La resistencia a antibióticos y la carne cultivada

La resistencia a antibióticos y la carne cultivada
5 (100%) 2 votes

Se están malgastando los antibióticos para compensar las condiciones tan antihigiénicas, estresantes y superpobladas de la ganadería industrial.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Cultivar carne de músculo directamente desde células, en lugar de sacarla de los animales, reduciría el riesgo de enfermedades con origen en los alimentos, actualmente originadas por la contaminación fecal durante la matanza y eviscerado de cadáveres, porque no habría heces, ni matanza, ni eviscerado. Además, también se reduciría la amenaza de la resistencia a los antibióticos.

Para compensar las condiciones de insalubridad, estrés y hacinamiento de las ganaderías industriales, se hace una dosificación masiva de antibióticos a los animales. Muchos antibióticos, hablamos de 10 millones de kilos al año de antibióticos de importancia médica. Le damos a los animales de ganadería en EE.UU cerca de 1 millón de kilos de penicilina y 7,5 millones de kilos de tetraciclina. Es una locura. Se echa directamente en su agua y su alimento. Antibióticos importantes para la medicina humana se les da a las vacas, los cerdos y los pollos por toneladas, miles de toneladas mezcladas en su comida y su agua. Y todo esto sin prescripción. El 97 % de las decenas de millones de kilos de antibióticos que se les da a los animales de ganadería en los EE.UU se compran sin receta, es decir, sin prescripción alguna por parte de ningún veterinario. Incluso para conseguir unos pocos miligramos de penicilina, necesitas una receta médica, porque se trata de medicamentos milagrosos de los que no puede hacerse un uso indebido. En cambio, los ganaderos pueden cargar sus camionetas de antibióticos directamente desde los almacenes de pienso. 

Y ahora la mitad de la salmonella encontrada en la carne (pollo, pavo, ternera y cerdo) es resistente a la tetraciclina. Más o menos un cuarto de las bacterias son resistentes a tres o más clases enteras de antibióticos, incluyendo algunas resistentes a la ceftriaxona, una medicina de importancia crítica que se usa para tratar infecciones graves de Salmonella, especialmente en infantes.

Tales aplicaciones antimicrobianas en ganadería son ahora consideradas una amenaza urgente contra la salud humana, ya que la asociación entre el uso de antibióticos en animales y la resistencia a los antibióticos en humanos es inequívoca.

Todo empieza en el estiércol. Las bacterias resistentes a los antibióticos sobreviven, y de ese estiércol pueden esparcirse por la carne o las cosechas contaminadas por el estiércol, el aire, el agua, o pueden ser transportadas por insectos. Hay muchas vías por las que las superbacterias resistentes pueden escapar. Así que incluso si no comes carne, puedes estar en riesgo por los patógenos emitidos por el ganado lleno de contaminantes, inmunocomprometido, estresado e inflado de antibióticos. Esa es una de las razones por las que la Asociación Americana de Salud Pública (APHA por sus siglas en inglés) ha pedido la paralización de las ganaderías industriales por toda la contaminación de las comunidades colindantes.

Cada año, se producen más de cinco toneladas de estiércol animal per capita en EE.UU. Todo empieza con el estiércol. Pero la carne cultivada significa que no hay vísceras, ni estiércol, ni infecciones fecales, ni son necesarios los antibióticos. Y no deja residuos fecales ni de antibióticos en la carne, los cuales pueden potencialmente provocar más efectos secundarios más allá de la simple transmisión a los humanos de bacterias resistentes a los antibióticos.

Y las cosas están empeorando, no mejorando. La ganadería en EE.UU. está empleando antibióticos ahora más que nunca. Y no es solo porque estemos criando más animales. Las ventas de antibióticos en EE.UU están sobrepasando la producción de carne. Sí, la producción de carne está creciendo, pero mira la subida de ventas de antibióticos para la producción de carne. Con el poder combinado de las grandes ganaderías y las grandes farmacéuticas (quienes se benefician de la venta de medicamentos), es difícil imaginar que nada vaya a cambiar a nivel político. Quizás, la única esperanza sea un cambio en la producción.  

