175 videos

Topic summary contributed by volunteer(s): Randy

De acuerdo a William C. Roberts, el editor en jefe de la Amerian Journal of Cardiology el único factor de riesgo crítico para la formación de una placa ateroesclerótica es el colesterol, específicamente el colesterol LDL elevado en sangre. Para reducir drásticamente los niveles de colesterol LDL necesitamos reducir la ingesta de tres cosas: grasas trans, que proviene de los alimentos procesados y de manera natural en la carne y los lácteos; grasas saturadas que se encuentran principalmente en los lácteos y otros productos chatarra de origen animal; y el colesterol dietético que se encuentra exclusivamente en los alimentos de origen animal, específicamente los huevos.

Una dieta alta en grasa saturada no solo incrementa el riesgo de una enfermedad cardiaca. Por ejemplo, un estudio de 300 pacientes con alzhéimer, encontró que, al tratar factores de riesgo de enfermedades vasculares, tal como el colesterol y la presión arterial puede incluso ralentizar el progreso de la enfermedad, aunque no detenerla del todo. Es por eso que la prevención es clave. El colesterol no solo ayuda a que se generen esas placas ateroescleróticas en las arterias cerebrales, también puede ayudar a que se generen las placas amiloides que plagan el tejido cerebral de las víctimas. El colesterol es un componente vital en nuestras células, que es por lo que nuestro cuerpo hace lo que necesitamos. Consumir colesterol en exceso y especialmente grasas trans y grasas saturadas pueden elevar nuestros niveles de colesterol. Mucho colesterol en la sangre no solo se considera el principal factor de riesgo para las enfermedades cardiacas, sino que es también reconocido de manera unánime como un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer.

La toxicidad de las grasas saturadas se puede demostrar directamente. Si exponemos células beta a grasa saturada o al colesterol “malo” LDL en una placa de Petri, las células beta comienzan a morir. No sucede lo mismo con las grasas monoinsaturadas concentradas en grasas de origen vegetal como las nueces. Cuando comes grasa saturada tanto la acción y la secreción de la insulina se ve afectada en horas. Mientras más grasa saturada tengas en la sangre, mayor será el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La información de esta página ha sido recopilada de las investigaciones del Dr. Greger. Las fuentes de los videos citados se pueden consultar en la página del video en la sección llamada “Fuentes citadas”. Las referencias también se pueden encontrar al final de sus libros.

Imagen de: Pixabay. La imagen ha sido modificada.

Créditos de imagen: Pixabay. This image has been modified.

Todos los videos de: Grasa Saturada

Pin It en Pinterest