¿Qué tipo de proteína es mejor para nuestros riñones?

¿Qué tipo de proteína es mejor para nuestros riñones?
3.88 (77.5%) 8 votes

Las drogas anti-inflamatorias suprimen la hiperfiltración y pérdida de la proteína como respuesta al consumo de carnes, lo cuál sugiere que la proteína animal causa estrés renal por medio de un mecanismo inflamatorio.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Elizabeth Romo voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Muchas de las principales causas de muerte y discapacidad no han cambiado entre 1990 y 2010. La enfermedad cardíaca era la causa principal de muerte en ese entonces y lo sigue siendo hasta ahora. Algunas cosas mejoraron, como el VIH/SIDA, pero otras empeoraron, como las enfermedades crónicas renales, duplicando las muertes en diez miles y cientos de miles de casos de insuficiencia renal, requiriendo trasplante de riñón o diálisis de por vida. Al menos una de cada ocho personas tienen hoy en día una enfermedad renal crónica, aunque lo desconozcan. Y la mayoría de aquellos con enfermedad renal no lo saben. Alrededor de tres cuartos de millón de personas afectadas no son conscientes de que sus riñones han empezado a fallar, lo cual es particularmente preocupante dado que la identificación temprana contribuye a disminuir el progreso y alterar el curso de la enfermedad. Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

La dieta tipo occidental conlleva un alto factor de riesgo para el daño de la función renal y la insuficiencia renal crónica, también conocido como la dieta de carne y dulces, o la dieta estándar americana, causando un daño en el flujo de sangre renal, inflamación, y consecuentemente pérdida de proteína en la orina, y un rápido decrecimiento en la función renal. El azúcar blanco y el jarabe de maíz de alta fructosa están asociados con un aumento de la presión arterial y los niveles de ácido úrico, pudiendo ambos dañar rápidamente la función renal. Las grasas saturadas, grasas trans y colesterol que se encuentran en la grasa animal y la comida chatarra también impactan de forma negativa a la función renal. De hecho, el consumo de grasa animal puede alterar la estructura renal. Y la proteína animal puede contribuir a una carga de acidez en los riñones, aumentar la producción de amoníaco, y dañar a las sensibles células renales. Es por ello que se recomienda restringir el consumo de proteínas para prevenir la disminución de la función renal, sin embargo, podría ser la proteína animal, en particular y no la proteína en general; por lo que la fuente de la proteín animal contra vegetal, podría tener mayor importancia que la cantidad con relación a las consecuencias adversas para la salud. 

El consumo de proteína animal tiene un efecto profundo en la función normal de los riñones, induciendo a lo que se conoce como hiperfiltración, aumentando la carga de trabajo renal. 

Esto podría ayudar a explicar por qué nuestros riñones fallan tan frecuentemente. El consumo ilimitado de alimentos ricos en proteínas, hoy considerado como algo “normal”, podría ser responsable de las dramáticas diferencias entre la función renal de los humanos modernos y la de nuestros predecesores que cazaban y buscaban carne aquí y allá. El exceso de proteína de forma sostenida, en lugar de intermitente, requiere que nuestros riñones trabajen de manera continua, generando una especie de estrés constante en nuestros riñones que puede predisponer aún a personas sanas a la cicatrización renal progresiva y deterioro de la función renal. Por el contrario, el consumo de una cantidad similar de proteína vegetal no parece tener los mismos efectos. 

Consumir carne, por ejemplo, aumenta la carga de trabajo de los riñones por horas después de su consumo, pero al parecer, cuando los riñones se hacen cargo de la proteína vegetal les resulta “pan comido”. Esto fue probado con carne de res, pero cualquier proteína animal tendría el mismo efecto. Consume un plato de atún, y la presión renal aumentará por horas, tanto para no diabéticos con una función renal normal, como para los diabéticos con riñones normales. Si se reemplaza al emparedado de ensalada de atún por un emparedado de ensalada de tofu con la misma cantidad de proteína, no se produce este efecto en los riñones. 

Y lo mismo sucede con el consumo de huevos y lácteos, tanto en personas con función renal normal como aquellos con insuficiencia renal. 

