La granada, un tratamiento natural para la artritis reumatoide

5/5 - (4 votes)

La granadas son puestas a prueba para la pérdida de peso, la diabetes, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la osteoartritis y la artritis reumatoide.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

En un caso histórico que llegó hasta la Corte de Apelaciones de los EE. UU. antes de que la Corte Suprema le negara la opción de revisar la ley, POM Wonderful (la compañía de jugo de granada) contra la Comisión Federal de Comercio, un panel de jueces concluyó que muchos de los anuncios de POM hacían afirmaciones engañosas o falsas y promovían estudios médicos que aparentemente muestran que los productos de granada podrían servir para tratar diversas dolencias, incluidas las enfermedades cardíacas, el cáncer de próstata y la disfunción eréctil, y la Primera Enmienda no protege los anuncios comerciales engañosos. Asestando un golpe a sus propietarios millonarios, el Tribunal dictaminó que se podría requerir al menos un ensayo clínico aleatorio para fundamentar cualquier reclamo de tratamiento o prevención de enfermedades.

Si observamos la literatura médica sobre los beneficios de las granadas en general, veremos reseñas como esta, con diagramas como este sobre los “efectos medicinales de las granadas”. Pero si profundizamos un poco más, veremos que esto se basa en estudios como este: “efectos antiobesidad del extracto de hoja de granada en un modelo de ratones”. En primer lugar, ¿quién come hojas de granada? Y en segundo lugar, ¿quién es un ratón? Y si por casualidad tienes un ratón gordo como mascota, tal vez deberías darle menos manteca para comer.

¿Afecta el consumo de la granada el peso de los humanos? Si observamos todos los ensayos clínicos controlados aleatorios (es decir, ensayos en seres humanos), las granadas no tienen un efecto considerable sobre el peso corporal, el IMC, la grasa abdominal o incluso el porcentaje de grasa corporal en aquellos asignados al azar al consumo de productos de granada. ¿Y para la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares? Los investigadores revisaron 25 ensayos clínicos que analizaban el colesterol, la presión arterial, la función arterial, la formación de placa aterosclerótica y la función plaquetaria, y … incluso en los mejores estudios, no encontraron ninguna indicación significativa alguna de que fuera beneficiosa.

He aquí un estudio sobre el jugo de granada y la disfunción eréctil. Fue financiado por la empresa POM y, sin embargo, también fracasó. Ningún beneficio para los marcadores de diabetes y ningún beneficio para las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas como el enfisema. Ellos contaban con que la actividad antioxidante del jugo de granada sirviera de algo, pero esa actividad antioxidante tiene lugar in vitro, es decir, en un tubo de ensayo o placa de Petri. Para mi sorpresa, un metanálisis de datos de 11 ensayos controlados aleatorizados no daba pruebas convincentes de evidencia de que la ingesta de granada tuviera un efecto positivo significativo sobre la capacidad antioxidante total del torrente sanguíneo porque algunos de los antioxidantes más potentes ni siquiera parecen ser absorbidos en el cuerpo humano. Así que no es de extrañar que suplementos de granada no parecieran afectar el estrés oxidativo en muestras de tejido tomadas de pacientes con cáncer de próstata. Pero, claro, lo que nos importa es si afecta al cáncer en sí.

La evidencia más sólida de la actividad anticancerosa de las granadas parece provenir de estudios sobre el cáncer de próstata. Desafortunadamente, los primeros resultados prometedores no se confirmaron cuando realmente se pusieron a prueba. Por ejemplo, se descubrió que la ingesta diaria de granada en un ensayo controlado aleatorizado no tiene ningún impacto en los niveles de PSA, un marcador de la progresión del tumor. Y, de hecho, un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo no encontró prácticamente ninguna diferencia en lo que respecta a la evolución de la enfermedad del cáncer de próstata.

