¿Son seguras las pastillas para perder peso?

¿Son seguras las pastillas para perder peso?
5 (100%) 1 vote

¿Por qué no hay tanta gente que tome los medicamentos para la pérdida de peso que están disponibles en el mercado?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutiérrez y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

A pesar de que un gran número de medicamentos para bajar de peso han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), estos solo se recetan a aproximadamente 1 de cada 50 pacientes obesos. Adoramos las balas mágicas médicas en este país, entonces ¿qué es lo que sucede en este caso? Una de las razones por las cuales los medicamentos contra la obesidad son tan altamente estigmatizados es porque históricamente han sido todo menos mágicos y las “balas” han resultado inútiles o algo peor.

La mayoría de los medicamentos para perder peso que se aprobaron inicialmente como seguros han sido retirados del mercado por efectos secundarios imprevistos que los convirtieron en una amenaza para el público. Como tal vez recordarás, todo comenzó con el DNP, un pesticida que prometía deshacerse de la grasa de forma segura, pero que en su lugar se deshizo de la vista de los pacientes. (Fue uno de los eventos clave que condujeron a la aprobación de la histórica Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos en 1938). Gracias al Internet, el DNP ha vuelto con resultados predeciblemente letales.

Luego, vinieron las anfetaminas. En la actualidad, más de medio millón de estadounidenses son adictos a diversos tipos de anfetaminas, como la metanfetamina. Pero la epidemia de anfetaminas original fue generada por las compañías farmacéuticas y los médicos. En la década de 1960, las compañías farmacéuticas producían alrededor de 80,000 kilos por año, lo cual es casi suficiente para dar una dosis semanal a cada hombre, mujer y niño en los Estados Unidos. Miles de millones de dosis al año se prescribieron para bajar de peso. Las clínicas de pérdida de peso obtuvieron enormes ganancias con ellas. Un médico podía comprar cien mil tabletas de anfetaminas por menos de cien dólares, para después venderlas a sus pacientes por $12,000.

En una audiencia del Senado en 1970, el senador Thomas Dodd (padre de “Dodd-Frank”, el senador Chris Dodd) sugirió que el problema de las metanfetaminas en los Estados Unidos no era un “desarrollo accidental”. Dijo que los “presupuestos publicitarios de cientos de millones de dólares” de la industria farmacéutica (a menudo el ingrediente más costoso en el precio de una píldora) han coaccionado, persuadido y seducido a las generaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial, generando la cultura actual de dichas drogas… píldora por píldora.

Dejo como un ejercicio para el espectador el encontrar los paralelos del papel de la industria farmacéutica en el tema de la crisis actual de opioides.

Aminorex fue un supresor del apetito muy recetado, antes de que fuera retirado por causar daño pulmonar. Dieciocho millones de estadounidenses tomaron fenfluramina/fentermina (fen-phen) antes de que fuera retirada del mercado por causar daños severos a las válvulas cardíacas. Meridia fue retirada por infartos y ataques cardíacos. Acomplia por los efectos secundarios psiquiátricos, incluyendo el suicidio… y la lista continúa…

La debacle de fen-phen dio lugar a algunos de los pagos de litigios más grandes en la historia de la industria, pero todo está relacionado con la fórmula. Si lees la revista PharmacoEconomics (y quién no), podemos ver que un nuevo medicamento para perder peso puede dañar y matar a tantos que el “costo de litigio esperado” podría exceder los $80 millones, pero los consultores de la industria farmacéutica estiman que si un medicamento es exitoso, este podría generar más de $100 millones, entonces: haz los cálculos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: e-Magine Art vía flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Guadalupe Gutiérrez y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

A pesar de que un gran número de medicamentos para bajar de peso han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), estos solo se recetan a aproximadamente 1 de cada 50 pacientes obesos. Adoramos las balas mágicas médicas en este país, entonces ¿qué es lo que sucede en este caso? Una de las razones por las cuales los medicamentos contra la obesidad son tan altamente estigmatizados es porque históricamente han sido todo menos mágicos y las “balas” han resultado inútiles o algo peor.

La mayoría de los medicamentos para perder peso que se aprobaron inicialmente como seguros han sido retirados del mercado por efectos secundarios imprevistos que los convirtieron en una amenaza para el público. Como tal vez recordarás, todo comenzó con el DNP, un pesticida que prometía deshacerse de la grasa de forma segura, pero que en su lugar se deshizo de la vista de los pacientes. (Fue uno de los eventos clave que condujeron a la aprobación de la histórica Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos en 1938). Gracias al Internet, el DNP ha vuelto con resultados predeciblemente letales.

Luego, vinieron las anfetaminas. En la actualidad, más de medio millón de estadounidenses son adictos a diversos tipos de anfetaminas, como la metanfetamina. Pero la epidemia de anfetaminas original fue generada por las compañías farmacéuticas y los médicos. En la década de 1960, las compañías farmacéuticas producían alrededor de 80,000 kilos por año, lo cual es casi suficiente para dar una dosis semanal a cada hombre, mujer y niño en los Estados Unidos. Miles de millones de dosis al año se prescribieron para bajar de peso. Las clínicas de pérdida de peso obtuvieron enormes ganancias con ellas. Un médico podía comprar cien mil tabletas de anfetaminas por menos de cien dólares, para después venderlas a sus pacientes por $12,000.

En una audiencia del Senado en 1970, el senador Thomas Dodd (padre de “Dodd-Frank”, el senador Chris Dodd) sugirió que el problema de las metanfetaminas en los Estados Unidos no era un “desarrollo accidental”. Dijo que los “presupuestos publicitarios de cientos de millones de dólares” de la industria farmacéutica (a menudo el ingrediente más costoso en el precio de una píldora) han coaccionado, persuadido y seducido a las generaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial, generando la cultura actual de dichas drogas… píldora por píldora.

Dejo como un ejercicio para el espectador el encontrar los paralelos del papel de la industria farmacéutica en el tema de la crisis actual de opioides.

Aminorex fue un supresor del apetito muy recetado, antes de que fuera retirado por causar daño pulmonar. Dieciocho millones de estadounidenses tomaron fenfluramina/fentermina (fen-phen) antes de que fuera retirada del mercado por causar daños severos a las válvulas cardíacas. Meridia fue retirada por infartos y ataques cardíacos. Acomplia por los efectos secundarios psiquiátricos, incluyendo el suicidio… y la lista continúa…

La debacle de fen-phen dio lugar a algunos de los pagos de litigios más grandes en la historia de la industria, pero todo está relacionado con la fórmula. Si lees la revista PharmacoEconomics (y quién no), podemos ver que un nuevo medicamento para perder peso puede dañar y matar a tantos que el “costo de litigio esperado” podría exceder los $80 millones, pero los consultores de la industria farmacéutica estiman que si un medicamento es exitoso, este podría generar más de $100 millones, entonces: haz los cálculos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de la imagen: e-Magine Art vía flickr. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

El video que mencioné es Grasa marrón: perder peso a través de la termogénesis.

No te pierdas ¿Son efectivas las pastillas para perder peso?

Entonces, ¿qué funciona para bajar de peso? Ese es el tema de mi nuevo libro, Cómo no hacer dieta. Puedes pedirlo por anticipado desde ahora aquí (en inglés solamente) y serás de los primeros en recibirlo cuando salga en diciembre. (Todas las ganancias que recibo de mis libros son donadas a organizaciones de beneficencia).

Mientras tanto, puedes encontrar más información sobre la pérdida de peso en:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This