Además de ayudarnos a tener un peso saludable, el ejercicio también nos puede ayudar a mejorar nuestro sistema inmune. Se ha encontrado en diversos estudios que si permitimos que los niños corran por solo 6 minutos, sus niveles de células inmunes circulando por la sangre aumenta casi un 50%. Sin embargo al otro lado del ciclo de la vida, el ejercicio regular puede ayudar a prevenir el declive inmune relacionado con la edad. Un estudio encontró que cuando las mujeres son mayores y sedentarias tienen un 50% más de probabilidades de presentar enfermedades respiratorias durante el otoño, aquellas que se les pidió que iniciaran un programa de caminata por 30 minutos diarios redujeron el riesgo a un 20%.

La actividad física, es también considerada como una importante medida preventiva contra el cáncer de mama, no solo porque ayuda con el control del peso, sino que también tiende a reducir la exposición a los estrógenos y progesterona por un 20% además de que una actividad moderadamente intensa puede ofrecer tantos beneficios como un ejercicio vigoroso. Caminar por una hora al día o más está aparentemente asociado con un riesgo significativamente bajo de cáncer.

¿Puede el ejercicio detener el declive cognitivo? Un grupo de investigadores tomaron a un grupo de personas con deterioro cognitivo leve (por ejemplo, aquellos que empiezan a olvidar cosas o que empiezan a repetir las cosas que dicen), y los pusieron a ejercitarse por 45 a 60 minutos al día, 4 días a la semana por 6 meses. El grupo de control solamente hizo estiramientos por el mismo periodo de tiempo. Los investigadores encontraron que, en el grupo de control, la función cognitiva parecía continuar disminuyendo. Pero en el grupo de personas que se ejercitaron, no solo no empeoraron sino que mejoraron, respondieron correctamente a más preguntas después de 6 meses lo cual era indicio de que su memoria había mejorado.

De hecho, el ejercicio aeróbico puede incluso revertir el encogimiento en los centros de la memoria en el cerebro y puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo cerebral, mejorar el rendimiento de la memoria y ayudar a conservar el tejido cerebral.

El ejercicio puede también ayudar a prevenir y tratar la presión arterial alta y a mejorar nuestro estado de ánimo y la calidad del sueño. Si los estadounidenses se ejercitaran lo suficiente para eliminar solo un 1% del índice de masa corporal (IMC) promedio nacional, se podrían prevenir 2 millones de casos de diabetes, 1.5 millones de casos de enfermedades cardiacas y más de 127000 casos de cáncer.

Yo recomiendo 90 minutos de actividad moderada a intensa, tal como una caminata a una velocidad de 6 km/h o 40 minutos de una actividad vigorosa como trotar o realizar algún tipo de deporte todos los días.

La información de esta página ha sido recopilada de las investigaciones del Dr. Greger. Las fuentes de los videos citados se pueden consultar en la página del video en la sección llamada “Fuentes citadas”. Las referencias también se pueden encontrar al final de sus libros.

Créditos de la imagen: Adrian Flores / Unsplash. La imagen ha sido modificada

Créditos de imagen: Adrian Flores / Unsplash. This image has been modified.

233 videos

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Sucríbete a nuestra newsletter gratuita y, además de mantenerte al tanto de la ciencia, recibirás de regalo la receta de wraps de garbanzos al curry del recetario de Comer para no morir.

Todos los videos de: Ejercicio

Pin It en Pinterest