Contaban con el efecto positivo de la actividad antiinflamatoria del jugo de granada, pero nuevamente, eso se había demostrado solamente in vitro. En individuos, un metanálisis basado en cinco ensayos controlados aleatorizados publicados en 2016 concluyó que el jugo de granada no tenía un efecto significativo sobre los niveles de proteína C reactiva, un marcador clave de inflamación. Sin embargo, si observamos el diagrama de bosque, vemos que los cinco ensayos tendieron a niveles más bajos de proteína C reactiva, de modo que los datos combinados casi alcanzaron significación estadística. Y, de hecho, un metaanálisis actualizado publicado en 2020 basado en siete estudios se volvió significativo y también encontró una caída importante en otros dos marcadores inflamatorios.

Eh, está bien. Bueno, tal vez el jugo de granada podría ayudar a controlar las enfermedades inflamatorias después de todo. Pero no lo sabremos… hasta ponerlo a prueba.

La osteoartritis implica la degeneración del cartílago de amortiguación dentro de las articulaciones, particularmente las rodillas. Si se toman muestras de cartílago osteoartrítico humano y se les echa gotas de extracto de granada, se pueden ver efectos protectores del cartílago. Esta es la cantidad de desintegración del cartílago que estaba ocurriendo al inicio del estudio. Si le agregamos inflamación, la descomposición del cartílago se triplica, pero si luego añadimos más y más de este extracto de granada, las cosas se pueden calmar un poco. Pero, de nuevo, eso es en una placa de Petri. ¿Cómo sabemos que cuando comemos granadas, los componentes activos realmente ingresan a nuestro torrente sanguíneo para que puedan llegar a nuestras articulaciones? Se descubrió que los componentes protectores del cartílago son biodisponibles (al menos en conejos), lo que plantea la posibilidad de que las granadas pudieran ser un tratamiento seguro y no tóxico, sin efectos secundarios, a diferencia de los medicamentos actualmente en uso. ¿Pero es efectivo?

Se están llevando a cabo  ensayos clínicos y habrá respuesta a muchas preguntas… ¡pero ya están aquí! El primer y único ensayo clínico hasta la fecha sobre el jugo de granada y la osteoartritis. No es un ensayo controlado con placebo, sino que aleatoriza a las personas para que tomen jugo de granada o nada en absoluto. Aquellos que bebieron el jugo informaron de tener menos rigidez y deterioro de la función física, pero no significativamente mejor que simplemente no hacer nada. ¡Pues qué mal!

Pero justo cuando estaba a punto de darme por vencido en cuanto a las granadas, vi este estudio: el consumo de un extracto de granada suprime el daño articular en la artritis reumatoide. Pero no, era un estudio de la empresa POM (no tan ‘wonderful’)  que indujo daño articular en un ratón como modelo de artritis reumatoide. ¡Por favor!

¿Y qué tal este estudio de etiqueta abierta, en el que los pacientes sabían lo que estaban recibiendo? Ocho personas con artritis reumatoide activa tomaron un poco de extracto de granada todos los días y los seis que no abandonaron el estudio informaron tener articulaciones menos sensibles. Pero como aprendimos del estudio de la osteoartritis, si no existe un grupo de control, no podemos saber qué papel juega realmente el tratamiento, si es que tiene alguno.

Y finalmente, llegamos a esto: un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. ¡Ya era hora! La mitad de los sujetos, sin saberlo, recibieron extractos de granada. La otra mitad, sin saberlo, recibió el equivalente a una pastilla de azúcar y … el resultado fue una mejora significativa en la cantidad de articulaciones inflamadas, articulaciones sensibles, intensidad del dolor, una puntuación de actividad de la enfermedad, un cuestionario de evaluación de la salud y rigidez matutina en comparación con el grupo de placebo. Así que, si uno tiene artritis reumatoide, de hecho le recomendaría que comenzara a comer granadas. ¿Por qué no tomar pastillas de granada? Después de todo, era un extracto de granada lo que alivió la actividad de la enfermedad. Una buena razón para ceñirse a la fruta es que cuando en realidad se probaron 19 suplementos de granada en un laboratorio, ¡la mayoría parecía no contener nada de granada en ellos! Solo 6 de los 19 parecían ser auténticos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

