¿Qué tan útil es la nutrición personalizada?

5/5 - (4 votes)

Quizá deberíamos centrarnos menos en la nutrición personalizada y más en tomar responsabilidad por tu salud.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La nutrición personalizada se basa en que no hay una única dieta, y ¿a quién no le gusta creer que es especial? El concepto de nutrición personalizada resulta atractivo para el ego humano; mensajes simples que reconocen la individualidad, y resuenan mucho en los consumidores, y que explican su popularidad en las ventas y el marketing. Aún hasta el punto de la elaboración de comida personalizada para la singularidad de las personas, lo que sugiere la impresión 3D de comida como un buena candidata para la personalización de alimentos.

Ahora bien, desde luego existen diferencias legítimas entre la gente. Algunos tienen alergia al maní y se desploman si lo comen. Otros tienen enfermedad celíaca y tienen que evitar el gluten, o genéticamente son intolerantes a la lactosa. En ciertas partes de Asia existe una mutación enzimática común que protege contra el alcoholismo porque no metabolizas bien el alcohol; así que se acumulan metabolitos tóxicos. Hice un video sobre la gente que metaboliza rápido la cafeína frente a los lentos y la diferencia en los beneficios para la salud que, de hecho, abarcan hasta el rendimiento atlético. La cafeína es ergogénica y mejora el rendimiento, pero solo en metabolizadores rápidos, que consumen más de un minuto en 10 kilómetros de ciclismo, mientras que los más lentos no obtuvieron beneficios, o de hecho, la cafeína los ralentiza, y añaden dos minutos al tiempo de ciclismo, según qué tipo de genes tengan que codifica la enzima que la descompone. Pero para casi todos, casi siempre, somos más parecidos que diferentes.

Si bien existe una minoría específica de personas que claramente requieren un enfoque nutricional más personalizado, hoy no existe una razón suficiente para que la gente tenga una nutrición personalizada, pero, hay muchísimas empresas que hacen pruebas genéticas directas al consumidor (DTC) y que proliferaron porque ofrecen asesoramiento nutricional personalizado, empresas de venta de suplementos que afirman ayudar a los consumidores a mejorar el estado de los micronutrientes basados en un par de variantes genéticas. Pero la mayoría de las variantes explican solo un porcentaje de la diferencia en los niveles entre las personas.

La nutrición personalizada forma parte de un impulso más amplio hacia la “medicina personalizada”, conocida como “medicina de precisión”, dado el “encanto cultural masivo” del control personal para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades, lo que estimula la demanda y genera una intensa comercialización. Salvo por las enfermedades monogénicas, que son enfermedades genéticas raras causadas por un solo gen defectuoso, como la hemofilia o la anemia falciforme, casi todas las enfermedades son causadas por una compleja interacción entre genes con factores ambientales, lo que supone un gran desafío para la materialización de la medicina personalizada. 

Tomemos algo como la estatura de los adultos, por ejemplo. Encontramos al menos 40 ubicaciones en los cromosomas que se han asociado con la altura humana, que es hereditaria. Los genes de tus padres representan cerca del 80 por ciento de la diferencia de estatura entre las personas, pero todos esos genes que encontramos explican solo alrededor del cinco por ciento de las diversas alturas entre las personas.

Los investigadores encuentran esos vínculos genéticos porque usan estudios de asociación genómica, que exploran todos los cromosomas y buscan asociaciones estadísticas entre enfermedades y alguna extensión particular del ADN. Bueno, eso es interesante, pero lo que hacen las empresas de venta de pruebas de susceptibilidad genética es reinterpretar esos datos como si fueran predictivos de riesgos individuales. Pero lo único que se obtiene son asociaciones genéticas modestas con un ligero aumento en el riesgo de enfermedad y con poco valor predictivo al comparar con contribuciones más significativas de cosas que ya conocemos como comportamientos de estilo de vida. Actualmente, la práctica de usar el ADN de una persona para predecir enfermedades se juzgó por ofrecer poca o ninguna información útil.

Digamos que tu análisis genético dice que tienes un poquito más de riesgo de sufrir alguna condición grave respecto de otros de tu grupo ancestral. A esa persona se le aconsejó hacer ejercicio, mantener un peso bajo, no beber mucho alcohol, y comer frutas, verduras y granos enteros. Muy bien, un excelente consejo. Pero así es como deberíamos vivir independientemente de nuestro riesgo genético. Y todos sabemos (o deberíamos saber) estas estrategias simples y básicas para reducir el riesgo de enfermedades crónicas comunes. El problema, por supuesto, es que muy poca gente vive de esa manera. De hecho, para ser más precisos, casi nadie vive de esa manera. Eso no es solo una exageración; las encuestas nacionales muestran que casi toda la población estadounidense tiene una dieta que no sigue las recomendaciones ni siquiera de las pautas dietéticas poco completas.

Es decir, casi nadie tiene una dieta saludable. Estudios como este nos recuerdan que desde la visión de la salud pública, la preocupación por personalizar nuestras estrategias preventivas basadas en los datos de riesgos genéticos limita con lo absurdo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por María Belén Oliva voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La nutrición personalizada se basa en que no hay una única dieta, y ¿a quién no le gusta creer que es especial? El concepto de nutrición personalizada resulta atractivo para el ego humano; mensajes simples que reconocen la individualidad, y resuenan mucho en los consumidores, y que explican su popularidad en las ventas y el marketing. Aún hasta el punto de la elaboración de comida personalizada para la singularidad de las personas, lo que sugiere la impresión 3D de comida como un buena candidata para la personalización de alimentos.

