101 videos

El fumar y consumir carne están asociados con un incremento en el daño en el ADN. Las carnes procesadas pueden contener nitrosaminas cancerígenas que pueden ser encontradas incluso en los vapores despedidos por cocinar tocinofrying bacon. Las carnes ahumadas y pescados capturan la mayoría de los compuestos carcinogénicos del humo. La esencia de humo no parece ser tan cancerígena como los alimentos ahumados. Las carnes cocinadas en general pueden causar daño en el ADN y han sido relacionadas con un incremento en el riesgo de cáncer de seno. Las aminas heterocíclicas encontradas en los huevos, queso, carnes cocinadas (incluyendo aves y pescados), y creatina pueden ser un factor en ese daño ocasionado al ADN. La grasa animal también tiene el potencial de incrementar el crecimiento de bacterias intestinales que convierten nuestros ácidos biliares en carcinogénicos.Las dietas basadas en plantas han sido asociadas con una disminución en el daño del ADN en general, un retraso en el crecimiento del cáncer, y posiblemente también un retraso en el envejecimiento. Esto puede ser debido a una gran cantidad de antioxidantes en alimentos vegetales. La clorofila podría también proteger nuestro ADN contra carcinogénicos interceptando mutaciones.Estudios específicos han mostrado las posibles capacidades de prevención o reparación de las manzanas, almendras y uvas, la algarroba, el brócoli, germinado de brócoli, legumbres, sangre de drago, ajo, té verde y té blanco, café, papas moradas, kiwi y otras frutas, y la soya (edamame, tofu, tempe). Ciertas especias como la cúrcuma, pimienta negra, gengibre, romero, y estragón podrían ser particularmente benéficas en la protección contra el daño del ADN (pero existen dudas acerca de un compuesto tóxico en esta última). El gengibre y el toronjil podrían incluso reducir el daño en el ADN ocasionado por la exposición a la radiación, incluyendo exposición a la radiación por viajar en avión. Los berros podrían contrarrestar el daño en el ADN causado por el ejercicio físco intenso. La meditación y el control del estrés son también útiles para mantener nuestro ADN saludable.Nuestro riesgo de daño en el ADN por exposición a pesticidas por ingerir frutas y verduras convencionales es compensado por los efectos anti-cáncer obtenidos al ingerir más frutas y vegetales.Resumen del tema aportado por Crystal.

Todos los videos de: Daño Al ADN

Pin It en Pinterest