¿Qué tan mala es la comida de los hospitales?

¿Qué tan mala es la comida de los hospitales?
5 (100%) 2 votes

¿Qué dicen los hospitales sobre darle a la gente comida que parece diseñada para seguir enfermando?

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Viviana Garcia voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La comida de hospital necesita una revolución. Me sorprendió oír que la mayoría de las comidas servidas a pacientes en hospitales no requieren cumplir con ningún estándar nutricional nacional de alimentación saludable. Y, de hecho, un análisis del valor nutricional de la comida para pacientes en hospitales universitarios encontró que muchos no cumplían con las recomendaciones alimentarias. “Advertencia”, decía el titular: “La comida de hospital es mala para la salud”.

Un dietista certificado escribió en defensa de los hospitales diciendo que por lo menos más de la mitad cumplían con al menos la mitad de las directrices. Y, oye, en todo caso son bastante estrictas. Con solo unos huevos y lácteos podrías sobrepasar tus límites. “Las conclusiones provocativas de [su análisis] solo conllevan a que los medios y el público decidan que somos un montón de zopencos que no entendemos la relación entre nutrición y prevención de enfermedades”. 

Bien, si la bata blanca te ajusta… 

Gastamos una fortuna entrenando médicos, así que pensarías que cumpliremos con algunas de las cosas más simples, como la alimentación. “Una buena alimentación es tan necesaria para recuperar la salud como para [lo demás] y es una locura pretender que cambiarla no es posible con nuestra profesión”, es una frase escrita hace 75 años y aún hay oposición. “Tal vez debemos preguntar si dar ‘alimentación sana’ a un paciente indefenso durante una estadía de 2 a 10 días en el hospital beneficia a alguien, o a algo, aparte del juicio del dietista de ‘hacer el bien’”, respondió un médico, añadiendo que siempre le preocupa cuando a los pacientes se les priva del deseado huevo mañanero porque se ha ordenado una alimentación “saludable”. Es decir, ¿qué importa unos días con un poco de alimentación no amigable con el corazón en ese contexto?

Pero es el mensaje que enviamos. “La comida en la bandeja del [hospital] envía un mensaje a los pacientes de lo que es saludable y aceptable al comer”, respondieron los investigadores que analizaron la comida de hospital. “Aún no imaginamos un mejor lugar u oportunidad para dar ejemplo de una buena nutrición que cuando los pacientes están en hospitales”.

Después de todo, las escuelas públicas en California han prohibido la venta de refrescos por más de una década. ¿Por qué no a los niños hospitalizados? En un estudio de centros médicos en California que atienden niños, se encontró que tres cuartos de las comidas y bebidas no se habrían permitido en las escuelas. Hablamos de refrescos y dulces. Tener productos insalubres en centros médicos y ver a los empleados consumir estos productos contradice los mensajes hipercríticos sobre nutrición y salud que los niños reciben de los proveedores de la salud.

En los menús para adultos, casi todas las comidas contenían sal en exceso, con 100 % de los menús sobrepasando la recomendación de la American Heart Association de mantener menos de 1500 mg de sodio al día. Quiere decir que las comidas para pacientes pueden, en realidad, contribuir a exacerbar las mismas condiciones que pudieron haberlos llevado a la hospitalización.

Pero si los hospitales se ciñeran a los límites recomendados de sal, la comida no sabría tan bien, respondió un ejecutivo del instituto de la sal, a lo cual respondieron los investigadores: ¿sabe bien? Hablamos de comida de hospital, no sabe bien sin importar cuánta sal le agregues. 

Por lo menos deberíamos preparar todas las comidas bajas en sodio y luego, si quieren agregar sal, es su elección. Si quieren que alguien los saque al estacionamiento a fumar, es su problema, pero no deberíamos echar humo de cigarrillo en las habitaciones tres veces al día, sea que lo quieran o no. Es interesante que los estudios sugieren que si se les permite poner sal al gusto, rara vez agregan tanta como la que a menudo ya viene en la comida. Mira. Pasa a la gente a una dieta baja en sodio y seguro, usan más sus saleros, sin embargo su ingesta de sal disminuye. Y los sujetos estudiados dijeron que sabía igual de salada, porque agregar sal a la superficie de la comida la hace más salada. Pero cuando una comida de hospital llega excesivamente salada, los pacientes internados tal vez no tengan la opción de consumir niveles más saludables. 

En defensa de su comida poco saludable, un proveedor de servicios alimentarios a hospitales explicó que solo le dan a la gente lo que quiere. ¿De verdad vamos a negarle a la gente que está pasando por momentos difíciles cualquier pequeño gusto que puedan obtener?

