Flashback Friday: ¿Son peligrosas las bebidas energéticas? ¿Tienen algo de bueno?

Flashback Friday: ¿Son peligrosas las bebidas energéticas? ¿Tienen algo de bueno?
5 (100%) 2 votes

Las bebidas energéticas de la marca Red Bull, Monster y Rockstar son puestas a prueba.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanis y Alberto Martínez voluntarios activos en NutritionFacts.org.

La primer bebida energética data de más de medio siglo: el Dr. Enuf, la lanzó en 1949. Ahora hay más de 100 marcas, una industria que ahora vende $50 mil millones de estas bebidas al año. Son populares en las bases militares, pero algunos líderes militares han cuestionado su seguridad, basándose en datos como este: el número creciente de visitas a la sala de emergencias relacionadas con bebidas energéticas en los últimos años. Pero si miras algunos de los informes, verás casos como este: un hombre de 24 años que no se sentía bien después de beber una lata de bebida energética y tres botellas de vodka.

Porque las bebidas energéticas a menudo se consumen con otras sustancias, es difícil desentrañar al culpable. El mismo problema que se da con los estudios de población. Claro, “los adolescentes que beben bebidas energéticas están en riesgo de una amplia gama de resultados negativos”, pero los consumidores de bebidas energéticas también son más propensos a beber refrescos y tener otros hábitos poco saludables, más propensos a beber en exceso, tomar pastillas para adelgazar y participar en otras conductas riesgosas. Así que, la única forma de descifrar el componente energético es… poniéndolo a prueba.

Una de las preocupaciones que han planteado los defensores de la salud pública en términos de posibles efectos negativos es el aumento de la presión arterial. Pero si alguien toma una lata de Red Bull, 30 minutos después, no notará ningún cambio significativo en la presión arterial. Ok, pero esa fue una lata pequeña de 8 onzas. ¿Qué hay de las latas grandes de 16 onzas de Red Bull? Cuarenta minutos después, y tampoco hubo cambios significativos. Así que las preocupaciones sobre el aumento de la presión arterial por bebidas energizantes fueron desestimadas por exageradas… hasta que la bomba cayó en el 2014.

Red Bull aumentó significativamente la presión arterial. La razón por la que los estudios anteriores no lo notaron es porque el pico no comienza a alcanzar el máximo sino hasta una hora después del consumo. Entonces, si miras alrededor de 30 minutos después del consumo, todo parece estar bien, pero lo peor está aún por llegar. Y la gran sorpresa fue que la velocidad del flujo sanguíneo cerebral (flujo de sangre en el cerebro) cayó en picada. Se promueve que las bebidas energéticas tienen efectos beneficiosos, pero esto en su lugar sugeriría que son potencialmente dañinas debido a la carga de trabajo cardíaca adicional y la disminución de la velocidad del flujo sanguíneo cerebral.

Posteriormente, los investigadores analizaron otras marcas. Aquí está la bebida energética de la marca Rockstar, elevando significativamente la presión arterial en solo 30 minutos. Sí, pero espera un segundo, ¿es solo la cafeína? ¿Es diferente a solo beber una taza de café? Para averiguarlo, tendrías que comparar los efectos de una bebida energética con una bebida común con la misma cantidad de cafeína. Pero nunca existió tal estudio… hasta ahora.

Un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado, cruzado en el cual los voluntarios sanos jóvenes fueron aleatorizados para beber dos latas grandes de una bebida energizante o una bebida de control que tenía el azúcar y la misma cantidad de cafeína, pero ninguno de los otros ingredientes de mezcla patentados como la taurina, la carnitina, el ginseng, el guaraná y todas las otras cosas que agregan.

