Flashback Friday: El mejor alimento para contrarrestar la supresión inmunológica inducida por el estrés

Flashback Friday: El mejor alimento para contrarrestar la supresión inmunológica inducida por el estrés
4.67 (93.33%) 3 votes

¿Cómo podríamos mejorar la función inmunitaria en niños y adultos sometidos a estrés físico o psicológico? 

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Daniela Wiegrebe y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Los inmunomoduladores naturales” (compuestos que quizá regulen nuestro sistema inmunitario de forma natural) “se están volviendo cada vez más populares. Sin embargo, esta popularidad a menudo supone afirmaciones demasiado optimistas y efectos mediocres”. Se trata de criaturas míticas que llevamos siglos buscando. Hoy en día el mercado está lleno de toda clase de suplementos que “prometen el vellocino de oro” (económicos y sin efectos secundarios, al tiempo que estimulan nuestro sistema inmunitario). “Muchos se limitan a repetir afirmaciones sin tener apenas un fondo científico significativo” que las respalde. Por otro lado, tenemos el beta-glucano, que ha sido objeto de más de 10 000 estudios científicos y ensayos clínicos. Un momento, ¿qué? Recuerda que el beta-glucano es la fibra de la levadura nutricional, de la que hablé en mi video anterior Proteger la función inmunitaria de los atletas con levadura nutricional, y es capaz de disminuir el número de episodios de enfermedades comunes en niños pequeños. ¿Y en adultos? 

Antes de nada, ¿por qué los investigadores no encuentran ya una vacuna contra el virus del resfriado común? Porque no hay un único virus que cause el resfriado común. Hay cientos de virus diferentes que provocan síntomas semejantes a los de un resfriado. Por eso hay tanto interés en encontrar algo que estimule el sistema inmunitario de forma generalizada, no frente a un virus específico.

La inmunoglobulina A (IgA) es un anticuerpo muy importante para la función inmunitaria de nuestras membranas mucosas, como los ojos, la nariz y la boca. Como se puede ver en el punto temporal 1:27 de mi video, suplementar con beta-glucano puede aumentar los niveles de IgA en la saliva en cuatro días con una dosis diaria de 400 mg, pero no con una dosis de 100 mg. Así que la dosis que surte algún efecto es de unas dos cucharaditas diarias de levadura nutricional, pero media cucharadita no tiene ningún efecto. Una cucharadita no tuvo ningún efecto hasta que los sujetos que participaron en la investigación se pusieron a hacer ejercicio. Como se puede ver en el punto 1:48 de mi video, dos horas después de una sesión de 50 minutos de pedaleo intensivo en un entorno caliente y húmedo, se registró una activación de la IgA en aquellos individuos a los que se les había administrado el beta-glucano de la levadura. Sin embargo, este no estimuló la actividad antimicrobiana de las células blancas en aquellos sujetos que habían estado consumiendo una cucharada al día, como se puede ver en el punto 2:06 de mi video. Pero lo que nos interesa son los resultados clínicos. Los participantes que consumieron beta-glucano ¿sufrieron un número significativamente menor de infecciones? 

¿Qué tal suena un estudio nutricional aleatorizado doble ciego controlado por placebo para ver si el beta-glucano de la levadura puede mejorar nuestro sistema inmunitario? ¡Suena muy bien! En este estudio se hizo un seguimiento a cien personas durante 26 semanas. A 50 sujetos se les administró el beta-glucano equivalente a una cucharada de levadura nutricional al día, y a los otros 50 se les dio un placebo. Los participantes contaron el número de episodios de resfriado común que padecieron y no hubo ninguna diferencia significativa. Si nos fijamos solo en la primera mitad del estudio, durante la temporada de resfriados, sí que parece que se registraron menos infecciones en el grupo que recibió el beta-glucano, pero echar la vista atrás y consultar los datos a posteriori es lo que denominamos un análisis post-hoc. Este tipo de análisis no le gusta a la comunidad científica porque aumenta las probabilidades de que los hallazgos se deban a coincidencias. Sin embargo, parece que los que enfermaron mientras estaban tomando el suplemento de beta-glucano de verdad sufrieron síntomas más leves, como puede verse en el punto 3:09 de mi video. Un estudio similar, más extenso, obtuvo resultados similares. Los resfriados eran menos graves, pero en el análisis principal no se percibía una diferencia significativa en el número de veces en las que los participantes los tuvieron. 

Efectivamente, no se registró “ninguna diferencia significativa entre el grupo bajo tratamiento y el que recibió el placebo en cuanto al número de episodios de infecciones respiratorias sintomáticas” en otros estudios y tampoco hubo un efecto significativo en los resultados en infecciones del tracto respiratorio superior. Así que, en resumen, los resultados fueron bastantes decepcionantes. 

