Cómo no morir de enfermedad cardiaca

Cómo no morir de enfermedad cardiaca
4 (80%) 9 votes

Las estrategias de cambios en el estilo de vida no solo son más seguras y más baratas, también pueden ser más efectivas porque con ellas se trata la verdadera causa de la enfermedad.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este vídeo. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba.

La causa de muerte más probable de nuestros seres queridos será la enfermedad cardiaca. Todavía está en nuestras manos el tomar las decisiones correctas en cuanto a qué comer y cómo vivir, pero hay que tomar estas decisiones conscientemente y educarnos a nosotros mismos acerca de las consecuencias previsibles de nuestras acciones.

La aterosclerosis, endurecimiento de las arterias, comienza en la infancia.

A los 10 años, las arterias de casi todos los niños criados con la dieta occidental estándar ya tienen vetas de grasa, la primera etapa de la enfermedad.

Luego se empiezan a formar las placas cuando llegamos a los 20, empeoran durante los 30 y es entonces cuando pueden empezar a matarnos. Si ocurre en el corazón, se conoce como infarto; en el cerebro se manifiesta como apoplejía.

Así que si hay alguien viendo este vídeo que tenga más de 10 años de edad, la decisión que debe tomar no es si comer saludablemente o no para prevenir la enfermedad cardiaca, es si desea o no revertir la enfermedad cardiaca que probablemente ya tiene.

¿Es posible? Cuando investigadores pusieron a un grupo de personas con enfermedad cardiaca en la dieta a base de vegetales que comúnmente siguen poblaciones en las que no existe epidemia de enfermedad cardiaca, esperaban poder retrasar el progreso de la enfermedad y tal vez incluso detenerlo. Pero en vez de eso sucedió algo milagroso.

La enfermedad comenzó a revertirse, a mejorar. Tan pronto como los pacientes dejaron las dietas que obstruían sus arterias, sus cuerpos fueron capaces de iniciar la disolución de la placa existente, abriendo las arterias sin medicamentos y sin cirugía; lo que sugiere que sus cuerpos se querían curar desde el principio, pero nunca se les había dado la oportunidad. Esta mejoría en el flujo sanguíneo al propio músculo del corazón (a la izquierda) sucedió después de sólo tres semanas de comer sano.

Permítanme compartir lo que ha sido llamado el secreto mejor guardado de la medicina. El secreto mejor guardado de la medicina es que a veces, en las condiciones adecuadas, el cuerpo puede curarse así mismo.

Por ejemplo, si te golpeas la espinilla fuertemente con una mesa de centro, te dolerá y se te pondrá toda roja, caliente, hinchada e inflamada, pero se curará de forma natural si sólo esperas y dejas que tu cuerpo haga su magia. Pero, qué pasaría si te sigues golpeando la espinilla en el mismo sitio día tras día, de hecho tres veces al día: desayuno, almuerzo y cena. ¡Nunca sanaría!

Irías al médico para decirle: “Ay, me duele la espinilla” y el médico diría: “No hay problema”, mientras saca su libreta de recetas y te prescribe un analgésico. Sigues golpeándote la espinilla tres veces al día, ay, un dolor tremendo, pero se siente mucho mejor tomando esos analgésicos. Gracias al cielo por la medicina moderna.

Es como cuando la gente toma nitroglicerina para calmar un dolor agudo en el pecho: sienten un tremendo alivio, pero no se hace nada para tratar la causa subyacente.

Nuestro cuerpo quiere curarse, si se lo permitimos. Pero si nos seguimos dañando a nosotros mismos tres veces al día, es posible que nunca sanemos.

Una de las cosas más increíbles que he aprendido en toda mi formación médica es que después de 15 años de dejar de fumar, tu riesgo de desarrollar cáncer de pulmón se aproxima al de alguien que nunca ha fumado. ¿No es asombroso? Tus pulmones pueden limpiar todo ese alquitrán y, eventualmente, es casi como si nunca hubieras empezado a fumar en absoluto.