Y resulta que no solo fue la cafeína: presión arterial significativamente más alta en la bebida energética que la misma cantidad exacta de cafeína en el grupo de control. Pero, ¿qué es este incremento en el “intervalo QT”? En un electrocardiograma es la distancia desde el comienzo del descenso de la onda Q hasta el final de la curva de la onda T. Ok, entonces, ¿a quién le importa? La prolongación del QT (que es lo que hizo la bebida energética, pero no la cafeína) es un marcador reconocido de mayor riesgo de, oh… arritmias fatales, ritmos cardíacos fatales. Eso no suena bien. Pero ¿por cuánto? La prolongación del intervalo QT de más de 60 milisegundos es un marcador de arritmias potencialmente mortales. Y la bebida energética solo la prolongó por aproximadamente 10. Pero ha habido drogas retiradas del mercado, drogas lucrativas, trayendo miles de millones de dólares debido a una prolongación de 5 a 10 milisegundos. Por lo tanto, realmente necesitamos comenzar a investigar algunos de estos otros ingredientes en bebidas energéticas.

Por ejemplo, en el 2008, las autoridades encontraron cocaína en las bebidas Red Bull. El fabricante de Red Bull insistió, sin embargo, que solo agregaban la hoja de coca para el sabor y que toda la cocaína activa había sido eliminada.

Dada la popularidad mundial de la industria multimillonaria de bebidas energéticas, es fundamental que descubramos si existen posibles efectos adversos. Actualmente hay más de 500 tipos de bebidas energéticas a la venta en el mercado. La más popular y más estudiada es el Red Bull y una sola lata puede incrementar la presión arterial 3 o 4 puntos en menos de 90 minutos. ¿Qué hay de las otras bebidas energéticas? Los estudios muestran que también aumentan la presión arterial 3 o 4 puntos en promedio.

Pero, ¿qué son 3 o 4 puntos? ¿Cuál es el problema? Un riesgo 20 % mayor de morir de una apoplejía, ese es el problema; y ​​un 12 % de morir de un ataque cardíaco. Sí, pero eso es si tienes la presión arterial elevada de forma continua. Para ver si el Red Bull puede aumentar la presión arterial en promedio durante todo el día, se tendría que… poner a prueba: una comparación entre los efectos de las bebidas energéticas y la administración de suplementos de cafeína en la presión arterial durante 24 horas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) impone límites en la cantidad de cafeína que se le puede añadir a los refrescos y la forma en que los fabricantes de bebidas energéticas evaden esta regla es alegando que su agua azucarada y carbonatada no es un refresco sino un “suplemento alimenticio natural”. Pero el Red Bull no tiene más cafeína que una taza de café. La pregunta es, ¿cuáles son los efectos de los demás ingredientes patentados que los fabricantes agregan a las bebidas energéticas? A un grupo de participantes se les dio cuatro latas pequeñas de Red Bull o cuatro tazas de café (la misma cantidad de cafeína) y luego se midió su presión arterial a lo largo del día. Las dos bebidas tenían la misma cantidad de cafeína, sin embargo la presión arterial promedio reportada fue significativamente más alta con el Red Bull, aproximadamente 5 puntos más que con el café. Entonces, ¿tal vez sea la taurina o alguna otra combinación de los ingredientes agregados a las bebidas energizantes lo que las hace tan dañinas?

Las bebidas energizantes también pueden afectar la función arterial. Después de una lata grande de la bebida energizante Monster se puede observar una disminución significativa en la capacidad arterial para relajarse normalmente 90 minutos después de su consumo. Sin embargo, el mayor riesgo son los cambios en el ECG, que señalan un aumento en el riesgo de que el corazón entre en un ritmo cardíaco fatal. Y, en efecto, hay casos de jóvenes que han sufrido un paro cardíaco después de consumir de siete a ocho latas seguidas, o incluso solo tres; algunas personas son más susceptibles. Sí, hay una serie de informes de casos que destacan múltiples efectos cardíacos secundarios, potencialmente fatales, por el consumo de bebidas energizantes en la población general. Pero, es en las familias con antecedentes de muerte cardíaca repentina o desmayos donde la educación acerca de estos riesgos es crucial, ya que las bebidas energizantes pueden desenmascarar una condición genética potencialmente mortal como el SQTL, síndrome de QT largo, que ocurre aproximadamente en 1 de cada 2000 personas.

