¿Por qué todavía se usan las prótesis intravasculares si no funcionan?

¿Por qué todavía se usan las prótesis intravasculares si no funcionan?
5 (100%) 1 vote

Cada vez más estudios demuestran que los médicos tienden a cambiar sus decisiones clínicas dependiendo del dinero que obtendrán.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

En 2007, el estudio COURAGE nos demostró que la angioplastia y las prótesis intravasculares no reducen el riesgo de muerte o infarto. Sin embargo, los pacientes no terminaron de captar el mensaje. Solo un 1% se dio cuenta de que no mejoraban el índice de mortalidad o infarto. Quizás porque los cardiólogos olvidaron mencionar este hecho. Me puedo imaginar, que si los pacientes entendieran que lo que obtienen es solo un alivio de los síntomas, sería menos probable que se expusieran a una cirugía. Diez años después, se publicó el ensayo ORBITA que demostró que esa promesa del alivio de síntomas tampoco era cierta. 

Las repercusiones son numerosas y de gran alcance. Para empezar, los resultados muestran claramente que la angioplastia y las prótesis no benefician a la angina estable. Es decir, los pacientes se arriesgan a cambio de ningún tipo de beneficio. Me resultaría raro que un paciente bien informado eligiera un procedimiento invasivo a cambio de nada. ¿Recuerdas el formulario de consentimiento para estas prótesis? Ahora no incluye los beneficios. 

¿Entonces el estudio ORBITA supuso la desaparición de las prótesis en casos de poca urgencia? Un artículo de la revista Cardiovascular Revascularization Medicine discrepaba al destacar el alivio que provocaba de la angina en los brazos. En otras palabras, defendía que las prótesis “ayudan” (incluso aunque una falsa operación sin prótesis ayude de igual manera). Entonces si le pongo una prótesis a un paciente y este se beneficia de un “efecto placebo”, ¿quién soy yo para decir que esta “terapia” no es beneficiosa? Pero entonces ¿por qué no hacer operaciones falsas? Poner una prótesis puede costar unos cuarenta mil dólares. Sería más barato falsificar todo el proceso. La razón por la que no deberíamos seguir poniendo prótesis a la gente es porque hay riesgo de daños físicos. Al colocar una prótesis, el 2% sufre hemorragia o daños vasculares. El 1% muere o sufre un infarto o derrame. Además, como tienen algo metido dentro del pecho, el 3% de los pacientes sufre de hemorragias por los anticoagulantes o estos no sirven y se forman coágulos en la prótesis que provocan un infarto. 

¿Por qué se siguen haciendo, no solo sin tener evidencias de los beneficios, sino además teniendo evidencia explícita de que no los hay? Una de las causas puede ser el beneficio económico. Estos procedimientos hacen ganar a los hospitales mucho dinero. Así que no esperes que anuncien un cambio de paradigma pronto, ni que los médicos abandonen esta cirugía que parece tener sentido y que beneficia a sus bolsillos. ¿Pero es así de simple? Es como dijo el famoso Upton Sinclair: “Es difícil que un hombre entienda algo, cuando su sueldo depende precisamente de que no lo entienda” ¿Crees que es solo cinismo? Vamos a preguntar a los propios médicos. 

Se les hizo una encuesta a miles de médicos y un 70% aceptó que se realizan intervenciones que son innecesarias, cuando se obtiene beneficio de ellas. Es lo que ellos mismos piensan. Y los datos lo corroboran. Algunos médicos toman decisiones clínicas diferentes basándose en el dinero que obtendrán. Por ejemplo, a la hora de elegir un tratamiento de quimioterapia para tratar el cáncer de mama, si aumentamos un 10% el beneficio del médico, la probabilidad de que elija un fármaco sobre otro puede aumentar también un 177%. 

Esto explica por qué se hacen más cesáreas en hospitales privados que en públicos. Se opera por comisión. Pagándole a los cirujanos por intervención, las tasas de cirugía subirían un 78%. ¿Explica eso por qué en nuestro país se realizan un 101% más angioplastias que en cualquier otro país desarrollado? Un estudio sobre incentivos salariales y elección de tratamientos para infartos demostró que el dinero influye y que esta influencia es bastante notable. Sin excepciones, los programas que ofrecen más dinero a los médicos por aplicar más tratamientos invasivos tienen como resultado más tratamientos invasivos. Entonces parece bastante común que la elección de tratamiento cambie dependiendo de si a ese médico le pagan o no por el procedimiento.

Uno de mis ídolos, el Dr. Caldwell Esselstyn, que siempre busca lo mejor de cada uno, incluso él se rindió y admitió que la compensación económica puede estar influyendo, tal y como se ha comprobado, en que los médicos estén haciendo implantes innecesarios para acumular millones. Como Mark Midei, que insertó treinta en un solo día. ¡Eso puede suponer un millón de dólares de facturación! Como agradecimiento, un agente de ventas de la empresa de prótesis intravasculares se gastó dos mil dólares en comprarle un cerdo entero ahumado a fuego lento con un “cobbler” de melocotón y sus guarniciones correspondientes.

