14 videos

La carga de ácido en la dieta se determina por el equilibrio de los alimentos que inducen ácido y de los alimentos que forman la base alcalina. La proteína animal es generalmente más formadora de ácido porque tiende a tener niveles más altos de aminoácidos que contienen azufre, como la metionina, que produce ácido sulfúrico cuando se metaboliza en el cuerpo. De otro lado, las frutas y vegetales son generalmente formadores de base, la cual ayuda a neutralizar los ácidos en nuestros riñones.

Las antiguas dietas humanas, como las de nuestros grandes simios, consistían en gran parte de plantas, por lo que probablemente produjeron más base que ácido en los riñones de nuestros antepasados. Los seres humanos evolucionaron comiendo estas dietas alcalinas (formadoras de base) durante millones de años. La mayoría de las dietas contemporáneas, por otro lado, producen ácido en exceso. Este cambio de las dietas de formación de base a ácido puede ayudar a explicar nuestra moderna epidemia de enfermedad renal. Un análisis de 2014 de las dietas y la función renal de más de 12000 estadounidenses descubrió que una mayor carga de ácido alimentario se asoció a un riesgo significativamente mayor de fuga de proteínas en la orina, un indicador de lesión en los riñones.

Se cree que las dietas inductoras de ácido afectan al riñón a través de la “toxicidad tubular”, daño a los diminutos tubos delicados que forman orina en los riñones. Para amortiguar el exceso de ácido formado por tu alimentación, los riñones producen amoníaco, que es una base y puede neutralizar parte de ese ácido. Contrarrestar el ácido es beneficioso a corto plazo, pero a largo plazo, todo el amoníaco extra en los riñones puede tener un efecto tóxico. La disminución de la función renal con el tiempo puede ser una consecuencia de una vida de sobreproducción de amoníaco. Los riñones pueden comenzar a deteriorarse a la edad de 20 y cuando cumplamos 80 años, podemos tener la mitad de la capacidad.

La acidosis metabólica crónica de bajo grado, atribuida a una alimentación rica en carne, ayuda a explicar porqué las personas que se alimentan a base de plantas parecen tener una función renal superior y porqué varias dietas a base de plantas parecen tener tanto éxito en el tratamiento de la insuficiencia renal crónica. En circunstancias normales, una alimentación vegetariana alcaliniza los riñones, mientras que una no vegetariana transporta una carga ácida.

Si las personas no están dispuestas a reducir su consumo de carne, se les debe animar a comer más frutas y verduras para equilibrar esa carga de ácido. Los investigadores han descubierto que darles a las personas frutas y verduras, no solo ofrece protección similar a las pastillas de bicarbonato de sodio para ayudar a neutralizar el exceso de ácido, también tenía la ventaja añadida de reducir la presión arterial de los sujetos.

 

Traducción: Ana Victoria Esquivel. Edición: Viviana Garcia

Créditos de imagen: mmoxley / Thinkstock. La imagen ha sido modificada.

Todos los videos de: Equilibrio ácido-base

Pin It en Pinterest