como el progreso de la enfermedad renal crónica.

También la mayoría son intolerantes a la lactosa, así que, ahí hay más beneficios de una dieta a base de plantas. Es inaceptable que por décadas el sistema de salud estadounidense les haya fallado a los afroamericanos y a otras comunidades minoritarias al no ayudarles a prevenir algunas de nuestras principales causas de muerte. Pero eso solo hace que sea más importante que tomen las riendas de su propia salud.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Los alimentos y el tabaco no son los únicos productos con marketing dirigido a los afroamericanos. Anteriormente hice un video sobre los peligros del polvo de talco de Johnson & Johnson en El polvo de talco y el fibroma.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Pin It en Pinterest

Share This