¿Qué hay del pollo kosher y ecológico?

¿Qué hay del pollo kosher y ecológico?
5 (100%) 3 votes

Comparamos los índices de contaminación del pollo por cepas de E. coli resistentes a los antibióticos y bacterias E. coli patógenas extraintestinales (ExPEC, por sus siglas en inglés) que causan infecciones en el tracto urinario.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Rubén Rodríguez y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Millones de estadounidenses padecen infecciones de vejiga (infecciones del tracto urinario) todos los años, incluyendo a más de un millón de niños. En la mayoría de los casos, la infección se queda en la vejiga, pero cuando las bacterias se escapan hacia los riñones o entran al torrente sanguíneo, las cosas pueden ponerse serias. Afortunadamente, tenemos antibióticos. Pero ahora hay una pandemia de una nueva cepa de E. coli que es resistente a múltiples fármacos. Esta cepa, conocida como ST131, fue descubierta en 2008 y pasó de ser una cepa desconocida a la causa principal de infecciones de vejiga en todo el mundo, resistente incluso a algunos antibióticos de segunda y tercera generación. La cepa ST131 se ha encontrado en muestras de pechuga de pollo por todo el país, documentando la existencia de un “reservorio de bacterias extensamente resistentes a los antibióticos” (bacterias ExPEC, por sus siglas en inglés, o E. coli patógenas extraintestinales) en productos de pollo vendidos al por menor en los Estados Unidos y cuya presencia representa una amenaza potencial para la salud pública.

Verás, las infecciones del tracto urinario pueden transmitirse por medio los alimentos, predominantemente por las aves de corral (pollo y pavo), así que quizás no deberíamos darles tantos antibióticos a estos animales, como se hace hoy en día en la producción avícola. Pero, espera, ¿cómo se pueden transmitir infecciones de vejiga por medio de los alimentos? ¿Qué están haciendo con esos muslos? No, comer pollo contaminado puede ocasionar la colonización del recto y estas bacterias pueden luego, incluso meses después, migrar a la vejiga para causar una infección.

“El problema de aumentar la resistencia antimicrobiana es tan grave que algunos expertos están prediciendo que la era de los antibióticos podría estar llegando a su fin, dando paso una era post-antibióticos, en la que infecciones comunes y lesiones menores podrían llegar a matarnos (una vez más)”. Más del 80% de la E. coli aislada de carne de ternera, cerdo y aves de corral mostró resistencia a al menos un antibiótico y más de la mitad de la E. coli proveniente de aves de corral resultó resistente a cinco fármacos diferentes. Una de las formas en que esto sucede es que un tipo de virus, los bacteriófagos, pueden transferir genes de resistencia a antibióticos entre bacterias. Alrededor de una cuarta parte de estos virus aislados de carne de pollo fueron capaces de transducir la resistencia a los antibióticos en E. coli. Un gran problema es que los desinfectantes utilizados para matar bacterias, en muchos casos, son incapaces de eliminar estos virus. Algunos de estos virus son incluso resistentes al cloro en las concentraciones utilizadas en la industria alimentaria. Y, el alcohol, que es lo que se encuentra en muchos desinfectantes para manos, también es incapaz de dañar a la mayoría de ellos.

La ironía es que la industria ha intentado intencionalmente alimentar a los pollos con estos virus. ¿Por qué harían algo así? Porque los virus pueden incrementar la producción de huevos y la tasa de aumento en el peso corporal de las gallinas, para que estas puedan ser enviadas más rápido al matadero. Lo único que parece disuadir a la industria son los cambios en el sabor de la carne. Es por eso que la industria tuvo que dejar de intentar matar a todos los parásitos rociando a los pollos con benceno: la carne terminó con un sabor desagradable, descrito como “fuerte, ácido, mohoso, medicinal, cortante e inaceptable”. Suena delicioso, ¿no?

Pero, ¿y si compras pollo ecológico? Otro tipo de bacterias, los enterococos, microbios resistentes a los antibióticos, fueron encontrados tanto en los pollos convencionales, como en aquellos criados ecológicamente, pero eran menos comunes en los ecológicos. Solo alrededor de uno de cada tres estaba contaminado con microbios resistentes a los antibióticos, en comparación con casi uno de cada dos. Pero, en un estudio donde se analizaron cientos de pechugas de pollo de venta al por menor provenientes de 99 tiendas de comestibles, el que los pollos estuvieran etiquetados como ecológicos o sin antibióticos, no pareció afectar sus niveles de contaminación por cepas de E. coli resistentes a los antibióticos. Sin embargo, comprar carne en tiendas que venden alimentos naturales sí parece ser más seguro, independientemente de su etiqueta.