Pero, un momento… ¿Y el video que mencioné al principio de este artículo? Aquel en el que se hablaba de proteger la función inmunitaria de atletas con levadura nutricional. En aquel video, hablaba de cómo unos investigadores habían percibido una disminución significativa de los síntomas del resfriado a las dos y las cuatro semanas de haber corrido un maratón con una dosis de beta-glucano equivalente a una cucharadita de levadura nutricional al día y también con otra de dos cucharaditas. Vale, pero los sujetos acababan de correr un maratón… Un momento. ¿Recuerdas el estudio en el que el suplemento solo parecía surtir efecto después del ejercicio intenso? Es entonces cuando el beta-glucano se luce: al contrarrestar el efecto negativo que puede tener el esfuerzo físico extremo en nuestra función inmunitaria. 

Para un atleta, eso puede significar perder algunos días de entrenamiento, pero para un soldado o un bombero, por ejemplo, mantenerse sano (incluso en el contexto de un gran estrés físico) puede ser decisivo. Sí, pero estamos hablando de contrarrestar los efectos de estrés físico. ¿Y qué hay del estrés mental

Acontecimientos estresantes en la vida pueden afectar a las defensas de nuestras membranas mucosas, tanto que “se [ha] demostrado que el estrés psicológico aumenta la propensión a contraer un resfriado común y a sufrir episodios de infección del tracto respiratorio superior”. Así que las personas estresadas sufren más y peores resfriados que las personas que sufren menos estrés. ¿Puede ayudar el beta-glucano de alguna forma? Así es. En un estudio entre mujeres sanas sometidas a “niveles moderados de estrés psicológico”, aquellas a las que se les administró el beta-glucano equivalente a una cucharadita de levadura nutricional cada día durante 12 semanas tenían un 60 % menos de probabilidades de registrar síntomas como dolor de garganta, nariz congestionada o goteo nasal o tos. “Parece haber pruebas fehacientes que indican que… el beta-glucano de la levadura de cerveza es capaz de contrarrestar los efectos negativos del estrés en el sistema inmunitario” y, como se puede ver en el punto 5:24 de mi video, los sujetos a los que se les administró beta-glucano experimentaron un 41 % más de vitalidad, un término que abarca “energía física, agudeza mental y bienestar emocional”. Así que además se sentían mejor. 

Cuando vemos todos estos estudios juntos, el beta-glucano de la levadura parece tener “un efecto de refuerzo inmunitario” por lo menos en niños e individuos sometidos a un estrés físico o mental. 

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Diseño con fotos de Andrew Gaines, skeeze, y MasimbaTinasheMadondo. Imagenes modificadas.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Daniela Wiegrebe y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Los inmunomoduladores naturales” (compuestos que quizá regulen nuestro sistema inmunitario de forma natural) “se están volviendo cada vez más populares. Sin embargo, esta popularidad a menudo supone afirmaciones demasiado optimistas y efectos mediocres”. Se trata de criaturas míticas que llevamos siglos buscando. Hoy en día el mercado está lleno de toda clase de suplementos que “prometen el vellocino de oro” (económicos y sin efectos secundarios, al tiempo que estimulan nuestro sistema inmunitario). “Muchos se limitan a repetir afirmaciones sin tener apenas un fondo científico significativo” que las respalde. Por otro lado, tenemos el beta-glucano, que ha sido objeto de más de 10 000 estudios científicos y ensayos clínicos. Un momento, ¿qué? Recuerda que el beta-glucano es la fibra de la levadura nutricional, de la que hablé en mi video anterior Proteger la función inmunitaria de los atletas con levadura nutricional, y es capaz de disminuir el número de episodios de enfermedades comunes en niños pequeños. ¿Y en adultos? 

Antes de nada, ¿por qué los investigadores no encuentran ya una vacuna contra el virus del resfriado común? Porque no hay un único virus que cause el resfriado común. Hay cientos de virus diferentes que provocan síntomas semejantes a los de un resfriado. Por eso hay tanto interés en encontrar algo que estimule el sistema inmunitario de forma generalizada, no frente a un virus específico.

La inmunoglobulina A (IgA) es un anticuerpo muy importante para la función inmunitaria de nuestras membranas mucosas, como los ojos, la nariz y la boca. Como se puede ver en el punto temporal 1:27 de mi video, suplementar con beta-glucano puede aumentar los niveles de IgA en la saliva en cuatro días con una dosis diaria de 400 mg, pero no con una dosis de 100 mg. Así que la dosis que surte algún efecto es de unas dos cucharaditas diarias de levadura nutricional, pero media cucharadita no tiene ningún efecto. Una cucharadita no tuvo ningún efecto hasta que los sujetos que participaron en la investigación se pusieron a hacer ejercicio. Como se puede ver en el punto 1:48 de mi video, dos horas después de una sesión de 50 minutos de pedaleo intensivo en un entorno caliente y húmedo, se registró una activación de la IgA en aquellos individuos a los que se les había administrado el beta-glucano de la levadura. Sin embargo, este no estimuló la actividad antimicrobiana de las células blancas en aquellos sujetos que habían estado consumiendo una cucharada al día, como se puede ver en el punto 2:06 de mi video. Pero lo que nos interesa son los resultados clínicos. Los participantes que consumieron beta-glucano ¿sufrieron un número significativamente menor de infecciones? 