En un caso histórico que llegó hasta la Corte de Apelaciones de los EE. UU. antes de que la Corte Suprema le negara la opción de revisar la ley, POM Wonderful (la compañía de jugo de granada) contra la Comisión Federal de Comercio, un panel de jueces concluyó que muchos de los anuncios de POM hacían afirmaciones engañosas o falsas y promovían estudios médicos que aparentemente muestran que los productos de granada podrían servir para tratar diversas dolencias, incluidas las enfermedades cardíacas, el cáncer de próstata y la disfunción eréctil, y la Primera Enmienda no protege los anuncios comerciales engañosos. Asestando un golpe a sus propietarios millonarios, el Tribunal dictaminó que se podría requerir al menos un ensayo clínico aleatorio para fundamentar cualquier reclamo de tratamiento o prevención de enfermedades.

Si observamos la literatura médica sobre los beneficios de las granadas en general, veremos reseñas como esta, con diagramas como este sobre los “efectos medicinales de las granadas”. Pero si profundizamos un poco más, veremos que esto se basa en estudios como este: “efectos antiobesidad del extracto de hoja de granada en un modelo de ratones”. En primer lugar, ¿quién come hojas de granada? Y en segundo lugar, ¿quién es un ratón? Y si por casualidad tienes un ratón gordo como mascota, tal vez deberías darle menos manteca para comer.

¿Afecta el consumo de la granada el peso de los humanos? Si observamos todos los ensayos clínicos controlados aleatorios (es decir, ensayos en seres humanos), las granadas no tienen un efecto considerable sobre el peso corporal, el IMC, la grasa abdominal o incluso el porcentaje de grasa corporal en aquellos asignados al azar al consumo de productos de granada. ¿Y para la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares? Los investigadores revisaron 25 ensayos clínicos que analizaban el colesterol, la presión arterial, la función arterial, la formación de placa aterosclerótica y la función plaquetaria, y … incluso en los mejores estudios, no encontraron ninguna indicación significativa alguna de que fuera beneficiosa.

He aquí un estudio sobre el jugo de granada y la disfunción eréctil. Fue financiado por la empresa POM y, sin embargo, también fracasó. Ningún beneficio para los marcadores de diabetes y ningún beneficio para las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas como el enfisema. Ellos contaban con que la actividad antioxidante del jugo de granada sirviera de algo, pero esa actividad antioxidante tiene lugar in vitro, es decir, en un tubo de ensayo o placa de Petri. Para mi sorpresa, un metanálisis de datos de 11 ensayos controlados aleatorizados no daba pruebas convincentes de evidencia de que la ingesta de granada tuviera un efecto positivo significativo sobre la capacidad antioxidante total del torrente sanguíneo porque algunos de los antioxidantes más potentes ni siquiera parecen ser absorbidos en el cuerpo humano. Así que no es de extrañar que suplementos de granada no parecieran afectar el estrés oxidativo en muestras de tejido tomadas de pacientes con cáncer de próstata. Pero, claro, lo que nos importa es si afecta al cáncer en sí.

La evidencia más sólida de la actividad anticancerosa de las granadas parece provenir de estudios sobre el cáncer de próstata. Desafortunadamente, los primeros resultados prometedores no se confirmaron cuando realmente se pusieron a prueba. Por ejemplo, se descubrió que la ingesta diaria de granada en un ensayo controlado aleatorizado no tiene ningún impacto en los niveles de PSA, un marcador de la progresión del tumor. Y, de hecho, un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo no encontró prácticamente ninguna diferencia en lo que respecta a la evolución de la enfermedad del cáncer de próstata.

Contaban con el efecto positivo de la actividad antiinflamatoria del jugo de granada, pero nuevamente, eso se había demostrado solamente in vitro. En individuos, un metanálisis basado en cinco ensayos controlados aleatorizados publicados en 2016 concluyó que el jugo de granada no tenía un efecto significativo sobre los niveles de proteína C reactiva, un marcador clave de inflamación. Sin embargo, si observamos el diagrama de bosque, vemos que los cinco ensayos tendieron a niveles más bajos de proteína C reactiva, de modo que los datos combinados casi alcanzaron significación estadística. Y, de hecho, un metaanálisis actualizado publicado en 2020 basado en siete estudios se volvió significativo y también encontró una caída importante en otros dos marcadores inflamatorios.