Cuando éramos fumadores, ese proceso de sanación comenzaba todas las mañanas hasta que… ¡bam!… fumábamos nuestro primer cigarrillo del día, volviendo a lesionar nuestros pulmones con cada bocanada; al igual que podemos volver a lesionar nuestras arterias con cada bocado, cuando todo lo que teníamos que hacer desde el principio, la cura milagrosa, era apartarnos, no estorbarle a nuestro cuerpo y dejar de seguir dañándonos para que los procesos de curación natural de nuestro cuerpo nos devuelvan la salud. El cuerpo humano es una máquina de autocuración.

Claro, siempre podrías elegir la moderación: golpearte la espinilla con un objeto más pequeño, pero, ¿por qué golpearse en un principio?

Yo no les recomiendo a mis pacientes fumadores que reduzcan a la mitad de un paquete al día, les digo que dejen de fumar. Claro, la mitad de un paquete es mejor que dos paquetes al día, pero debemos tratar de comer solo cosas que son saludables.

Hemos sabido esto por décadas: por el American Heart Journal de 1977. Casos como el del señor F.W., con una enfermedad cardiaca tan grave que ni podía ir a sacar la correspondencia de su buzón, pero empezó a comer más sano y, unos meses más tarde, estaba escalando montañas; sin dolor.

Ahora aparecen todos estos nuevos medicamentos extravagantes contra la angina y el dolor torácico. Cuestan miles de dólares al año, pero la dosis más alta solo puede prolongar la duración del ejercicio hasta por 33 segundos y medio. No parece posible que las personas que eligen tomar estos medicamentos sean capaces de escalar montañas en el futuro cercano.

Ven, las dietas a base de vegetales no solo son más seguras y más baratas; pueden ser más efectivas porque con ellas se trata la verdadera causa de la enfermedad.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leslie Salas y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Arte audiovisual gracias a Grant Peacock

A continuación una aproximación al contenido del audio de este vídeo. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba.

La causa de muerte más probable de nuestros seres queridos será la enfermedad cardiaca. Todavía está en nuestras manos el tomar las decisiones correctas en cuanto a qué comer y cómo vivir, pero hay que tomar estas decisiones conscientemente y educarnos a nosotros mismos acerca de las consecuencias previsibles de nuestras acciones.

La aterosclerosis, endurecimiento de las arterias, comienza en la infancia.

A los 10 años, las arterias de casi todos los niños criados con la dieta occidental estándar ya tienen vetas de grasa, la primera etapa de la enfermedad.

Luego se empiezan a formar las placas cuando llegamos a los 20, empeoran durante los 30 y es entonces cuando pueden empezar a matarnos. Si ocurre en el corazón, se conoce como infarto; en el cerebro se manifiesta como apoplejía.

Así que si hay alguien viendo este vídeo que tenga más de 10 años de edad, la decisión que debe tomar no es si comer saludablemente o no para prevenir la enfermedad cardiaca, es si desea o no revertir la enfermedad cardiaca que probablemente ya tiene.

¿Es posible? Cuando investigadores pusieron a un grupo de personas con enfermedad cardiaca en la dieta a base de vegetales que comúnmente siguen poblaciones en las que no existe epidemia de enfermedad cardiaca, esperaban poder retrasar el progreso de la enfermedad y tal vez incluso detenerlo. Pero en vez de eso sucedió algo milagroso.

La enfermedad comenzó a revertirse, a mejorar. Tan pronto como los pacientes dejaron las dietas que obstruían sus arterias, sus cuerpos fueron capaces de iniciar la disolución de la placa existente, abriendo las arterias sin medicamentos y sin cirugía; lo que sugiere que sus cuerpos se querían curar desde el principio, pero nunca se les había dado la oportunidad. Esta mejoría en el flujo sanguíneo al propio músculo del corazón (a la izquierda) sucedió después de sólo tres semanas de comer sano.

Permítanme compartir lo que ha sido llamado el secreto mejor guardado de la medicina. El secreto mejor guardado de la medicina es que a veces, en las condiciones adecuadas, el cuerpo puede curarse así mismo.