Estudios de corto plazo han indicado que la sustitución de proteína animal por proteína vegetal, como la soya, está asociada a una menor hiperfiltración y pérdida de proteína y, por lo tanto, una disminución en el deterioro de la función renal. Sin embargo, el efecto a largo plazo no había sido estudiado de forma adecuada, hasta que se publicó este estudio en el 2014. Un ensayo clínico doble ciego de 6 meses de duración, aleatorio y controlado por placebo analizó el consumo de proteína de la leche contra la soya. Y el consumo de soya entera tuvo una tendencia a preservar la función renal comparado con la proteína de la leche de vaca en individuos con una función renal disminuida. Un resultado similar fue reportado entre diabéticos. Aún el consumo aislado de proteína de soya pareció tener un mejor efecto, comparado con la proteína de la leche de vaca que empeoró la situación. 

Una vez que los riñones están tan deteriorados hasta el punto que la proteína se pierde por medio de la orina, una dieta basada en alimentos de origen vegetal puede contribuir a “apagar o encender” tal condición, como si fuera un interruptor. Aquí tenemos pérdida de la proteína en una dieta estándar baja en sodio, la cambiamos a una dieta vegana con suplementos, pasamos de vuelta a la baja en sodio, luego a la vegana, luego a la baja en sodio, luego vegana. 

¿Qué es lo que está pasando? ¿Cuál es el motivo por el cuál la proteína animal causa una reacción de sobrecarga, pero no así la proteína vegetal? Pareciera que la proteína animal desencadena una respuesta inflamatoria. Esto se sabe porque la administración de una potente droga antiinflamatoria eliminó la hiperfiltración, la respuesta a la pérdida de proteína en respuesta a la ingesta de carne. Esta es la reacción típica de estrés del riñón frente a una comida con carne, y allí se encuentra la droga antiinflamatoria, que confirma el impacto inflamatorio que produce el consumo de proteína animal para nuestros riñones.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagenes de jpmatth vía flickr 

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Marina Rivelis y Elizabeth Romo voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Muchas de las principales causas de muerte y discapacidad no han cambiado entre 1990 y 2010. La enfermedad cardíaca era la causa principal de muerte en ese entonces y lo sigue siendo hasta ahora. Algunas cosas mejoraron, como el VIH/SIDA, pero otras empeoraron, como las enfermedades crónicas renales, duplicando las muertes en diez miles y cientos de miles de casos de insuficiencia renal, requiriendo trasplante de riñón o diálisis de por vida. Al menos una de cada ocho personas tienen hoy en día una enfermedad renal crónica, aunque lo desconozcan. Y la mayoría de aquellos con enfermedad renal no lo saben. Alrededor de tres cuartos de millón de personas afectadas no son conscientes de que sus riñones han empezado a fallar, lo cual es particularmente preocupante dado que la identificación temprana contribuye a disminuir el progreso y alterar el curso de la enfermedad. Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

La dieta tipo occidental conlleva un alto factor de riesgo para el daño de la función renal y la insuficiencia renal crónica, también conocido como la dieta de carne y dulces, o la dieta estándar americana, causando un daño en el flujo de sangre renal, inflamación, y consecuentemente pérdida de proteína en la orina, y un rápido decrecimiento en la función renal. El azúcar blanco y el jarabe de maíz de alta fructosa están asociados con un aumento de la presión arterial y los niveles de ácido úrico, pudiendo ambos dañar rápidamente la función renal. Las grasas saturadas, grasas trans y colesterol que se encuentran en la grasa animal y la comida chatarra también impactan de forma negativa a la función renal. De hecho, el consumo de grasa animal puede alterar la estructura renal. Y la proteína animal puede contribuir a una carga de acidez en los riñones, aumentar la producción de amoníaco, y dañar a las sensibles células renales. Es por ello que se recomienda restringir el consumo de proteínas para prevenir la disminución de la función renal, sin embargo, podría ser la proteína animal, en particular y no la proteína en general; por lo que la fuente de la proteín animal contra vegetal, podría tener mayor importancia que la cantidad con relación a las consecuencias adversas para la salud. 

