La casomorfina en la leche de vaca y el autismo

La casomorfina en la leche de vaca y el autismo
5 (100%) 1 vote

Las casomorfinas, similares a los opioides, liberadas de la proteina de la leche de vaca (caseina) podrían participar en el desarrollo de condiciones tales como el autismo, muerte de cuna, diabetes tipo I, psicosis post-parto, trastornos circulatorios y alergias alimentarias.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Los ataques de apnea [cuando los bebés dejan de respirar temporalmente] y la atonía muscular [cuando los bebés sufren de debilidad muscular] después de la exposición a la leche de vaca pueden también ser explicados por la actividad extra-central de la casomorfina (es decir, fuera del cerebro).”

“La casomorfina, un peptido similar a los opioides que es producido por la leche de vaca, “es también responsable por desencadenar reacciones pseudo-alérgicas” y otras anomalías relacionadas con la muerte de cuna. Y ademas, de forma similar a la morfina, la casomorfina retrasa el tiempo de vaciado gástrico en bebés y puede incrementar el riesgo de que el reflujo de los contenidos estomacales regrese hacia los pulmones.

“Por lo tanto, se puede decir que el llamado efecto de apnea de la leche puede consistir de varios componentes: una depresión respiratoria inducida por opioides; una respuesta respiratoria inducida por opioides relacionada con la histamina [pseudo-alérgica]; una influencia sobre el sistema nervioso periférico; un reflujo inducido por la leche de vaca, [seguido por] apnea inducida por aspiración.”

El sindrome de muerte subida del lactante no es la única condición ligada a estos compuestos similares a la morfina. Recientemente, otra revista médica publicó: “las casomorfinas liberadas de la [proteína de la leche] de vaca, beta-caseina, podrían participar en el desarrollo de condiciones tales como: autismo, [muerte de cuna], diabetes [tipo I], psicosis post-parto, trastornos circulatorios [y] alergias alimentarias.”

En cuanto al riesgo de autismo, las casomorfinas humanas, las cuales son las únicas que se encuentran en la leche materna de mujeres que no beben leche de vaca, están asociadas con el “desarrollo psicomotor y del tono muscular normal.” En contraste, los niveles de casomorfina bovina encontrados en lactantes alimentados con formula hecha a base de leche de vaca, fueron asociados con “retraso en el desarrollo psicomotor” y espaticidad muscular.

Esta evidencia sugiere que la incapacidad de algunos infantes para eliminar adecuadamente la casomorphina bovina puede ser “un factor de riesgo en el retraso de su desarrollo psicomotor y otras enfermedades como el autismo.”

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutierrez y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gracias a Ninjatacoshell, John Curtis, Shardanzimpenfish via Wikimedia Commons y a Judy Baxter via Flickr por las imágenes.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

“Los ataques de apnea [cuando los bebés dejan de respirar temporalmente] y la atonía muscular [cuando los bebés sufren de debilidad muscular] después de la exposición a la leche de vaca pueden también ser explicados por la actividad extra-central de la casomorfina (es decir, fuera del cerebro).”

“La casomorfina, un peptido similar a los opioides que es producido por la leche de vaca, “es también responsable por desencadenar reacciones pseudo-alérgicas” y otras anomalías relacionadas con la muerte de cuna. Y ademas, de forma similar a la morfina, la casomorfina retrasa el tiempo de vaciado gástrico en bebés y puede incrementar el riesgo de que el reflujo de los contenidos estomacales regrese hacia los pulmones.

“Por lo tanto, se puede decir que el llamado efecto de apnea de la leche puede consistir de varios componentes: una depresión respiratoria inducida por opioides; una respuesta respiratoria inducida por opioides relacionada con la histamina [pseudo-alérgica]; una influencia sobre el sistema nervioso periférico; un reflujo inducido por la leche de vaca, [seguido por] apnea inducida por aspiración.”

El sindrome de muerte subida del lactante no es la única condición ligada a estos compuestos similares a la morfina. Recientemente, otra revista médica publicó: “las casomorfinas liberadas de la [proteína de la leche] de vaca, beta-caseina, podrían participar en el desarrollo de condiciones tales como: autismo, [muerte de cuna], diabetes [tipo I], psicosis post-parto, trastornos circulatorios [y] alergias alimentarias.”

En cuanto al riesgo de autismo, las casomorfinas humanas, las cuales son las únicas que se encuentran en la leche materna de mujeres que no beben leche de vaca, están asociadas con el “desarrollo psicomotor y del tono muscular normal.” En contraste, los niveles de casomorfina bovina encontrados en lactantes alimentados con formula hecha a base de leche de vaca, fueron asociados con “retraso en el desarrollo psicomotor” y espaticidad muscular.

Esta evidencia sugiere que la incapacidad de algunos infantes para eliminar adecuadamente la casomorphina bovina puede ser “un factor de riesgo en el retraso de su desarrollo psicomotor y otras enfermedades como el autismo.”

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutierrez y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Gracias a Ninjatacoshell, John Curtis, Shardanzimpenfish via Wikimedia Commons y a Judy Baxter via Flickr por las imágenes.

Nota del Doctor

No te pierdas los dos últimos videos en esta serie: Apnea infantil provocada por la leche de vaca y La casomorfina en la leche de vaca y la “muerte de cuna”. Dar pecho siempre es lo mejor, pero la leche de pecho de mujeres que comen dietas a base de plantas no solo excluye casomorfinas bovinas, sino también contiene niveles más bajos de contaminantes industriales como dioxinas; ve Contaminación de químicos ignífugos

Para aprender más sobre otros efectos que los productos animales pueden tener en el desarrollo saludable, ve Lácteos y sexualidad precozProteína y pubertad. No es de extrañar que el Dr. Spock, el pediatra mas estimado de todos los tiempos, recomiende que los niños sean criados sin ser expuestos a la carne y a los lácteos (ve La ignorancia nutricional de los médicos).

Si todavia no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo clic aquí.

Pin It en Pinterest

Share This