¿Donar sangre para prevenir enfermedades del corazón?

¿Donar sangre para prevenir enfermedades del corazón?
5 (100%) 1 vote

Una cosa extraordinaria sucedió cuando las personas con alto riesgo de enfermedad cardíaca fueron asignadas al azar para donar sangre —y no tenía nada que ver con su corazón.

Comenta
Comparte

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

A principios de los años 80, un patólogo en Florida sugirió que la razón por la que las mujeres premenopáusicas están protegidas de las enfermedades del corazón es porque tienen reservas más bajas de hierro en su cuerpo. La idea era que “el colesterol oxidado juega un papel en la aterosclerosis y la oxidación es catalizada por el hierro”, tal vez “las limitadas reservas de hierro de las mujeres que menstrúan reduce el riesgo de una enfermedad cardíaca coronaria”. Este concepto novedoso de que “la longevidad que gozan las mujeres en comparación con los hombres podría estar relacionada con la pérdida mensual de sangre fue notable”. Pero, ¿es cierto?

Pues bien, el consumo de hierro hemo (el hierro que se encuentra en la sangre y los músculos) “se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca”. Cada miligramo por día “se asoció con un aumento del 27% del riesgo”. Pero el hierro hemo se encuentra principalmente en la carne. Por lo tanto, es posible que algunos de los otros constituyentes presentes en la carne, tales como grasas saturadas y colesterol, sean responsables de la aparente relación entre el hierro hemo y las enfermedades del corazón. Si tan sólo pudiéramos encontrar una manera de hacer que los hombres menstruaran. Entonces podríamos finalmente poner la teoría a prueba.

Pero, ¿qué pasa con las donaciones de sangre? ¿Por qué sólo perder un poco cada mes, cuando se puede donar una unidad entera a la vez? Este estudio en Nebraska sugirió que los donantes de sangre parecen tener menor riesgo. Otro estudio en Boston no pudo demostrar ninguna conexión.

Para resolver esta cuestión de una vez por todas, se tendría que poner a prueba. Se toma un grupo de personas con alto riesgo de enfermedad cardíaca, se le saca sangre al azar a la mitad de ellos, y luego se les monitorea a todos en el tiempo para ver quiénes sufren más ataques cardíacos. Tal vez así se podría transformar la antigua práctica de la sangría en una tecnología de punta. Y eso era precisamente lo que sugería en el estudio original para probar la teoría. Tomó 20 años, pero los investigadores finalmente lo hicieron. ¿Por qué tomó tanto tiempo? Bueno, la sangría no deja mucho (dinero) en estos días. Las defensores del uso de las sanguijuelas no son tan poderosos como solían ser.

¿Qué encontraron? No funcionó. Los donantes de sangre terminaron teniendo el mismo número de ataques cardíacos que el grupo no donante. Sin embargo, algo extraordinario sucedió. Las tasas de cáncer disminuyeron. Una reducción del 37% en la incidencia de cáncer en general, y los que desarrollaron cáncer tuvieron un riesgo significativamente menor de muerte. Un editorial en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer respondió con casi incredulidad: “los resultados casi parecen demasiado buenos para ser verdad”. Sorprendentemente, se empezaron a ver beneficios en la reducción de cáncer 6 meses después de donar sangre una vez. Aquí está la mortalidad por cáncer a medida que avanzaba el estudio. Como se puede ver, las tasas de mortalidad por cáncer comenzaron a divergir en tan sólo 6 meses. Esto es consistente con el aumento de las tasas de cáncer se ven tan sólo 6 meses después de recibir una transfusión de sangre. Quizás esa afluencia de hierro aceleró el crecimiento de tumores ocultos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Natalia Szydlowski y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de Imagen: Judit Klein via flickr. La imagen ha sido modificada

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

A principios de los años 80, un patólogo en Florida sugirió que la razón por la que las mujeres premenopáusicas están protegidas de las enfermedades del corazón es porque tienen reservas más bajas de hierro en su cuerpo. La idea era que “el colesterol oxidado juega un papel en la aterosclerosis y la oxidación es catalizada por el hierro”, tal vez “las limitadas reservas de hierro de las mujeres que menstrúan reduce el riesgo de una enfermedad cardíaca coronaria”. Este concepto novedoso de que “la longevidad que gozan las mujeres en comparación con los hombres podría estar relacionada con la pérdida mensual de sangre fue notable”. Pero, ¿es cierto?