Sí, hay problemas con la seguridad de estas bebidas, pero ¿será que los beneficios superan los riesgos? Desafortunadamente “existe poca evidencia que respalde cualquier efecto beneficioso”. Pero, ¿qué pasa con los atletas? Las bebidas energizantes se comercializaron originalmente para ellos. Y ese mercadeo sí que funcionó, pues se reporta que un 80 % de los atletas universitarios las consumen. Entonces, ¿sí ayudan? No lo sabemos… hasta que se pone a prueba. Y como puedes ver por el título, el consumo de bebidas energizantes antes del ejercicio no parece mejorar la resistencia, pero  parece aumentar la inflamación. En una carrera de 40 km simulados, el Red Bull no demostró tener ningún potencial ergogénico o para mejorar el rendimiento superior al del agua azucarada con cafeína. Además, los datos indican que el Red Bull indujo mayores respuestas asociadas con la inflamación, comparado con el agua azucarada con cafeína y el placebo.

Tampoco tuvo efectos aparentes en el entrenamiento de resistencia, no solo en los deportes de resistencia. Y aquellos que esperaban que las bebidas energizantes ayudaran a acelerar su metabolismo para bajar de peso, pueden sentirse desilusionados al saber que pueden obtener los mismos efectos estimulantes con la cafeína pura. O tal vez no se sientan decepcionados: el café negro o el té son mucho más baratos.

No es de extrañarse que no haya cambios en el rendimiento deportivo, ya que a diferencia de los vegetales ricos en nitratos, las bebidas energizantes no modifican la utilización de oxígeno, ni los índices de esfuerzo percibido. Lo que hacen es elevar la presión sanguínea en reposo. Y esto es lo opuesto a lo que hacen las verduras como la remolacha y los vegetales de hojas verdes, que mejoran el rendimiento deportivo y reducen la presión arterial al mismo tiempo. Las bebidas energizantes, por otro lado, parecen no tener ningún beneficio terapéutico.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Simon Desmarais vía Wikimedia Commons y Luke Freeman vía flickr. Imagen modificada.

Gráficos de Avocado Video.

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanis y Alberto Martínez voluntarios activos en NutritionFacts.org.

La primer bebida energética data de más de medio siglo: el Dr. Enuf, la lanzó en 1949. Ahora hay más de 100 marcas, una industria que ahora vende $50 mil millones de estas bebidas al año. Son populares en las bases militares, pero algunos líderes militares han cuestionado su seguridad, basándose en datos como este: el número creciente de visitas a la sala de emergencias relacionadas con bebidas energéticas en los últimos años. Pero si miras algunos de los informes, verás casos como este: un hombre de 24 años que no se sentía bien después de beber una lata de bebida energética y tres botellas de vodka.

Porque las bebidas energéticas a menudo se consumen con otras sustancias, es difícil desentrañar al culpable. El mismo problema que se da con los estudios de población. Claro, “los adolescentes que beben bebidas energéticas están en riesgo de una amplia gama de resultados negativos”, pero los consumidores de bebidas energéticas también son más propensos a beber refrescos y tener otros hábitos poco saludables, más propensos a beber en exceso, tomar pastillas para adelgazar y participar en otras conductas riesgosas. Así que, la única forma de descifrar el componente energético es… poniéndolo a prueba.

Una de las preocupaciones que han planteado los defensores de la salud pública en términos de posibles efectos negativos es el aumento de la presión arterial. Pero si alguien toma una lata de Red Bull, 30 minutos después, no notará ningún cambio significativo en la presión arterial. Ok, pero esa fue una lata pequeña de 8 onzas. ¿Qué hay de las latas grandes de 16 onzas de Red Bull? Cuarenta minutos después, y tampoco hubo cambios significativos. Así que las preocupaciones sobre el aumento de la presión arterial por bebidas energizantes fueron desestimadas por exageradas… hasta que la bomba cayó en el 2014.