Ahora bien, desde luego existen diferencias legítimas entre la gente. Algunos tienen alergia al maní y se desploman si lo comen. Otros tienen enfermedad celíaca y tienen que evitar el gluten, o genéticamente son intolerantes a la lactosa. En ciertas partes de Asia existe una mutación enzimática común que protege contra el alcoholismo porque no metabolizas bien el alcohol; así que se acumulan metabolitos tóxicos. Hice un video sobre la gente que metaboliza rápido la cafeína frente a los lentos y la diferencia en los beneficios para la salud que, de hecho, abarcan hasta el rendimiento atlético. La cafeína es ergogénica y mejora el rendimiento, pero solo en metabolizadores rápidos, que consumen más de un minuto en 10 kilómetros de ciclismo, mientras que los más lentos no obtuvieron beneficios, o de hecho, la cafeína los ralentiza, y añaden dos minutos al tiempo de ciclismo, según qué tipo de genes tengan que codifica la enzima que la descompone. Pero para casi todos, casi siempre, somos más parecidos que diferentes.

Si bien existe una minoría específica de personas que claramente requieren un enfoque nutricional más personalizado, hoy no existe una razón suficiente para que la gente tenga una nutrición personalizada, pero, hay muchísimas empresas que hacen pruebas genéticas directas al consumidor (DTC) y que proliferaron porque ofrecen asesoramiento nutricional personalizado, empresas de venta de suplementos que afirman ayudar a los consumidores a mejorar el estado de los micronutrientes basados en un par de variantes genéticas. Pero la mayoría de las variantes explican solo un porcentaje de la diferencia en los niveles entre las personas.

La nutrición personalizada forma parte de un impulso más amplio hacia la “medicina personalizada”, conocida como “medicina de precisión”, dado el “encanto cultural masivo” del control personal para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades, lo que estimula la demanda y genera una intensa comercialización. Salvo por las enfermedades monogénicas, que son enfermedades genéticas raras causadas por un solo gen defectuoso, como la hemofilia o la anemia falciforme, casi todas las enfermedades son causadas por una compleja interacción entre genes con factores ambientales, lo que supone un gran desafío para la materialización de la medicina personalizada. 

Tomemos algo como la estatura de los adultos, por ejemplo. Encontramos al menos 40 ubicaciones en los cromosomas que se han asociado con la altura humana, que es hereditaria. Los genes de tus padres representan cerca del 80 por ciento de la diferencia de estatura entre las personas, pero todos esos genes que encontramos explican solo alrededor del cinco por ciento de las diversas alturas entre las personas.

Los investigadores encuentran esos vínculos genéticos porque usan estudios de asociación genómica, que exploran todos los cromosomas y buscan asociaciones estadísticas entre enfermedades y alguna extensión particular del ADN. Bueno, eso es interesante, pero lo que hacen las empresas de venta de pruebas de susceptibilidad genética es reinterpretar esos datos como si fueran predictivos de riesgos individuales. Pero lo único que se obtiene son asociaciones genéticas modestas con un ligero aumento en el riesgo de enfermedad y con poco valor predictivo al comparar con contribuciones más significativas de cosas que ya conocemos como comportamientos de estilo de vida. Actualmente, la práctica de usar el ADN de una persona para predecir enfermedades se juzgó por ofrecer poca o ninguna información útil.

Digamos que tu análisis genético dice que tienes un poquito más de riesgo de sufrir alguna condición grave respecto de otros de tu grupo ancestral. A esa persona se le aconsejó hacer ejercicio, mantener un peso bajo, no beber mucho alcohol, y comer frutas, verduras y granos enteros. Muy bien, un excelente consejo. Pero así es como deberíamos vivir independientemente de nuestro riesgo genético. Y todos sabemos (o deberíamos saber) estas estrategias simples y básicas para reducir el riesgo de enfermedades crónicas comunes. El problema, por supuesto, es que muy poca gente vive de esa manera. De hecho, para ser más precisos, casi nadie vive de esa manera. Eso no es solo una exageración; las encuestas nacionales muestran que casi toda la población estadounidense tiene una dieta que no sigue las recomendaciones ni siquiera de las pautas dietéticas poco completas.

Es decir, casi nadie tiene una dieta saludable. Estudios como este nos recuerdan que desde la visión de la salud pública, la preocupación por personalizar nuestras estrategias preventivas basadas en los datos de riesgos genéticos limita con lo absurdo.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avo Media

Nota del Doctor

Este es el video que mencioné sobre los metabolizadores de la cafeína rápidos frente a los lentos y la diferencia en los beneficios para la salud que se abarcan al rendimiento atlético: ¿Los efectos beneficiosos del café aplican para todos?

Para obtener más información sobre los enfoques de estilo de vida, echa un vistazo a:

¿Y qué hay de los estudios genéticos? Ve ¿Deberías de realizarte una prueba de riesgos genética personalizada?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This