El pollo kosher parece ser el peor, casi el doble del nivel de contaminación por E. coli resistente a los antibióticos en comparación con el convencional, lo que va en contra del concepto mismo de kosher. No se encontraron diferencias en la resistencia a los antibióticos de la E. coli muestreada de pollos convencionales y pollos ecológicos (criados sin antibióticos), pero de cualquier manera, los pollos kosher fueron los peores. Pero, ¿cómo podrían los pollos ecológicos y criados sin antibióticos no ser los mejores? Bueno, podría deberse a la contaminación cruzada en las plantas de sacrificio, donde los microbios pueden saltar de un pollo a otro.

O podría ser una laguna en la definición del pollo ecológico. Los estándares ecológicos del USDA (Departamento de Agricultura del los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) prohíben el uso de antibióticos en aves de corral a partir segundo día de la vida del animal. Esta es una laguna importante, ya que incluso los antibióticos que “se consideran críticos para la salud humana” se inyectan rutinariamente en pollos y huevos de solo un día, lo que se ha asociado directamente con infecciones resistentes a los antibióticos, transmitidas por los alimentos.

Tampoco no hubo diferencia entre los pollos ecológicos y los convencionales en cuanto a la presencia de bacterias ExPEC, que han sido implicadas en infecciones del tracto urinario. Estos hallazgos sugieren que los productos de pollo vendidos al por menor en los Estados Unidos, incluso si están etiquetados como "ecológicos", representan una amenaza potencial para la salud de los consumidores porque están contaminados con E. coli extensamente resistente a los antibióticos. E incluso si pudiéramos conseguir que la industria avícola dejase de usar antibióticos, la contaminación de la carne de pollo con bacterias ExPEC aún podría seguir siendo una amenaza.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Dr Graham Beards vía Wikipedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Rubén Rodríguez y Leslie Salas voluntarios activos en NutritionFacts.org.

Millones de estadounidenses padecen infecciones de vejiga (infecciones del tracto urinario) todos los años, incluyendo a más de un millón de niños. En la mayoría de los casos, la infección se queda en la vejiga, pero cuando las bacterias se escapan hacia los riñones o entran al torrente sanguíneo, las cosas pueden ponerse serias. Afortunadamente, tenemos antibióticos. Pero ahora hay una pandemia de una nueva cepa de E. coli que es resistente a múltiples fármacos. Esta cepa, conocida como ST131, fue descubierta en 2008 y pasó de ser una cepa desconocida a la causa principal de infecciones de vejiga en todo el mundo, resistente incluso a algunos antibióticos de segunda y tercera generación. La cepa ST131 se ha encontrado en muestras de pechuga de pollo por todo el país, documentando la existencia de un “reservorio de bacterias extensamente resistentes a los antibióticos” (bacterias ExPEC, por sus siglas en inglés, o E. coli patógenas extraintestinales) en productos de pollo vendidos al por menor en los Estados Unidos y cuya presencia representa una amenaza potencial para la salud pública.

Verás, las infecciones del tracto urinario pueden transmitirse por medio los alimentos, predominantemente por las aves de corral (pollo y pavo), así que quizás no deberíamos darles tantos antibióticos a estos animales, como se hace hoy en día en la producción avícola. Pero, espera, ¿cómo se pueden transmitir infecciones de vejiga por medio de los alimentos? ¿Qué están haciendo con esos muslos? No, comer pollo contaminado puede ocasionar la colonización del recto y estas bacterias pueden luego, incluso meses después, migrar a la vejiga para causar una infección.

“El problema de aumentar la resistencia antimicrobiana es tan grave que algunos expertos están prediciendo que la era de los antibióticos podría estar llegando a su fin, dando paso una era post-antibióticos, en la que infecciones comunes y lesiones menores podrían llegar a matarnos (una vez más)”. Más del 80% de la E. coli aislada de carne de ternera, cerdo y aves de corral mostró resistencia a al menos un antibiótico y más de la mitad de la E. coli proveniente de aves de corral resultó resistente a cinco fármacos diferentes. Una de las formas en que esto sucede es que un tipo de virus, los bacteriófagos, pueden transferir genes de resistencia a antibióticos entre bacterias. Alrededor de una cuarta parte de estos virus aislados de carne de pollo fueron capaces de transducir la resistencia a los antibióticos en E. coli. Un gran problema es que los desinfectantes utilizados para matar bacterias, en muchos casos, son incapaces de eliminar estos virus. Algunos de estos virus son incluso resistentes al cloro en las concentraciones utilizadas en la industria alimentaria. Y, el alcohol, que es lo que se encuentra en muchos desinfectantes para manos, también es incapaz de dañar a la mayoría de ellos.

