13 videos

Para cuando me convertí en médico, el Dr. Dean Ornish y sus colegas habían demostrado, utilizando lo más avanzado en tecnología (tomografía cardiaca TEP, arteriografía coronaria cuantitativa y venticulografía por radionucleidos), que el enfoque de más baja tecnología (alimentación y estilo de vida) puede innegablemente revertir la enfermedad cardíaca, nuestro asesino número uno.

Los estudios del Dr. Ornish y sus colegas se publicaron en algunas de las revistas médicas más prestigiosas del mundo. A pesar de eso, la práctica médica apenas si tuvo cambios. ¿Por qué? ¿Por qué los doctores aún prescribían medicamentos y usaban procedimientos del tipo “limpia tuberías” para tratar solamente los síntomas de la enfermedad cardíaca y para tratar de prevenir, lo que decidieron creer que era inevitable, una muerte temprana?

Esta fue mi llamada de atención. Abrí los ojos al hecho de que, al parecer, había otros motivos en la medicina además de la ciencia. El sistema de salud de los Estados Unidos, aparentemente, se basa en un modelo de pago por servicios, en el cual los doctores reciben un pago por los medicamentos y procedimientos que prescriben, valorando la cantidad sobre la calidad. Si por el contrario, se les pagara por su desempeño, serían incentivados financieramente para tratar las causas de la enfermedad relacionadas con el estilo de vida.

Durante mi entrenamiento médico, representantes de la industria farmacéutica, me ofrecieron una infinita cantidad de comidas con carne y grandes prebendas, pero nunca me llamaron los de la industria del brócoli. La razón por la cual, probablemente, nunca verás un comercial de camotes, es la misma razón por la cual nunca se harán públicos los avances sobre el poder que tienen los alimentos para afectar tu salud y longevidad: existen pocos intereses económicos.

En la facultad de medicina nunca se menciona la alimentación como medio para tratar las enfermedades crónicas, mucho menos para revertirlas.

La pregunta que me obsesionó durante el entrenamiento fue: si la cura para nuestro asesino número uno se puede perder en una madriguera, ¿qué más puede estar enterrado en la literatura médica? Descubrirlo se convirtió en la misión de mi vida.

Mi objetivo y el de NutritionFacts.org es proveer la información gratuita, accesible y disponible para todos de las últimas revisiones por expertos sobre nutrición basada en evidencia científica.

Todo lo que encuentras en esta página es gratis para todos, para siempre. No hay anuncios ni patrocinios corporativos, es solo una obra de amor.

Esta serie de videos te presenta nuestro trabajo y te provee una visión general sobre algunas de nuestras principales enfermedades. Para mayor información sobre las enfermedades que cubrimos aquí, ve las páginas de los temas: cáncer, diabetes, enfermedad cardíaca, presión arterial alta y enfermedad renal.

Deseándote buena salud,

Michael Greger.

 

Traducción: Diana Montejano. Edición: Viviana Garcia

Todos los videos de: Videos Introductorios

Pin It en Pinterest