¿Los teléfonos celulares causan tumores de la glándula salival?

¿Los teléfonos celulares causan tumores de la glándula salival?
4.33 (86.67%) 6 votes

¿Qué efecto tiene la radiación del celular en la glándula parótida?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Daniela Wiegrebe y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Un resumen de estudios no encontró efectos agudos de la radiación del celular, como náuseas, dolores de cabeza, mareos, fatiga, pero solo se observaron los efectos a corto plazo, sin considerar los datos sobre potenciales efectos a largo plazo. No hubo efectos agudos, por lo que los esfuerzos de investigación futuros deberían concentrarse en posibles efectos crónicos. Antes mencioné estudios sobre tumores cerebrales y los efectos en el nervio auditivo, pero eso no es todo lo que hay en la parte lateral de la cabeza. Está el cerebro, el oído, la glándula parótida y la gran glándula salival justo al lado de la oreja. Cerca de uno de cada mil personas desarrollan cáncer de la glándula salival, entonces la pregunta es: ¿el uso del celular aumenta las posibilidades de desarrollar un tumor en la glándula parótida?

Si tomamos muestras de la saliva de 100 personas, la saliva de aquellos que usan el celular por más de una hora al día parece tener una capacidad antioxidante significativamente menor que la de aquellos que lo usan menos. Así que, considerando que la principal función protectiva de los antioxidantes es protegernos de los radicales libres que inducen daño en el ADN (el cual puede causar cáncer), ésta podría ser una ruta potencial por la cual el uso de los celulares aumenta el riesgo de tumores en la glándula salival. Pero éste fue solo un estudio observacional. ¿Quizás aquellos que usaban el celular todo el día tendían a comer peor que aquellos que lo usaban menos?

Este estudio es un poco más convincente. Descubrieron que la saliva tomada de la glándula salival en el lado de la cabeza con el que los participantes usaban el teléfono tenía niveles más altos de marcadores de inflamación, comparada con la saliva tomada de la misma persona pero del lado que no usaban el teléfono.

Ahora, este aumento de la inflamación no se debe necesariamente a la radiación del celular, sino que podría deberse al calor generado por el teléfono. El solo presionar cualquier objeto contra el rostro por una hora al día puede no ser tan bueno para tus glándulas.

¿Será posible que el aumento de la oxidación y la inflamación se traduzcan en anormalidades citogenéticas (anormalidades celulares y cromosómicas) en la boca? Aquellos que usan mucho el celular parecen tener un número mayor de úlceras en la lengua. ¿Qué? Esa es una descripción bastante lúdica de una anormalidad citogenética asociada con el cáncer. Muy bien, pero lo que realmente nos preocupa es el cáncer en sí: “¿El uso de celular aumenta las probabilidades de desarrollo de tumores en la glándula parótida?” Esta es la primera revisión sistemática publicada para responder esta pregunta y… parece ser que en efecto el celular está asociado con un aumento del riesgo.

Este es un buen momento para recordar qué son el riesgo absoluto y el riesgo relativo. Si te preguntaran si estarías dispuesto a tomar una píldora diaria para reducir las posibilidades de morir de un ataque cardíaco en un 50%, tal vez dirías fácilmente que sí; pero si eres tan joven y saludable que tu riesgo de eso es solo de 2 de cada mil en los próximos 10 o 20 años, puede que tomar esas 5,000 pastillas no valga la pena. 50% suena genial, pero si estás hablando de un evento realmente raro, entonces es menos emocionante. Por lo tanto, incluso si los teléfonos celulares aumentaran el riesgo en un 28%, una vida de uso del teléfono celular solo aumentaría el riesgo de tener un tumor de 1 en 1,400 a aproximadamente 1 en 1,100.

