El tratamiento dietético de la enfermedad de Crohn

El tratamiento dietético de la enfermedad de Crohn
5 (100%) 1 vote

La carne (incluyendo la de pescado), el queso, y la ingesta de proteínas animales en general se han asociado con un mayor riesgo de enfermedad intestinal inflamatoria (EII). Al mismo tiempo, las dietas basadas en vegetales no sólo pueden ayudar a prevenir tales condiciones, sino también a tratarlas, lo que resulta en las tasas de remisión más elevadas registradas para la enfermedad de Crohn.

Comenta
Comparte

Sabemos que las dietas basadas en vegetales reducen los marcadores de inflamación, pero para ver si estas dietas disminuyen la inflamación de una manera clínica relevante, hay que ponerlas a prueba. El estándar de excelencia para la evidencia en la ciencia nutricional es un ensayo de intervención. Dividir a la gente en dos grupos; poner la mitad en una dieta, la otra mitad en la otra dieta, y ver qué pasa.

La enfermedad intestinal inflamatoria, como la enfermedad de Crohn, es una enfermedad autoinmune que hace que tu sistema inmune ataque a tus propios intestinos. No hay cura; todo lo que se puede hacer es tratar de mantenerla en remisión el mayor tiempo posible entre los ataques. Las víctimas se ponen a menudo en medicamentos antiinflamatorios e inmunosupresores, y pueden encontrarse haciendo frecuentes visitas al hospital, donde tienen segmentos de sus intestinos eliminados quirúrgicamente.

Puesto que es el propio intestino el que se inflama, parecería una buena condición para poner a prueba el poder antiinflamatorio de las dietas basadas en vegetales. Sabemos que la carne, el queso, el pescado, y las proteínas de origen animal en general, aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad intestinal inflamatoria. Pero, ¿qué hay de las plantas para no sólo prevenirla, sino para tratarla?

Investigadores japoneses tomaron un grupo de pacientes con enfermedad de Crohn en remisión—por acabar de salir de la cirugía o porque fueron capaces de combatirla con esteroides. Y durante dos años, se les pidió a la mitad del grupo comer una dieta semi-vegetariana—lo que, en este caso, quiere decir vegetariana, excepto por media porción de pescado a la semana, y media porción de otras carnes una vez cada dos semanas. Pero, aparte de eso, se suponía que tenían que comer vegetariano. Menos de una porción de carne por semana.

Ahora bien, esto no fue un estudio de prisioneros ni nada parecido; estos eran adultos con una vida libre. Por lo tanto, los resultados no son lo que necesariamente ocurre cuando los enfermos de Crohn realmente comen una dieta basada en plantas, sino lo que sucede cuando a las personas simplemente se les dice que coman una dieta más basada en plantas, y hasta dónde lo cumplan depende de ellas—lo cual hace que los resultados sean aún más sorprendentes.

Mira esto. La línea discontinua es el grupo con la dieta estándar; la línea continua es la de semi-vegetarianos. 200 días desde el comienzo del estudio, todos los pacientes a los que se les dijo que comieran una dieta basada más en plantas continúan todavía en remisión. Sin embargo, alrededor del 20% del grupo al que no se le dijo que cambiase su dieta recayó.  Después de un año, el 100% del grupo semi-vegetariano seguía libre de síntomas, pero la enfermedad reapareció en la mitad del grupo de la dieta estándar. Y al cabo de dos años, el 92% de los pacientes en una dieta más basada en plantas permaneció sin enfermedad, mientras que la mayoría de los que no recibieron el consejo de comer más plantas recayeron de nuevo en los ciclos de medicamentos, hospitalizaciones y cirugía. Un hallazgo muy significativo.

Y esa horrible tasa de recaída es típica en las dietas típicas. La mayoría de los enfermos de Crohn recaen en un margen de un año o dos, sin embargo “La dieta semi-vegetariana fue altamente efectiva a la hora de prevenir recaída en la enfermedad de Crohn. La tasa de remisión, lo que quiere decir libres de la enfermedad, con la dieta semi-vegetariana fue del 100% en un año, y del 92% a los dos años. Este es el mejor resultado en la prevención de recaídas.” Según los investigadores, este es el mejor resultado en la prevención de recaídas jamás registrado.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Serena. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Paul Pommier y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a RachelHermosillo a través de Flickr, Rick Abbot a través de Blogger, y Theron Price a través de Wikimedia Commons.

Sabemos que las dietas basadas en vegetales reducen los marcadores de inflamación, pero para ver si estas dietas disminuyen la inflamación de una manera clínica relevante, hay que ponerlas a prueba. El estándar de excelencia para la evidencia en la ciencia nutricional es un ensayo de intervención. Dividir a la gente en dos grupos; poner la mitad en una dieta, la otra mitad en la otra dieta, y ver qué pasa.