Red Bull aumentó significativamente la presión arterial. La razón por la que los estudios anteriores no lo notaron es porque el pico no comienza a alcanzar el máximo sino hasta una hora después del consumo. Entonces, si miras alrededor de 30 minutos después del consumo, todo parece estar bien, pero lo peor está aún por llegar. Y la gran sorpresa fue que la velocidad del flujo sanguíneo cerebral (flujo de sangre en el cerebro) cayó en picada. Se promueve que las bebidas energéticas tienen efectos beneficiosos, pero esto en su lugar sugeriría que son potencialmente dañinas debido a la carga de trabajo cardíaca adicional y la disminución de la velocidad del flujo sanguíneo cerebral.

Posteriormente, los investigadores analizaron otras marcas. Aquí está la bebida energética de la marca Rockstar, elevando significativamente la presión arterial en solo 30 minutos. Sí, pero espera un segundo, ¿es solo la cafeína? ¿Es diferente a solo beber una taza de café? Para averiguarlo, tendrías que comparar los efectos de una bebida energética con una bebida común con la misma cantidad de cafeína. Pero nunca existió tal estudio… hasta ahora.

Un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado, cruzado en el cual los voluntarios sanos jóvenes fueron aleatorizados para beber dos latas grandes de una bebida energizante o una bebida de control que tenía el azúcar y la misma cantidad de cafeína, pero ninguno de los otros ingredientes de mezcla patentados como la taurina, la carnitina, el ginseng, el guaraná y todas las otras cosas que agregan.

Y resulta que no solo fue la cafeína: presión arterial significativamente más alta en la bebida energética que la misma cantidad exacta de cafeína en el grupo de control. Pero, ¿qué es este incremento en el “intervalo QT”? En un electrocardiograma es la distancia desde el comienzo del descenso de la onda Q hasta el final de la curva de la onda T. Ok, entonces, ¿a quién le importa? La prolongación del QT (que es lo que hizo la bebida energética, pero no la cafeína) es un marcador reconocido de mayor riesgo de, oh… arritmias fatales, ritmos cardíacos fatales. Eso no suena bien. Pero ¿por cuánto? La prolongación del intervalo QT de más de 60 milisegundos es un marcador de arritmias potencialmente mortales. Y la bebida energética solo la prolongó por aproximadamente 10. Pero ha habido drogas retiradas del mercado, drogas lucrativas, trayendo miles de millones de dólares debido a una prolongación de 5 a 10 milisegundos. Por lo tanto, realmente necesitamos comenzar a investigar algunos de estos otros ingredientes en bebidas energéticas.

Por ejemplo, en el 2008, las autoridades encontraron cocaína en las bebidas Red Bull. El fabricante de Red Bull insistió, sin embargo, que solo agregaban la hoja de coca para el sabor y que toda la cocaína activa había sido eliminada.

Dada la popularidad mundial de la industria multimillonaria de bebidas energéticas, es fundamental que descubramos si existen posibles efectos adversos. Actualmente hay más de 500 tipos de bebidas energéticas a la venta en el mercado. La más popular y más estudiada es el Red Bull y una sola lata puede incrementar la presión arterial 3 o 4 puntos en menos de 90 minutos. ¿Qué hay de las otras bebidas energéticas? Los estudios muestran que también aumentan la presión arterial 3 o 4 puntos en promedio.

