6 videos

Los edamames son frijoles de soja bebés que están aún en su vaina. Ellos, junto otros alimentos de soja como el tempeh, el tofu, la leche de soja y el miso, son altos en nutrientes que están típicamente asociados con otras legumbres, estos incluyen la fibra, el hierro, el magnesio, el potasio, la proteína y el zinc.

Los frijoles de soja contienen de manera natural una clase de fitoestrógenos llamados isoflavonas. Las personas al escuchar “estrógeno” en la palabra “fitoestrógeno” tienen a asumir que la soja tiene efectos estrogénicos. Pero esto no es necesariamente cierto. El estrógeno tiene efectos positivos en algunos tejidos y potencialmente negativos en otros. Sin embargo, la soja parece reducir el riesgo de cáncer de mama (un efecto antiestrogénico), pero no solo eso, también ayuda a reducir los bochornos de la menopausia y otros síntomas (un efecto proestrogénico). Así que al consumir edamames o algún otro alimento de soja, puedes obtener lo mejor de ambos mundos.

¿Soja para el cáncer de mama? Los investigadores demostraron que, de las mujeres con cáncer de mama, cuyos tumores respondían al estrógeno (cáncer de mama receptor de estrógeno) y aquellas con tumores que no (cáncer de mama no receptor de estrógeno), quienes consumieron más soja vivieron más y tuvieron un riesgo significativamente bajo de recurrencia del cáncer que aquellas que comieron menos soja.El consumo de soja también beneficia a nuestros riñones, los cuales aparentemente manejan la proteína animal y la vegetal de manera muy diferente. Por ejemplo, dentro de las 3 horas siguientes del consumo de atún, la tasa de filtración de los riñones se puede disparar un 36 % a medida que nuestros riñones se aceleran al modo de hiperfiltración. Sin embargo, al consumir una cantidad igual de proteína en forma de tofu no parece haber una presión adicional en nuestros riñones.

Mi recomendación en la Docena diaria es consumir 3 porciones diarias de legumbres. Media taza de edamames cocinados es una porción, y son mi snack favorito. Los compro congelados y cuando tengo antojo solo pongo un puñado de ellos en agua hirviendo por alrededor de 5 minutos, los cuelo y le agrego pimienta y muerdo las vainas para sacar el frijol. También puedes comprar el frijol sin la vaina, pero no es tan divertido.

La información de esta página ha sido recopilada de las investigaciones del Dr. Greger. Las fuentes de los videos citados se pueden consultar en la página del video en la sección llamada “Fuentes citadas”. Las referencias también se pueden encontrar al final de sus libros.

Imagen de: Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Créditos de imagen: Pixabay. This image has been modified.

Pin It en Pinterest