Somos el único país desarrollado donde los servicios médicos funcionan así. El jefe de cardiología del hospital Cleveland Clinic admitió: “los incentivos económicos son simplemente demasiado altos”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Lydia Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

En 2007, el estudio COURAGE nos demostró que la angioplastia y las prótesis intravasculares no reducen el riesgo de muerte o infarto. Sin embargo, los pacientes no terminaron de captar el mensaje. Solo un 1% se dio cuenta de que no mejoraban el índice de mortalidad o infarto. Quizás porque los cardiólogos olvidaron mencionar este hecho. Me puedo imaginar, que si los pacientes entendieran que lo que obtienen es solo un alivio de los síntomas, sería menos probable que se expusieran a una cirugía. Diez años después, se publicó el ensayo ORBITA que demostró que esa promesa del alivio de síntomas tampoco era cierta. 

Las repercusiones son numerosas y de gran alcance. Para empezar, los resultados muestran claramente que la angioplastia y las prótesis no benefician a la angina estable. Es decir, los pacientes se arriesgan a cambio de ningún tipo de beneficio. Me resultaría raro que un paciente bien informado eligiera un procedimiento invasivo a cambio de nada. ¿Recuerdas el formulario de consentimiento para estas prótesis? Ahora no incluye los beneficios. 

¿Entonces el estudio ORBITA supuso la desaparición de las prótesis en casos de poca urgencia? Un artículo de la revista Cardiovascular Revascularization Medicine discrepaba al destacar el alivio que provocaba de la angina en los brazos. En otras palabras, defendía que las prótesis “ayudan” (incluso aunque una falsa operación sin prótesis ayude de igual manera). Entonces si le pongo una prótesis a un paciente y este se beneficia de un “efecto placebo”, ¿quién soy yo para decir que esta “terapia” no es beneficiosa? Pero entonces ¿por qué no hacer operaciones falsas? Poner una prótesis puede costar unos cuarenta mil dólares. Sería más barato falsificar todo el proceso. La razón por la que no deberíamos seguir poniendo prótesis a la gente es porque hay riesgo de daños físicos. Al colocar una prótesis, el 2% sufre hemorragia o daños vasculares. El 1% muere o sufre un infarto o derrame. Además, como tienen algo metido dentro del pecho, el 3% de los pacientes sufre de hemorragias por los anticoagulantes o estos no sirven y se forman coágulos en la prótesis que provocan un infarto. 

¿Por qué se siguen haciendo, no solo sin tener evidencias de los beneficios, sino además teniendo evidencia explícita de que no los hay? Una de las causas puede ser el beneficio económico. Estos procedimientos hacen ganar a los hospitales mucho dinero. Así que no esperes que anuncien un cambio de paradigma pronto, ni que los médicos abandonen esta cirugía que parece tener sentido y que beneficia a sus bolsillos. ¿Pero es así de simple? Es como dijo el famoso Upton Sinclair: “Es difícil que un hombre entienda algo, cuando su sueldo depende precisamente de que no lo entienda” ¿Crees que es solo cinismo? Vamos a preguntar a los propios médicos. 

Se les hizo una encuesta a miles de médicos y un 70% aceptó que se realizan intervenciones que son innecesarias, cuando se obtiene beneficio de ellas. Es lo que ellos mismos piensan. Y los datos lo corroboran. Algunos médicos toman decisiones clínicas diferentes basándose en el dinero que obtendrán. Por ejemplo, a la hora de elegir un tratamiento de quimioterapia para tratar el cáncer de mama, si aumentamos un 10% el beneficio del médico, la probabilidad de que elija un fármaco sobre otro puede aumentar también un 177%. 

Esto explica por qué se hacen más cesáreas en hospitales privados que en públicos. Se opera por comisión. Pagándole a los cirujanos por intervención, las tasas de cirugía subirían un 78%. ¿Explica eso por qué en nuestro país se realizan un 101% más angioplastias que en cualquier otro país desarrollado? Un estudio sobre incentivos salariales y elección de tratamientos para infartos demostró que el dinero influye y que esta influencia es bastante notable. Sin excepciones, los programas que ofrecen más dinero a los médicos por aplicar más tratamientos invasivos tienen como resultado más tratamientos invasivos. Entonces parece bastante común que la elección de tratamiento cambie dependiendo de si a ese médico le pagan o no por el procedimiento.

Uno de mis ídolos, el Dr. Caldwell Esselstyn, que siempre busca lo mejor de cada uno, incluso él se rindió y admitió que la compensación económica puede estar influyendo, tal y como se ha comprobado, en que los médicos estén haciendo implantes innecesarios para acumular millones. Como Mark Midei, que insertó treinta en un solo día. ¡Eso puede suponer un millón de dólares de facturación! Como agradecimiento, un agente de ventas de la empresa de prótesis intravasculares se gastó dos mil dólares en comprarle un cerdo entero ahumado a fuego lento con un “cobbler” de melocotón y sus guarniciones correspondientes.

Somos el único país desarrollado donde los servicios médicos funcionan así. El jefe de cardiología del hospital Cleveland Clinic admitió: “los incentivos económicos son simplemente demasiado altos”.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Ya sabes que cuando nuestro querido Essy empieza a ponerse cínico, surgen cosas malas. Por eso tenemos que unirnos al mundo civilizado y eliminar el ánimo de lucro de la medicina.

Este es el sexto de una serie de siete videos sobre prótesis intravasculares. El último se titula Cómo los cardiólogos manipulan el sistema para cobrar más.

Si no has visto los videos anteriores de la serie, échale un vistazo a: 

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This