¿Qué tal suena un estudio nutricional aleatorizado doble ciego controlado por placebo para ver si el beta-glucano de la levadura puede mejorar nuestro sistema inmunitario? ¡Suena muy bien! En este estudio se hizo un seguimiento a cien personas durante 26 semanas. A 50 sujetos se les administró el beta-glucano equivalente a una cucharada de levadura nutricional al día, y a los otros 50 se les dio un placebo. Los participantes contaron el número de episodios de resfriado común que padecieron y no hubo ninguna diferencia significativa. Si nos fijamos solo en la primera mitad del estudio, durante la temporada de resfriados, sí que parece que se registraron menos infecciones en el grupo que recibió el beta-glucano, pero echar la vista atrás y consultar los datos a posteriori es lo que denominamos un análisis post-hoc. Este tipo de análisis no le gusta a la comunidad científica porque aumenta las probabilidades de que los hallazgos se deban a coincidencias. Sin embargo, parece que los que enfermaron mientras estaban tomando el suplemento de beta-glucano de verdad sufrieron síntomas más leves, como puede verse en el punto 3:09 de mi video. Un estudio similar, más extenso, obtuvo resultados similares. Los resfriados eran menos graves, pero en el análisis principal no se percibía una diferencia significativa en el número de veces en las que los participantes los tuvieron. 

Efectivamente, no se registró “ninguna diferencia significativa entre el grupo bajo tratamiento y el que recibió el placebo en cuanto al número de episodios de infecciones respiratorias sintomáticas” en otros estudios y tampoco hubo un efecto significativo en los resultados en infecciones del tracto respiratorio superior. Así que, en resumen, los resultados fueron bastantes decepcionantes. 

Pero, un momento… ¿Y el video que mencioné al principio de este artículo? Aquel en el que se hablaba de proteger la función inmunitaria de atletas con levadura nutricional. En aquel video, hablaba de cómo unos investigadores habían percibido una disminución significativa de los síntomas del resfriado a las dos y las cuatro semanas de haber corrido un maratón con una dosis de beta-glucano equivalente a una cucharadita de levadura nutricional al día y también con otra de dos cucharaditas. Vale, pero los sujetos acababan de correr un maratón… Un momento. ¿Recuerdas el estudio en el que el suplemento solo parecía surtir efecto después del ejercicio intenso? Es entonces cuando el beta-glucano se luce: al contrarrestar el efecto negativo que puede tener el esfuerzo físico extremo en nuestra función inmunitaria. 

Para un atleta, eso puede significar perder algunos días de entrenamiento, pero para un soldado o un bombero, por ejemplo, mantenerse sano (incluso en el contexto de un gran estrés físico) puede ser decisivo. Sí, pero estamos hablando de contrarrestar los efectos de estrés físico. ¿Y qué hay del estrés mental

Acontecimientos estresantes en la vida pueden afectar a las defensas de nuestras membranas mucosas, tanto que “se [ha] demostrado que el estrés psicológico aumenta la propensión a contraer un resfriado común y a sufrir episodios de infección del tracto respiratorio superior”. Así que las personas estresadas sufren más y peores resfriados que las personas que sufren menos estrés. ¿Puede ayudar el beta-glucano de alguna forma? Así es. En un estudio entre mujeres sanas sometidas a “niveles moderados de estrés psicológico”, aquellas a las que se les administró el beta-glucano equivalente a una cucharadita de levadura nutricional cada día durante 12 semanas tenían un 60 % menos de probabilidades de registrar síntomas como dolor de garganta, nariz congestionada o goteo nasal o tos. “Parece haber pruebas fehacientes que indican que… el beta-glucano de la levadura de cerveza es capaz de contrarrestar los efectos negativos del estrés en el sistema inmunitario” y, como se puede ver en el punto 5:24 de mi video, los sujetos a los que se les administró beta-glucano experimentaron un 41 % más de vitalidad, un término que abarca “energía física, agudeza mental y bienestar emocional”. Así que además se sentían mejor. 

Cuando vemos todos estos estudios juntos, el beta-glucano de la levadura parece tener “un efecto de refuerzo inmunitario” por lo menos en niños e individuos sometidos a un estrés físico o mental. 

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Diseño con fotos de Andrew Gaines, skeeze, y MasimbaTinasheMadondo. Imagenes modificadas.

Gráficos de Avocado Video

Pin It en Pinterest

Share This