El consumo de proteína animal tiene un efecto profundo en la función normal de los riñones, induciendo a lo que se conoce como hiperfiltración, aumentando la carga de trabajo renal. 

Esto podría ayudar a explicar por qué nuestros riñones fallan tan frecuentemente. El consumo ilimitado de alimentos ricos en proteínas, hoy considerado como algo “normal”, podría ser responsable de las dramáticas diferencias entre la función renal de los humanos modernos y la de nuestros predecesores que cazaban y buscaban carne aquí y allá. El exceso de proteína de forma sostenida, en lugar de intermitente, requiere que nuestros riñones trabajen de manera continua, generando una especie de estrés constante en nuestros riñones que puede predisponer aún a personas sanas a la cicatrización renal progresiva y deterioro de la función renal. Por el contrario, el consumo de una cantidad similar de proteína vegetal no parece tener los mismos efectos. 

Consumir carne, por ejemplo, aumenta la carga de trabajo de los riñones por horas después de su consumo, pero al parecer, cuando los riñones se hacen cargo de la proteína vegetal les resulta “pan comido”. Esto fue probado con carne de res, pero cualquier proteína animal tendría el mismo efecto. Consume un plato de atún, y la presión renal aumentará por horas, tanto para no diabéticos con una función renal normal, como para los diabéticos con riñones normales. Si se reemplaza al emparedado de ensalada de atún por un emparedado de ensalada de tofu con la misma cantidad de proteína, no se produce este efecto en los riñones. 

Y lo mismo sucede con el consumo de huevos y lácteos, tanto en personas con función renal normal como aquellos con insuficiencia renal. 

Estudios de corto plazo han indicado que la sustitución de proteína animal por proteína vegetal, como la soya, está asociada a una menor hiperfiltración y pérdida de proteína y, por lo tanto, una disminución en el deterioro de la función renal. Sin embargo, el efecto a largo plazo no había sido estudiado de forma adecuada, hasta que se publicó este estudio en el 2014. Un ensayo clínico doble ciego de 6 meses de duración, aleatorio y controlado por placebo analizó el consumo de proteína de la leche contra la soya. Y el consumo de soya entera tuvo una tendencia a preservar la función renal comparado con la proteína de la leche de vaca en individuos con una función renal disminuida. Un resultado similar fue reportado entre diabéticos. Aún el consumo aislado de proteína de soya pareció tener un mejor efecto, comparado con la proteína de la leche de vaca que empeoró la situación. 

Una vez que los riñones están tan deteriorados hasta el punto que la proteína se pierde por medio de la orina, una dieta basada en alimentos de origen vegetal puede contribuir a “apagar o encender” tal condición, como si fuera un interruptor. Aquí tenemos pérdida de la proteína en una dieta estándar baja en sodio, la cambiamos a una dieta vegana con suplementos, pasamos de vuelta a la baja en sodio, luego a la vegana, luego a la baja en sodio, luego vegana. 

¿Qué es lo que está pasando? ¿Cuál es el motivo por el cuál la proteína animal causa una reacción de sobrecarga, pero no así la proteína vegetal? Pareciera que la proteína animal desencadena una respuesta inflamatoria. Esto se sabe porque la administración de una potente droga antiinflamatoria eliminó la hiperfiltración, la respuesta a la pérdida de proteína en respuesta a la ingesta de carne. Esta es la reacción típica de estrés del riñón frente a una comida con carne, y allí se encuentra la droga antiinflamatoria, que confirma el impacto inflamatorio que produce el consumo de proteína animal para nuestros riñones.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagenes de jpmatth vía flickr 

Nota del Doctor

Este video forma parte de una serie sobre la salud renal:

Puedes ver también Cómo no morir de enfermedad renal y Fuentes de proteína: una prueba “ácida” para la función renal

He realizado una comparación entre la proteína animal y la vegetal en una variedad de formas. Por ejemplo:

Desde que publicamos este video por primera vez, he realizado unos cuantos más relacionados a opciones de proteínas:

Aquí tienes algunos videos nuevos sobre enfermedades renales:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This