213 videos

El cáncer de mama es uno de los más comunes en mujeres estadounidenses junto con el cáncer de piel. Para mostrar el gran impacto que tienen las decisiones del estilo de vida en el riesgo de cáncer, los investigadores dieron seguimiento por siete años a un grupo de 30 000 mujeres posmenopáusicas sin historial de cáncer de mama, encontraron que limitar el consumo de alcohol, comer más a base de plantas y mantener un peso corporal normal se asoció con un riesgo 62 % menor de contraer cáncer.

Comer una dieta a base de plantas y caminar diariamente puede mejorar notablemente nuestras defensas ante el cáncer en solo dos semanas. Los investigadores atribuyen este efecto a la disminución de los niveles de una hormona promotora del crecimiento del cáncer llamada IGF-1, probablemente debido a la reducción del consumo de proteína animal.

No solo la proteína animal es dañina, también los carcinógenos en la carne cocinada. El estudio de The Long Island Breast Cancer reportó que las mujeres que comen más carnes asadas pueden tener hasta un 47% más probabilidades de contraer cáncer de mama. El Women’s Health Study de Iowa, encontró que las mujeres que comen el tocino, la carne y las hamburguesas “bien cocidas” tienen cinco veces más probabilidad de contraer cáncer de mama en comparación con aquellas que prefieren estos tipos de carne cocinadas a término medio. Los científicos relacionaron el consumo de carne freída con la cantidad de daño al ADN encontrado en el tejido mamario, el tipo de daño que puede ocasionar que una célula normal mute a una célula de cáncer.

El colesterol también puede influir en el desarrollo y progresión del cáncer de mama ya que aparentemente el cáncer se alimenta de él. Se piensa que el cáncer utiliza el colesterol para crear estrógeno o para reforzar a las membranas del tumor para ayudar a que el cáncer migre e invada más tejido. En otras palabras, los tumores de mama pueden tomar ventaja de los niveles altos de colesterol para acelerar su propio crecimiento.

Consumir menos carne y más frutas, vegetales y fibra así como linaza, alimentos de soya y vegetales crucíferos como brotes de brócoli puede reducir el riesgo de cáncer de mama e incrementar las posibilidades de supervivencia.

En 2018 hice una serie sobre mamografías la cual puedes ver aquí.

La información en esta página es un compilado de las investigaciones del Dr. Greger. Las fuentes de cada video mencionado se pueden encontrar en la página de dicho video en la pestaña de Fuentes citadas.

Créditos de imagen: DragonImages / Thinkstock. La imagen ha sido modificada.

Todos los videos de: Cáncer De Mama

Pin It en Pinterest