Eh, está bien. Bueno, tal vez el jugo de granada podría ayudar a controlar las enfermedades inflamatorias después de todo. Pero no lo sabremos… hasta ponerlo a prueba.

La osteoartritis implica la degeneración del cartílago de amortiguación dentro de las articulaciones, particularmente las rodillas. Si se toman muestras de cartílago osteoartrítico humano y se les echa gotas de extracto de granada, se pueden ver efectos protectores del cartílago. Esta es la cantidad de desintegración del cartílago que estaba ocurriendo al inicio del estudio. Si le agregamos inflamación, la descomposición del cartílago se triplica, pero si luego añadimos más y más de este extracto de granada, las cosas se pueden calmar un poco. Pero, de nuevo, eso es en una placa de Petri. ¿Cómo sabemos que cuando comemos granadas, los componentes activos realmente ingresan a nuestro torrente sanguíneo para que puedan llegar a nuestras articulaciones? Se descubrió que los componentes protectores del cartílago son biodisponibles (al menos en conejos), lo que plantea la posibilidad de que las granadas pudieran ser un tratamiento seguro y no tóxico, sin efectos secundarios, a diferencia de los medicamentos actualmente en uso. ¿Pero es efectivo?

Se están llevando a cabo  ensayos clínicos y habrá respuesta a muchas preguntas… ¡pero ya están aquí! El primer y único ensayo clínico hasta la fecha sobre el jugo de granada y la osteoartritis. No es un ensayo controlado con placebo, sino que aleatoriza a las personas para que tomen jugo de granada o nada en absoluto. Aquellos que bebieron el jugo informaron de tener menos rigidez y deterioro de la función física, pero no significativamente mejor que simplemente no hacer nada. ¡Pues qué mal!

Pero justo cuando estaba a punto de darme por vencido en cuanto a las granadas, vi este estudio: el consumo de un extracto de granada suprime el daño articular en la artritis reumatoide. Pero no, era un estudio de la empresa POM (no tan ‘wonderful’)  que indujo daño articular en un ratón como modelo de artritis reumatoide. ¡Por favor!

¿Y qué tal este estudio de etiqueta abierta, en el que los pacientes sabían lo que estaban recibiendo? Ocho personas con artritis reumatoide activa tomaron un poco de extracto de granada todos los días y los seis que no abandonaron el estudio informaron tener articulaciones menos sensibles. Pero como aprendimos del estudio de la osteoartritis, si no existe un grupo de control, no podemos saber qué papel juega realmente el tratamiento, si es que tiene alguno.

Y finalmente, llegamos a esto: un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. ¡Ya era hora! La mitad de los sujetos, sin saberlo, recibieron extractos de granada. La otra mitad, sin saberlo, recibió el equivalente a una pastilla de azúcar y … el resultado fue una mejora significativa en la cantidad de articulaciones inflamadas, articulaciones sensibles, intensidad del dolor, una puntuación de actividad de la enfermedad, un cuestionario de evaluación de la salud y rigidez matutina en comparación con el grupo de placebo. Así que, si uno tiene artritis reumatoide, de hecho le recomendaría que comenzara a comer granadas. ¿Por qué no tomar pastillas de granada? Después de todo, era un extracto de granada lo que alivió la actividad de la enfermedad. Una buena razón para ceñirse a la fruta es que cuando en realidad se probaron 19 suplementos de granada en un laboratorio, ¡la mayoría parecía no contener nada de granada en ellos! Solo 6 de los 19 parecían ser auténticos.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Previamente informamos sobre POM Wonderful en 2011 en mi video ¿Es el jugo de granada tan maravilloso?. Mi otro video sobre esta fruta es Granada vs. Placebo para el cáncer de próstata.

¿Cuál es una forma de comerlas? Echa un vistazo a mi video de cocina sobre El cuenco BROL de granada y chocolate con cran.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This