El imparable incremento de cepas de bacterias súper resistentes es un grave problema mundial que da lugar a 700 000 muertes al año. Y las previsiones de uso de antibióticos en la producción mundial de animales son inquietantes, puede que excedan las 100 000 toneladas de antibióticos inyectadas a animales con fines alimentarios para el año 2030. Simplemente puede que estemos acercándonos a infecciones intratables ni con el uso de nuestros últimos recursos antibióticos, como los carbapenémicos, solo para abaratar unos pocos céntimos cada kilo de carne. 

Y no son solo las bacterias alimentarias. También están el síndrome de las vacas locas, la gripe porcina, y la gripe aviar con potencial para matar a millones de personas. ¿Escéptico? Tengo un libro para que leas, cuyo autor tiene una maravillosa habilidad para contar historias que lo convierte en una lectura claramente obligatoria.

Dados los efectos negativos que nos están trayendo los pollos, una editorial en el American Journal of Public Health creyó interesante recalcar que dejar de comerlos, o por lo menos, limitar radicalmente la cantidad que comemos, era una medida significativa incuestionable para prevenir la próxima pandemia de influenza. Aun así, la humanidad no parece ni considerar esta opción. Pero la humanidad no necesita considerar esa opción porque puedes crear todo el pollo que quieras, sin tripas ni pulmones.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Irene Cortés voluntaria activa en NutritionFacts.org.

Cultivar carne de músculo directamente desde células, en lugar de sacarla de los animales, reduciría el riesgo de enfermedades con origen en los alimentos, actualmente originadas por la contaminación fecal durante la matanza y eviscerado de cadáveres, porque no habría heces, ni matanza, ni eviscerado. Además, también se reduciría la amenaza de la resistencia a los antibióticos.

Para compensar las condiciones de insalubridad, estrés y hacinamiento de las ganaderías industriales, se hace una dosificación masiva de antibióticos a los animales. Muchos antibióticos, hablamos de 10 millones de kilos al año de antibióticos de importancia médica. Le damos a los animales de ganadería en EE.UU cerca de 1 millón de kilos de penicilina y 7,5 millones de kilos de tetraciclina. Es una locura. Se echa directamente en su agua y su alimento. Antibióticos importantes para la medicina humana se les da a las vacas, los cerdos y los pollos por toneladas, miles de toneladas mezcladas en su comida y su agua. Y todo esto sin prescripción. El 97 % de las decenas de millones de kilos de antibióticos que se les da a los animales de ganadería en los EE.UU se compran sin receta, es decir, sin prescripción alguna por parte de ningún veterinario. Incluso para conseguir unos pocos miligramos de penicilina, necesitas una receta médica, porque se trata de medicamentos milagrosos de los que no puede hacerse un uso indebido. En cambio, los ganaderos pueden cargar sus camionetas de antibióticos directamente desde los almacenes de pienso. 

Y ahora la mitad de la salmonella encontrada en la carne (pollo, pavo, ternera y cerdo) es resistente a la tetraciclina. Más o menos un cuarto de las bacterias son resistentes a tres o más clases enteras de antibióticos, incluyendo algunas resistentes a la ceftriaxona, una medicina de importancia crítica que se usa para tratar infecciones graves de Salmonella, especialmente en infantes.

Tales aplicaciones antimicrobianas en ganadería son ahora consideradas una amenaza urgente contra la salud humana, ya que la asociación entre el uso de antibióticos en animales y la resistencia a los antibióticos en humanos es inequívoca.

Todo empieza en el estiércol. Las bacterias resistentes a los antibióticos sobreviven, y de ese estiércol pueden esparcirse por la carne o las cosechas contaminadas por el estiércol, el aire, el agua, o pueden ser transportadas por insectos. Hay muchas vías por las que las superbacterias resistentes pueden escapar. Así que incluso si no comes carne, puedes estar en riesgo por los patógenos emitidos por el ganado lleno de contaminantes, inmunocomprometido, estresado e inflado de antibióticos. Esa es una de las razones por las que la Asociación Americana de Salud Pública (APHA por sus siglas en inglés) ha pedido la paralización de las ganaderías industriales por toda la contaminación de las comunidades colindantes.