Sin embargo, si queremos reducir el riesgo, el calor y las emisiones del teléfono celular son en gran medida un fenómeno local, así que puedes usar el altavoz o auriculares para reducir la exposición. O puedes recurrir más a los mensajes de texto. Básicamente, hasta que tengamos más información, el adoptar ciertas precauciones no sería poco razonable, particularmente entre personas jóvenes. El tema es lo suficiente preocupante para algunos investigadores como para recomendar que los niños pequeños consideren minimizar su uso por completo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: rawpixel vía Unsplash. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Daniela Wiegrebe y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Un resumen de estudios no encontró efectos agudos de la radiación del celular, como náuseas, dolores de cabeza, mareos, fatiga, pero solo se observaron los efectos a corto plazo, sin considerar los datos sobre potenciales efectos a largo plazo. No hubo efectos agudos, por lo que los esfuerzos de investigación futuros deberían concentrarse en posibles efectos crónicos. Antes mencioné estudios sobre tumores cerebrales y los efectos en el nervio auditivo, pero eso no es todo lo que hay en la parte lateral de la cabeza. Está el cerebro, el oído, la glándula parótida y la gran glándula salival justo al lado de la oreja. Cerca de uno de cada mil personas desarrollan cáncer de la glándula salival, entonces la pregunta es: ¿el uso del celular aumenta las posibilidades de desarrollar un tumor en la glándula parótida?

Si tomamos muestras de la saliva de 100 personas, la saliva de aquellos que usan el celular por más de una hora al día parece tener una capacidad antioxidante significativamente menor que la de aquellos que lo usan menos. Así que, considerando que la principal función protectiva de los antioxidantes es protegernos de los radicales libres que inducen daño en el ADN (el cual puede causar cáncer), ésta podría ser una ruta potencial por la cual el uso de los celulares aumenta el riesgo de tumores en la glándula salival. Pero éste fue solo un estudio observacional. ¿Quizás aquellos que usaban el celular todo el día tendían a comer peor que aquellos que lo usaban menos?

Este estudio es un poco más convincente. Descubrieron que la saliva tomada de la glándula salival en el lado de la cabeza con el que los participantes usaban el teléfono tenía niveles más altos de marcadores de inflamación, comparada con la saliva tomada de la misma persona pero del lado que no usaban el teléfono.

Ahora, este aumento de la inflamación no se debe necesariamente a la radiación del celular, sino que podría deberse al calor generado por el teléfono. El solo presionar cualquier objeto contra el rostro por una hora al día puede no ser tan bueno para tus glándulas.

¿Será posible que el aumento de la oxidación y la inflamación se traduzcan en anormalidades citogenéticas (anormalidades celulares y cromosómicas) en la boca? Aquellos que usan mucho el celular parecen tener un número mayor de úlceras en la lengua. ¿Qué? Esa es una descripción bastante lúdica de una anormalidad citogenética asociada con el cáncer. Muy bien, pero lo que realmente nos preocupa es el cáncer en sí: “¿El uso de celular aumenta las probabilidades de desarrollo de tumores en la glándula parótida?” Esta es la primera revisión sistemática publicada para responder esta pregunta y… parece ser que en efecto el celular está asociado con un aumento del riesgo.

Este es un buen momento para recordar qué son el riesgo absoluto y el riesgo relativo. Si te preguntaran si estarías dispuesto a tomar una píldora diaria para reducir las posibilidades de morir de un ataque cardíaco en un 50%, tal vez dirías fácilmente que sí; pero si eres tan joven y saludable que tu riesgo de eso es solo de 2 de cada mil en los próximos 10 o 20 años, puede que tomar esas 5,000 pastillas no valga la pena. 50% suena genial, pero si estás hablando de un evento realmente raro, entonces es menos emocionante. Por lo tanto, incluso si los teléfonos celulares aumentaran el riesgo en un 28%, una vida de uso del teléfono celular solo aumentaría el riesgo de tener un tumor de 1 en 1,400 a aproximadamente 1 en 1,100.

Sin embargo, si queremos reducir el riesgo, el calor y las emisiones del teléfono celular son en gran medida un fenómeno local, así que puedes usar el altavoz o auriculares para reducir la exposición. O puedes recurrir más a los mensajes de texto. Básicamente, hasta que tengamos más información, el adoptar ciertas precauciones no sería poco razonable, particularmente entre personas jóvenes. El tema es lo suficiente preocupante para algunos investigadores como para recomendar que los niños pequeños consideren minimizar su uso por completo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: rawpixel vía Unsplash. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Nota del Doctor

Los videos que menciono en este video son: ¿La radiación de los celulares causa cáncer? y Los efectos de los teléfonos móviles y el bluetooth en la función nerviosa.

También tengo videos sobre los efectos en la función cognitiva y una constelación de diferentes síntomas en ¿Afectan los teléfonos móviles a la función cerebral? y ¿Es real la hipersensibilidad electromagnética?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This