Esa es una de las razones de este director clínico para mandar barras de dulce y helado a pacientes con cáncer. ¿Sabes qué más ayuda a calmar? Una larga calada de cigarro. “Ten Timmy, prueba esto”. Los hospitales vendían cigarrillos principalmente por “conveniencia de los pacientes”. “No quiero negar a un paciente que paga el derecho de fumar un cigarrillo”, dijo un administrador. “Tendré que insistir en dispensadores de cigarrillos en el hospital, como servicio al paciente”.

Pero algunos hicieron la propuesta radical de que los derivados del tabaco no se deberían vender en hospitales. Y esto no fue en los años 50, sino, en los 80. Pero, la ironía de los hospitales que permiten la venta de la principal causa de enfermedad prevenible y muerte en este país, raramente se ha discutido en la literatura médica y es, por supuesto, particularmente irónico que se permitiera fumar en las salas de espera de los médicos. 

Pero, hay que reconocer, que los hospitales estadounidenses adoptaron la primera prohibición en la industria sobre fumar en el trabajo a mediados de los 90. Bien, ahora los “hospitales tienen de nuevo la oportunidad de llevar la delantera y crear ambientes alimentarios que sean consistentes con su misión de curar a los enfermos y promover la salud. Con el simple acto de servir alimentos que cumplan con estándares nutricionales nacionales, los hospitales actuarán para mayor beneficio de la salud de sus pacientes y empleados y sin duda ser líderes de nuevo en nuestro continuo diálogo sobre cómo mejorar el suministro de alimentos, el cual, a su vez, mejorará la salud de todos”.

Las regulaciones estrictas de no fumar fueron a menudo criticadas por ser demasiado rigurosas, como si la enfermedad y muerte prematura causadas por fumar fueran algo manejable. ¿Crees que mi ejemplo paralelo de fumar y la alimentación es exageración? Bien, adivina. Hoy, la mayor causa de enfermedad prevenible y muerte en este país ya no es el tabaco. La causa principal de mortalidad en los Estados Unidos es ahora la dieta estadounidense. Los hospitales de los Estados Unidos sirven millones de comidas a pacientes cada día y están posicionados óptimamente para diseñar una alimentación saludable.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba. La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Viviana Garcia voluntaria activa en NutritionFacts.org.

La comida de hospital necesita una revolución. Me sorprendió oír que la mayoría de las comidas servidas a pacientes en hospitales no requieren cumplir con ningún estándar nutricional nacional de alimentación saludable. Y, de hecho, un análisis del valor nutricional de la comida para pacientes en hospitales universitarios encontró que muchos no cumplían con las recomendaciones alimentarias. “Advertencia”, decía el titular: “La comida de hospital es mala para la salud”.

Un dietista certificado escribió en defensa de los hospitales diciendo que por lo menos más de la mitad cumplían con al menos la mitad de las directrices. Y, oye, en todo caso son bastante estrictas. Con solo unos huevos y lácteos podrías sobrepasar tus límites. “Las conclusiones provocativas de [su análisis] solo conllevan a que los medios y el público decidan que somos un montón de zopencos que no entendemos la relación entre nutrición y prevención de enfermedades”. 

Bien, si la bata blanca te ajusta… 

Gastamos una fortuna entrenando médicos, así que pensarías que cumpliremos con algunas de las cosas más simples, como la alimentación. “Una buena alimentación es tan necesaria para recuperar la salud como para [lo demás] y es una locura pretender que cambiarla no es posible con nuestra profesión”, es una frase escrita hace 75 años y aún hay oposición. “Tal vez debemos preguntar si dar ‘alimentación sana’ a un paciente indefenso durante una estadía de 2 a 10 días en el hospital beneficia a alguien, o a algo, aparte del juicio del dietista de ‘hacer el bien’”, respondió un médico, añadiendo que siempre le preocupa cuando a los pacientes se les priva del deseado huevo mañanero porque se ha ordenado una alimentación “saludable”. Es decir, ¿qué importa unos días con un poco de alimentación no amigable con el corazón en ese contexto?

Pero es el mensaje que enviamos. “La comida en la bandeja del [hospital] envía un mensaje a los pacientes de lo que es saludable y aceptable al comer”, respondieron los investigadores que analizaron la comida de hospital. “Aún no imaginamos un mejor lugar u oportunidad para dar ejemplo de una buena nutrición que cuando los pacientes están en hospitales”.

