La importancia que puede tener el consumo de leche en el desarrollo del párkinson

5/5 - (7 votes)

¿El daño cerebral asociado al consumo de leche se debe al pesticida ya prohibido heptachlor o a la galactosa?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno cerebral neurodegenerativo que afecta a millones de personas. ¿Qué lo causa? Bueno, si observamos los factores del estilo de vida asociados con la enfermedad de Parkinson, la asociación dietética más fuerte con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson es el consumo de lácteos. De hecho, los productos lácteos son el único grupo de alimentos que se ha asociado constantemente con un alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Cinco grandes estudios prospectivos han confirmado el vínculo – incluidas las dos cohortes de Harvard, el Estudio de Salud de Enfermeras y otros Profesionales de la Salud, que siguieron a más de cien mil personas durante décadas, en el análisis más grande de productos lácteos y la enfermedad de Parkinson hasta la fecha, analizando más de 1000 casos recién diagnosticados, y todos los estudios encontraron un vínculo entre los lácteos y el Parkinson, y la mayoría encontró un vínculo significativo. Aproximadamente un 50 por ciento de aumento en el riesgo en general en aquellos que beben más leche en comparación con los que beben menos a un valor de p de menos de 0.00001, lo que significa que menos de 1 en 100 000 solo obtendría un hallazgo tan extremo por casualidad. Bueno, pero ¿por qué existe este vínculo?

A pesar de la clara conexión entre la ingesta de leche y la incidencia de la enfermedad de Parkinson, no existe una explicación racional, concluyó una reseña. Sin embargo, un año después, obtuvimos una pista. El consumo de leche en la madurez y la densidad neuronal de sustancia negra al morir. ¿Qué significa eso? El Parkinson se produce cuando la mayoría de las células nerviosas en una parte crítica del cerebro mueren. Entonces, si miramos cuánta leche bebían las personas de 40, 50 y 60 años y luego miramos sus cerebros en la autopsia y contamos cuántas de esas neuronas críticas les quedaban, en cada cuadrante, la densidad neuronal era máxima en los que no consumieron leche y mínima en los que consumieron más leche. Incluso después de eliminar los casos de Parkinson, quienes bebían medio litro de leche al día tenían hasta un 40 por ciento menos de células nerviosas en esa región crítica del cerebro. ¿Qué hay en la leche que podría estar matando las células cerebrales? Entre los que bebieron más leche, se encontraron residuos del pesticida heptacloro epóxido en 9 de cada 10 cerebros. Ajá, entonces tal vez el encontrar residuos de pesticidas más comúnmente en los cerebros de aquellos que bebieron más leche podría explicar cómo la leche podría tener una relación de causa y efecto con el riesgo a padecer de Parkinson.

Ahora bien, esa no es la única explicación posible. ¿Recuerdas mi video sobre cómo la carne contiene la proteína grumosa neurotóxica alfa-sinucleína? Pues los productos lácteos también pueden contener rastros, aunque no tenemos confirmación de esto. ¿Podría ser la galactosa, el azúcar de la leche, el eslabón perdido? Eso es en lo que la lactosa de la leche se descompone en el cuerpo y la galactosa es lo que se usa para inducir el envejecimiento, para causar experimentalmente el envejecimiento del cerebro. Cuando se bebe, el cerebro recoge la galactosa en unas pocas horas y para dosis superiores a 100 mg/kg, parece ser que la galactosa puede causar alteraciones patológicas en las células cerebrales, similares a las observadas en la enfermedad de Parkinson. Y estas cantidades se pueden alcanzar y superar con el simple consumo diario de dos vasos de leche, la principal fuente dietética de galactosa en el ser humano. Y de todas nuestras células cerebrales, esas neuronas dopaminérgicas, las que se necesita retener para prevenir el Parkinson pueden ser más vulnerables al daño inducido por la galactosa, el estrés oxidativo inducido por la galactosa.

La galactosa también puede explicar los hallazgos que relacionan el consumo de leche con mayores tasas de mortalidad. Entonces uno podría pensar, bueno, pues claro, la nata de la leche debe ser la que nos acorta la vida. Pero es que se observa una mayor mortalidad con un alto consumo de leche independientemente del contenido de grasa de la leche. La leche descremada puede no tener grasa, pero siempre tiene lactosa.

¿Y no podríamos simplemente usar leche sin lactosa? ¿Y el Lactaid? Tiene la enzima lactasa agregada para producir leche sin lactosa. Pero esta simplemente descompone la lactosa en galactosa en la botella de leche en vez de en el intestino. Así que, uno todavía estaría ingiriendo la misma cantidad de galactosa. No es de extrañar, pues que tal vez una mayor ingesta de leche en la mediana edad pueda estar asociada con una mayor tasa de deterioro cognitivo. Al fin y al cabo, los investigadores usan galactosa para crear envejecimiento cerebral en el laboratorio. La administración de D-galactosa, un derivado metabólico de la lactosa, se ha utilizado ampliamente para imitar el envejecimiento cognitivo a través del estrés oxidativo en modelos animales. En comparación con los que dijeron que “casi nunca” beben leche, los que beben más de un vaso al día parecen más propensos a sufrir un deterioro global de su función cognitiva.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Jon Aske voluntario activo en NutritionFacts.org.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno cerebral neurodegenerativo que afecta a millones de personas. ¿Qué lo causa? Bueno, si observamos los factores del estilo de vida asociados con la enfermedad de Parkinson, la asociación dietética más fuerte con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson es el consumo de lácteos. De hecho, los productos lácteos son el único grupo de alimentos que se ha asociado constantemente con un alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Cinco grandes estudios prospectivos han confirmado el vínculo – incluidas las dos cohortes de Harvard, el Estudio de Salud de Enfermeras y otros Profesionales de la Salud, que siguieron a más de cien mil personas durante décadas, en el análisis más grande de productos lácteos y la enfermedad de Parkinson hasta la fecha, analizando más de 1000 casos recién diagnosticados, y todos los estudios encontraron un vínculo entre los lácteos y el Parkinson, y la mayoría encontró un vínculo significativo. Aproximadamente un 50 por ciento de aumento en el riesgo en general en aquellos que beben más leche en comparación con los que beben menos a un valor de p de menos de 0.00001, lo que significa que menos de 1 en 100 000 solo obtendría un hallazgo tan extremo por casualidad. Bueno, pero ¿por qué existe este vínculo?