La enfermedad intestinal inflamatoria, como la enfermedad de Crohn, es una enfermedad autoinmune que hace que tu sistema inmune ataque a tus propios intestinos. No hay cura; todo lo que se puede hacer es tratar de mantenerla en remisión el mayor tiempo posible entre los ataques. Las víctimas se ponen a menudo en medicamentos antiinflamatorios e inmunosupresores, y pueden encontrarse haciendo frecuentes visitas al hospital, donde tienen segmentos de sus intestinos eliminados quirúrgicamente.

Puesto que es el propio intestino el que se inflama, parecería una buena condición para poner a prueba el poder antiinflamatorio de las dietas basadas en vegetales. Sabemos que la carne, el queso, el pescado, y las proteínas de origen animal en general, aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad intestinal inflamatoria. Pero, ¿qué hay de las plantas para no sólo prevenirla, sino para tratarla?

Investigadores japoneses tomaron un grupo de pacientes con enfermedad de Crohn en remisión—por acabar de salir de la cirugía o porque fueron capaces de combatirla con esteroides. Y durante dos años, se les pidió a la mitad del grupo comer una dieta semi-vegetariana—lo que, en este caso, quiere decir vegetariana, excepto por media porción de pescado a la semana, y media porción de otras carnes una vez cada dos semanas. Pero, aparte de eso, se suponía que tenían que comer vegetariano. Menos de una porción de carne por semana.

Ahora bien, esto no fue un estudio de prisioneros ni nada parecido; estos eran adultos con una vida libre. Por lo tanto, los resultados no son lo que necesariamente ocurre cuando los enfermos de Crohn realmente comen una dieta basada en plantas, sino lo que sucede cuando a las personas simplemente se les dice que coman una dieta más basada en plantas, y hasta dónde lo cumplan depende de ellas—lo cual hace que los resultados sean aún más sorprendentes.

Mira esto. La línea discontinua es el grupo con la dieta estándar; la línea continua es la de semi-vegetarianos. 200 días desde el comienzo del estudio, todos los pacientes a los que se les dijo que comieran una dieta basada más en plantas continúan todavía en remisión. Sin embargo, alrededor del 20% del grupo al que no se le dijo que cambiase su dieta recayó.  Después de un año, el 100% del grupo semi-vegetariano seguía libre de síntomas, pero la enfermedad reapareció en la mitad del grupo de la dieta estándar. Y al cabo de dos años, el 92% de los pacientes en una dieta más basada en plantas permaneció sin enfermedad, mientras que la mayoría de los que no recibieron el consejo de comer más plantas recayeron de nuevo en los ciclos de medicamentos, hospitalizaciones y cirugía. Un hallazgo muy significativo.

Y esa horrible tasa de recaída es típica en las dietas típicas. La mayoría de los enfermos de Crohn recaen en un margen de un año o dos, sin embargo “La dieta semi-vegetariana fue altamente efectiva a la hora de prevenir recaída en la enfermedad de Crohn. La tasa de remisión, lo que quiere decir libres de la enfermedad, con la dieta semi-vegetariana fue del 100% en un año, y del 92% a los dos años. Este es el mejor resultado en la prevención de recaídas.” Según los investigadores, este es el mejor resultado en la prevención de recaídas jamás registrado.

Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el vídeo más arriba. Esto es sólo una aproximación del audio contribuida por Serena. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Paul Pommier y Adrián Bravo López.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imágenes gracias a RachelHermosillo a través de Flickr, Rick Abbot a través de Blogger, y Theron Price a través de Wikimedia Commons.

Nota del Doctor

Este es el vídeo final de una serie de tres partes sobre los últimos descubrimientos sobre la lucha contra la inflamación con alimentos de origen vegetal. Ver Combatir la inflamación con frutos secos, y Efectos anti-inflamatorios de las patatas moradas.  El riesgo de enfermedad intestinal inflamatoria también está relacionado con el ácido araquidónico (ver Comentarios inflamatorios sobre el ácido araquidónico), lo cual puede explicar en parte la conexión con las proteínas de origen animal, dado los niveles en la carne de pollo y los huevos (véase La carne de pollo, los huevos, y la inflamación). Para más investigaciones sobre revertir las enfermedades crónicas a través de la dieta, véase Eliminar la causa de muerte número uno; ¿Revertir el cáncer a través de la dieta?; Cómo tratar la diabetes; y Investigación sobre revertir el envejecimiento. Además, asegúrate de ver mis otros vídeos sobre la inflamación.

Para más contexto, ver los artículos relacionas en mi blog: Tratar la enfermedad de Crohn con la dieta, La verdadera vida útil de los aceites para cocinar; Los 10 vídeos más populares del año; El ayuno bíblico de Daniel puesto a prueba; Riesgo de envenenamiento por plomo a través de la carne de venado; Dietas a base de plantas para la fibromialgia; ¿Debemos evitar el dióxido de titanio? y Las setas y la inmunidad.

Si todavía no lo ha hecho, puede suscribirse a mis vídeos de forma gratuita haciendo clic aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This