Por ejemplo, si te golpeas la espinilla fuertemente con una mesa de centro, te dolerá y se te pondrá toda roja, caliente, hinchada e inflamada, pero se curará de forma natural si sólo esperas y dejas que tu cuerpo haga su magia. Pero, qué pasaría si te sigues golpeando la espinilla en el mismo sitio día tras día, de hecho tres veces al día: desayuno, almuerzo y cena. ¡Nunca sanaría!

Irías al médico para decirle: “Ay, me duele la espinilla” y el médico diría: “No hay problema”, mientras saca su libreta de recetas y te prescribe un analgésico. Sigues golpeándote la espinilla tres veces al día, ay, un dolor tremendo, pero se siente mucho mejor tomando esos analgésicos. Gracias al cielo por la medicina moderna.

Es como cuando la gente toma nitroglicerina para calmar un dolor agudo en el pecho: sienten un tremendo alivio, pero no se hace nada para tratar la causa subyacente.

Nuestro cuerpo quiere curarse, si se lo permitimos. Pero si nos seguimos dañando a nosotros mismos tres veces al día, es posible que nunca sanemos.

Una de las cosas más increíbles que he aprendido en toda mi formación médica es que después de 15 años de dejar de fumar, tu riesgo de desarrollar cáncer de pulmón se aproxima al de alguien que nunca ha fumado. ¿No es asombroso? Tus pulmones pueden limpiar todo ese alquitrán y, eventualmente, es casi como si nunca hubieras empezado a fumar en absoluto.

Cuando éramos fumadores, ese proceso de sanación comenzaba todas las mañanas hasta que… ¡bam!… fumábamos nuestro primer cigarrillo del día, volviendo a lesionar nuestros pulmones con cada bocanada; al igual que podemos volver a lesionar nuestras arterias con cada bocado, cuando todo lo que teníamos que hacer desde el principio, la cura milagrosa, era apartarnos, no estorbarle a nuestro cuerpo y dejar de seguir dañándonos para que los procesos de curación natural de nuestro cuerpo nos devuelvan la salud. El cuerpo humano es una máquina de autocuración.

Claro, siempre podrías elegir la moderación: golpearte la espinilla con un objeto más pequeño, pero, ¿por qué golpearse en un principio?

Yo no les recomiendo a mis pacientes fumadores que reduzcan a la mitad de un paquete al día, les digo que dejen de fumar. Claro, la mitad de un paquete es mejor que dos paquetes al día, pero debemos tratar de comer solo cosas que son saludables.

Hemos sabido esto por décadas: por el American Heart Journal de 1977. Casos como el del señor F.W., con una enfermedad cardiaca tan grave que ni podía ir a sacar la correspondencia de su buzón, pero empezó a comer más sano y, unos meses más tarde, estaba escalando montañas; sin dolor.

Ahora aparecen todos estos nuevos medicamentos extravagantes contra la angina y el dolor torácico. Cuestan miles de dólares al año, pero la dosis más alta solo puede prolongar la duración del ejercicio hasta por 33 segundos y medio. No parece posible que las personas que eligen tomar estos medicamentos sean capaces de escalar montañas en el futuro cercano.

Ven, las dietas a base de vegetales no solo son más seguras y más baratas; pueden ser más efectivas porque con ellas se trata la verdadera causa de la enfermedad.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leslie Salas y Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Arte audiovisual gracias a Grant Peacock

Nota del Doctor

Te puedes imaginar lo abrumador que puede ser NutritionFacts.org para alguien que visita la página por primera vez. ¿Por dónde empezar cuando hay vídeos acerca de más de 2000 temas de salud? Imagina que alguien encuentra la página por casualidad, cuando el nuevo vídeo del día es sobre cómo cierta especia puede ser efectiva para tratar una forma específica de artritis. Resultaría fácil no ver el verdadero objetivo. Por ello he creado esta nueva serie de vídeos de resumen, tomados directamente de mi charla en vivo de una hora de 2016: COMER PARA NO MORIR: el papel de la alimentación para prevenir, detener y revertir nuestras 15 enfermedades más mortales.

Ve también:

Si este vídeo te inspiró a aprender más sobre el papel que puede jugar la alimentación en la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiaca, ve estos otros vídeos sobre el tema:

Si aún no lo has hecho, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo clic aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This