Pues bien, el consumo de hierro hemo (el hierro que se encuentra en la sangre y los músculos) “se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca”. Cada miligramo por día “se asoció con un aumento del 27% del riesgo”. Pero el hierro hemo se encuentra principalmente en la carne. Por lo tanto, es posible que algunos de los otros constituyentes presentes en la carne, tales como grasas saturadas y colesterol, sean responsables de la aparente relación entre el hierro hemo y las enfermedades del corazón. Si tan sólo pudiéramos encontrar una manera de hacer que los hombres menstruaran. Entonces podríamos finalmente poner la teoría a prueba.

Pero, ¿qué pasa con las donaciones de sangre? ¿Por qué sólo perder un poco cada mes, cuando se puede donar una unidad entera a la vez? Este estudio en Nebraska sugirió que los donantes de sangre parecen tener menor riesgo. Otro estudio en Boston no pudo demostrar ninguna conexión.

Para resolver esta cuestión de una vez por todas, se tendría que poner a prueba. Se toma un grupo de personas con alto riesgo de enfermedad cardíaca, se le saca sangre al azar a la mitad de ellos, y luego se les monitorea a todos en el tiempo para ver quiénes sufren más ataques cardíacos. Tal vez así se podría transformar la antigua práctica de la sangría en una tecnología de punta. Y eso era precisamente lo que sugería en el estudio original para probar la teoría. Tomó 20 años, pero los investigadores finalmente lo hicieron. ¿Por qué tomó tanto tiempo? Bueno, la sangría no deja mucho (dinero) en estos días. Las defensores del uso de las sanguijuelas no son tan poderosos como solían ser.

¿Qué encontraron? No funcionó. Los donantes de sangre terminaron teniendo el mismo número de ataques cardíacos que el grupo no donante. Sin embargo, algo extraordinario sucedió. Las tasas de cáncer disminuyeron. Una reducción del 37% en la incidencia de cáncer en general, y los que desarrollaron cáncer tuvieron un riesgo significativamente menor de muerte. Un editorial en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer respondió con casi incredulidad: “los resultados casi parecen demasiado buenos para ser verdad”. Sorprendentemente, se empezaron a ver beneficios en la reducción de cáncer 6 meses después de donar sangre una vez. Aquí está la mortalidad por cáncer a medida que avanzaba el estudio. Como se puede ver, las tasas de mortalidad por cáncer comenzaron a divergir en tan sólo 6 meses. Esto es consistente con el aumento de las tasas de cáncer se ven tan sólo 6 meses después de recibir una transfusión de sangre. Quizás esa afluencia de hierro aceleró el crecimiento de tumores ocultos.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Natalia Szydlowski y Leslie Salas.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

Crédito de Imagen: Judit Klein via flickr. La imagen ha sido modificada

Nota del Doctor

Continúo esta historia salvaje en mi próximo video, ¿Donar sangre para prevenir el cáncer?

Pero, ¿qué pasa si se siente mareado cuando donas sangre? No te preocupes, mira ¿Cómo prevenir los desmayos?.

¿Qué relación tiene el hierro con la enfermedad? Ve La seguridad del hierro hemo y no hemo y El riesgo asociado a los suplementos de hierro.

Si no lo has hecho aún, puedes suscribirte a mis vídeos de forma gratuita haciendo click aquí.

Comment Etiquette

On NutritionFacts.org, you'll find a vibrant community of nutrition enthusiasts, health professionals, and many knowledgeable users seeking to discover the healthiest diet to eat for themselves and their families. As always, our goal is to foster conversations that are insightful, engaging, and most of all, helpful – from the nutrition beginners to the experts in our community.

To do this we need your help, so here are some basic guidelines to get you started.

The Short List

To help maintain and foster a welcoming atmosphere in our comments, please refrain from rude comments, name-calling, and responding to posts that break the rules (see our full Community Guidelines for more details). We will remove any posts in violation of our rules when we see it, which will, unfortunately, include any nicer comments that may have been made in response.

Be respectful and help out our staff and volunteer health supporters by actively not replying to comments that are breaking the rules. Instead, please flag or report them by submitting a ticket to our help desk. NutritionFacts.org is made up of an incredible staff and many dedicated volunteers that work hard to ensure that the comments section runs smoothly and we spend a great deal of time reading comments from our community members.

Have a correction or suggestion for video or blog? Please contact us to let us know. Submitting a correction this way will result in a quicker fix than commenting on a thread with a suggestion or correction.

View the Full Community Guidelines

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará Los campos obligatorios están marcados *

Pin It en Pinterest

Share This