Cada año, se producen más de cinco toneladas de estiércol animal per capita en EE.UU. Todo empieza con el estiércol. Pero la carne cultivada significa que no hay vísceras, ni estiércol, ni infecciones fecales, ni son necesarios los antibióticos. Y no deja residuos fecales ni de antibióticos en la carne, los cuales pueden potencialmente provocar más efectos secundarios más allá de la simple transmisión a los humanos de bacterias resistentes a los antibióticos.

Y las cosas están empeorando, no mejorando. La ganadería en EE.UU. está empleando antibióticos ahora más que nunca. Y no es solo porque estemos criando más animales. Las ventas de antibióticos en EE.UU están sobrepasando la producción de carne. Sí, la producción de carne está creciendo, pero mira la subida de ventas de antibióticos para la producción de carne. Con el poder combinado de las grandes ganaderías y las grandes farmacéuticas (quienes se benefician de la venta de medicamentos), es difícil imaginar que nada vaya a cambiar a nivel político. Quizás, la única esperanza sea un cambio en la producción.  

El imparable incremento de cepas de bacterias súper resistentes es un grave problema mundial que da lugar a 700 000 muertes al año. Y las previsiones de uso de antibióticos en la producción mundial de animales son inquietantes, puede que excedan las 100 000 toneladas de antibióticos inyectadas a animales con fines alimentarios para el año 2030. Simplemente puede que estemos acercándonos a infecciones intratables ni con el uso de nuestros últimos recursos antibióticos, como los carbapenémicos, solo para abaratar unos pocos céntimos cada kilo de carne. 

Y no son solo las bacterias alimentarias. También están el síndrome de las vacas locas, la gripe porcina, y la gripe aviar con potencial para matar a millones de personas. ¿Escéptico? Tengo un libro para que leas, cuyo autor tiene una maravillosa habilidad para contar historias que lo convierte en una lectura claramente obligatoria.

Dados los efectos negativos que nos están trayendo los pollos, una editorial en el American Journal of Public Health creyó interesante recalcar que dejar de comerlos, o por lo menos, limitar radicalmente la cantidad que comemos, era una medida significativa incuestionable para prevenir la próxima pandemia de influenza. Aun así, la humanidad no parece ni considerar esta opción. Pero la humanidad no necesita considerar esa opción porque puedes crear todo el pollo que quieras, sin tripas ni pulmones.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Es difícil darle la importancia que merece a ese editorial del American Journal of Public Health. Tan devastador como ha sido la COVID-19, puede que esta sea solo un ensayo para una amenaza incluso mayor esperando en las alas… de los pollos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el principal candidato para la próxima pandemia es un virus de gripe aviar conocido como H7N9, que es cien veces más letal que la COVID-19. En lugar de una muerte por cada 250, el H7N9 ha matado al 40% de los infectados.  

La última vez que un virus de gripe aviar pasó directamente a los humanos y causó una pandemia, desencadenó la plaga más letal en la historia de la humanidad: la pandemia de 1918 que mató a 50 millones de personas. Tenía una tasa de mortalidad del 2%. ¿Qué pasaría con una pandemia en la que miles de millones de infectados tuviesen la misma probabilidad de morir que de sacar cruz al lanzar una moneda?

Las buenas noticias es que hay algo que podemos hacer al respecto. Igual que eliminar el tráfico de animales exóticos y los mercados de animales vivos puede significar mucho en la prevención de la próxima pandemia de coronavirus, cambiar la manera en la que criamos a los animales domésticos con fines alimenticios puede ayudar a impedir la próxima gripe asesina. La idea esencial es que no merece la pena arriesgar las vidas de millones de personas solo por tener pollo más barato.

Si te perdiste el video anterior, ve La salubridad de la carne cultivada para la salud humana. En seguida La inocuidad química de la carne cultivada.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This