La ironía es que la industria ha intentado intencionalmente alimentar a los pollos con estos virus. ¿Por qué harían algo así? Porque los virus pueden incrementar la producción de huevos y la tasa de aumento en el peso corporal de las gallinas, para que estas puedan ser enviadas más rápido al matadero. Lo único que parece disuadir a la industria son los cambios en el sabor de la carne. Es por eso que la industria tuvo que dejar de intentar matar a todos los parásitos rociando a los pollos con benceno: la carne terminó con un sabor desagradable, descrito como “fuerte, ácido, mohoso, medicinal, cortante e inaceptable”. Suena delicioso, ¿no?

Pero, ¿y si compras pollo ecológico? Otro tipo de bacterias, los enterococos, microbios resistentes a los antibióticos, fueron encontrados tanto en los pollos convencionales, como en aquellos criados ecológicamente, pero eran menos comunes en los ecológicos. Solo alrededor de uno de cada tres estaba contaminado con microbios resistentes a los antibióticos, en comparación con casi uno de cada dos. Pero, en un estudio donde se analizaron cientos de pechugas de pollo de venta al por menor provenientes de 99 tiendas de comestibles, el que los pollos estuvieran etiquetados como ecológicos o sin antibióticos, no pareció afectar sus niveles de contaminación por cepas de E. coli resistentes a los antibióticos. Sin embargo, comprar carne en tiendas que venden alimentos naturales sí parece ser más seguro, independientemente de su etiqueta.

El pollo kosher parece ser el peor, casi el doble del nivel de contaminación por E. coli resistente a los antibióticos en comparación con el convencional, lo que va en contra del concepto mismo de kosher. No se encontraron diferencias en la resistencia a los antibióticos de la E. coli muestreada de pollos convencionales y pollos ecológicos (criados sin antibióticos), pero de cualquier manera, los pollos kosher fueron los peores. Pero, ¿cómo podrían los pollos ecológicos y criados sin antibióticos no ser los mejores? Bueno, podría deberse a la contaminación cruzada en las plantas de sacrificio, donde los microbios pueden saltar de un pollo a otro.

O podría ser una laguna en la definición del pollo ecológico. Los estándares ecológicos del USDA (Departamento de Agricultura del los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) prohíben el uso de antibióticos en aves de corral a partir segundo día de la vida del animal. Esta es una laguna importante, ya que incluso los antibióticos que “se consideran críticos para la salud humana” se inyectan rutinariamente en pollos y huevos de solo un día, lo que se ha asociado directamente con infecciones resistentes a los antibióticos, transmitidas por los alimentos.

Tampoco no hubo diferencia entre los pollos ecológicos y los convencionales en cuanto a la presencia de bacterias ExPEC, que han sido implicadas en infecciones del tracto urinario. Estos hallazgos sugieren que los productos de pollo vendidos al por menor en los Estados Unidos, incluso si están etiquetados como "ecológicos", representan una amenaza potencial para la salud de los consumidores porque están contaminados con E. coli extensamente resistente a los antibióticos. E incluso si pudiéramos conseguir que la industria avícola dejase de usar antibióticos, la contaminación de la carne de pollo con bacterias ExPEC aún podría seguir siendo una amenaza.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Créditos de la imagen: Dr Graham Beards vía Wikipedia. La imagen ha sido modificada.

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

Espera, ¿Infecciones del tracto urinario por consumo de pollo? No te pierdas mi video sobre el tema.

Aquí hay otro sobre cómo puedes reducir el riesgo: Cómo comprar, manejar y guardar pollo.

Entonces, ¿no es suficiente solo cocinar la carne? Es decir, ¿quién come pollo que no está bien cocido?  Ve Contaminación cruzada por bacterias que envenenan los alimentos para saber por qué millones de personas se continúan enfermando cada año.

He hecho algunos otros videos sobre la carne ecológica, por si te interesan. Ve, por ejemplo, Supermicrobios dañinos en carne de pollo convencional en comparación con la ecológica y ¿Cuánto plomo hay en el caldo de pollo ecológico (caldo de huesos)?

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This