Pero, ¿qué son 3 o 4 puntos? ¿Cuál es el problema? Un riesgo 20 % mayor de morir de una apoplejía, ese es el problema; y ​​un 12 % de morir de un ataque cardíaco. Sí, pero eso es si tienes la presión arterial elevada de forma continua. Para ver si el Red Bull puede aumentar la presión arterial en promedio durante todo el día, se tendría que… poner a prueba: una comparación entre los efectos de las bebidas energéticas y la administración de suplementos de cafeína en la presión arterial durante 24 horas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) impone límites en la cantidad de cafeína que se le puede añadir a los refrescos y la forma en que los fabricantes de bebidas energéticas evaden esta regla es alegando que su agua azucarada y carbonatada no es un refresco sino un “suplemento alimenticio natural”. Pero el Red Bull no tiene más cafeína que una taza de café. La pregunta es, ¿cuáles son los efectos de los demás ingredientes patentados que los fabricantes agregan a las bebidas energéticas? A un grupo de participantes se les dio cuatro latas pequeñas de Red Bull o cuatro tazas de café (la misma cantidad de cafeína) y luego se midió su presión arterial a lo largo del día. Las dos bebidas tenían la misma cantidad de cafeína, sin embargo la presión arterial promedio reportada fue significativamente más alta con el Red Bull, aproximadamente 5 puntos más que con el café. Entonces, ¿tal vez sea la taurina o alguna otra combinación de los ingredientes agregados a las bebidas energizantes lo que las hace tan dañinas?

Las bebidas energizantes también pueden afectar la función arterial. Después de una lata grande de la bebida energizante Monster se puede observar una disminución significativa en la capacidad arterial para relajarse normalmente 90 minutos después de su consumo. Sin embargo, el mayor riesgo son los cambios en el ECG, que señalan un aumento en el riesgo de que el corazón entre en un ritmo cardíaco fatal. Y, en efecto, hay casos de jóvenes que han sufrido un paro cardíaco después de consumir de siete a ocho latas seguidas, o incluso solo tres; algunas personas son más susceptibles. Sí, hay una serie de informes de casos que destacan múltiples efectos cardíacos secundarios, potencialmente fatales, por el consumo de bebidas energizantes en la población general. Pero, es en las familias con antecedentes de muerte cardíaca repentina o desmayos donde la educación acerca de estos riesgos es crucial, ya que las bebidas energizantes pueden desenmascarar una condición genética potencialmente mortal como el SQTL, síndrome de QT largo, que ocurre aproximadamente en 1 de cada 2000 personas.

Sí, hay problemas con la seguridad de estas bebidas, pero ¿será que los beneficios superan los riesgos? Desafortunadamente “existe poca evidencia que respalde cualquier efecto beneficioso”. Pero, ¿qué pasa con los atletas? Las bebidas energizantes se comercializaron originalmente para ellos. Y ese mercadeo sí que funcionó, pues se reporta que un 80 % de los atletas universitarios las consumen. Entonces, ¿sí ayudan? No lo sabemos… hasta que se pone a prueba. Y como puedes ver por el título, el consumo de bebidas energizantes antes del ejercicio no parece mejorar la resistencia, pero  parece aumentar la inflamación. En una carrera de 40 km simulados, el Red Bull no demostró tener ningún potencial ergogénico o para mejorar el rendimiento superior al del agua azucarada con cafeína. Además, los datos indican que el Red Bull indujo mayores respuestas asociadas con la inflamación, comparado con el agua azucarada con cafeína y el placebo.

Tampoco tuvo efectos aparentes en el entrenamiento de resistencia, no solo en los deportes de resistencia. Y aquellos que esperaban que las bebidas energizantes ayudaran a acelerar su metabolismo para bajar de peso, pueden sentirse desilusionados al saber que pueden obtener los mismos efectos estimulantes con la cafeína pura. O tal vez no se sientan decepcionados: el café negro o el té son mucho más baratos.

No es de extrañarse que no haya cambios en el rendimiento deportivo, ya que a diferencia de los vegetales ricos en nitratos, las bebidas energizantes no modifican la utilización de oxígeno, ni los índices de esfuerzo percibido. Lo que hacen es elevar la presión sanguínea en reposo. Y esto es lo opuesto a lo que hacen las verduras como la remolacha y los vegetales de hojas verdes, que mejoran el rendimiento deportivo y reducen la presión arterial al mismo tiempo. Las bebidas energizantes, por otro lado, parecen no tener ningún beneficio terapéutico.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Imagen: Simon Desmarais vía Wikimedia Commons y Luke Freeman vía flickr. Imagen modificada.

Gráficos de Avocado Video.

Pin It en Pinterest

Share This