Después de todo, las escuelas públicas en California han prohibido la venta de refrescos por más de una década. ¿Por qué no a los niños hospitalizados? En un estudio de centros médicos en California que atienden niños, se encontró que tres cuartos de las comidas y bebidas no se habrían permitido en las escuelas. Hablamos de refrescos y dulces. Tener productos insalubres en centros médicos y ver a los empleados consumir estos productos contradice los mensajes hipercríticos sobre nutrición y salud que los niños reciben de los proveedores de la salud.

En los menús para adultos, casi todas las comidas contenían sal en exceso, con 100 % de los menús sobrepasando la recomendación de la American Heart Association de mantener menos de 1500 mg de sodio al día. Quiere decir que las comidas para pacientes pueden, en realidad, contribuir a exacerbar las mismas condiciones que pudieron haberlos llevado a la hospitalización.

Pero si los hospitales se ciñeran a los límites recomendados de sal, la comida no sabría tan bien, respondió un ejecutivo del instituto de la sal, a lo cual respondieron los investigadores: ¿sabe bien? Hablamos de comida de hospital, no sabe bien sin importar cuánta sal le agregues. 

Por lo menos deberíamos preparar todas las comidas bajas en sodio y luego, si quieren agregar sal, es su elección. Si quieren que alguien los saque al estacionamiento a fumar, es su problema, pero no deberíamos echar humo de cigarrillo en las habitaciones tres veces al día, sea que lo quieran o no. Es interesante que los estudios sugieren que si se les permite poner sal al gusto, rara vez agregan tanta como la que a menudo ya viene en la comida. Mira. Pasa a la gente a una dieta baja en sodio y seguro, usan más sus saleros, sin embargo su ingesta de sal disminuye. Y los sujetos estudiados dijeron que sabía igual de salada, porque agregar sal a la superficie de la comida la hace más salada. Pero cuando una comida de hospital llega excesivamente salada, los pacientes internados tal vez no tengan la opción de consumir niveles más saludables. 

En defensa de su comida poco saludable, un proveedor de servicios alimentarios a hospitales explicó que solo le dan a la gente lo que quiere. ¿De verdad vamos a negarle a la gente que está pasando por momentos difíciles cualquier pequeño gusto que puedan obtener?

Esa es una de las razones de este director clínico para mandar barras de dulce y helado a pacientes con cáncer. ¿Sabes qué más ayuda a calmar? Una larga calada de cigarro. “Ten Timmy, prueba esto”. Los hospitales vendían cigarrillos principalmente por “conveniencia de los pacientes”. “No quiero negar a un paciente que paga el derecho de fumar un cigarrillo”, dijo un administrador. “Tendré que insistir en dispensadores de cigarrillos en el hospital, como servicio al paciente”.

Pero algunos hicieron la propuesta radical de que los derivados del tabaco no se deberían vender en hospitales. Y esto no fue en los años 50, sino, en los 80. Pero, la ironía de los hospitales que permiten la venta de la principal causa de enfermedad prevenible y muerte en este país, raramente se ha discutido en la literatura médica y es, por supuesto, particularmente irónico que se permitiera fumar en las salas de espera de los médicos. 

Pero, hay que reconocer, que los hospitales estadounidenses adoptaron la primera prohibición en la industria sobre fumar en el trabajo a mediados de los 90. Bien, ahora los “hospitales tienen de nuevo la oportunidad de llevar la delantera y crear ambientes alimentarios que sean consistentes con su misión de curar a los enfermos y promover la salud. Con el simple acto de servir alimentos que cumplan con estándares nutricionales nacionales, los hospitales actuarán para mayor beneficio de la salud de sus pacientes y empleados y sin duda ser líderes de nuevo en nuestro continuo diálogo sobre cómo mejorar el suministro de alimentos, el cual, a su vez, mejorará la salud de todos”.

Las regulaciones estrictas de no fumar fueron a menudo criticadas por ser demasiado rigurosas, como si la enfermedad y muerte prematura causadas por fumar fueran algo manejable. ¿Crees que mi ejemplo paralelo de fumar y la alimentación es exageración? Bien, adivina. Hoy, la mayor causa de enfermedad prevenible y muerte en este país ya no es el tabaco. La causa principal de mortalidad en los Estados Unidos es ahora la dieta estadounidense. Los hospitales de los Estados Unidos sirven millones de comidas a pacientes cada día y están posicionados óptimamente para diseñar una alimentación saludable.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Video producción de Glass Entertainment

Gráficos de Avocado Video

Nota del Doctor

¿Viste mi video anterior sobre la comida basura en los hospitales? Ve: Los hospitales se benefician de la comida basura

Para ver más sobre cómo el motivo de lucro degrada la salud estadounidense:

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis videos de forma gratuita haciendo click aquí.

Pin It en Pinterest

Share This