A pesar de la clara conexión entre la ingesta de leche y la incidencia de la enfermedad de Parkinson, no existe una explicación racional, concluyó una reseña. Sin embargo, un año después, obtuvimos una pista. El consumo de leche en la madurez y la densidad neuronal de sustancia negra al morir. ¿Qué significa eso? El Parkinson se produce cuando la mayoría de las células nerviosas en una parte crítica del cerebro mueren. Entonces, si miramos cuánta leche bebían las personas de 40, 50 y 60 años y luego miramos sus cerebros en la autopsia y contamos cuántas de esas neuronas críticas les quedaban, en cada cuadrante, la densidad neuronal era máxima en los que no consumieron leche y mínima en los que consumieron más leche. Incluso después de eliminar los casos de Parkinson, quienes bebían medio litro de leche al día tenían hasta un 40 por ciento menos de células nerviosas en esa región crítica del cerebro. ¿Qué hay en la leche que podría estar matando las células cerebrales? Entre los que bebieron más leche, se encontraron residuos del pesticida heptacloro epóxido en 9 de cada 10 cerebros. Ajá, entonces tal vez el encontrar residuos de pesticidas más comúnmente en los cerebros de aquellos que bebieron más leche podría explicar cómo la leche podría tener una relación de causa y efecto con el riesgo a padecer de Parkinson.

Ahora bien, esa no es la única explicación posible. ¿Recuerdas mi video sobre cómo la carne contiene la proteína grumosa neurotóxica alfa-sinucleína? Pues los productos lácteos también pueden contener rastros, aunque no tenemos confirmación de esto. ¿Podría ser la galactosa, el azúcar de la leche, el eslabón perdido? Eso es en lo que la lactosa de la leche se descompone en el cuerpo y la galactosa es lo que se usa para inducir el envejecimiento, para causar experimentalmente el envejecimiento del cerebro. Cuando se bebe, el cerebro recoge la galactosa en unas pocas horas y para dosis superiores a 100 mg/kg, parece ser que la galactosa puede causar alteraciones patológicas en las células cerebrales, similares a las observadas en la enfermedad de Parkinson. Y estas cantidades se pueden alcanzar y superar con el simple consumo diario de dos vasos de leche, la principal fuente dietética de galactosa en el ser humano. Y de todas nuestras células cerebrales, esas neuronas dopaminérgicas, las que se necesita retener para prevenir el Parkinson pueden ser más vulnerables al daño inducido por la galactosa, el estrés oxidativo inducido por la galactosa.

La galactosa también puede explicar los hallazgos que relacionan el consumo de leche con mayores tasas de mortalidad. Entonces uno podría pensar, bueno, pues claro, la nata de la leche debe ser la que nos acorta la vida. Pero es que se observa una mayor mortalidad con un alto consumo de leche independientemente del contenido de grasa de la leche. La leche descremada puede no tener grasa, pero siempre tiene lactosa.

¿Y no podríamos simplemente usar leche sin lactosa? ¿Y el Lactaid? Tiene la enzima lactasa agregada para producir leche sin lactosa. Pero esta simplemente descompone la lactosa en galactosa en la botella de leche en vez de en el intestino. Así que, uno todavía estaría ingiriendo la misma cantidad de galactosa. No es de extrañar, pues que tal vez una mayor ingesta de leche en la mediana edad pueda estar asociada con una mayor tasa de deterioro cognitivo. Al fin y al cabo, los investigadores usan galactosa para crear envejecimiento cerebral en el laboratorio. La administración de D-galactosa, un derivado metabólico de la lactosa, se ha utilizado ampliamente para imitar el envejecimiento cognitivo a través del estrés oxidativo en modelos animales. En comparación con los que dijeron que “casi nunca” beben leche, los que beben más de un vaso al día parecen más propensos a sufrir un deterioro global de su función cognitiva.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Aquí está el video de carne que se menciona en el video: El papel que puede desempeñar la carne en el desencadenamiento de la enfermedad de Parkinson.

Quizás recuerdes que he explorado esto antes en ¿Podría la lactosa explicar el vínculo entre la leche y la enfermedad de Parkinson? El ácido úrico podría también ser el culpable. Ve mi video La enfermedad de Parkinson y el punto óptimo del ácido úrico.

Otros videos sobre la enfermedad de Parkinson incluyen los siguientes:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí. Lee esta información importante sobre las traducciones aquí.

Pin It en Pinterest

Share This